-----------------------------f- julio 2017 ~ DOCTRINA NACIONALSOCIALISTA

Difusión y estudio del Nacionalsocialismo. Formación doctrinaria de los simpatizantes.

domingo, 30 de julio de 2017

MARXISMO O NACIONALSOCIALISMO.


El marxismo y las altas finanzas son aspectos diferentes del mismo animal.
Capítulo 10 de Politische Fibel de Hansjörg Männel, 16ª edición (1940). Traducción propia.

MARXISMO O NACIONALSOCIALISMO.

El marxismo significa Democracia, Internacional, Pacifismo y Lucha de Clase con el objetivo de abolir la propiedad privada. El fundador de esta doctrina fue Karl Marx (nombre real Mardochei *, 1818-1883). Marx era judío. Este hecho en sí mismo explica toda la manera y el empuje de su pensamiento. No era "proletario", sino que provenía de las circunstancias judías burguesas. Marx tampoco era un líder obrero [Arbeiterführer] sino un típico literato. No sacó sus ideas de la vida, sino de los libros. Los escritos liberal-capitalistas de los economistas ingleses [Volkswirtschaftler] lo influenciaron fuertemente. Su obra principal es Das Kapital. Está lleno de palabras extranjeras inusuales; Un trabajador de una fábrica, por ejemplo, no puede entenderlo en absoluto. No hay mayores contrarios que Karl Marx y Adolf Hitler.

El marxismo incorpora en su forma más acentuada todas las falacias del siglo XIX que hundió a nuestra gente en la miseria. Los marxistas proclaman la Internacional, niegan el valor del pueblo (N. de R.: en el sentido de “folk” o sea, tradición popular), y quieren reemplazarlo por la "solidaridad internacional". Los marxistas eran pacifistas. Siempre han apelado a la cobardía y han conducido o glorificado la traición. El marxismo llamaba abiertamente a la lucha de clases. Los marxistas defendían la democracia y el parlamentarismo; Su partido más grande se llamó "socialdemócrata".

Ya hemos tratado estos puntos de vista. Hemos reconocido que estos principios son completamente rechazados, porque consistentemente provocan el colapso de una nación.

Del espíritu de esta perniciosa falacia Karl Marx construyó una teoría económica. Sería inconveniente examinar críticamente todos los elementos del marxismo. Con eso, en el mejor de los casos, se podría despertar el recuerdo de este modo de pensar destructivo. En unos cuantos años, el veneno marxista debería ser completamente extirpado, de modo que ningún alemán conozca en absoluto lo que es el marxismo. Por lo tanto, sólo debe extraerse aquí el punto crucial del marxismo[1].

Marx afirma: cada empresario siempre explota a sus trabajadores. Ningún empleador paga nunca la ganancia completa. En consecuencia, las empresas crecen a un ritmo cada vez mayor. El gran negocio absorbe las pequeñas empresas. En un necesario proceso de desarrollo llega finalmente a la conclusión, según Marx, de que sólo hay unos pocos grandes capitalistas que, por otra parte, se enfrentan a un enorme ejército de proletarios.

Sobre la base de esta perspectiva, Marx no exige, sin embargo, una política económica que impida tal desarrollo. Más bien, él explica con quintaesencia la habilidad judía en la distorsión [Verdrehungskraft] que este desarrollo en la economía debe ser bienvenido: es bueno que el capital grande constantemente aumente. Es bueno que haya capitalistas cada vez más poderosos y, consecuentemente, menos. Es decir, según Marx, un desarrollo necesario, que uno no puede y no debe impedir, sino sólo promover. Entonces, de acuerdo con la profecía marxista, llega el parpadeo de un ojo en el que los pocos capitalistas son desposeídos ("expropiación de los expropiadores" (!), Es decir desposesión de los desposeídos) por las masas abundantes.

El proletariado debe esperar pacientemente este momento.

Esta doctrina del judío Karl Marx muestra todo el fraude del marxismo. Aquí discernimos que el objetivo del marxismo mismo es como el del capitalismo: el dominio de la judería mundial. Vemos lo mismo cuando consideramos la actitud hacia la propiedad privada. El marxismo llama a la desposesión, a la abolición de la propiedad privada. Todo debe pertenecer al Estado. El resultado es una recompensa para los estúpidos y perezosos junto con un castigo para los eficientes, que han logrado algo y ahora están desposeídos, y con eso viene una parálisis de la productividad, una educación para la pereza y el parasitismo.

El capitalismo, por otra parte, representa la inviolabilidad, la "santidad" de la propiedad privada. Es irrelevante cómo se derivó el capital y cómo se utiliza. El resultado es la explotación de lo productivo.

El nacionalsocialismo está fundamentalmente del lado de la propiedad privada. Lo que cada uno crea a través de un trabajo honesto debe pertenecerle. Pero el estado tiene el derecho de desposeer cuando la propiedad no se utiliza para el bienestar de la gente o no se gana honestamente.
  1. Efecto del marxismo: todo pertenece a una entidad, el Estado, es decir, los dirigentes marxistas, así a la judería.
  2. Efecto del capitalismo: todo pertenece a una entidad, los grandes capitalistas, así también a la judería.
  3. Efecto del nacionalsocialismo: a cada uno su debido [Jedem das Seine]. Evaluación de acuerdo al logro.

Gracias a Adolf Hitler, los trabajadores han sido introducidos en la comunidad popular, arraigados en el suelo, y desproletarizados.

El marxismo y el capitalismo roban la propiedad. El nacionalsocialismo hace propietarios.

Tanto el marxismo como el capitalismo tienen el mismo objetivo judío y el mismo efecto judío. En ambos, todo pertenece a las altas finanzas internacionales; Todos los demás seres humanos no tienen bienes: son  "proletarios".

La práctica del marxismo ha expuesto todo el fraude al trabajador alemán. La preocupación ostensible por el proletario era simplemente una actuación dramática [Spiegelfechterei] hecha para engañar a muchos trabajadores y para encadenarlos en las organizaciones dirigidas por los judíos. El marxismo siempre se ha preocupado de que las clases medias y toda la burguesía se arruinen [vernichtet] y proletarizan. Por ello, los partidos marxistas también esperaban obtener mejores perspectivas de la agitación y, por lo tanto, mejores resultados electorales.

La socialdemocracia y el comunismo tenían el mismo objetivo final: diferían sólo en lo externo, debido a diferentes tácticas. El comunismo es el camino consistente de la locura marxista. Especialmente en el KPD la sub humanidad se organiza para el asesinato de todo lo que implica una sana germanidad, como la SA, que lucha contra esta destrucción y por la defensa de todas las cosas dignas.
"Todo, desde robos, incendios, ataques ferroviarios, intentos de asesinato, etc., recibe la sanción moral en la Idea Comunista. El método del terror de masas individual solo ha costado en pocos años al movimiento nacionalsocialista más de 300 muertos y diez mil heridos”. Adolf Hitler:
En la Rusia soviética comunista se están destruyendo sistemáticamente todos los cimientos del pueblo. Aquí no hay libertad para el trabajador ni para el agricultor, ni para el matrimonio ni para la familia, ni para la religión, ni para el honor. Aquí los asiáticos y los judíos triunfan. Quien se opone a esta esclavitud es aplastado con terror sangriento.

Antes de la Revolución Nacionalsocialista, el terror marxista en Alemania se manifestaba cada vez más claramente. Adolf Hitler había percibido que uno podía vencer el terror del marxismo no a través de la propiedad burguesa y la cobardía, sino sólo a través de la oposición amarga. Con este fin fundó la SA. La SA ha destrozado el terrorismo marxista. Han cumplido su misión bajo las más pesadas pérdidas.

Tanto el marxismo como el liberalismo tienen la misma raíz. Son diferentes variedades de la misma cosmovisión judía materialista. El marxismo es un liberalismo con síntomas iniciales invertidos. El liberalismo es la avaricia de la "clase propietaria". El marxismo es la envidia de la "clase no cultivada". Pero el nacionalsocialismo es el sacrificio de una nación para la nación.

El marxismo y el capitalismo son ambos instrumentos del judaismo para la esclavitud de los pueblos. Adolf Hitler reconoció que sólo se podía romper el poder judío cuando uno había alejado al trabajador alemán de las organizaciones marxistas.

La enorme campaña de propaganda del NSDAP tenía el objetivo de iluminar al pueblo alemán sobre el engaño de los judíos. Cuando los partidos capitalistas burgueses se volvían contra el marxismo, se volvían contra la clase obrera. Pero representaban esencialmente la misma cosmovisión materialista que el marxismo mismo, sólo en otra variación. Por lo tanto, la burguesía no pudo vencer al marxismo. Ningún partido de clase, sólo un movimiento nacional, podría llevar a cabo esta tarea.

La lucha del nacionalsocialismo contra el marxismo nunca fue una lucha contra el trabajador, sino siempre sobre el trabajador y por el trabajador. Por lo tanto, nuestro líder luchó sobre todo contra la peste marxista. Esta lucha ha terminado victoriosamente. La Revolución Nacionalsocialista destruyó el marxismo. Ante la embestida de la SA, esta doctrina podrida se derrumbó como una casa de naipes.

Nuestro líder ha creado, con la destrucción y la erradicación del marxismo, el requisito previo para el renacimiento de Alemania.

"No queremos abolir la propiedad; Más bien queremos generalizar la propiedad ".
Dr. Joseph Goebbels.
"El día en que el marxismo sea aplastado en Alemania, sus cadenas serán verdaderamente rotas para siempre. Porque nunca en nuestra historia hemos sido conquistados por la fuerza de nuestros adversarios, sino siempre por nuestros propios vicios y por los enemigos de nuestro propio campo". 
Adolf Hitler.
"El objetivo más elevado del estado popular es pues, el mantenimiento de esos elementos raciales fundamentales que, como transmisores de la cultura, traen la belleza y la dignidad de una humanidad superior".
Adolf Hitler.

Otras lecturas

Véase inter alia: Adolf Hitler, Mein Kampf, especialmente vol. I, capítulos 5 y 10; Vol. II, capítulos 2, 3 y 4.




[1] Esto que dice el manual es muy acertado y debe ser tenido en cuenta hoy. Algunos camaradas piensan que hay que conocer la doctrina marxista poco menos que como un teórico de izquierda para poder combatirla. Es un gran error. Con eso no se hace más que difundirla. Tenemos que tener claras muy pocas pero contundentes verdades al respecto y nada más. Lo primero: es una idea creada por un judío y por tanto, como tal, debe ser echada al basurero. No es necesario caer en las controversias ideologicas. Hay que hacerlo desaparecer y punto .



LA CONCEPCIÓN NACIONALSOCIALISTA DEL ESTADO.



El capítulo titulado Staat en la edición 16 (1940) de Politische Fibel es mucho más largo que el capítulo correspondiente en la edición de 1934, principalmente porque la forma del gobierno nacionalsocialista se había vuelto más específica durante siete años de poder. Se han hecho importantes progresos en la unificación y el empoderamiento de la nación alemana. La edición de 1934 contenía una discusión general sobre las formas de estado que fue totalmente omitida en 1940. La teoría y la generalización fueron reemplazadas por la realidad concreta. Uno de los puntos más importantes de la visión nacional-socialista del Estado es que no es lo mismo que la visión neo-hegeliana y fascista del Estado. Para el nacionalsocialismo, contrariamente a una opinión falsa generalizada, el Estado no es un fin en sí mismo.

___________________________________________________________

Véase inter alia: Adolf Hitler: Mein Kampf, especialmente Vol. I, capítulos 5 y 10, y Volumen II, capítulos 2, 3, 4 y 10.

"El Estado es un medio para un fin. Su propósito es la preservación y el avance de una comunidad de esencias de vida física y espiritualmente homogéneas ". 
Adolf Hitler:

EL Estado.

(Traducción de la edición 16 (1940) de Politische Fiebel de Hansjörg Männel.)

El Estado es una organización cuyo propósito es la preservación de la gente. Una organización es la unión de los seres humanos con un propósito específico. El estado es siempre un medio para un fin, nunca un fin en sí mismo. No servimos al estado por el bien del estado, sino por el bien de la gente alemana.

Este principio no se ha observado en los últimos mil años de la historia alemana. La idea romana medieval del estado vio como su tarea la erección de un imperio supranacional del mundo cristiano. El Absolutismo lo vio como un servicio al príncipe. El liberalismo y el marxismo desplazaron al individuo y a sus intereses económicos en primer plano. Algunos abogaban por la poca importancia o incluso la abolición del estado (anarquía). Otros defendían el Estado como un fin en sí mismo.

El nacionalsocialismo combate todas estas falsas opiniones y transforma el Estado en su propia perspectiva: es una forma que tiene que abrazar y proteger su contenido, la gente, así como un recipiente lleva líquido. El estado es importante, pero el valor último y más alto es la nación. Adolf Hitler le da al Estado una tarea exaltada: el mantenimiento del tipo. La preservación y el progreso de las mejores fuerzas raciales de su etnicidad es el más alto deber del Estado nacionalsocialista.

El Estado posee el derecho de soberanía política. [...] Si pierde este derecho de soberanía, se convierte en una colonia. Adolf Hitler ha convertido a Alemania de una colonia internacional de nuevo en un estado-nación, en un verdadero Reich. El Estado nacionalsocialista protege a la comunidad del pueblo interna y externamente. El objetivo es: la justicia socialista y la cohesión interna, la libertad nacionalista y el poder externo.

Todo camarada y ciudadano alemán tiene el deber de apoyar al liderazgo estatal nacionalsocialista en la consecución de este objetivo.

Un ciudadano del estado [Staatsbürger] es un camarada popular con derechos políticos.

Hasta entonces prevalecía la siguiente concepción: todo el mundo podía llegar a ser ciudadano del Estado. Uno podría comprar por sí mismo el derecho de ciudadanía , como hicieron los judíos del Este y otros extranjeros raciales. Este principio debe conducir inevitablemente a la ruina de la gente y junto con eso, del estado. (El ejemplo histórico es la  Roma Imperial). La concepción nacionalsocialista se opone a esto: sólo un camarada alemán puede ser ciudadano del Estado alemán. Todas las personas de raza extranjera son extranjeros. Sólo por nacimiento, como cuestión de principio, se puede obtener la nacionalidad [Staatsangehörigkeit]. El nacional que ha cumplido con su deber para con el pueblo (obligaciones laborales y militares) puede convertirse en ciudadano del Reich [Reichsbürger]. Primero viene el deber, entonces, sólo como consecuencia de eso, viene el derecho. Los judíos y los extranjeros de raza no pueden ocupar cargos públicos (véase el Programa, Puntos 4, 5, 6, 7, 8, 23, Adolf Hitler, Mein Kampf, Vol. II, capítulo 3).

Punto 4 del Programa:
"Un ciudadano sólo puede ser alguien que es un camarada racial (Volksgenosse). Un camarada popular sólo puede ser alguien de sangre alemana, sin tener en cuenta la denominación religiosa. Por lo tanto ningún judío puede ser un camarada popular".
A través de la Ley de Ciudadanía del Reich del 15 de septiembre de 1935 estos principios ya se han actualizado. Esta ley distingue a extranjeros, nacionales y ciudadanos del Reich. Sólo el nacional de sangre alemana o afín que demuestre que está dispuesto y calificado para servir al pueblo alemán y al Reich se convierte en un ciudadano del Reich. Sólo el Reichsbürger es el portador de los derechos políticos públicos. Con eso la idea racial nacional-socialista triunfalmente ha prevalecido en el estado alemán. Alemania es un estado popular – racial.

La relación entre Partido y Estado es importante. Aquí hay que distinguir entre el Estado en sentido amplio, es decir, toda la organización del pueblo y el Estado en sentido estricto, es decir, las autoridades estatales, la burocracia administrativa del Estado y el portador del poder supremo en el estado. El Partido es el pilar más importante del Estado nacionalsocialista (en sentido amplio). El NSDAP es portador de la idea estatal alemana (Ley de Garantía de la Unidad de Partido y Estado).

Para la relación entre el partido y las autoridades estatales (estado en sentido estricto) se aplica este principio: el Partido ordena al Estado. Esto no significa que cada camarada del partido pueda emitir órdenes a cada funcionario público. Esto significa más bien que los líderes superiores del movimiento nacionalsocialista, sobre todo el Líder, sean simultáneamente altos funcionarios [...] estatales y entreguen a los funcionarios las directrices vinculantes del gobierno nacionalsocialista. El Partido ha rescatado al Estado y lo moldea para siempre según sus principios.

"¡Somos una sola gente y queremos vivir en un solo Reich!"
Adolf Hitler

El Estado nacionalsocialista es "total" en el sentido de que en él sólo existe una sola voluntad, la del nacionalsocialismo, encarnada en nuestro Líder. En lugar de choques de intereses entre clases, regiones y denominaciones religiosas, ahora prevalece un solo interés: el de todo el pueblo alemán.

Sin embargo, el nacionalsocialismo no se esfuerza por el "estado total" en el sentido de un guardián absolutista que supervisaría todos los aspectos de la vida privada. El Estado es más bien un servidor de la Idea Nacionalsocialista y, con ello, del pueblo alemán. No representamos la totalidad del Estado, sino la totalidad de la cosmovisión nacionalsocialista en el estado.

El nacionalsocialismo trae a todas las esferas de la vida pública la unidad en vez de la división. El eterno anhelo de los mejores alemanes por un Reich unido se actualiza finalmente a través de Adolf Hitler. Ahora sólo hay un solo Estado, el Reich alemán; Los distritos tribales [die Gaue] son ​​bloques importantes del Reich. La reorganización del Reich es una de las tareas más poderosas del pueblo alemán, que el liderazgo estatal nacional-socialista está desempeñando de manera decidida y magistral. La unidad del Reich se personifica sobre todo a través de un Líder, y simultáneamente a través de la única cosmovisión que el Pueblo alemán determina y reúne para todo futuro.

Adolf Hitler no sólo ha levantado a nuestra patria de una existencia esclava a la autosuficiencia nacional (Selbstständigkeit); La ha formado además en un verdadero Reich. El Reich es mucho más que un "estado". El Reich es para nosotros los alemanes la expresión poderosa de nuestro tipo, la más alta expresión de la esencia alemana. En consecuencia, incluso la palabra alemana "Reich" no puede ser traducida a otros idiomas; Significa algo completamente diferente del inglés o francés "Imperio".

La guerra germano-inglesa no es más que una lucha entre la Idea del Imperio y la Idea del Reich. Y simultáneamente entre la propiedad (Besitz) y la realización (Leistung), entre el oro y la sangre. Los nacionalsocialistas no somos imperialistas.  Es decir, no pretendemos oprimir y explotar pueblos extraños que habitan regiones remotas y no nos han hecho daño. Más bien, el Reich tiene la gran tarea de ser el poder dirigente y guía de todos los pueblos pequeños dentro de la esfera alemana de la vida y la cultura [innerhalb des deutschen Lebens- und Kulturraumes].

Lleno de esta altísima misión, Adolf Hitler está implementando un verdadero y justo nuevo orden de Europa. La base de toda la política europea en el futuro será sólo una fuerza: el Reich germánico de la nación alemana!



viernes, 28 de julio de 2017

29 DE JULIO – 1921 – ADOLF HITLER ES NOMBRADO JEFE INDISCUTIDO DEL NSDAP.



La fecha de hoy es 29 de julio. En este día, en el año 1921, Adolf Hitler era elegido como Führer indiscutido y con plenos poderes por el NSDAP.

El año 1921 había comenzado con mucha actividad para el NSDAP.  El 17 de Diciembre del año anterior,  con la ayuda de Eckart, Hitler había adquirido para el NSDAP,  el periódico “Völkischer Beobachter”, que había sido fundado en 1887 como semanario que cultivaba ideas “Volkisch”.  Fue conocido primero como “Münchener Beogbachter”, luego como “Münchener Beobachter und Sportblatt” bajo la dirección de Rudolf von Sebottendorf, siendo órgano de la Orden Germana y de la igualmente Sociedad Thule, y a partir de 1919 también como “Periódico Anunciativo de las Asociaciones Nacionales”.  El periódico pasa de semanario a publicarse dos veces por semana,  bajo la redacción de Hermann Esser, uno de los camaradas más antiguos de Hitler (carnet del Partido nº 2).

A principios de 1921, más precisamente el  21 de enero, se realiza una asamblea general de miembros del NSDAP en Munich donde  se renueva mediante votación la anterior presidencia, quedando como  primer presidente: Anton Drexler y segundo presidente: Oskar Körner, quien fallecería el 9 de Noviembre de 1923. En esos momentos el Partido se manejaba como cualquier otro de tendencia  parlamentaria, dando importancia conclusiva a las decisiones tomadas por mayorías de votos.

Por entonces el NSDAP tiene apenas 3.000 miembros inscritos.  Adolf Hitler había dejado clara su capacidad oratoria frente a audiencias cada vez más grandes. En el año anterior, desde el 24 de febrero de 1920 al 21 de enero de 1921, había conseguido que el partido celebrara en Münich cuarenta y seis mitines.

El 8 de febrero de 1921, contra la opinión de la dirigencia tradicional del Partido, Hitler celebra el  primer mitin del NSDAP en el circo Krone de Munich en protesta contra el dictado parisino que exigía que Alemania pagara 269 millones de marcos-oro más en concepto de reparación. Los oradores fueron Dietrich Eckart y Adolf Hitler, frente a una concurrencia de unos 6.500 asistentes. El tema del mitin fue: “Futuro o ruina”.

Para dar a conocer la reunión, Hitler envió dos camiones llenos de partidarios del Partido que se desplegaron por todo Münich con sus banderas con la Cruz Gamada, repartiendo folletos y realizando volanteadas a granel, lo que causó una gran conmoción en la ciudad y aseguró una nutrida concurrencia. Fue la primera vez que la organización utilizaba esta táctica.

Luego de este acto, la figura de Adolf Hitler no hace más que acrecentarse. Su fuerte y certera crítica al Tratado de Versalles, los partidos burgueses y marxistas y el domino judío, comenzaban a darle una merecida fama  entre los elementos nacionalistas de la capital bávara.

Lentamente, comenzaron a mirar hacia el creciente político, Adolf Hitler y el creciente movimiento como un vehículo que podían abordar. Hitler ya estaba estudiando cómo podía llevar su movimiento al resto de Alemania. Viajó a Berlín para visitar grupos nacionalistas durante el verano de 1921.

Sin embargo la estrechez de miras de los antiguos dirigentes del partido y de otros que miraban su ascenso con irresistible envida, empezaron a fructificar en una cantidad de acciones intrigantes destinadas a anular al lider en que Hitler se había convertido.

Al ausentarse hacia Berlín estalló en el NSDAP una revuelta. El Partido estaba dirigido por un comité ejecutivo cuyos miembros originales ahora consideraban que Hitler era muy autoritario, incluso dictatorial y veían con celos su creciente popularidad, algo a lo que ellos nunca habían podido llegar. Para debilitar la posición de Hitler, formaron una alianza con un grupo de socialistas de Augsburgo.  Hitler se apresuró a regresar a Münich y se opuso a ellos anunciando su renuncia del Partido el 11 de julio de 1921. Las intrigas parecieron llegar a su fin y los traidores que no habían dudado en aliarse con elementos marxistas, quedaron expuestos.

Los afiliados al Partido eran conscientes de que la pérdida de Hitler significaría efectivamente el fin del mismo. Hitler aprovechó el momento y anunció que volvería con la condición de que fuera nombrado presidente y que se le dieran plenos y totales poderes de dirección. Sabía que era imposible organizar un movimiento revolucionario que estaba permanentemente prisionero de la cambiante opinión de mayorías siempre transitorias.

Anton Drexler junto a algunos miembros del comité directivo se enfurecieron enormemente y trataron de sostener su posición. Al mismo tiempo usaron el arma de la injuria desde  el anonimato imprimiendo un folleto titulado: “Adolf Hitler: ¿Es un traidor?”. Justo ellos que no habían dudado en pedir ayuda a socialdemócratas de fuera del NSDAP, trataban de traidor al hombre que había sacado al Partido del oscuro tugurio de una cervecería. El libelo afirmaba que Adolf Hitler era una persona sedienta de poder  y que acaudillaba una gavilla de hombres propensos a la violencia.  Adolf Hitler respondío desde el periódico e inició juIcios por difamación que terminó luego ganando y cobrando incluso una suma por concepto de daño moral.

El comité ejecutivo del NSDAP  aceptó finalmente su derrota y las demandas de Hitler fueron sometidas a un voto de los miembros del partido.

El 29 de julio de 1921 se realiza una asamblea extraordinaria de miembros del NSDAP donde Hitler es elegido primer presidente, Oskar Körner segundo presidente y Drexler presidente honorario vitalicio del NSDAP. Hitler obtiene 543 votos a favor y sólo uno en contra.

Ese día es presentado como Führer del Partido, marcando la primera vez que el título fue utilizado públicamente para dirigirse a su persona.

A partir de ese momento Adolf Hitler toma las riendas de la organización, aprueba  nuevos estatutos que le otorgan plenos poderes y la reorganiza de acuerdo al  führerprinzip, principio de responsabilidad  basado en la división del trabajo, en sustitución del acuerdo de mayorías de la anterior Comisión.


HJALMAR SCHACHT CONTRA ADOLF HITLER. EL ORO CONTRA EL TRABAJO.



Hjalmar Schacht escribió después de la guerra sobre su gran respeto por la política económica de los primeros cuatro años del gobierno de Hitler, en la que había desempeñado un papel clave, cuando el gasto deficitario se utilizó para crear empleos y aumentar la producción sin generar inflación.

Schacht era crítico del período a partir de 1937en  adelante. El problema con el gasto deficitario de Hitler en ese período posterior, según Schacht, era que Alemania ya había alcanzado el pleno empleo. La teoría es que mientras el gasto deficitario corresponda a incrementos en el empleo y la producción, no es inflacionario. Pero una vez que se ha alcanzado el pleno empleo, el gasto adicional con déficit no puede producir más empleo y, por lo tanto, será inflacionario.

Sin embargo, el rearme acelerado, a pesar de que podría ser financiado, se había vuelto indispensable, debido a la amenaza que suponía el creciente poderío militar soviético y el Pacto de Asistencia Mutua Franco-Soviético.

La discusión económica entonces parece  ir en círculos, orbitar elípticamente alrededor de dos preguntas: (1) si un aumento en la oferta de dinero necesariamente provoca la inflación y (2) si la inflación consiste en un aumento de la oferta de dinero o (como dice Hitler) en un aumento en los precios que podrían resultar de ello.

Según todas las cuentas, el acelerado rearme de Hitler en Alemania a través del gasto deficitario a partir de 1937 no pareció producir inflación (como había predicho Schacht) mientras que el gobierno de Hitler todavía existió.

Esta evitación de la inflación se logró a través de lo que un comentarista extranjero llamó la "bolsa de trucos económicos" de Hitler ( Free Lance-Star , 29 de abril de 1938 ). Entre estos "trucos" estaba la disuasión de la especulación, ya que la acumulación de bienes en previsión de venderlos a un precio más alto (en el mercado negro) tiende a forzar la predicción de un aumento de precios a realizarse. La lealtad del público y la expectativa de que Hitler finalmente encontraría una manera de cubrir el déficit y, de este modo, mantener el valor del Reichsmark a largo plazo, podrían haber sido los factores principales para evitar que el Reichsmark pierda valor. En 1942 Hitler tenía la intención de cubrir el déficit con minerales del territorio soviético conquistado (y si Alemania no ganara la guerra, una moneda poco sólida sería la menor de sus preocupaciones).

Parece legítimo decir que si la cantidad de dinero sólo supera temporalmente la producción sin causar un cambio en la percepción del valor de ese dinero antes de cubrir el déficit, entonces no hubo inflación. Esa es una justificación de cómo Hitler definió la palabra.

Schacht dice que el gasto del déficit de Hitler causó la inflación del Reichsmark después de la guerra, pero realmente,¿ cómo puede  decir semejante cosa? Los efectos del bombardeo angloamericano y el saqueo de la posguerra sobre la capacidad productiva de Alemania seguramente eclipsaron completamente cualquier desequilibrio entre moneda y producción causado por unos pocos años de gasto deficitario.

La posición de Hitler era ésta:
"Las cosas tienen que ser hechas. Ningún Estado ha fracasado nunca por razones económicas, ¡sino sólo como resultado de la pérdida de una guerra!". (“Conversaciones sobre la Guerra y la Paz” , 22 de abril de 1942).
"La inflación —continúa Hitler— no la provoca el aumento de la circulación monetaria. Nace el día en que se exige al comprador, por el mismo suministro, una suma superior que la exigida la víspera”.
“Allí es donde hay que intervenir. Incluso a Schacht tuve que empezar a explicarle esta verdad elemental: que la causa esencial de la estabilidad de nuestra moneda había que buscarla en los campos de concentración. La moneda permanece estable en cuanto los especuladores van a un campo de trabajo. Tuve igualmente que hacerle comprender a Schacht que los beneficios excesivos deben retirarse del ciclo económico”.
"Todas estas cosas son simples y naturales. Lo fundamental es no permitir que los judíos metan en ellas su nariz. La base de la política comercial judía reside en hacer que los negocios lleguen a ser incomprensibles para un cerebro normal. Se extasía uno ante la ciencia de los grandes economistas. ¡Al que no comprende nada se le califica de ignorante! En el fondo, la única razón de la existencia de tales argucias es que lo enredan todo. Sólo los profesores no han comprendido que el valor del dinero depende de las mercancías que el dinero tiene detrás”.
"Dar dinero es únicamente un problema de fabricación de papel. Toda la cuestión es saber si los trabajadores producen en la medida de la fabricación del papel. Si el trabajo no aumenta y por tanto la producción queda al mismo nivel, el aumento de dinero no les permitirá comprar más cosas que las que compraban antes con menos dinero. Evidentemente esta teoría no hubiera podido suministrar la materia de una disertación científica. Al economista distinguido le importa sobre todo exponer ideas envueltas en frases sibilinas”...
 "Demostré a Zwiedineck que el patrón oro, la cobertura de la moneda, eran puras ficciones, y que me negaba en el futuro a considerarlas como venerables e intangibles; que a mis ojos el dinero no representaba nada más que la contrapartida de un trabajo y que no tenía por tanto valor más que en la medida que representase trabajo realmente efectuado. Precisé que allí donde el dinero no representaba trabajo, para mí carecía de valor. Zwiedineck se quedó horrorizado al oírme. Me explicó que mis ideas conmovían las nociones más sólidamente establecidas de la ciencia económica y que su aplicación llevaría inevitablemente al desastre”.
"Cuando, después de la toma del poder, tuve ocasión de traducir en hechos mis ideas, los economistas no sintieron el menor empacho, después de haber dado una vuelta completa, en explicar científicamente el valor de mi sistema". (Conversaciones de Hitler Sobre la Guerra y La Paz. - Martin Bormann).

El éxito de esta politica se ve confirmado por el siguiente dato: Durante cinco años de guerra el costo de la vida en Alemania subió un doce por ciento, y los salarios en un once por ciento.

Resulta que la oposición de Schacht a este acelerado rearme no era una cuestión de escrúpulos fiscales. Schacht, con sus conexiones en Inglaterra y los Estados Unidos, se empeñaba en impedir el rearme de Alemania porque era sencillamente un traidor. Lo admitió en su libro, “La magia del dinero” (1967).

Un diplomático estadounidense, Donald R. Heath, escribió a Schacht en 1959 para informarle de cómo había avalado su colaboración con el gobierno estadounidense durante la guerra:
“Le dije [al fiscal norteamericano Robert] Jackson no sólo que nunca debiste haber sido llevado ante ese tribunal sino que habías estado trabajando constantemente para la caída del régimen nazi. Le dije que había estado en contacto contigo constantemente durante la primera parte de la guerra y el Subsecretario de Estado Wells a través de mí, y que me habías transmitido información adversa a la causa nazi ....”. [RE. Heath citado por H. Schacht en  “La magia del dinero” (1967), p. 107]

Salvador Borrego en su obra cumbre “Derrota Mundial”, nos explica los pormenores del la trayectoria de traición de Hjalmar Schacht, que culminó con el atentado del 20 de julio de 1944.
En el lejano sector de las finanzas el Dr. Horace Greeley Hjalmar Schacht encabeza un tercer grupo conspirador, bien encubierto. Fingiéndose amigo de Goering, primero, y luego de Hitler, actuó como Presidente del Reichsbank desde marzo de 1933 hasta enero de 1939; como Ministro de Economía desde julio de 1934 hasta noviembre de 1937, y como ministro sin cartera hasta enero de 1943. El caso de Schacht es extraordinario. En 1908 se hizo masón, siguiendo la tradición de su familia, pues su abuelo Christian Ulrich había figurado entre los grandes "maestres" de su época. A través de la masonería Schacht se vinculó con numerosos judíos banqueros internacionales, quienes lo ayudaron a prosperar en su carrera.
En 1923 el israelita Montagu Norman (N. de R.: aquí hay un error del autor, pues Montagu Norman no era judío. Es más, era fervientemente antisemita. Ello no quiere decir que fuera simpatizante del nacionalsocialismo. Si bien hizo negocios con el Tercer Reich, lejos estaba de apoyar a Adolf Hitler. Más que judío o británico, ante todo era un banquero), Gobernador del Banco de Inglaterra, prácticamente le dio el espaldarazo a Schacht, facilitándole un triunfo profesional que comenzó a hacerlo famoso en Alemania. Posteriormente Montagu Norman fue padrino de un nieto de Schacht, al que se puso por nombre Norman. En 1933 Schacht se vinculó en Nueva York con influyentes "hermanos" masones judíos, tales como David Sarnoff (emigrado de Rusia a EE. UU.), James Speyer, y el rabino Wise. Según el mismo Schacht dice en sus "Memorias", consideró más efectivo trabajar contra el movimiento de Hitler estando dentro del Gabinete que fuera de él. Y en efecto, así fue. Inteligente y capaz en su profesión, siempre encontraba pretextos lógicos para retardar y sabotear los planes económicos de Hitler, muy particularmente todo lo que se refería al armamento del ejército. Este banquero, al que periodistas judíos bautizaron como "el mago de las finanzas", estuvo secretamente al servicio de la "Internacional Dorada" (el reino del oro montado por las finanzas judías), y dentro de Alemania conservó estrechos nexos con los banqueros israelitas Von Mendelssohn, Wassermann, Warburg y otros menos conocidos. En 1938 trabó contactos con los generales Von Witzleben y Halder (jefe del Estado Mayor General), tratando de dar un golpe para derrocar a Hitler, pero la anexión pacífica de Austria frustró esa conspiración. Sin revelar entonces el motivo, Schacht se separó de su primera mujer, Luisa, porque ésta era sincera partidaria de Hitler.
Hitler llegó a recelar de Schacht, pero sus sospechas nunca se precisaron. Hablando con los miembros de 'su Cuartel General, el Fuehrer dijo el 20 de agosto de 1942: "Cuando se trataba de engañar a la gente, Schacht era incomparable. Pero jamás ha sido capaz de dar pruebas de entereza. En esa clase de asuntos los francmasones se engañan entre sí. Cuando disolví la francmasonería fue cuando Schacht comenzó a poner entorpecimientos".
Schacht retardó nueve meses el plan del industrial Voegler para aumentar la producción de gasolina sintética, y lo hizo tan diestramente que Hitler creyó que se debía sólo a falta de visión. También obstruyó económicamente el crecimiento de! ejército.
Hjalmar Schacht (ex presidente del Banco de Alemania y ministro sin cartera durante todo 1942) se dedicaba a desmoralizar generales y a tratar de agrupar a los enemigos de Hitler. En 1941, en plena ofensiva contra la URSS, había persuadido al general Hoeppner, comandante del 4º ejército blindado, de que proseguir la lucha contra él comunismo era ayudar a Hitler. Hoeppner acabó por insubordinarse y fue dado de baja.
….
El 22 de enero de 1943 Hitler había despedido al ministro Hjalmar Schacht porque no mostraba entusiasmo en la causa alemana. Lo que no sospechaban ni Hitler ni la Gestapo era que Schacht venía conspirando desde hacía años. Aun cesado, siguió haciéndolo, aunque con más precauciones. Fingía cacerías a las que invitaba al capitán Struenck, que en realidad era su enlace con el Almirante Canaris, traidor que ocupaba el puesto de Jefe del Servicio Secreto Alemán. Schacht y Canaris ayudaban a numerosos judíos que por sus actividades corrían peligro de ser capturados".
Qué opinaba  Hjalmar Schacht de Adolf Hitler?

Podemos extraer numerosas frases del banquero traidor respecto a quien lo elevara al cargo de Ministro de Economía del Reich. Hemos elegido citar las siguentes: 
“Hitler no entendía ni una sola palabra de los problemas económicos”
"No cabe la menor duda de que en cierto modo fue un hombre genial. Tenía ideas que no se le ocurrirían a nadie mas. Era psicólogo de masas, de una genialidad realmente diabólica. En tanto que yo y otros pocos —esto me lo confirmó en cierta ocasión el general Von Witzleben— jamás nos dejábamos prender durante nuestras conversaciones personales con él, ejercía sobre otras personas una influencia muy extraña... Era un hombre de una energía indomable, de una voluntad capaz de superar todos los obstáculos".
"Hitler con frecuencia encuentra soluciones extremadamente sencillas para problemas que a otros hubieran parecido insolubles".
En cualquier caso, para evaluar el nacionalsocialismo como tal, no debe olvidarse que Schacht, economista que atribuyó un valor supremo al mantenimiento de la estabilidad de una moneda, consideró la realidad económica del nacionalsocialismo bastante digna de elogio antes del período de aceleración del rearme iniciado en 1937


28 DE JULIO - 1943 - BOMBARDEO DE LA CIUDAD DE HAMBURGO.


La fecha de hoy es el 28 de julio: En la noche entre el 27 y 28 de julio de 1943 ataque, cerca de 800 bombarderos pesados británicos atacaron la ciudad de Hamburgo. El ataque fue el más intenso en la campaña de bombardeo terrorista en curso y tuvo el nombre de Operación Gomorra.

Arthur "carnicero" Harris , jefe de los bombarderos estratégicos occidentales aliados, se habíaa dado a la tarea de romper la defensa alemana. En febrero de 1942, Harris recibió un “manos libres” de Churchill para resolver esta tarea. Ese mismo estrenaron nuevos modelos de aviones con los que Harris podía entrar profundamente en territorio alemán llevando grandes cargas de bombas. En la primavera de 1943 comenzó ataques a gran escala contra objetivos industriales en Alemania. 
El arquitecto de la destrucción: Arthur "bombaradero" o "carnicero" Harris.

Hamburgo, que en ese momento era la segunda ciudad más grande de Alemania después de Berlín. era también un importante centro industrial. La noche entre el 23 y 24 de julio lanzó la "Operación Gomorra". La referencia bíblica puede dar una idea de lo que Arthur Harris tenía en mente. 

Hamburgo estaba protegida por Flaks, y luchadores nocturnos, todos controlados por una serie de estaciones de radar. Pero Harris tenía un arma secreta, llamada ''Window'' para usar en Hamburgo, los científicos británicos decían que ''Window'' cegaría las defensas alemanas.
Flakturme - Las torres bunkers de Hamburgo.

El plan de Harris llamado era simple, atacar Hamburgo día y noche dejando caer 10.000 toneladas de bombas y destruir la ciudad. Los civiles alemanes fueron bombardeados de la forma más salvaje hasta entonces vista. La primera oleada de aviones lanzaron 2.300 toneladas de bombas sobre la ciudad,. La ola subsiguiente liberó más de 350.000 bombas incendiarias. Miles de incendios se iniciaron simultáneamente en la ciudad. Los bomberos vieron dificultada su tarea de extinguirlos debido a que el suministro de agua de Hamburgo había sido golpeado en la primera ola. Durante los días siguientes, el ataque correspondió a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, cuyo objetivo fueron los astilleros pesados ​​que estaban en la ciudad.

La noche entre el 26 y el 27 atacaron  un puñado de aviones británicos Mosquito. La tarea no era para provocar daño, sino mantener a la población en el miedo y el desgaste de los sobrecargados bomberos.
Entre cada oleada de bombardeos, la población alemana buscaba entre las ruinas.
A la noche siguiente partieron cerca de 800 bombarderos desde sus bases en Inglaterra. A medianoche, llegaron a su destino. En menos de una hora lanzaron más de 2.300 toneladas de bombas altamente explosivas e incendiarias sobre la ciudad. Debido a los ataques anteriores se formó una gigantesca tormenta de fuego. La misma con trescientos metros de altura y ochocientos grados de temperatura destruyó todo a su paso. Las nubes de humo de la ciudad llegaron hasta los 6.000 metros de altitud. Un testigo de la masacre, dijo lo siguiente:
En el tramo de carretera por la que viajaba, vi horrores tremendos. Vi a muchas mujeres con niños en brazos corriendo, mientras sus cuerpos se quemaban. Corrían hasta caer para no levantarse más.Pasamos  frente a un montón de gente tirada muerta en pilas de cuatro o cinco cuerpos. Cada pila era probablemente una familia, ahora  visibles como una masa quemada no más alta que un niño pequeño. Muchas mujeres y hombres colapsaron sin ser alcanzadas por fuego ... tranquilas y con el último de sus fuerzas trataban muchas madres de salvar a sus hijos. Llevaban a los mismos contra sus cuerpos.  Muchos de estos niños ya estaban muertos sin que las madres lo notaran.
Las personas que habían logrado esconderse en refugios escaparon del calor intenso. Pero la salvación  fue sólo temporal. El gigantesco incendio consumió todo el oxígeno en su camino y los sofócó lentamente. Sólo esa noche murieron a más de 40 000 alemanes - los mayoría civiles - en Hamburgo.

No obstante, Hamburgo se defendió. Las defensas de los flak de la ciudad asi dispararon 50.000 rondas.  Los alemanes enviaron a 24 cazas Messerschmitt Me-109 para atacar a una fuerza entrante que se presumía ser bombarderos estadounidenses. Resultó ser una incursión diversionaria de bombarderos británicos Douglas A-20 Havoc fuertemente escoltados por Supermarine Spitfires. La RAF perdió siete Spitfires, y la Luftwaffe perdió dos Me-109, pero los B-17 no fueron tocados.
Bombero que murió cuando trató de salvar a un niño.
Edificio en llamas en Hamburgo.
La ciudad luego una vez finalizado el ataque.
Los ataques contra la ciudad moribunda continuaron hasta el 3 de agosto. Cuando terminó la Operación Gomorra el saldo según algunas fuentes, fue de 125.000 personas muertas. Hamburgo estaba en ruinas. Cincuenta y seis por ciento de las unidades residenciales de Hamburgo fueron destruidas, junto con 436 edificios públicos. Hubo que esperar hasta 1957 antes de que se completara la reconstrucción de la ciudad.


jueves, 27 de julio de 2017

LA VERDAD SOBRE EL FINANCIAMIENTO DEL NSDAP.



Por V.K. Clarke

¿Qué representaba exactamente el NSDAP (Partido de los Trabajadores Alemanes Nacional-Socialistas) y quiénes eran sus miembros fundadores? ¿Por qué y cómo Adolf Hitler transformó un partido obrero poco prominente en una máquina política de pleno derecho que obtuvo el poder absoluto en Alemania? Tal vez más importante, ¿cómo se financió? Respondemos a estas preguntas en esta introducción.

Pero antes, comenzamos con un examen de las primeras etapas del NSDAP y su proceso de reclutamiento. Debemos entender cómo se desarrolló este proceso si se quiere entender la posición del NSDAP sobre el judaísmo y la masonería, así como el orden social y político prevaleciente de la época. Naturalmente, también analizaremos algunos otros aspectos importantes de su desarrollo temprano, lo que requiere una cantidad justa de mitos sobre Hitler, incluyendo quién realmente le dio dinero.

Liderazgo, desarrollo y unidad.

Adolf Hitler, contrariamente a sus propios mitos de sí mismo y los mitos de otros, no era pobre, al menos no hasta que hubiese agotado sus ahorros y derechos por la muerte de su padre y de su madre. Muchos historiadores han escrito que Hitler simplemente vivía desperdiciando el dinero y el tiempo, pero al hacerlo, pasaban por alto las experiencias de Hitler y la "educación para la vida", que más tarde desempeñaron un papel tan importante en el desarrollo y dirección del nacionalsocialismo primero y de la Segunda Guerra Mundial luego. El desarrollo y la dirección de ambos pueden ser rastreados hasta las experiencias de Hitler durante esos años "perdidos".

Hitler, al igual que tantos otros jóvenes alemanes de su tiempo, pasó de la clase media a la del "miserable proletariado". Esto era algo que el joven Hitler se negaba a aceptar. Se sentía profundamente amargado por sus experiencias en Viena, que ofrecían falsas promesas de prosperidad y esperanza para los jóvenes con suficiente fuerza de voluntad y talento. La disonancia reinante del tiempo y del lugar en que creció inculcó en él un ardiente deseo de cambiar estas circunstancias, que es precisamente lo que hizo después de 1933. Hitler despreciaba tanto a la sociedad de clase que era Viena, Austria y Europa en general, que uno de sus objetivos clave a lo largo de los años de paz y guerra fue cultivar un sistema de mérito. La situación de nacimiento no era lo que importaba. Lo que importaba era el talento, la lealtad, la fiabilidad y la fortaleza, sobre todo ante la adversidad y la incertidumbre. Hitler fue capaz de superar la mayoría de las barreras de clase incrustadas de dos maneras distintas:

  1. Una visión supra clasista: Reclutó hombres y mujeres de todas las clases sociales y, en consecuencia, adaptó su discurso y disposición a cada uno, dependiendo de su posición social.
  2. La raza como elemento unificador: Suplantó la valoración económica con la valoración racial.

1. Un movimiento supra clasista:

Hitler necesitaba el espectro más amplio de la sociedad alemana que pudiera conseguir, por lo que buscó atraer a hombres, mujeres, jóvenes, viejos, ricos, pobres, desempleados y empleados por igual. Las mujeres estaban entre los partidarios más devotos y fervientes de Hitler en los primeros años. También lo eran los asalariados, los pequeños empresarios y los nobles extranjeros, como los emigrados rusos blancos que deseaban ver el retorno de la monarquía rusa. Proporcionaron a Hitler una audiencia física, conexiones de élite y negocios y apoyo monetario, la mayoría de los cuales terminaron siendo otorgados en forma de préstamos. Hitler necesitaba a los industriales tanto como necesitaba a los trabajadores, las élites y los extranjeros desposeídos. Dado que su objetivo era elevar la posición de todos los alemanes étnicos de clase baja, tenía que ganarlos a todos juntos, lo que requería una estrategia de apelación de múltiples clases.

Cuando se reunió y habló con príncipes, duquesas y otros miembros de la antigua realeza, se dirigió a ellos de una manera real. Su etiqueta, el habla y los modales personales se demostraron impecable en tal compañía.

Cuando se reunió o habló con industriales, como Fritz Thyssen, adaptó su comportamiento a las esperanzas y temores de la Alemania industrial. Al mismo tiempo, tuvo el cuidado de reducir su lenguaje socialista en tal compañía, de modo que los industriales no lo identificaran erróneamente como un comunista marxista. Tenía que convencerlos de que aplastaría el comunismo marxista y defendería su base de poder industrial ante la creciente masa de trabajadores desilusionados y mal pagados que se sentían engañados y explotados por la industria alemana. Cuando las cosas se ponían económicamente difíciles, los trabajadores sufrieron recortes salariales y de beneficios. Ellos culparon a los industriales, pero Hitler vio que los industriales también estaban sufriendo: muchos se declararon en quiebra durante la inflación, así como durante la Gran Depresión. Las reparaciones paralizantes de Versalles obligaron a la mayoría de los industriales y exportadores alemanes a una posición económica insostenible, lo que a su vez perjudicó a los trabajadores alemanes.

Por otra parte, Hitler tenía que prometer a los trabajadores, su base de apoyo más importante en casi todos los aspectos en los años formativos, que no permitiría que el Estado o la industria los explotara o siguiera tratándolos como autómatas.

Podemos ver que el equilibrio entre los deseos y las necesidades de estos tres sectores fundamentales de la Alemania de clase estaba lejos de ser simple. Pero Hitler lo hizo, y casi sin sangre (en relación con las revoluciones comunistas en Rusia y en toda Europa oriental).

2. La raza como elemento unificador.

Hitler tuvo que crear una ideología unificadora para los pueblos germánicos. Esta tarea parece simple en retrospectiva, porque Alemania era una sociedad homogénea según los estándares actuales. Sin embargo, en aquel entonces no era así como se veía la situación alemana. Alemania pudo haber sido racialmente homogénea, pero los antagonismos de clase estaban tan profundamente arraigados que pocas o ninguna élite y nobles alemanes estaban interesados ​​en compartir el poder político o social con los alemanes de clase baja y de clase media. Los Junkers trataban a sus campesinos (siervos) como ciudadanos de segunda o tercera clase y les ordenaban hacer las maletas y salir si se atrevían a votar en contra de sus patrones propietarios. De acuerdo con la investigación de James y Suzanne Pool, muchos de los Junkers, en particular los amigos de von Hindenburg, se negaron a dejar de vivir el orden feudal, que ayudó a alimentar el creciente descontento de las masas por la monarquía. Esto sólo servía a los intereses de los republicanos y de los francmasones, que querían ver el fin de la monarquía. Discutiremos sus motivaciones más adelante. Por ahora basta con decir que sus motivos estaban lejos de ser benevolentes.

Las divisiones de clase alemanas superaban cualquier tipo de solidaridad racial o étnica. No es de extrañar que se encuentre que el deseo de unir a todos los alemanes como camaradas raciales era un deseo compartido casi enteramente entre las clases bajas y medias, e incluso muchos alemanes de clase media hicieron todo lo posible para aferrarse a su estación vital burguesa, Significaba mantener a las clases bajas oprimidas. Como se puede ver, el objetivo de Hitler era todo menos simple.

¿Cómo, entonces, Hitler unió a los alemanes? ¿Y qué tan exitoso fue? Hitler unió a los alemanes invocando un concepto ideológico similar al de la italiana “Romanitá”, que defendió Benito Mussolini. El concepto de Hitler era el Nordicismo. La premisa básica y simplificada era que todos los pueblos germánicos estaban unidos por su componente racial nórdico y porque estaban unidos por esta "alma de raza" común o componente de sangre, ¿cómo podían luchar o dividirse? Mientras que una idea tan unificadora sonaba factible y razonable para muchos, algunos resistieron sin embargo. Los junkers, la antigua nobleza y muchas otras élites empresariales en Alemania veían a Hitler como nada más que un humilde ex cabo que no tenía influencia sobre su crianza pequeñoburguesa. Hitler tuvo un éxito parcial en unir a todos los alemanes como Volksgenossen. Su falta de éxito completo en este sentido, un objetivo inalcanzable para estar seguro, más tarde demostró ser un flanco débil. Las elites entre el cuerpo de oficiales causaron un daño inconmensurable a Hitler y su esfuerzo de guerra, pero la historia de su traición y sabotaje está más allá del alcance de esta discusión.

¿Podría Hitler haber tenido más éxito si hubiera sido más racialmente inclusivo desde el principio? No necesariamente. Mussolini, a diferencia de Hitler, no era racialmente exclusivo en ningún momento y gastó mucho esfuerzo y tiempo tratando de reclutar a no italianos a la causa fascista italiana. Fue en gran parte infructuoso, especialmente en Etiopía, esto a pesar del hecho que él tenía a los etíopes entrenados como pilotos y les prometió un estatus más alto dentro de un imperio italiano fascista. Podemos deducir de este ejemplo que Hitler, habiendo simplemente extendido su mano abiertamente al principio a no alemanes, no habría garantizado el éxito político o militar del nacionalsocialismo. Mussolini lo hizo y su mano tolerante fue rechazada. De hecho, los Estados Unidos y Gran Bretaña no ganaron la Segunda Guerra Mundial debido al reclutamiento no blanco, sino porque apoyaban y financiaban la máquina de guerra soviética y estaban dispuestos a bombardear a Alemania indiscriminadamente. De todos modos, esto nos lleva de nuevo a nuestro punto principal, que es que unificar un cuerpo de personas, independientemente de si es homogéneo o diverso, no es una tarea fácil. Hitler sólo pudo convencer a las clases bajas y medias de que el valor racial debe reemplazar el valor económico (clase). La mayoría de las élites alemanas nunca fueron conquistadas pora su nordicismo.

3. Las consecuencias de lo expuesto:

¿Entonces, qué significa todo esto?

En primer lugar, significa que un partido que desee tener éxito en un contexto liberal-demócrata occidental debe apelar a todos los ciudadanos de todas las clases sociales. Un líder serio y y un partido viable no puede permitirse el lujo de renunciar a ningún grupo. Naturalmente, todo depende de la nación individual y la ciudadanía en cuestión. La imagen de  Hitler, su política y su liderazgo se formaron en un tiempo, cultura y lugar específicos, con personas con una mente acorde a esos factores.. No estaba destinado a la exportación, sino a la adaptación en múltiples contextos.

En segundo lugar, significa que las masas son más importantes para el éxito de un partido que las élites, debido a su número. Sólo las masas tienen el poder de invocar el miedo en la clase alta al amenazar con apoyar a los partidos y organizaciones revolucionarios violentos, que a menudo son dirigidos y financiados por quintilistas hostiles. El partido comunista (KPD) era el único partido además de Hitler que evocó el miedo genuino en las clases de la élite de Alemania. Hitler y el NSDAP no podían ser ignorados por la misma razón que ellos, además de los marxistas-comunistas, tenían la masa más grande que seguía en Alemania en ese momento. Los industriales no podían permitirse el lujo de enojar o rechazar a Hitler y al NSDAP. Si lo hubieran hecho, entonces los seguidores de Hitler habrían aumentado rápidamente las filas de los comunistas o tal vez incluso los habrían derrocado, como Ernst Röhm y muchos miembros de la SA deseaban hacer. El partido de Hitler fue el único partido no comunista y nacionalista que ofreció a las clases media y baja una mejor posición en la sociedad alemana. Dada la habilidad de Hitler para mantener a la abrumadora mayoría de sus seguidores en la línea leal, significaba que él solo podría evitar un baño de sangre de transición, que es lo que la mayoría de los alemanes de clase alta más temían. Y esto es exactamente lo que hizo. Lo que es importante tener en cuenta, sin embargo, es que Hitler necesitaba una amenaza creíble para mantener su influencia personal y política sobre las clases altas y los grandes negocios. Sin que los comunistas los amenazaran a través de la agitación masiva y el derramamiento de sangre, los industriales y la antigua nobleza tenían pocos motivos aparte del patriotismo para apoyar a Hitler y al NSDAP.

Tercero, una ciudadanía que desea permanecer unida necesita un partido que pueda lograr esto. Los bávaros querían separarse de Alemania y convertirse en un estado independiente. Los grandes negocios exigieron el fin de las fincas junker que desperdiciaron numerosos rescates gubernamentales y exigieron aranceles comerciales que perjudicaron a la industria alemana. A los junkers no les importaba si los industriales sufrían, siempre y cuando sus fincas estuvieran todavía a su nombre y pudieran gozar de un lujoso estilo de vida a expensas de los contribuyentes alemanes. Para mediar tal división, Hitler invocó el nordicismo, que llamó a los alemanes a reconocer y valorar sus lazos de sangre en lugar de su posición social (basada en la riqueza).

Esta ideología unificadora proporcionó a Hitler los medios necesarios para desarrollar un sistema de mérito: uno podía ascender a la cima de la sociedad nacionalsocialista independientemente de las finanzas personales de sus padres, porque uno era igual a todos los demás alemanes desde el punto de vista racial. El racismo alemán de Hitler y el antisemitismo eran los medios prácticos para lograr la unidad sin clases entre los alemanes anteriormente divididos. Hitler utilizó un enfoque similar más adelante con las Waffen-SS. Transformó un concepto de organización exclusivamente alemana (la Allgemeine-SS) en una idea multiétnica internacional al unir a todos los que participaron contra el bolchevismo judío, enemigo de "todos los pueblos".

CAPTACIÓN DE LOS PRIMEROS DONANTES.

Como cualquier partido de base, el NSDAP se desarrolló orgánicamente entre un puñado de ideólogos incondicionales, siendo el catalizador principal Adolf Hitler. Pero el NSDAP no surgió por sí solo. En su lugar surgió de un partido que ya tenía una plataforma, el núcleo de liderazgo, y pequeños seguidores comprometidos. Este fue el Partido de los Trabajadores Alemanes dirigido por Anton Drexler. Hitler fue nombrado por el Ejército para espiar al Partido de los Trabajadores Alemanes. El Ejército estaba interesado en dos cosas: localizar a los nacionalistas para sus propios fines y erradicar a los comunistas que amenazaban con convertir a Alemania en un satélite subserviente de Moscú. La habilidad para hablar de Hitler y su interés por la política llevó al Ejército a seleccionarlo para esta tarea encubierta. Él tomó un gusto a Drexler y muchas de sus ideas, por lo que finalmente se inscribió y se emitió una tarjeta de miembro con su nombre y número de membresía en él, una tradición que Hitler mantuvo en su NSDAP.

Mientras que Hitler comenzó su carrera política como propagandista del Partido de los Trabajadores, se apresuró a identificar los principales problemas del partido: apelaba a muy pocos y no tenía ningún lugar más allá de los compromisos de discurso, que a menudo eran monótonos. Por lo tanto, se centró en el desarrollo de sus propios talentos, que superaron ampliamente a los de  Drexler, y la formación de sus propios diseños para el Partido de los Trabajadores. De ahí el nacimiento del NSDAP. Hitler se apresuró a aprovechar las conexiones de Drexler con los miembros ricos de la Sociedad Thule. Él no se unió a Thule, pero pidió su patrocinio. Sólo ellos aumentaron significativamente el potencial de lo que ahora era su partido para atraer a los alemanes de clase alta, quienes, a su vez, también ayudaron a financiar el partido. Después de que dejó el ejército, Hitler se lanzó en el desarrollo del NSDAP con una determinación ilimitada.

1. Los mecenas del Partido.

Mientras que Drexler y su núcleo se centraron enteramente en ganar a los trabajadores alemanes, Hitler tenía ojos para audiencias más grandes. Sus relaciones con los emigrados blancos rusos, los miembros ricos de Thule, y especialmente con Gottfried Feder (economista) y Dietrich Eckart (filósofo y escritor) resultaron invaluables en su adquisición del fallecido Völkischer Beobachter (VB). Feder junto con otros dos primeros miembros del NSDAP poseían 30,000 acciones de la VB. Dietrich Eckart pudo obtener un préstamo de RM 60.000 del simpático General Ritter von Epp para adquirir el VB. El resto del pago del precio de RM 120.000 vino de un industrial llamado Dr. Gottfried Grandel, que fue ganado por la apelación personal de Hitler a él. Eckart probablemente ayudó también, junto con el Dr. Gutberlet (quien prometió RM 5.000).

Los partidarios tempranos de Hitler vinieron de una amplia gama de clases, nacionalidades y orígenes étnicos. Numerosos ricos emigrados rusos blancos, que tenían contactos en Thule, formaron una alianza con el NSDAP y supuestamente levantaron "grandes sumas de dinero" para Hitler. Según un documento oficial de 1923. Henry Ford, que era antijudío y deseaba difundir su mensaje a naciones receptivas llegó a contribuir económicamente. Se sabía que los agentes personales de Benito Mussolini habían establecido contacto con miembros del NSDAP en Alemania, probablemente para organizar la transferencia de apoyo financiero del Duce. La Gran Duquesa rusa Victoria, pro-monarquía y anti-bolchevique, le dio dinero a Hitler. Sir Henry Deterding de Royal Dutch Shell Corporation ofreció a Hitler grandes sumas de dinero en 1931, '32 y '33 a cambio de una garantía de que recuperaría sus intereses petroleros expropiados de los bolcheviques en algún momento futuro. El monto fue de entre 30 y 55 millones de libras esterlinas. Deterding era tan pro-alemán que terminó casándose con una mujer nacionalsocialista e incluso se trasladó a Alemania. Él, como tantas otras élites alemanas, se dio cuenta de que sólo una política exterior asertiva podía asegurar la supervivencia económica de Alemania en un mundo en el que Francia e Inglaterra tenían el monopolio de una cuarta parte del mundo y estaban decididos a aplastar la competitividad global de Alemania.

Los alemanes habían intentado todo lo demás, incluyendo el cumplimiento de las reparaciones de Versalles, que era un robo de facto. De hecho, este "tratado" estaba diseñado con un objetivo en mente: paralizar permanentemente la competencia industrial alemana. Ernst Röhm era un ferviente nacionalista alemán que canalizó fondos del Ejército al NSDAP a través de varias organizaciones de fachada. La Sociedad Thule, que era pan-germánica y nacionalista, no sólo contribuyó con miembros al NSDAP sino que ayudó a recaudar mucho dinero. Los dos joyeros alemanes Josef Füss y Herr Gahr apoyaron a Hitler. Un cierto Sr. Pöschl, un pequeño hombre de negocios, dio a Hitler tempranamente ayuda económica. Quirin Diestl fue otro de los primeros partidarios que dio pequeños fondos. Oscar Koerner, propietario de una tienda de juguetes, también dio dinero al NSDAP. El Dr. Friedrich Krohn, dentista, dio todo lo que pudo. Adolf Müller ayudó al NSDAP a mantener al VB al tiempo que extendía crédito a Hitler. La Sra. Hoffmann, la viuda de un director industrial, contribuyó con regularidad. Numerosos amigos del General Ludendorff, miembro de Thule, proporcionaron fondos al NSDAP. Nuerosas personas provenientes de Gran Bretaña, Checoslovaquia, Finlandia, Francia, Italia, Holanda, Hungría, Suiza, Suecia y América dieron dinero a Hitler, en gran parte a través de Winifred Wagner, Kurt Lüdecke y nacionalistas húngaros como Gömbös. Los miembros alemanes del Cuerpo Libre le dieron dinero a Hitler, al igual que muchos miembros de Stahlhelm. Varios intereses derechistas de Alemania, como Emil Kirdorf, del grupo secreto de Ruhrlade, dieron dinero a Hitler, junto con muchos intereses empresariales que normalmente apoyaban a Alfred Hugenberg (un hombre que trató infructuosamente de usar a Hitler para sus propios fines). También estaba el general Ritter von Epp, que ayudó a Dietrich Eckart y el NSDAP a comprar el VB y doctor Emil Gansser, que tenía conexiones con los protestantes ricos. Podemos señalar al almirante Schröder, ex comandante naval; el barón Sebottendorf, que tenía conexiones con J. F. Lehmann (un miembro de Thule, financiero y editor para la Marina alemana) y oficiales navales simpáticos. Herr Schaffer adquirió armas para la SA de Hitler. Kurt Lüdecke y, a través de él, dos traficantes de armas judíos que: 1) no conocían a Lüdecke o 2) no sabían que el dinero era para el NSDAP, también hicieron su aporte. Posiblemente el duque de Anhalt y el conde Fugger, Ernst Hanfstaengl, un graduado rico de Harvard con numerosas conexiones americanas y algo de su propia riqueza, la rica Magda Quandt, que se casó con Joseph Goebbels y que tenía conexiones de élite, Fritz Thyssen, que más tarde negó que dio importantes sumas a Hitler y Göring, en 1929 y de vez en cuando a lo largo de la década de 1930, etcétera.

No hay Warburgs. No hay Rothschilds. No hay Rockefellers. Mientras que los Rockefellers entraron indirectamente en la esfera financiera de Hitler a través de las inversiones técnicas de Standard Oil y los Warburgs a través de I. G. Farben y J. H. Stein más tarde, no dieron a Hitler ningún apoyo financiero antes de 1933. Y no apoyaron directamente ni pagaron a Hitler en ningún momento. La historia de Sidney Warburg es pura invención. Fritz Thyssen y algunas de las pesadas conexiones industriales de Hugenberg, no James Warburg, dieron a Hitler importantes dotaciones monetarias en 1929 (por lo menos RM 1.250.000) y Deterding y varias compañías de carbón alemanas se encargaron de Hitler a principios de los años treinta. Mientras que Hitler gastó una gran cantidad en la campaña, no estaba rodando en dinero nunca rastreable. Todos sus fondos fueron cuidadosamente contabilizados y la mayor parte provino de la publicidad de VB; cuotas de fiestas, seguros y honorarios de habla.

La facción de izquierda de Gregor Strasser, recibía 10.000 RM por mes en 1931, la buena voluntad del editor del VB Adolf Müller y la frugalidad financiera del tesorero del partido Franz Schwarz, cuyos meticulosos registros financieros fueron destruidos. Los estadounidenses lo interrogaron tan brutalmente que murió en 1946 en el cautiverio británico. Sus expedientes que detallaban incluso los donantes anónimos de Hitler nunca aparecieron en ninguna parte. Se sospecha que los ocupantes estadounidenses los destruyeron.

En cuanto a la observación del Dr. Goebbels el 17 de enero de 1932 de que las finanzas del partido "mejoraron repentinamente", esto no era exactamente cierto. La verdad es que la línea de crédito del partido mejoró súbitamente, gracias a las maniobras de Franz von Papen y del Barón Kurt von Schröder con su sindicato de inversionistas, entre los que se encontraban varios importantes industriales pesados, la Hamburg-America Steamship Line, la Stein Banco de Colonia, Commerz und Privat Bank, Gelsenkirchen Mine Company, Deutsche Bank, Reichskredit-Gesellschaft Bank, Allianz Insurance, miembros de la industria de la potasa, Brabag Coal Company, Deutsches Erdöl y otros industriales del carbón. Mientras que Hitler toleraba bancos de la quinta columna como MM Warburg y Temple Bank (una cuenta especial creada para la Sociedad del Templo por el Reichsbank para financiar la emigración de Ha'avara), finalmente restringió y reguló sus oportunidades comerciales y los obligó a ayudar con el financiamiento a la emigración de  judíos. El objetivo de Hitler era inhibir cada vez más y, por lo tanto, presionar financieramente a los bancos extranjeros hasta que no pudieran existir más y tuvieron que trasladarse fuera de Alemania. La misma política que utilizó para alentar la emigración judía y los cierres de negocios. Un ejemplo de ello fue la germanización (es decir, adquisición alemana) de dos fábricas judías de hierro en la región de Rhön en 1937.

2. El reclutamiento de afiliados y simpatizantes.

Pasando al proceso de reclutamiento real, los reclutas potenciales se acercaron en las calles y en las reuniones de discursos.Se les dio folletos o panfletos. A veces se invitaba a Hitler u otros miembros centrales del partido a hablar o conversar en privado con industriales o nobles que estaban interesados ​​en un partido nacionalista no comunista. Contrariamente a los mitos como el de Sidney Warburg, Hitler y la facción derechista del NSDAP no recibieron tanto financiamiento industrial o bancario, antes de 1933, como los hermanos Strasser, los socialdemócratas (SPD) o incluso el Partido Nacionalista de Hugenberg. La razón por la que Hitler y el NSDAP nunca recibieron el mismo nivel de apoyo financiero o moral desde el principio era triple: (a) los industriales y muchos Junkers no confiaban en Hitler dada su postura socialista en muchas cuestiones; (B) la mayoría de los industriales y los Junkers no estaban lo suficientemente amenazados financieramente como para respaldar a un partido revolucionario como el de Hitler (todavía estaban satisfechos con el status quo); Y lo más importante: (c) estaban recelosos de su postura antijudía.

La mayoría de los reclutas potenciales y los partidarios financieros habían oído hablar de Hitler y el NSDAP por lo que llamamos  “boca a boca”. Nada era tan efectivo como esto. Cuando hombres como Scheubner-Richter, Schacht, Borsig, Kirdorf y Thyssen recomendaron al NSDAP y apoyaron personalmente a Hitler, los ricos y otros alemanes de clase alta y media estaban dispuestos a considerar seriamente a Hitler y su partido. Hitler fue invitado a hablar a los industriales pesados ​​en 1927 de boca en boca de hecho. Incluso escribió un folleto secreto destinado sólo a esta audiencia industrial capitalista, que luego pasó a otros. Además de campañas activas de boca a boca, el NSDAP también colocó carteles en todas partes, promovió discursos y otras actividades y puntos de vista de los partidos en su periódico, realizó en varias oportunidades campañas para recaudar fondos pequeños (por ejemplo, varios artículos como jabón con empaquetado NSDAP) , Y envió a miembros más ricos al extranjero para recaudar fondos de expatriados alemanes y simpatizantes extranjeros. Kurt Lüdecke sobresalió en esta forma de campaña.

En el principio, Hitler y el NSDAP apuntaban a veteranos, campesinos, trabajadores, jóvenes, nobles y mujeres, pequeños empresarios y mujeres y pensionistas. Estas fueron las clases sociales que fueron inicialmente las más receptivas, debido a la economía y el anti-monarquismo predominante, pero más tarde la base de apoyo de Hitler incluía elites ricas, industrias pesadas, extranjeros fascistas y monárquicos. Desembarcaron Junkers, organizaciones de veteranos, el ejército alemán y la marina e incluso Montagu Norman, un prominente banquero inglés y amigo personal de Hjalmar Schacht que, según su secretario privado Ernest Skinner y Émile Moreau, despreciaba a los judíos, así como a los católicos franceses y romanos. Se negó rotundamente a ayudar a la tesorería francesa con cualquier cosa y demostró estar dispuesto a financiar el NSDAP por medio de sus conexiones con Bruno von Schröder (Banco Schroder), Kurt von Schröder (Banco Stein) y el Banco de Inglaterra (FC Tiarks y M. Norman mismo). Norman tenía una fuerte simpatía por los alemanes, que se remontaba a sus días como estudiante en Dresde, y naturalmente se ofreció a ayudar económicamente y estabilizar así el nuevo gobierno que su amigo Schacht había abiertamente apoyado desde 1931. Desde que Hitler era aparentemente hostil a Francia y amistoso con Gran Bretaña, así como discriminatorio hacia los judíos, las tres cosas que Norman encontró favorables, recomendó que Kurt von Schröder extendiera crédito al partido de Hitler, que ahora controlaba el gobierno. Schacht era la línea de vida de hecho de Hitler en este aspecto, un banquero nacionalista alemán que tenía sus propios diseños para la recuperación alemana, pero que también estaba personalmente impresionado con los discursos de Hitler y el llamamiento masivo, que ningún otro político poseía. Ello no quita que Schacht con el paso del tiempo y al comprobar que no podía menejar a Hitler, como no lo habían podido hacer ni Von Papen, ni Hugenberg, cambió totalmente de bando y se transformó en un conspirador. Pero esa es otra etapa, que no invalida la anterior.

En cuanto al apoyo inicial de Hitler, muchos agricultores estaban agobiados por la deuda, y la mayoría, incluidos los Junkers se sintieron amenazados por la expropiación comunista y las tarifas agrícolas protectoras insuficientes. Los veteranos eran receptivos porque se sentían traicionados por la clase dominante, especialmente por los demócratas liberales del SPD, y porque tenían dificultades para encontrar trabajo. Los trabajadores, que en su mayoría eran hombres jóvenes, eran receptivos porque sentían que estaban siendo explotados por la clase de negocios, pero principalmente porque eran los más afectados negativamente por la inflación y el desempleo. Los pensionistas con ingresos fijos eran receptivos a la postura socialista de Hitler. Los nobles y las mujeres estaban interesados ​​en Hitler porque se oponía a la masonería y la expropiación de sus tierras, y porque creian percibir que insinuaba la restauración de la monarquía. Además, todos estos grupos generalmente se oponían al comunismo marxista. La mayoría de las masas alemanas no estaban interesadas en un baño de sangre revolucionario o en un colectivismo agrícola, sino en la seguridad económica y social, así como en la justicia y la prosperidad. Las élites alemanas no apoyaban la expropiación y la colectivización. La principal oposición de Hitler en los años de formación vino de los comunistas, que lo denunciaron como una herramienta del capitalismo y de la antigua nobleza, los industriales pesados, que desconfiaban de su socialismo y de la SA (temían que la SA no fuera más que una horda comunista) y  la facción de izquierda dentro de su propio partido, que cuestionó las fuentes financieras de Hitler y la postura pro-empresarial.

Cuando alguien solicitaba unirse al NSDAP, pagaba sus cuotas anuales iniciales y luego se le daba una tarjeta de membresía y se le pidió que realizara algún servicio o tarea para el partido. Esto podría ser cualquier cosa desde pegar los carteles, hablar en público o repartir volantes  en la vía pública. Después de la ruptura de Hitler-Strasser, se le pidió que jurara lealtad a Adolf Hitler. Es probable que los miembros del Partido hicieran el reclutamiento en las calles, ya que no se conocía un procedimiento de investigación formal. Mientras una persona pagara sus cuotas anuales y sirviera al partido lealmente, se confiaba en él.

En esta línea, Kurt Lüdecke, Otto Wagener y Ernst Röhm desempeñaron papeles principales en el armado, entrenamiento y reclutamieno de hombres SA. Su recaudación de fondos personales, sus tratos secretos con el ejército alemán (Reichswehr), que tenía muchos simpatizantes prominentes del NSDAP y SA y las conexiones de Lüdecke con traficantes de armas judíos del mercado negro resultaron esenciales para construir una amenaza paramilitar creíble para el statu quo. Al principio el gobierno de Berlín tendía a ignorar la violencia de la SA contra los comunistas porque se oponía a una toma de control comunista. Además, el partido de Hitler apoyó la unidad nacional alemana a toda costa, por lo que Hitler y su SA valieron la pena ser tolerados para evitar la secesión bávara. La verdadera base de negociación de Hitler era su SA y las masas. Sin ambos, sería ignorado por las élites, el gobierno y la industria; Sin embargo con ambos fue una verdadera amenaza, como los comunistas. Lüdecke, Wagener y Röhm condujeron, en un momento u otro, el entrenamiento paramilitar básico en un gran salón financiado por miembros del partido y varios simpatizantes. Las marchas en formaición y los ejercicios militares se llevaban a cabo en bosques y fincas de simpatizantes ricos. Afortunadamente para los desempleados y los miembros pobres, el partido pagó por todos los uniformes.

Cuando se introdujeron las filas SA y SS, los requisitos eran la lealtad y la aptitud de liderazgo. Las SS consistían en hombres escogidos por el propio Hitler. Así, los examinó personalmente. De hecho, Hitler usualmente nombró personalmente a los líderes a sus posiciones incluso en el SA. Repatrió a Röhm de Bolivia, por ejemplo, para reorganizar y dirigir la SA. Hitler tendía a elegir a las personas que, según él, resistirían a caer presas del pensamiento colectivo. Los historiadores han tendido a caracterizar esto como la política de "dividir y gobernar" de Hitler, pero un estudio en profundidad del desarrollo temprano del partido sugiere en cambio que Hitler eligió a las personas que (a) no desafiarían o cuestionarían su liderazgo, y (b) tampoco caerían en la obsecuencia aduladora. Este procedimiento de nombramiento hacía dos cosas: impidió la división intrapartidaria seria, subordinando todo al propio Hitler, al mismo tiempo que alentó las rivalidades intrapartidistas, lo que impidió el pensamiento colectivo. Los líderes podrían estar en desacuerdo e incluso desafiar a la autoridad del otro sin destruir el partido. Esta tendencia se incrementó más tarde durante la guerra, especialmente después de que Hitler estableciera el NSFO (Cuerpo de Comandantes Nacional-Socialistas). Este alto mando de la NS probablemente fue promulgado para reemplazar o tomar el control del OKW (Fuerzas Armadas del Alto Mando). Hitler quería que los oficiales de la NSFO fueran sometidos a un curso de 4 a 18 horas de instrucción político-ideológica diarias. Él mismo nombró al jefe de la NSFO, Hermann Reinecke, en diciembre de 1944.

El NSDAP se expandió a ciudades y estados fuera de Munich (Baviera), donde tenía su cuartel general en la Casa Parda, nombrando a ciertos miembros para dirigir operaciones partidarias y realizar servicios de partido en sus propios estados, ciudades, pueblos y aldeas. El ejemplo más conocido de un miembro cum-líder del NSDAP que adquirió casi suficiente poder personal, respaldo financiero y seguidores de masas para desafiar a Hitler fue Gregor Strasser. Hitler fue capaz de evitar que una crisis se desarrolle con sus dones para la maniobra inteligente y el atractivo personal, pero tales riesgos son inherentes a cualquier organización que se vuelve tan poderosa como el NSDAP. Y son riesgos que deben tomarse si el liderazgo de un partido desea que se desarrolle y crezca. Se designaron oradores y líderes talentosos, comprometidos y calificados para operar en todas las ubicaciones posibles. Pero los miembros del NSDAP de Berlín también viajaron dando discursos y conferencias y solicitando apoyo financiero. Todos los discursos requerían honorarios de admisión. Así es, los concurrentes pagaban para entrar a los actos partidarios. Hitler mismo estaba constantemente viajando y reuniéndose con los trabajadores y las élites por igual para reclutar nuevos miembros y reforzar sus finanzas.

A finales de 1920, el NSDAP tenía unos 3.000 miembros. La membresía pasó de 27.000 en 1925 a 108.000 en 1928. En agosto de 1931, el NSDAP creó su propio sector de inteligencia y seguridad. Heinrich Himmler estableció el SD (Sicherheitsdienst) y Reinhard Heydrich fue nombrado jefe de la organización, que se mantuvo separada de la SS (Schutzstaffel). En el momento de la crisis de Strasser, la SA era de unos 400.000 miembros fuertes y el propio partido había crecido a 2 millones de afiliados en 1933. En 1932, era lo suficientemente grande para lograr el control del 37% del Reichstag.

Aquí están los resultados electorales de 1920 a 1933:


Se puede ver que el NSDAP perdió la mayor parte de sus 230 escaños a partir de julio de 1932 ante el Partido Comunista y no frente a los católicos conservadores o socialdemócratas. Los nacionalistas conservadores (DNVP) sólo ganaron 15 escaños. Estos resultados, contrariamente a la mayoría de la historiografía, no implican la desaparición del NSDAP, sino el descontento de las masas con cualquier partido que no estaba dispuesto a prometer un cambio social y económico radical para la mayoría, aunque el cambio significara derramamiento de sangre. ¡Hitler y el NSDAP no eran vistos como lo suficientemente extremos bastante, así que perdieron asientos al KPD! Esto alarmó tanto a hombres como Hjalmar Schacht y Franz von Papen que finalmente estaban dispuestos a dar a Hitler la oportunidad de convertirse en canciller.

En julio de 1932 debía haber recibido la cancillería cuando su partido tenía más asientos en el Reichstag, pero los industriales y nobles que rodeaban al general Schleicher, Franz von Papen y el presidente Hindenburg se opusieron a su nombramiento en la cancillería. Tanto para la "financiación mágica" de James Warburg y de los Rothschild.

Hitler enfrentó tanta resistencia en esta etapa que él, como otros, recurrió al chantaje. Hitler organizó una reunión privada con el hijo del presidente Hindenburg, Oskar, durante la cual se sospecha que amenazó con exponer el papel de su padre en los rescates repetidos de los contribuyentes de las fincas mal gestionadas y en bancarrota de los Junkers. Dado que el chantaje y la intriga habían sido utilizados para no darle a Hitler dsu debido nombramiento, decidió que también podría jugar un juego de este tipo. Hindenburg lo nombró canciller poco después, si bien la mayoría de los historiadores dicen que fue a instancias de von Papen. Vemos que el deseo de von Papen de impedir una mayoría comunista al dar a Hitler la cancillería fue sólo en parte por qué Hindenburg lo nombró. Hitler ganó, pero no porque recibió fondos encubiertos. Franz von Papen siguió intrigando contra Hitler e instó a los industriales a retirar su apoyo financiero del NSDAP. El objetivo de este llamado "gabinete de barones" era darle a Hitler el poder suficiente para satisfacerlo personalmente sin que realmente le permitiera alcanzar una mayoría lo suficientemente fuerte como para derrocar el statu quo, pero suficientemente como para impedir una mayoría comunista.

Dado este contexto de estancamiento, la rapidez del crecimiento del NSDAP en sólo 6 años y su posterior consecución del poder absoluto sólo fue posible con un líder autoritario en una situación política torcida en la que el chantaje, la corrupción y la prestidigitación política eran la orden del día. Lo que había comenzado como un partido obrero de estilo democrático con un comité ejecutivo simple al que Hitler fue nombrado a principios de 1920 se convirtió en una organización de estilo autoritario con sus propios uniformes, oficinas, instalaciones de entrenamiento, compañía de seguros, mercancías, periódicos, máquinas de propaganda , Ejército (SA) y aparato de seguridad (SS y SD). Esto no era nada menos que impresionante y la mayor parte del crédito por su éxito va a aquellos líderes y miembros como Hitler, Heß, Gansser, Eckart, Funk, Schwarz, Feder, Keppler, Himmler, Rosenberg, el Dr. Goebbels,Scheubner-Richter, Hanfstaengl, Lüdecke, Göring y Röhm, todos ellos literalmente dedicaron sus vidas al Partido.

Hechos incómodos sobre Hitler y el NSDAP.

Lo que sigue es una lista de hechos importantes recolectados de la obra de los Pools 'Who Financed Hitler”. Esta lista aclara y resume nuestra introducción al desarrollo, apoyo y financiamiento del NSDAP. Más importante aún, esta lista expone numerosos mitos asociados con Hitler y el NSDAP, como la financiación del NSDAP a través de Paul o Sidney (James) Warburg y los Rothschild, y la impopularidad de Hitler entre la mayoría de los alemanes.
  • Gustav Stresemann era tan militarmente inclinado como Adolf Hitler. Así, la idea de que el nombramiento de Hitler a la cancillería significara guerra en el futuro es discutible.
  • Los rehenes de clase alta, incluidos los miembros de Thule, fueron literalmente alineados y asesinados en 1918 por los comunistas. Un total de 12 rehenes fueron asesinados en un patio de la escuela en Munich.
  • Los Pools señalan que, dado que la economía alemana no era perjudicial para la mayoría de los beneficios de los industriales en general, ellos como grupo querían mantener el status quo. Y ese era el problema con ellos desde la perspectiva de partidos revolucionarios como el de Hitler, así como los millones empobrecidos y desempleados.
  • Hitler y Hess, no Göring y el Dr. Goebbels según lo afirmado por "Sidney Warburg", solicitaron  dinero en 1929. El industrial alemán Emil Kirdorf probablemente dio el dinero de NSDAP en este tiempo.
  • Radek, Levine y Axelrod, todos comunistas, eran judíos. Estos tres hombres y el terror que infligieron a Fritz Thyssen y su padre personalmente, incluyendo encarcelamiento y amenazas de muerte, cambiaron la vida de Thyssen. Desde ese momento apoyó a Hitler, y con fervor.
  • La ley marcial francesa y las demandas de recursos del Ruhr eran demasiado para Fritz Thyssen. Fue arrestado y multado con 300.000 marcas de oro por alentar a los trabajadores alemanes a resistir pasivamente a la ocupación militar francesa. Los franceses abrieron fuego contra estos trabajadores alemanes que mataron e hirieron a cientos de personas.
  • Thyssen minimizó su apoyo a los nacionalsocialistas. Él dio 1.250.000 Reichsmarks entre 1928 y 1929. Ése era el momento exacto de las transferencias secretas encubiertas de Sidney Warburg a Hitler.
  • Kirdorf tenía amigos judíos y conexiones bancarias, incluyendo al Dr. Arthur Salomonsohn. A pesar de estas grandes conexiones monetarias, Kirdorf dio muy poco a Hitler y al NSDAP.
  • Thyssen y Kirdorf vieron poca esperanza para Alemania. Francia e Inglaterra tenían el monopolio de una cuarta parte del mundo y estaban decididos a aplastar la competitividad global de Alemania.
  • El Dictat de Versalles fue el fin económico de Alemania, realmente, verdaderamente y totalmente.
  • El "Tratado" era en realidad un arma económica diseñada para incapacitar permanentemente a Alemania como competidor industrial. Los pagos totales de las reparaciones de Alemania ascendieron a $ 32 mil millones, que equivale a $ 425 mil millones hoy, o $ 6.6 mil millones por año.
  • El NSDAP no fue puesto en el poder por intereses judíos internacionales como algunos investigadores sugieren. El NSDAP luchó por su poder. Por ejemplo, en una sola batalla callejera entre los nacionalsocialistas y los comunistas, 300 hombres fueron asesinados. Hitler luchó durante 14 años para alcanzar el poder y casi fue muerto a tiros durante su intento de golpe, hechos que desafían esta tesis.
  • El conglomerado de I. G. Farben y las altas finanzas nunca se incorporaron a la ecuación Hitler-NSDAP antes de 1933.
  • El motivo principal del gran negocio para apoyar a Hitler y el NSDAP era prevenir el comunismo a toda costa.
  • El general von Seeckt operó bajo una fachada de pro-democracia (como Hitler) hasta el día en que todas las cadenas democráticas podrían ser rotas. De hecho, la desmilitarización intelectual de Alemania fue, para von Seeckt, la mayor amenaza de todos.
  • La colaboración militar ruso-alemana fue defendida por von Seeckt, no por Hitler, y comenzó en 1921, antes del Tratado de Rapallo. Von Seeckt fue instrumental en esta colaboración..
  • Los aliados destruyeron la industria de Krupp, que proporcionó a Krupp un motivo clave para apoyar posteriormente al NSDAP. Krupp, con la ayuda de subsidios extranjeros, estableció compañías anónimas para llevar a cabo la construcción y pruebas de armas en países neutrales mucho antes de que Hitler llegara al poder.
  • tresemann, como Hitler, quería ver a Alemania resurgir como una potencia mundial. Ni von Seeckt ni Stresemann eran liberal-demócratas (es decir, tampoco apoyaban la democracia, que se impuso a Alemania contra su voluntad).
  • Las compañías holding fueron utilizadas para reconstruir la Armada alemana a principios de la década de 1920, mucho antes de la ascensión de Hitler.
  • La “Liberal-Demócrata" República de Weimar proporcionaba ayuda encubierta a los esfuerzos alemanes del rearme en todas las formas posibles. Krupp fue subvencionado por el régimen de Weimar, no por Hitler.
  • Dado el contexto industrial de ese período, la industria de Thyssen moriría sin un rearme total. Esto fue consecuencia de la excesiva dependencia de Alemania sobre la industrialización. Como sugirió Lawrence Dennis en “The Dynamics of War and Revolution”, una nación desarrollada como Alemania tenía la opción de contraerse severamente en todos los sentidos, incluyendo la población, o ampliaser. La mayoría de los líderes alemanes optaron por esto último.
  • El rearme alemán comenzó a ser seriamente "productivo" en 1928, cinco años antes de que Adolf Hitler fuera nombrado canciller.
  • Los socialdemócratas, SPD, apoyaron el rearme.
  • El rearme no prueba que Alemania planeaba una guerra agresiva o que Alemania era "militarista".
  • Tanto los ejércitos de Francia como de Polonia amenazaban con rodear y ocupar Alemania en 1919.
  • Toda la elite de poder alemana tenía el mismo objetivo, sólo diferentes métodos para lograr ese objetivo: restablecer Alemania como una potencia mundial. Sin embargo, sólo Adolf Hitler entendía la política de poder internacional o "economía por la espada". Hitler preguntó a los industriales en 1927: ¿beneficia a nuestra nacionalidad ahora o en el futuro, o será perjudicial para ella? La conveniencia es la base de todas las alianzas.
  • La URSS y en cierta medida Francia por los episodios del Rhur, no Inglaterra, eran los enemigos número uno en la visión de Hitler.
  • Los sobornos políticos no eran ilegales en la República de Weimar.
  • La regla de los grupos de intereses especiales y el poder del dinero (con el cual comprar diputados del Reichstag) destruyeron las posibilidades de supervivencia de la República de Weimar. Ambos son, de hecho, rasgos inherentes a todas las democracias, que intencionalmente dan a las masas la ilusión de poder y voz en el gobierno para evitar su descontento.
  • El SPD fue el instrumento político de los sindicatos y la burocracia del trabajo organizado. Todos los demás, excepto el KPD, eran grupos de interés de grandes empresas incógnitos.
  • Walther Rathenau estableció el precedente de "gran negocio" de Weimar, no Hitler o el NSDAP.
  • La Ruhrlade era una sociedad secreta de industriales pesados, con 12 miembros, que se reunieron secretamente para establecer una política económica conjunta.
  •  Hugenberg y el Partido Nacionalista tenían mucho más grandes negocios y discreto respaldo financiero que el NSDAP. Pero ni siquiera Hugenberg era un instrumento industrial. Se opuso al Plan Dawes mientras varios de sus partidarios industriales respaldaron el plan.
  • El Plan Young fue promulgado 11 años después de la guerra, y exigió que los alemanes pagaran "reparaciones" por los próximos 59 años!
  • Hugenberg y Strasser subestimaron a Hitler. No era el "peón" de nadie. Esto ya era evidente en el momento de la aprobación de la Ley de Libertad en 1929, justo en el momento de la supuesta promesa en efectivo de Sidney Warburg a Hitler.
  • El mito de Warburg fue usado para desacreditar a Hitler por la facción Strasser-Stennes del NSDAP. Stennes, con 80.000 hombres SA bajo su mando, se apoderó del cuartel general del NSDAP en Berlín y lo ocupó para destruir a Hitler, pero Hitler pudo evitar en gran medida recapturar la sede por medios violentos estableciendo su derecho de propiedad de la sede de Berlín. Hizo esto simplemente presentando su prueba de propiedad ante los tribunales después de que terminaran las vacaciones. Por lo tanto, la policía se vio obligada a volver a ocupar el cuartel general y el intento del golpe del comandante Walther Stennes se desbarató. Curiosamente, Stennes nunca fue ni siquiera miembro del NSDAP.
  • Thyssen admitió  financiar al NSDAP. Su apoyo continuo y la alianza estratégica de Hitler con Hugenberg y el Partido Nacionalista significaron dinero para Hitler en 1929, ninguno de los cuales era de Sidney Warburg.
  • Después de 1930, el Völkischer Beobachter generó ingresos en el día a día y pagó todas sus deudas pendientes.
  • No había financiación "secreta" desde el principio. Max Amann hipotecó toda la propiedad del NSDAP y anticipó todas las obligaciones financieras hasta después de las elecciones de 1930, lo que sorprendió a todos, incluyendo a Hitler.
  • Las membresías del NSDAP aumentaron debido al "efecto del boca a boca" después del enorme éxito electoral del partido. El VB también comenzó a generar ingresos publicitarios sustanciales. En un momento dado Hitler dejó su idealismo prohibicionista ir demasiado lejos con los cerveceros y cancelaron todos sus anuncios de VB.
  • Adolf Müller ayudó a los nacionalsocialistas con el VB, el único periódico que no cayó en circulación después de la Depresión.
  • Los Estados Unidos probablemente destruyeron los registros del tesorero del partido Franz Schwarz, que eran meticulosos: ¡Hitler incluso le había dicho que denotaba nombres de donantes anónimos! Todos los registros se han ido. Los estadounidenses brutalmente interrogaron a Schwarz y probablemente lo asesinaron en 1946. Los angloamericanos estaban decididos a incriminar sólo a los grandes negocios alemanes por financiar el NSDAP en el Tribunal Militar Internacional. Dado que los Estados Unidos hicieron esto, se sospecha que había más fondos con sede en Estados Unidos que Henry Ford y Teutonia detrás del NSDAP, pero lo que sucedió realmente qnunca lo sabremos. Es probable que intentaran encubrir la participación industrial estadounidense con NS-Alemania después de 1933, como la de Standard Oil, de la que ya hemos hablado.
  • Los generales como es  Alfred Jodl, fueron ganados por Hitler en su juicio de Leipzig.
  • Los grandes negocios fueron tranquilizados por el control total del partido de Hitler y la postura no comunista después de ordenar a sus 107 diputados que votaran en contra de la propia ley de izquierda de los nacionalsocialistas, presentada por Strasser.
  •  La economía alemana estaba controlada por el gobierno y un cartel bancario privado de 2.500 bancos antes de que Hitler asumiera el poder.
  • En el verano de 1931, el Ruhrlade hizo su primera contribución al NSDAP, y Göring recibía fondos de Thyssen en este tiempo también.
  • Frau Quandt se unió al NSDAP en 1930 y trajo mucha influencia de gente rica con ella.
  • Hitler repatrió a Ernst Röhm en 1930 para dirigir la SA. Estaba vviendo en Bolivia.
  • Kaiser Wilhelm y sus hijos apoyaron el NSDAP en un esfuerzo infructuoso para tratar de convencer a Hitler de restablecer la monarquía.
  • Brüning fue un dictador de facto pero fallaba, porque la Depresión estaba empeorando.
  • El Credit-Anstalt, una sucursal bancaria de Rothschild en Austria, experimentó una crisis devastadora en mayo de 1931, que estrelló a todos los bancos alemanes e incluso a los bancos de Londres. ¡Tanto por la riqueza inagotable de los Rothschild!
  • La Francmasonería de Francia y Estados Unidos exacerbaron el colapso alemán recordando los préstamos a corto plazo a Alemania y Austria y con el paso de la tarifa de Hawley-Smoot.
  • El Partido Popular alemán, que gozaba de un apoyo más conservador que Hitler, exigió una revisión constitucional que terminara el sistema parlamentario y diera a Hindenburg el poder de nombrar un gobierno.
  • Otros partidos nacionalistas recibieron mucho más dinero y apoyo que Hitler, pero mantuvieron el status quo y disgustaron inmensamente a las masas. Así, sólo Hitler tenía el apoyo de las masas y, por lo tanto, no podía ser ignorado ni siquiera por la élite adinerada.
  • Los grandes negocios, es decir, los industriales, estaban pagando sl NSDAP recién desde 1931.
  • El Frente de Harzburg organizó y se reunió en 1931. Hjalmar Schacht hizo un discurso en este evento y sorprendentemente declaró que el gobierno de Weimar estaba real y completamente en quiebra. Él, más que nadie ese día incluyendo a Hitler, trajo un beneficio incalculable al NSDAP. Él era después de todo el hombre que había dirigido la economía alemana antes de la introducción del Rentenmark.
  • Hitler hizo que su hombre Keppler se reuniera informalmente con empresarios para crear la política económica del NSDAP. Esto fue conocido como el "Círculo de Amigos para la Economía". Aquí es donde Reinhardt entra en juego, el hombre detrás del Plan Reinhardt que Hitler promulgó poco después de llegar al poder. Reinhardt, no Hitler o un miembro del NSDAP, abiertamente pidió el rearme en 1932.
  • Walther Funk se reunió con Kurt von Schröder, un socio en J. H. Stein de Colonia. Un hombre con gran habilidad para la negociación, Funk fue capaz de “convencer” a Schröder de la "buena voluntad" de Hitler hacia la banca internacional.
  • Mussolini dio apoyo no oficial al NSDAP. Francia apoyó a los separatistas bávaros mientras que Italia apoyó a los nacionalistas bávaros. Hitler era el único nacionalista que se opuso a Francia y estaba dispuesto a dejar a Italia mantener el control del Tirol del Sur (con una población de 250.000 alemanes).
  • Hitler recibió financiamiento fascista italiano, que sólo salió a la luz en 1932. Mussolini también envió armas NSDAP en la década de 1920.
  • La Teutonia estadounidense le dio a Hitler donaciones regulares.
  • Montagu Norman fue el gobernador del Banco de Inglaterra durante 24 años. Era anti-Francia, repelía a los judíos inmensamente, se oponía a Versalles, y favoreció a Alemania debido a sus estudios anteriores allí. Norman prestó dinero a los nacionalsocialistas después de 1933 a través de su amigo personal Schacht. Puede haber canalizado fondos a través del barón Kurt von Schröder y J. H. Stein and Company en 1932, pero esto no está probado. Schröder era un socio alemán en J. H. Stein.
  • El vizconde Rothermere del Daily Mail le dio dinero a Ernst Hanfstaengl. Era un incondicional anglo-pro-alemán que despreciaba a los judíos.
  • Es crucial entender que la política exterior anglosajona fue diseñada para evitar que cualquier estado -ya sea Francia, Alemania o Rusia- logre un poder formidable que rivalizara con el de Gran Bretaña. Esta era la verdadera razón por la que el rey Eduardo VIII se vio obligado a abdicar. Él era simplemente demasiado pro-alemán. Su simpatía, así como la de Montagu Norman, los Mosley, los Mitford y el vizconde Rothermere hicieron que Hitler calculara mal sobre Gran Bretaña. Pensó que tenía más apoyo anglosajón de lo que realmente tenía.
  • Deterding se reunió con Alfred Rosenberg en Gran Bretaña y probablemente le prometió financiación. Determinación de los intereses petroleros controlados en Rumania, Rusia, California, Trinidad, las Indias Holandesas y México. También tenía pozos en Mesopotamia y Persia. Los soviéticos incautaron sus campos de petróleo en Bakú, Grozny y Miakop y los nacionalizaron, convirtiéndose así en un serio competidor de Deterding con sus propias antiguas tierras petrolíferas.
  • Georg Bell era el agente de contacto de Deterding con el NSDAP. Deterding no sólo respaldó al NSDAP, sino también a los rusos blancos y a los nacionalistas ucranianos, así como a los rebeldes georgianos antisoviéticos.
  • Deterding se casó con una mujer nacionalsocialista y se trasladó a Alemania. Él era el que dio el "gran dinero" real al NSDAP en 1931, 1932, y 1933: entre 30 y 50 millones de libras esterlinas. El Dr. Kahr afirmó que el dinero francés fluyó a Hitler después de pasar por nueve intercambios, pero esto no ha sido probado. De hecho, los partidos bávaros como el BVP fueron apoyados por Francia sólo porque querían romper con Berlín!
  • El Tratado de Trianón era aún peor y más injusto que Versalles. Hungría perdió población y territorio y quedó completamente empobrecida. Este tratado impulsó a la mayoría de los húngaros contra la democracia. En 1919, Bela Kuhn gobernó sin piedad durante tres meses en Hungría: confiscó y expropió tierras privadas, mató indiscriminadamente a los campesinos y destruyó aún más la economía, lo que resultó en hambre. Los húngaros eran abrumadoramente anticomunistas, anti-francmasones y antijudíos después de eso. La mayoría de estos comunistas, entre ellos Bela Kuhn, eran masones judíos. Esta experiencia fue lo que llevó al nacionalista húngaro Gyula (Julius) Gömbös a financiar el NSDAP.
  • Hitler apuntaba a "carreras abiertas al talento" según Otto Dietrich, una política opuesta al poder hereditario.
  •  Aquí está la explicación de una de las referencias de mejora económica del Dr. Goebbels en su diario: Discurso del club de la industria de Düsseldorf de Hitler del 27 de enero. Este evento de recaudación de fondos explica la entrada de Goebbels del 8 de febrero.
  • Para tener una perspectiva real sobre la economía alemana antes de Hitler debemos tener en cuenta que durante el invierno de 1931 a 1932, la cantidad de desemplados y sub empleados en Alemania llegó a la astronómica cifra de 17.500.000 siendo esto casi un tercio de la población entera del país. En 1933 se hablaba de “solamente” seis millones de desempleados, pero eso no contaba los sub empleados y los empleados informales. Las cifras reales se mantenían en el entorno del año anterior.
  • La rebelión de Stennes fue muy importante, pero con demasiada frecuencia se pasa por alto. Stennes era un agente pagado de Strasser y el capitán Ehrhardt, ambos de los cuales tenían grandes empresas industriales y mecenas judíos como Otto Wolff.
  • Como resultado de esta rebelión y de la violencia callejera, las SA, SS y HJ fueron prohibidas por un decreto Brüning firmado por el Presidente Hindenburg. Esto fue en 1932. ¡Tanto para Rothschild y Warburg apoyando a Hitler! ¿Por qué dejarían que su "peón" fuera prohibido? Esta prohibición era un intento de destruir al NSDAP y a Hitler para siempre. Además, si Hitler era realmente sólo una "herramienta" de una vasta entidad internacional, como sugieren investigadores como Jim Condit y Guido Preparata, ¿por qué no ganó la presidencia en 1932? ¿Cuál era el motivo de esta entidad para prevenir su "toma de poder" si de hecho estaba detrás de él?
  • Paul Silverberg, judío, financió a Gregor Strasser, no a Hitler. Silverberg era jefe de la R.A.G., una de las compañías de carbón más grandes del mundo entero. Apoyó la decisión del canciller por decreto presidencial (Brüning en particular).
  • Brüning, no Hitler, hizo la pregunta: ¿es la democracia capaz de trabajar en Alemania?
  • Paul Silverberg era extremadamente liberaL, salvo  en su propia empresa. Naturalmente, favorecía la igualdad de derechos para los judíos y los grandes negocios, pero no para nadie más. También favoreció "los derechos individuales sobre los derechos nacionales" y por lo tanto se oponía completamente al NSDAP. Silverberg estaba enojado con la expulsión de Brüning. Se opuso a von Papen, apoyó al general Schleicher como canciller, y le dio a Schleicher y al rival de Hitler, Gregor Strasser, grandes sumas de dinero.
  • Gregor Strasser recibió 10.000 marcos por mes, comenzando en la primavera de 1931, entregados por  el NSDAP de las contribuciones de la industria pesada. Walther Funk consiguió 3.000 marcos por mes en 1931 y Hitler consiguió 100.000 marcos de varias compañías de carbón ese mismo año, poco antes de las elecciones del Reichstag. Como se puede ver la supuesta "financiación milagrosa" de 1931 no era un milagro en absoluto. Provenía de compañías de carbón alemanas, no de Sidney Warburg. De hecho, la mayor parte del dinero del NSDAP provenía del propio partido: primas de seguros, cuotas, honorarios por discursos, etc.
  • Brüning, no Hitler, estaba respaldado por I. G. Farben.
  • El canciller Schleicher, junto con el dinero de Silverberg y otros industriales, conspiró con Ernst Röhm en un plan para incorporar a la SA en el ejército alemán y así traicionar a Hitler.
  • Claramente, Franz von Papen tampoco era un títere, contrariamente a la tesis de Guido Preparata (Conjurando a Hitler). Se negó a levantar la prohibición del SA hasta el 15 de junio. También prohibió los desfiles políticos hasta después del 30 de junio de 1932 y se hizo comisionado del Reich de Prusia. Gozaba de un amplio apoyo entre los industriales, los grandes negocios, Hindenburg y el cuerpo de oficiales del Ejército. Su intención era bloquear a Hitler de alcanzar nunca más que el poder nominal en el gobierno.
  • Hitler estaba tan financieramente atado debido a esta intriga contra él que terminó firmando contratos que equivalían a regalar todo lo que el partido tenía para financiar su elección de 1932: ganó más de 13 millones de votos y 230 escaños en el Reichstag. Esto era nada menos que impresionante. Debería haber sido nombrado canciller justo entonces y allí.
  • La verdadera cuestión era si Hitler podía comprarse. Esa fue la pregunta que hicieron Franz von Papen y el canciller Schleicher. Como no parecía probable, ambos se opusieron a su canciller tanto tiempo como les fue posible. Von Papen admitió al final que quería poder para sí mismo y no quería una mayoría comunista en el Reichstag. Al aceptar la designación de canciller de Hitler en 1933, von Papen pensó que podía satisfacer las necesidades personales de poder de Hitler y mantener el NSDAP bajo control, mientras que al mismo tiempo utilizar el partido de Hitler como un medio para evitar que los comunistas jamás lograr una mayoría. Sólo Hitler tenía la fuerza popular para lograr ese plan. Y sólo von Papen podía asegurar a Hitler el nombramiento, la financiación y el apoyo de los industriales que necesitaba para convertirse en canciller con un gobierno estable. De hecho Hitler merecía la cancillería, y tenía pleno derecho a ella, ya que tenía el apoyo de las masas y el mayor número de escaños en el Reichstag. El resto, como ellos dicen, es historia.

Fuentes:

Dennis, Lawrence. La dinámica de la guerra y la revolución. Nueva York: Revisionist Press, 1975.
Gregor, Dr. A. J. Nacional-Socialismo y raza. Londres: Steven Books, 2009.
Piscina, James E. y Suzanne piscina. Quién financió a Hitler: El secreto financiamiento de la ascensión de Hitler al poder 1919-1933. Nueva York: The Dial Press, 1978.
Pudor, el Dr. Heinrich. "Los Altos Financieros de Francia". En Warwolves de la Cruz de Hierro: Las Hyenas de Alta Finanzas, editado por Veronica Kuzniar Clark y Luis Muñoz, 51-66. Estados Unidos: Vera Icona Publishers, 2011.
Schinnerer, Erich. Ley y legislación alemanas. Editado por Richard Mönnig. Berlín: Terramare Publications, 1938.
Schwarz, Dieter. Francmasonería: Ideología, Organización y Política. 6ª ed. Berlín: Casa editorial central del NSDAP, 1944.
Schwarzwäller, Wulf. El Hitler Desconocido: Su Vida Privada y Fortuna. Traducido por Aurelius von Kappau. Editado por Alan Bisbort. Bethesda, Md .: National Press Inc y Star Agency, 1989.
Warburg, Sidney. Las fuentes financieras del nacionalsocialismo: los partidarios secretos de Hitler. Traducido por J. G. Schoup. Palmdale, Cal .: Omni Publications, 1995.