-----------------------------f- marzo 2017 ~ DOCTRINA NACIONALSOCIALISTA

Difusión y estudio del Nacionalsocialismo. Formación doctrinaria de los simpatizantes.

viernes, 31 de marzo de 2017

1º DE ABRIL - 1924 - ADOLF HITLER ES CONDENADO A PRISIÓN EN LANDSBERG.



El 1 de abril de 1924 Adolf Hitler es condenado a cinco años de prisión por un golpe de estado fallido en Munich.

En la mañana del 9 de noviembre 1923 Hitler marchó con 2.000 de sus partidarios contra el Ministerio de Guerra en Munich. El objetivo era hacerse cargo de Munich y dirigir la marcha hacia Berlín. En 1923 las tropas francesas y belgas invadieron el Ruhr para imponer plazos para las reclamaciones que habían sido determinadas en Versalles y firmadas por los “criminales de noviembre” en Berlín. La hiperinflación afectó a Alemania y la economía se derrumbó. El apoyo a los nacionalsocialistas había aumentado y en ese momento tenía más de 55.000 miembros, la mayoría de ellos en Baviera.

Odeonsplatz, Münich durante el Putsch.
Sin embargo, se terminan cumpliendo los temores de Hitler sobre los nacionalistas conservadores. Hitler fue traicionado por el Comisario General de Baviera Gustav von Kahr, que había estado profundamente involucrado en la planificación del golpe de estado y que prometió el poder de Baviera en la lucha contra los comunistas de Berlín. Otros traidores fueron el general Otto von Lossow, que se había comprometido a apoyar con la Guardia Nacional de y Hans Ritter von Seiss que también lo había hecho con la policía bávara que tenía bajo su mando.  El intento de golpe fue rechazado en la  Feldherrenhalle y dieciséis  nacionalsocialistas más cuatro agentes de la policía murieron durante el enfrentamiento. Otros revolucionarios fueron capturados o forzados a huir.

El 11 de noviembre, Hitler es detenido. El NSDAP ahora estaba prohibido (por von Kahr) y Hitler corría el riesgo de cumplir muchos años en la cárcel por traición. La situación parecía sombría.

El juicio contra Hitler se inició el 26 de febrero de 1924 y se prolongó durante 24 días. El proceso fue no sólo una gran noticia en Alemania, sino también en fuera de ella, que los corresponsales extranjeros cubrieron cuidadosamente. Hitler era considerado por muchos como un héroe, en oposición a las fuerzas que habían traicionado a Alemania en 1918. En la sala del tribunal  recibió aplausos repetidos por sus discursos. Hitler se declaró culpable de lo que había ocurrido, pero aseguró que: 
"No me siento como un traidor, sino como un alemán que hace lo mejor para su pueblo, Admito los actos, pero no puedo reconocerme culpable de alta traición. No puede haber traición e una acción que se realiza contra la traición de 1918”.  
El 1 de abril de 1924, la sentencia fue dictada. El castigo impuesto fue el más bajo que la ley permitía. Adolf Hitler, Friedrich Weber, Hermann Kriebel y Ernst Pöhner fueron declarados culpables de alta traición y condenados a cinco años de prisión cada uno. El héroe de guerra alemán General Erich Ludendorff fue absuelto, Röhm y el doctor Wilhelm Frick fueron liberados pese a haber sido hallados culpables.

Hitler también había tratado de evitar la expulsión de Alemania. Si Hitler hubiera sido expulsado, habría sido incapaz después de dirigir el movimiento nacionalsocialista y su carrera política habría sufrido un daño irreparable. Se libró de la expulsión sobre la base siguiente:
Hitler es un alemán-austríaco que se considera un alemán. De acuerdo con la opinión del tribunal no puede la ley de la protección de la república ser aplicada a un hombre que piensa y siente como alemán como Hitler, quien se ofreció durante cuatro años y medio a cumplir el servicio militar en el ejército alemán, en el que, a través de su valentía y coraje ha sobresalido, siendo herido y por lo demás habiendo dañado su salud.
Adolf Hitler y Rudolf Hess en la prisión de Landsberg junto a otros camaradas de reclusión.
Hitler pasó nueve meses en la antigua fortaleza de Landsberg am Lech. Fue encarcelado por un total de trece meses y medio y fue puesto en libertad el 20 de diciembre de 1924. Recuperaba su libertad como un político famoso y popular. Durante su detención, era saludado con el "Heil Hitler" por varios guardias de la prisión y recibía regalos de flores, pero también embutidos y vino. Hitler recibió tantas cartas que el conserje de la prisión describe los regalos como "montaña". Georg Brandell en su libro "Hitler y su trabajo", resumió lo informado por este funcionario durante la estadía de Hitler en la cárcel, de esta forma:
El cuidador también hace un intento de retratar el carácter de Hitler, ya que apareció detrás de los muros de la prisión. Él lo elogia por su sentido del orden y por su carácter abierto y honesto. En su entorno ejerció una influencia autorizada. Era de buen carácter, pero en su mente había una poderosa fuente de energía. Ganó la simpatía ilimitada a través de su cortesía hacia todos, altos y bajos, incluso los funcionarios de la prisión cuyas tareas eran difíciles de apreciar por los reclusos. No era pretencioso y disfrutaba como un niño de los regalos que recibía. El contenido de los paquetes que le enviaban era generalmente repartido entre los compañeros presos y los niños que venían con las visitas. Su voluntad inquebrantable era quitar con dureza sin precedentes cualquier signo de desaliento. En primera instancia trató de dar a sus amigos del partido directrices para su funcionamiento, pero cuando se dio cuenta de que sus declaraciones fueron mal interpretadas, se retiró de la política activa y dedicó todo su tiempo a escribir trabajando con incansable celo en su libro.
El libro, que resume las ideas del nacionalsocialismo, debía llevar el título de “Mein Kampf”. La primera parte fue publicada en 1925 y se dedicó a los mártires que murieron en la Feldherrenhalle.




"JE SUIS PARTOUT" - EL SEMANARIO FRANCÉS NACIONALSOCIALISTA.

Muy poco conocido por los nacionalsocialistas de habla hispana, es la historia del periódico francés “Je suis partout”. Quienes integraron su cuerpo de redacción, fueron evolucionando desde un nacionalismo maurrasiano, pasando por el fascismo y terminando decididamente en el nacionalsocialismo. Se comprometieron con la gran revolución racial europea que llevaba adelante el Führer. Terminada la guerra, varios de ellos pagaron con su vida el haber escrito sus ideas en un periódico. Otros con años de cárcel y trabajos forzados. Otros, con la dureza del exilio.

Publicamos el presente artículo cuya fuente lo constituye el invalorable libro de CEDADE, “Thule, la cultura de la otra Europa”. La inclusión de fotografías pertenece al trabajo de nuestra Redacción.

………………………

La historia de "Je suis partout” es más que la de un periódico, la del grupo que lo realiza, y que llega a incidir poderosamente en la vida cultural francesa. Lanzado su primer número por el editor Fayard el 29 de noviembre de 1930, irá evolucionando, sin cambios bruscos, pero constantemente, desde una postura vagamente nacionalista y reaccionaria, a una actitud claramente nacional-revolucionaria, superados los chauvinismos del principio, hasta el último número, aparecido el 16 de agosto de 1944.

Entre los periódicos nacionalistas más o menos vinculados con espíritu de Action Française, "Candide" (340.000 ejemplares de tirada en 1939) y "Gringoire" (640.000 en el mismo año), surge "Je suis partout" como una necesidad de atender principalmente a la información internacional: el 90 por ciento de sus páginas irán destinadas a noticias de todas las naciones europeas. Ello marcará notablemente la línea del periódico y a la larga incluso la mentalidad de su equipo, que conseguirá salir del patriotismo francés al sentimiento de Europa. Los nacimientos de los diversos fascismos (Rex, Falange, Guardia de Hierro, etc) tendrán mayor repercusión en la páginas de "Je suis partout" que incluso en muchos diarios de sus respectivos países.
Pierre Gaxotte.
Pierre Gaxotte es el director y el hombre más estrechamente vinculado a la historia del periódico. En los primeros años, la admiración del equipo va hacia la Italia que celebra el X aniversario de la Marcha sobre Roma; el cuerpo de redactores va formándose: Junto a Pierre Villette y Claude Jeantet, destacan Lucien Rebatet y Pierre-Antoine Cousteau; en noviembre de 1931 empieza a colaborar Robert Brasfilach, con algún comentario sobre D.H. Lawrence. Rebatet, fanático de Wagner, se dedica a música y pintura, razones por las que vino a París, pero su postura (llegará a ser especialista en racismo y antisemitismo, en exacta visión del mundo) queda ya clara desde el principio; ya en 1924 escribía a un amigo:
"Sufrimos desde la Revolución un grave desequilibrio porque hemos perdido la noción del jefe... Aspiro a la dictadura, a un régimen severo y aristocrático".
Hermanos Cossteau, Jean Yves a la izquierda, Pierre Antoine a la derecha. Este último sería condenado a muerte el 23 de noviembre de 1946 e indultado en la primavera de 1947. Dos hermanos, dos destinos.
Por su parte, Cousteau en 1932 escribe:
"Hay sin duda en el ejemplo fascista enseñanzas que los jóvenes de su generación están tentados a considerar más como una promesa que como una amenaza".
Los conceptos que en 1932 empezaban a intuirse en el seno del equipo (corporativismo, racismo, antisemitismo, antidemocracia, oposición por igual a derechas e izquierdas, necesidad, de la revolución, elogio de la cultura: cine, música, literatura, teatro, arte) se harán plenamente conscientes con el cambio de propiedad del periódico: A raíz del triunfo del Frente Popular en las elecciones francesas de 1936, Fayard detiene la publicación de un periódico demasiado comprometedor para un simple derechista. Pero los redactores, decididos a que no se cierre lo que para ellos es algo más que un medio de subsistencia, acuerdan con Gaxotte pedir a Fayard la cesión del periódico. La propiedad real de "Je suis partout" queda así -como caso único en el periodismo de la época- en manos de un "soviet", una cooperativa de los mismos que lo escriben, aunque para la subsiguiente financiación del mismo deben emitir acciones. La conciencia de la propia ideología se hará, a raíz de este hecho, más evidente y "Je suis partout" será algo tan lejano al nacionalismo francés tradicional como a cualquier otra tendencia reaccionaria.

El interés por todos los movimientos europeos hace que "Je suis partout" devenga, a ojos de sus adversarios, "algo así como el órgano oficial del fascismo internacional". La amistad une, además del trabajo, a los escasos veinte miembros de la redacción: Rebatet trababa amistad con Ralph Soupault, Brasillach y Bardeche con Cousteau... las decisiones importantes se adoptan en común, y al final Gaxotte decide, hasta que en 1937 Brasillach es nombrado redactor-jefe (en expresión de Rebatet "Brasillach se encargará del periódico como jefe de nuestro amistoso soviet"). Con Brasllach, "Je suis partout", ya a la punta de la lucha política, se convierte en vanguardia literaria (colaboran Virginia Woolf, Hans Carossa, se habla de Rilke y Yeats, etc.). 
Un muy joven Robert Brasillach poco antes de ser nombrado redactor - jefe.
Gaxotte subraya:
" ...lo hemos compuesto como lo hacemos todo en “Je suis partout”, en equipo, amistosamente, cada uno en su trabajo, en la comunidad de doctrina, de voluntad y de lucha".
Los viajes por toda Europa, siempre en busca de reportajes, unen más al equipo: Cousteau se ha entusiasmado con los fascistas holandeses. Brasillach es recibido por Degrelle y Rex encontrará amplio y constante eco en el periódico. En 1938 sale un número especial en homenaje a Franco, Falange y España. J. Lassaigne ha estado en Rumania, y la Guardia de Hierro es otro de los movimientos a menudo recordados. En 1937, Brasillach viaja dos veces por Italia. Los viajes a Alemania son harto frecuentes, y las reseñas sobre la evolución del país vecino se suceden; Cousteau viaja en 1936 por el Sarre y Alemania, Jeantet es enviado a los Juego Olímpicos de Berlín en 1936, una delegación asiste a los Congresos de Nuremberg de 1937, de la que Brasillach y Cousteau vuelven asombrados. Luego, en 1943, Cousteau evocará todos aquellos viajes de los "buenos viejos tiempos", en los que con sus amigos "recorrían Europa en busca de las verdades fascistas".

"Je suis partout" se distancia de la escuela de Maurras por su espíritu revolucionario, ajeno al grupo de Action Française.
"Si hubo un tiempo en que la corriente estaba a favor de las democracias -escribe Gaxotte en 1937-, ahora está con el fascismo. La democracia parlamentaria y socializante es algo vetusto que ya no subsiste más que en los países muy atrasados o muy primitivos".
En 1938, P.A. Cousteau dedica una serie de artículos a diez políticos bajo el título "Los solemnes cretinos de la democracia", como figuras simbólicas de la ruina de un sistema; se trata del conde Sforza, Kerenski, Alcalá Zamora, el conde Karolyi, Lloyd George, Titulesco, Gil Robles, Winston Churchill, Benés y Milioukov. "Je suis partout" propone constantemente una Revolución Nacional, en palabras de Gaxotte:
“La decadencia del país, gracias a la democracia, es demasiado visible; es, por tanto, el edificio entero del país el que hay que cambiar en una auténtica revolución”.
"Dios bendice las familias numerosas". "No esperes más si quieres ser parte de la familia". Publicado el 20 de diciembre de 1941.
Brasillach enumera las siete internacionales que hay que combatir: la internacional comunista, la socialista, la judía, la católica, la masónica, la protestante y la de los trusts. "Je suis partout" adquiere plena conciencia del problema judío: incorpora textos de Céline a sus páginas, publica (en 1938 y en 1939) dos números especiales, "rigurosamente objetivos", titulados "Los judíos" y "Los judíos y Francia", presentados por Brasillach y escritos por Rebatet.

Rebatet finalmente escribe:
"Debemos proclamar contra los judíos las leyes de defensa de la sangre. Nuestra definición del judío debe ser racial".
"Queremos finalmente proteger la raza en Francia?" pregunta "Je suis partout" en su edición del día viernes 13 de abril de 1943.
Brasillach llega a la poética conclusión del fascismo como única solución definitiva (1942) así:
"Es porque el fascismo ha tomado la forma de práctica y poesía a la vez, la forma de política que arrastra las imágenes más exaltadas de nuestro tiempo, por lo que la juventud puede entregarse al fascismo. Es porque el fascismo es la doctrina de la amistad nacional, y es la doctrina de una rivalidad pacífica en la vitalidad con las otras naciones, es porque el fascismo es la juventud, por lo que Francia no puede ser una nación vieja, y debe llegar a ser una nación fascista para permanecer joven. Y es a condición de ser fascista que Francia durará y que Francia vivirá".
La guerra para temporalmente la publicación de "Je suis partout". Sus miembros son alistados. Pero en febrero de 1941 reaparece ya el periódico, para convertirse en el principal órgano político-literario de la ocupación (mientras Drieu La Rochelle hace la "Nouvelle revue française", la mejor revista literaria de la ocupación). El éxito de "Je suis partout" es absoluto, llegando a tirar 300.000 ejemplares: es una publicación bien hecha, literariamente muy aceptable, y en la que los talentos abundan. literatura, cine, teatro, artes, se alternan con la visión política en una concepción global del mundo.
Artículo publicado por Robert Brasillach desde el campo de concentración. "Francia en el cruce del destino". 
El 21 de marzo de 1941, "Je suis partout" publica un artículo de Brasillach desde un campo de prisioneros en Alemania, antes de ser puesto en libertad. Los redactores del periódico conocen una gran popularidad en París: Brasillach es un escritor joven reputado y aplaudido; P.A. Cousteau es nombrado redactor-jefe de "France Soir"; Laubreaux, Lesca, Blond, Bardeche, Brasillach, Cousteau o Rebatet ven publicadas las mejores críticas a sus libros en toda la prensa francesa; "Les décombre”, de Rebatet, conoce un éxito apoteósico, vendiendo más de 100.000 ejemplares. La crítica de teatro, de cine, literaria, es detentada, en toda la prensa por los miembros de la redacción de "Je suis partout".

Paralelamente, se produce una clara evolución: Si el fascismo es la verdad histórica del momento, "Je suis partout” se ve como la más pura personificación del ejemplo de la Alemania nacionalsocialista. La evolución a las doctrinas estrictas del NSDAP, distanciándose más y más –en palabras de Brasillach- de la “inmensa farsa de la revolución nacional" de Vichy, es evidente, Alemania adquiere la misión de regeneración europea, y una colaboración intelectual se inicia: delegaciones francesas asisten a los congresos de escritores europeos de Weimar, en los años 1941 y 1942; en ellas participan Brasillach Bonnard, Drieu La Rochelle, Blond, etc. La amistad les une con el director del Instituto Alemán en París. Y "Je suis partout" se vuelca en la promoción de la "Legion Volontaires Français", que peleará en Rusia bajo uniforme alemán.
Reunión de "Je suis partout" en el  Magic City, en apoyo de Alemania Nacionalsocialista, con la participación de Alain Laubreaux, Pierre-Antoine Cousteau, Charles Lesca, Georges Blond, Robert Brasillach, Maurice Bardèche.
El descubrimiento de la masacre de Katyn produjo un fuerte impacto en la Francia de Vichy. Brasillach partió hacia Polonia a cubrir el hecho de forma personal.
Lucien Rebatet llegará a afirmar:
"No tengo más que un pensamiento: quiero ir al frente de Rusia... Nuestra guerra, la de los nacionalistas, entendemos ahora más que nunca que son los ejércitos alemanes los que la están haciendo. Y yo quiero participar..."
En agosto de 1943 , Brasillach deja la redacción de "Je suis partout", siendo sustituido por Cousteau. En enero de 1944, los redactores del periódico, ante la evolución de los acontecimientos bélicos, organizan un gran mitin en la sala Wagrarn.
"Los hombres de Douaumont, los del Alcázar de Toledo o los de Stalingrado, no buscaban saber quién vencería y quién sería vencido. Luchaban. Si se hubieran deshinchado, hubieran sido desertores".
Cousteau, Soupault, Lébre, Jeantet, Laubreaux toman sucesivamente la palabra, para acabar Rebatet así:
"¡Muerte a los judíos! ¡Viva la revolución nacional-socialista! –Viva Francia!"
En el número del 28 de julio, Rebatet insiste en su:"fidelidad al nacionalsocialismo" y su admiración por Hitler, pero "Je suis partout" tiene ya lo días contados; el mes siguiente dejará definitivamente de publicarse.
Proceso a los "colaboracionistas" de "Je suis partout" ante la Corte de Justicia de París.
El capítulo siguiente es el de la aplicación de las medidas "democráticas" a los miembros de la redacción de "Je suis partout": Brasillach será encarcelado y fusilado, tras encontrarse en la cárcel, entre tantos, a Benoist, Mechin o Béraud. Georges Suarez, periodista, es fusilado el 9 de noviembre. Lesca y Laubreaux pueden escapar a España, Rebatet es detenido en Austria y condenado a trabajos forzados a perpetuidad. El proceso a "Je suis partout" es uno de los más importante de la "liberación", y sus bienes confiscados. La historia de un periodismo revolucionario, político y a la vez fuertemente cultural, es así tronchada de cuajo. A un futuro más objetivo corresponde el hacer justicia a esta incomparable iniciativa literaria y creadora.


VENEZUELA - UNA NUEVA DICTADURA MARXISTA SURGE SIN NINGUNA RESERVA EN AMÉRICA DEL SUR.

LA NOTICIA:
Nicolás Maduro,  ha ejecutado un golpe de estado al mejor estilo chekista, a través del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que actuando como su lacayo, ha arrebatado al Poder Legislativo sus poderes.

El TSJ ha asumido las competencias de la Asamblea Nacional por considerar que sigue en “desacato” y lo ha hecho a través de un fallo en el que autoriza a Maduro a constituir empresas mixtas sin control parlamentario.

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Julio Borges, ha acusado al presidente del país, Nicolás Maduro, de dar un “golpe de Estado” y ha urgido a la ciudadanía y a las Fuerzas Armadas a responder.

Borges ha calificado esta sentencia de “basura” y ha anunciado que el Parlamento la desoirá porque “los diputados están obligados a desconocer cualquier sentencia que viole la Constitución y las leyes”. “Es nula”, ha sostenido.

Sin lugar a dudas Maduro está concentrando todo el poder en sus manos, y lo hace justamente cuando se está  concesiones internacionales para la explotación petrolera. Ahora Maduro puede negociar directamente con los interesados y entregar la riqueza del país, quedándose él y sus cómplices con las jugosas tajadas que como buenos traidores recibirán.

La sociedad venezolana se encuentra totalmente fragmentada y sometida a la más abyecta pobreza y conculcación de derechos ciudadanos y libertades civiles.

POSICIÓN DE NUESTRO BLOG.

Hemos visto con preocupación como muchas páginas de la llamada “tercera posición” o “nacionalistas revolucionarias”, así como algunas personas que se definen como nacionalsocialistas, apoyan al judío sefaradita de Maduro. Y uno de los argumentos que usan para apoyarlo es que está en contra del etno estado Israel.

El razonamiento es tan estúpido, que no habría siquiera que rebatirlo, pero como los estúpidos sobran, inclusive en nuestras grupos de discusión, vamos a hacerlo. ¿Alcanza con proclamarse “antisionista” para que una persona, un partido, una ideología o un gobierno, se conviertan en aceptables y defendibles por quienes levantamos la bandera de la svástica? Es lo mismos¡ que afirmar que alcanza con que los mismos actores se proclamen anticomunistas, para que también debamos de alguna forma mirarlos con buenos ojos. Contestar que Stalin fue anti sionista, alcanza para dar respuesta definitiva a estos imberbes, que a mi entender, son más bien infiltrados cripto bolcheviques en filas nacionalistas, que idiotas consuetudinarios. No creo en la estupidez reiterada. Creo en la mala intención.

Maduro y toda su camarilla, apoyados por 10.000 efectívos, como mínimo de tropas y agentes de inteligencia cubanos, han impuesto una dictadura salvaje sobre el pueblo venezolano. Este país salió de las manos de toda una serie de políticos burgueses ladrones para caer en las garras de otros igualmente corruptos pero mucho más feroces y tiránicos.

El problema de Venezuela es que desde la presidencia de Marcos Jimenez no tiene un gobierno auténticamente nacionalista.

Para quienes lo desconocen, tenemos miles de camaradas nacionalistas, sobre todo jóvenes estudiantes, luchando en las calles de Venezuela contra la peste roja. Nuestra solidaridad está con ellos.

Desde estas páginas expresamos nuestro repudio al auto golpe del judío sefaradita Nicolás Maduro y nuestro deseo de que muy pronto el pueblo venezolano pueda tanto a él como a Diosdado Cabello y todos los delincuentes que lo siguen, colgarlos del cuello en la principal avenida de Caracas.

ATENCIÓN: Ponemos las páginas de nuestro Blog a disposición de los grupos nacionalistas que actúan en Venezuela contra la ocupación cubana y el gobierno del procónsul de Raúl Castro, Nicolás Maduro.


¡VIVA VENEZUELA!

jueves, 30 de marzo de 2017

31 DE MARZO – 108 AÑOS DEL NACIMIENTO DE ROBERT BRASILLACH.


"Brasillach es menos una biografía que un destino", ha escrito su biógrafo Bernard George. Efectivamente, la vida de Robert Brasillach, catalán nacido en Perpignan el 31 de marzo de 1909 y fusilado a los 36 años de edad, reviste tonos poéticos que hacen su profundo drama vital un mito y un ejemplo a seguir. "No hay que tener miedo a hacer algo grande", escribiría él en cierta ocasión; y, desde luego, no lo tuvo, ni siquiera cuando, al oir la sentencia de muerte, una voz del público chillaría "¡Es una vergüenza!", y él respondiera "¡Es un honor!".

Sus primeras colaboraciones literarias se remontan a la edad de 15 años, en su tierra natal, pero pronto ingresaría en Filosofía y se trasladaría a París (1925). Escribe en diversas publicaciones, hasta que se le nombra encargado de la sección literaria del periódico "Action Française' . Es el año 1930, y ya entonces ha acabado varias novelas y trabaja en "Le voleur d' étincelles". Colaborará también en "Candide" y finalmente en "Je suis partout", del que llegará a ser redactor - jefe en 1937.

Escribe mucho, y sus obras se suceden una tras otra: La monumental "Historia del Cine", realizada con Bardéche, obras de teatro como "Domrémy" (1933) y novelas, entre las que destacan "Comme le temps passe", "Le marchand d' oiseaux", "Les sept couleurs", o ensayos como "Une génération dans I'orage" o "Journal d' un homme occupé". Brasillach es, en los años de preguerra, un joven poeta, brillante, dotado de evidente facilidad para la escritura y que ya destaca en el París del momento.
"No son artistas lo que falta. ¡Nunca faltan artistas! Pero lo que sí hace falta es gente que tenga necesidad de artistas".
Con Cousteau, Rebatet, Bardéche... es el más destacado representante de una generación inquieta, rabiosamente joven y decidida, y sin temor alguno al compromiso político.

Más poeta que filósofo, se diferencia de Rebatet por no pretender tanto una concepción global del mundo como una visión poética del mismo. Aunque su propia evolución y el desarrollo de los acontecimientos le irán llevando a posturas tan o más comprometidas que las de los otros...

Viajero infatigable, recorre varias veces España en coche. "Los caminos secos y rojos de nuestra España" (como escribirá en su "Testamento de un condenado"), en compañía de sus amigos, haciéndola marco de muchas de sus obras.
"Los hombres de nuestro tiempo habrán hallado en España el lugar de todas sus audacias, de todas las grandezas y de todas las esperanzas".
Concluye el volumen sobre la "Historia de la guerra de España' , que él vivió personalmente en las mismas trincheras madrileñas. De sus viajes por Alemania, recoge sus impresiones ("No recuerdo haber visto jamás espectáculo más prodigioso", diría de los Congresos de Nuremberg) de la revolución nacionalsocialista en diversos reportajes y libros, como "Cent heures chez Hitler" (1937). En Bélgica, simpatiza con el rexismo, escribiendo su libro sobre Leon Degrelle. Es así como puede escribir:
"Sabíamos muy bien que nadie ha construido sin lucha, sin sacrificio, sin sangre. No tenemos interés alguno en el universo capitalista... Es así como nace el espíritu fascista".
Pero es sobre todo en torno a "Je suis partout" que toda una generación toma conciencia de su propia postura filosófica y política, en un entronque con los fascismos de todo el mundo, pero en una reafirmación, a la vez de su nacionalidad francesa. Brasillach lo recuerda así:
"El fascismo no era para nosotros, sin embargo una doctrina política, ni desde luego una doctrina económica. No era a la imitación del extranjero, y nuestras comparaciones con los fascismos extranjeros no hacían más que convencernos mejor de las originalidades nacionales como la nuestra. Pero el fascismo es un espíritu. Es ante todo un espíritu anticonformista, anti burgués, y la falta de respeto tenía su parte. Es un espíritu opuesto a los prejuicios, tanto a los de clase como a cualquiera otros. Es el espíritu mismo de la amistad, que hubiéramos querido que se elevara a la amistad nacional".
Eminente crítico literario y hombre de profunda cultura, la poesía flota en todas sus obras ("... esta política nueva, tenemos ganas de decir mejor esta poesía nueva. . .") llegará a penetrar su propia vida, en rasgos casi novelescos. En "Je suis partout", ve a los fascistas así:
"Están aquí, en todo caso, Y por la fuerza de los hechos son jóvenes. Algunos de ellos han sufrido la guerra de niños, otros las revoluciones de su país, todos la crisis. Saben lo que es su nación y su pasado, creen en su futuro. Ven brillar ante ellos sin cesar la llamada imperial. Desean una nación pura, una historia pura, una raza pura. Les gusta vivir juntos en esas inmensas reuniones de hombres en las que los movimientos rítmicos de los ejércitos y las masas parecen las pulsaciones de un enorme corazón. No creen en la dictadura del beneficio, no tienen dinero ni lo quieren, ignoran a la banca y al interés. No creen en las promesas del liberalismo, ni en la igualdad de los hombres, ni en la voluntad del pueblo".
Alistado en 1940 en el ejército francés, es mantenido en un campo de concentración alemán tras la derrota, al llegar el armisticio, hasta marzo de 1941. Allí comprende que Francia y Alemania luchan por lo mismo. En junio del mismo año, en "Journal d' un homme occupé", escribe:
"No, esta guerra tiene que tener un sentido. Lo tiene para Alemania. Lo va a tener para Europa. Lo tendrá también, debe tenerlo, para nosotros, a condición de que la lucha contra el comunismo marxista se convierta en la lucha por un nacionalsocialismo francés".
Tras dos meses de dirigir la comisaría general de Cine en el Gobierno provisional francés, vuelve a "Je suis partout". En el París ocupado, su actividad es creciente, hasta abandonar definitivamente el periódico en 1943. Como bien escribirá:
"La cultura de un pueblo no es conocer más o menos cosas: dejemos estas falsas ambiciones para la Rusia soviética o para América. Es establecer una amplia corriente de símbolos inmediatamente comprensible, es comprenderse a sí mismo".
En 1944, al entrar las tropas aliadas, encierran a la madre de Brasillach y otros familiares, para obligarlo a entregarse. El 19 de enero de 1945, se inicia un extraño proceso en el que se acusa a Robert Brasillach de no se sabe qué: entendimiento con el enemigo, escritos a favor de Alemania... frases vagas que se apoyan en nada concreto. Las actas del juicio (publicadas después) resultan un continuo chiste para cualquier entendido mínimamente objetivo. Al fin, no se le puede acusar más que de sus propias ideas, que desde luego mantiene, y la democracia le condena, por ellas y sólo por ellas, a la muerte. Podrían recordarse en este momento aquellas palabras suyas:
"Siento que mi existencia, puesto que la arriesgo, puede tener un cierto interés, un cierto valor. En fin, podré ser salvado".
Robert Brasillach defendiéndose durante su juicio.
El propio De Gaulle desestima una solicitud de clemencia firmada por la casi totalidad de los intelectuales franceses de uno y de otro bando (a destacar Valéry, Mauriac, Claudel, Maulnier, Cocteau, Camus, Honnegger, Vlaminck, Aymé, Colette. Marcel. Derain, etc.) En la cárcel, mientras espera la muerte escribe sus últimas obras: "La Carta a un soldado de la quinta del 60", sus "Cartas en prisión", y los inmortales "Poemas de Fresnes", auténtico testamento del poeta inolvidable.
"Porque antes incluso de juzgar al criminal y al inocente, es a los jueces, primero, a quienes será preciso convocar. Ellos que saldrán de sus tumbas, desde el fondo de los siglos, todos juntos bajo sus galones de militares o sus togas de color sangre, los coroneles de nuestras linternas, los fiscales cuya espalda tiembla, los obispos que, mirando al cielo, han juzgado lo que han querido, estarán, a su vez, también un día, en el estrado del juicio".
“La extravagancia de los adversarios del fascismo se encuentra ante todo en ese total desconocimiento de la alegría fascista. Alegría que se puede criticar, que incluso puede declararse abominable o infernal, pero que es, al fin y al cabo, alegría. El joven fascista, basado en su raza y en su nación, orgulloso de su cuerpo vigoroso, de su espíritu lúcido, despreciando los bienes de este mundo, el joven fascista en su campo, en medio de sus camaradas de la paz que podrán ser los camaradas de la guerra, el joven fascista que canta, que marcha, que trabaja, que sueña, es ante todo y sobre todo un ser alegre.Antes de juzgarla, hay que saber que existe, esta alegría, y que el sarcasmo no la acallará. No sé si, como ha dicho Mussolini, "el siglo XX será el siglo del fascismo", pero sí sé que nada impedirá a la alegría fascista de haber sido y de haber despertado a los espíritus por el sentimiento y la razón”.
Robert Brasillach.


Fuente: THULE, LA CULTURA DE LA OTRA EUROPA - CEDADE.
LA CUESTIÓN JUDÍA por Robert Brasillach - Descarga AQUÍ



LAS PALABRAS DE ADOLF HITLER (III): COMUNIDAD


Los números  se refieren a Mein Kampf en el siguiente orden:  Volumen – Capítulo – Páginas, en la edición de Editorial Kamerad que puedes descargar en nuestra Biblioteca.
COMUNIDAD

El instinto de conservación de la especie es siempre la causa de la formación de las sociedades humanas.
I: 4/88

Pude entonces comprender bien la siguiente verdad, en la que nunca antes había pensado: el problema de la nacionalización de un pueblo consiste, en primer término, en crear sanas condiciones sociales como base de la educación individual; porque sólo aquel que haya aprendido en el hogar y en la escuela a apreciar la grandeza cultural y, ante todo, la grandeza política de su propia patria, podrá sentir y sentirá el íntimo orgullo de ser súbdito de esa nación. Sólo se puede luchar por aquello que se ama. Y se ama sólo lo que se respeta, pudiéndose respetar únicamente aquello que se conoce.        
I: 2 / 22

En Viena, durante mi lucha por la existencia, me di cuenta de que la obra de acción social jamás puede consistir en un ridículo e inútil lirismo de beneficencia, sino en la eliminación de aquellas deficiencias que son fundamentales en la estructura económico-cultural de nuestra vida y que constituyen el origen de la degeneración del individuo, o por lo menos de su mala inclinación.
I: 2 / 16

Una acción social no puede exigir el tributo de la gratitud, porque ella no prodiga mercedes, sino que está destinada a restablecer derechos.
I: 2 / 17

Sólo las ventajas de la conservación de una clase campesina como fundamento de toda la nación son enormes. Muchos de nuestros males actuales no son más que la consecuencia del desequilibrio entre las gentes del campo y las de la ciudad. Una base firme constituida por pequeños y medianos propietarios rurales fue, en todas las épocas, la mejor defensa contra las enfermedades sociales del género de las que nos afligen hoy día.
I: 4/77 - 78

En cuanto al concepto de trabajo, el Estado racista tendrá que formar un criterio absolutamente diferente del que hoy existe. Valiéndose, si es necesario, de un proceso educativo que dure siglos, dará al traste con la injusticia que significa menospreciar el trabajo del obrero. Como cuestión de principio, tendrá que juzgar al individuo no conforme al género de su ocupación, sino de acuerdo con la forma y la bondad del trabajo realizado.      
II: 2/38

La medida del valor de un hombre depende de la manera con la que él cumple la misión que le confió la colectividad. El trabajo no es la finalidad de la existencia humana, sino sólo un medio para garantizarla. El hombre debe continuar educándose, ennobleciéndose, pero eso sólo será posible dentro del cuadro de una cultura general, cuyo fundamento debe ser siempre el Estado. Para laconservación de ese Estado debe el hombre aportar su contribución.
La forma de esa contribución está determinada por la naturaleza, cabiendo al individuo, por su diligencia y honestidad, restituir a la colectividad lo que ésta le dio. La recompensa material debe depender de la utilidad colectiva del trabajo. Las fuerzas de que la naturaleza dotó a los individuos, y que la colectividad perfeccionó, deben ser consagradas al interés general. No debe ser considerado una vergüenza ser un modesto trabajador. Vergüenza es ser un empleado incapaz que roba el pan al pueblo. Es perfectamente comprensible, sin embargo, que no se puede exigir de un individuo una determinada tarea, sin que él, desde el principio, haya sido educado para ejecutarla.
II: 2/35

La convicción de cada nacionalsocialista se probaba, en primer lugar, por su buena voluntad, por su actividad y capacidad para el cumplimiento del trabajo que le fue encomendado.
II: 11/125

ENFERMEDADES CONGÉNITAS DEL PUEBLO JUDÍO.


¿Elegidos por YHVE, extraterrestres o simplemente degenerados?
“Los judíos son un pueblo hereditariamente degenerado” según Richard Kraft-Ebing[1], que junto a muchos otros llegó a la conclusión de que el pueblo judío es endogámico y debido a esto - delirante, loco y perverso. Sufren neurastenia, que afecta a los  judios con una gravedad excepcional'. 

El criminólogo judío Cesare Lambroso afirmó que 1 de cada 391 judios era un loco, que en aquellos días era cuatro veces mayor que en cualquier otra religión. Estas observaciones de Lambroso fueron escritas hace más de cien años vinculando los judíos, la endogamia, la enfermedad y la degeneración.
“Esta endogamia es un fenómeno similar al observado en ciertas familias aristocráticas y muy ricos, cuyos miembros, ya sea por motivos de honor o dinero constantemente se casan entre sí, y por lo tanto tienen muchos parientes locos”. (Krafft-Ebing).
Los judíos sufren la diabetes tipo 1 y 2 en una proporción mayor que el hombre blanco no judío, por lo que hace años a la diabetes se la llamaba “la enfermedad judía”.  Se trata de una enfermedad que asocia los niveles de estrés con la producción de glucosa, provocando que que cuando el estrés se vuelve crónico, la glucosa en exceso produzca altos niveles de azúcar en la sangre, causando la diabetes. Esto es algo que se ve en masa entre el pueblo judíos pero no en los arios, por lo que se ha llegado a afirmar por varios investigadores que la diabetes, el judaísmo y la endogamia van asociados.

La lista que antecede este párrafo muestra otras enfermedades nerviosas que son más prevalentes en el judío. Krafft-Ebing destacó que los judíos no sólo sufrían demencia vinculadas a  sus delirios religiosos y a la genética endogámica, sino que además son sexualmente perversos en un porcentaje muy desproporcionada respecto a los europeos con los que conviven.

Otras razones por las cuales los judíos están en mayor riesgo de enfermedades del sistema nervioso son que su religión requiere más tiempo de ocio y comen alimentos muy ricos en grasas. Así, en otras palabras, que no son saludables y son perezosos. Tenemos una cantidad abrumadora de evidencia que muestra que la diabetes y la mala salud en general están vinculadas a no hacer ejercicio y comer alimentos que son grasos, sin ningún valor nutricional. Los factores ambientales actuales, tales como comer en exceso y la falta de ejercicio, son razones válidas de baja el bienestar físico y mental. Sin embargo, esta correlación coincide con el entorno de hoy, no de 1880-1940.

No sólo es la mente o el metabolismo del hombre judío el que padece degeneraciones., se discute a menudo que su cuerpo es deforme y sus pies planos., hasta el punto de que porcentualmente, así como ellos pretenden manejar las estadísticas a favor de su alto IQ, en materia de deportes y actividad física, son realmente desastrosos.


Rabino practicando la "fellatio" a un miembro recién ingresado en la comunidad.                     Parece hasta ingenuo preguntarse si este pueblo es o no degenerado.
La enfermedad de Tay Sachs es un padecimiento que los judíos sufren a menudo, que se define como “un trastorno metabólico hereditario en el que ciertos lípidos se acumulan en el cerebro, causando la espasticidad y la muerte en la infancia”.

Ahora se nos dice hoy que estos puntos de vista son obsoletos e inexactos, pero no fue sólo Kraepelin y Ebing que apoyan estos puntos de vista; muchos estudiosos de la filosofía, la medicina, la psiquiatría, así como figuras religiosas dieron sus opiniones, así como los propios hombres judíos que verifican los números de los enfermos y dementes. Hoy en día todavía tenemos un mayor número de enfermedades dentro del pueblo judío  que entre los hombres europeos. Desgraciadamente la actividad de ”judeo-formación” del ambiente que están realizando los judíos, está logrando que el hombre europeo esté igualando rápidamente el ritmo y nivel de estas enfermedades, fundamentalmente en cuanto a temas mentales y metabólicos.
Si queremos informes modernos, los mismos no difieren mucho de los realizados hace un siglo. Itsik Pe’er, experto en bioinformática de la Universidad de Columbia (EE UU), que ha presidido un equipo de 128 genetistas judíos como él, que han estudiado  a 128 judíos asquenazíes, afirma que “en cada genoma encontramos al menos 80 variantes diferentes que son alarmantes”.

Los asquenazíes,  son un colectivo de unos 10 millones de personas cuyas raíces se remontan a apenas unos tres centenares de individuos que vivieron alrededor del año 1300 en lo que hoy es Alemania, Polonia y Rusia. Sus costumbres endogámicas, con matrimonios habituales entre primos y el rechazo a mezclar su sangre con la de personas de otras religiones, han generado una alta frecuencia de enfermedades vinculadas a mutaciones genéticas aparecidas en un momento dado y diseminadas por la población a causa del sexo entre familiares. Son un laboratorio perfecto para rastrear genes asociados a enfermedades como el párkinson, la diabetes, la esquizofrenia y los cánceres de mama y ovario. Después hay algún antisemita que dice que los judíos no sirven para nada. (J)


Albert Einstein, judío azquenazi. A pesar de su alto coeficiente intelectual, no se le ocurrió mejor idea que casarse con su prima.
Algunos eruditos judíos han defendido la endogamia y dicho que ha ayudado al extraordinario IQ atribuido a judíos y que debemos observar y aprender de tales entendimientos culturales. Pe’er, que es él mismo un judío asquenazí, no puede responder de momento si hay algún elemento genético que explique la destacada inteligencia de algunos miembros de su colectivo. Desde 1950, los judíos asquenazíes han ganado el 29% de los premios Nobel, pese a ser sólo el 0,25% de la población mundial, según los datos del periodista Hank Pellissier, autor del libro “¿Por qué es tan alto el cociente intelectual de los judíos asquenazíes?”. El físico Albert Einstein, el escritor Franz Kafka y el compositor Gustav Mahler, por ejemplo, eran asquenazíes. Obvio que no tiene nada que ver que ellos manejen los medios de comunicación, dirijan la opinión pública, gobiernen los principales centros de educación y en definitiva, que usen su poder tribal concentrado para patrocinar individual o colectivamente a los miembros de esa tribu.

Enfermedades más comunes en el pueblo judío, principalmente en la comunidad azquenazi.

Enfermedad de Tay-Sachs.

Es una severo desorden neurológico causado por la insuficiencia de una enzima. Causa un deterioro físico y mental, y la muerte ocurre generalmente a la edad de 5 años.

Enfermedad de Canavan.

Esta es otra enfermedad neurológica severa en la que el cerebro y el sistema nervioso se va degenerando. No existe tratamiento y la muerte ocurre en la infancia.

Anemia de Fanconi.

Este tipo de anemia provoca problemas de aprendizaje y retardo mental, bajo peso, Anormalidades en el corazón, riñones y miembros también pueden presentarse. Los afectados tienen un tendencia elevada de cáncer, especialmente Leucemia.

Disautonomía Familiar.

Este severo desorden neurológico causa problemas de deglución, transpiración excesiva. Los niños tienen problemas gastrointestinales y pulmonares con complicaciones como neumonía.

Enfermedad de Niemann-Pick.

Es un desorden neurodegenerativo grave que provoca pérdida de funciones cerebrales y agrandamiento del hígado y el bazo. Aparece a los 6 meses y la muerte ocurre en la niñez.

Síndrome de Bloom.
Provoca crecimiento pobre, infecciones frecuentes y problemas de aprendizaje. Hay predisposición en la juventud a desarrollar cáncer de mama, ovario y leucemia.

Mucolipidosis IV.

Causa una degeneración cerebral progresiva desde la infancia.

Glucogenosis 1A.

Produce un aumento del riesgo de padecer cáncer de hígado.

Fibrosis Quística.

Afecta a los pulmones y al aparato digestivo, suele ser mortal antes de los 25 años).

Enfermedad de Gaucher.

Esta enfermedad puede presentarse desde una forma leve hasta una muy severa. Niños y adultos pueden padecer anemia, agrandamiento del hígado y bazo, hemorragias nasales, y sus huesos se quiebran con facilidad. Se presenta en la adultez y produce también fuertes dolores en huesos y articulaciones.

Ziklonbetosis Auschwitznienzis.

Produce sofocación, ahogo, delirios y el paciente cree ser superviviente de un campo de concentración alemán. Generalmente pronuncian frases como "Era real en mi imaginación". (J)

.........................

En “La degeneración de las masas” Emil Kraeplin[2] sugirió que la degeneración hereditaria entre los judíos  fue muy probablemente causada por su preferencia por los matrimonios consanguíneos.
“Un silogismo está operando aquí: El loco es un  degenerado; los judíos están locos, por lo tanto, los judíos son degenerados “.



[1] Richard von Krafft-Ebing (14 de agosto de 1840 – 22 de diciembre de 1902) fue un psiquiatra alemán, autor de numerosas obras, entre las que se destaca Psychopathia Sexualis (1886), el primer libro dedicado enteramente a las perversiones sexuales.
[2] Emil Kraepelin (Neustrelitz, 15 de febrero de 1856 – Múnich, 7 de octubre de 1926) fue un psiquiatra alemán. Ha sido considerado como el fundador de la psiquiatría científica moderna, la psicofarmacología y la genética psiquiátrica.1
Kraepelin dijo que las enfermedades psiquiátricas son causadas principalmente por desórdenes biológicos y genéticos. Sus teorías dominaron el campo de la psiquiatría a principios del siglo XX.