-----------------------------f- DOCTRINA NACIONALSOCIALISTA

Difusión y estudio del Nacionalsocialismo. Formación doctrinaria de los simpatizantes.

miércoles, 20 de noviembre de 2019

COMUNICADO DE DOCTRINA NACIONALSOCIALISTA.



Es de notoriedad en nuestra comunidad la noticia de que un juez argentino, tras denuncia de la INADI contra nuestro blog, habría pedido la extradición de uno de nuestros editores.

Ante los numerosos mensajes de apoyo  y solidaridad que hemos recibido, corresponde expresar algunos conceptos al respecto.

1. Este blog es editado en países donde no existe legislación punitiva en el marco de los llamados “delitos de odio”, “apología del genocidio” o “negación del holocausto”.

2. La justicia argentina tiene jurisdicción para perseguir los delitos cometidos en su territorio nacional, con excepciones legales entre las cuales no se encuentran los hechos realizados por el o los editores de éste blog.

3. Cualquier país tiene la posibilidad de bloquear una página de internet en su territorio nacional si ello conviene a sus intereses políticos o a su legislación nacional.

4. Opondremos todas las medidas legales, tanto correspondientes a jurisdicciones nacionales como internacionales para proteger los derechos, la libertad y la vida de nuestros editores. Igualmente sabemos que nuestro destino puede ser la cárcel o aún peor la muerte. No en vano, en la Farsa de Nüremberg se martirizó a un periodista por el sólo hecho de escribir artículos de prensa.

5. Ratificamos nuestra convicción de que no es silenciando el disenso que se logra una mejor convivencia entre pueblos, personas e ideas. Justamente ha sido la proscripción del Nacionalsocialismo, como única ideología política censurada a nivel mundial, lo que ha llevado a que personas enajenadas o desesperadas tomen el camino de la violencia y causen lamentables pérdidas de vidas inocentes.

6. Condenamos todo tipo de violencia física o moral contra las personas, que no esté enmarcarda en el legítimo derecho a la resistencia a la tiranía y la opresión. Condenamos expresamente por tanto los actos de “lobos solitarios”, o “iluminados” que creen que matando personas inocentes, atacando centros de culto, lugares de estudio, paseos públicos, etc., están luchando por nuestra raza y nuestros pueblos o consiguen  algún resultado positivo para nuestros intereses.

Adolf Hitler lo dijo en 1923 luego de salir de Landsberg y nosotros lo repetimos hoy: “El camino al poder nos lo señala la ley”. Incluso aquellas leyes represivas y liberticidas.

7. Rechazamos el uso dogmático y eufemístico del concepto de “odio” para criminalizar el discurso anti sistema y la crítica a colectivos humanos que amparados en sus posiciones de poder, medran con el sufrimiento de los pueblos.

8. Reclamamos nuestro derecho a revisar la historia, cuestionar hechos tenidos por ciertos sin las pruebas y el estudio imparcial suficiente y denunciar a quienes pretenden imponer un discurso único carente de bases fácticas y basado más bien en la propaganda que en la ciencia histórica.

9. Exhortamos a nuestros lectores a:

a)   Difundir nuestro blog.
b)   Apoyarnos en el caso de que precisemos ayuda económica para solventar gastos judiciales. De ser necesario estaremos realizando las acciones correspondientes para permitir la recolección de fondos.
c)   Expresarse de forma libre en su vida pública sobre los temas tratados en nuestras páginas, a los efectos de comenzar a normalizar el discurso y obligar por la fuerza de los hechos a aceptar que existe una importante corriente ideológica mundial (en este caso de habla castellana), que se llama NACIONALSOCIALISMO.

10) Expresamos nuestro profundo respeto al camarada ACGS, un militante de muchos años de nuestra causa, que no es la primera vez que conoce la persecución por tal motivo.

LOS LEONES NO MORIRÁN PORQUE LOS CHACALES ASÍ LO QUIERAN.



20 DE NOVIEMBRE - 1936 - ANTE UN NUEVO ANIVERSARIO DEL FUSILAMIENTO DE JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA.



En este nuevo aniversario del fusilamiento y muerte de José Antonio Primo de Rivera, hemos decidido dejar de lado las evocaciones heroicas, las proclamas anti comunistas y toda la parafernalia del culto al héroe.

Nuestro respeto por José Antonio es enorme. Sólo apenas se opaca ante el que le profesamos a Adolf Hitler. Por ello vamos a decir las cosas como son: las derechas propiciaron el fusilamiento de José Antonio Primo de Rivera. Y la Historia aún no ha reivindicado aquella horrorosa e increíble verdad. En su momento fueron políticos de izquierdas como Indalecio Prieto quienes intentaron proteger a José Antonio Primo de Rivera, y políticos de derechas hicieron justamente  lo contrario a lo que todos esperaban.

En el mes de junio de 1934, la coalición gubernamental formada por el Partido Radical de Alejandro Lerroux y la CEDA de José María Gil Robles, montaron una operación para privar a José Antonio de la inmunidad parlamentaria. La excusa fue un procedimiento judicial que existía contra el fundador de Falange Española, basado en un infundio legal, sustentado a su vez en la mentira de que en su casa se habían encontrado dos pistolas. O sea, que teniendo licencia en vigor, se le quiso acusar de tenencia ilícita de armas... Cuando el Tribunal Supremo envió el suplicatorio al Congreso, el presidente de la comisión era Indalecio Prieto. Entonces y como además de José Antonio estaba incluido en el suplicatorio el socialista Juan Lozano, Prieto hizo una ardorosa defensa de ambos, pero citando especialmente a José Antonio. La sorpresa parlamentaria fue que, al llegar el momento de la votación, la derecha apoyó la concesión del suplicatorio y votó contra José Antonio... Ni el mismo Prieto se creía lo que estaba viendo. Tanto es así que, indignado por el comportamiento de los cedistas, propuso enérgicamente y logró que la autorización para procesar a Primo de Rivera y Lozano no tuviera efecto hasta el fin de la legislatura.

Luego ya sabemos lo que sucedió. En las elecciones de febrero de 1936, Juan Lozano volvió a sacar acta de diputado y disfrutó otra vez de la inmunidad parlamentaria, pero José Antonio no resultó elegido y quedó a merced de sus perseguidores. Esa fue la verdadera razón por la que estaba en la cárcel en julio de 1936...

Los diputados de la derecha que votaron para que José Antonio fuera juzgado, o sea a favor del suplicatorio y, por tanto, en contra de José Antonio, fueron los más destacados políticos de la derecha española. Los catalanistas Cambó y Trías de Bes, el banquero Villalonga, los sevillanos Pabón, Giménez Fernández y Rojas Marcos... Hasta ciento treinta y siete diputados de Lerroux y Gil Robles. Lo curioso fue ver votar en contra del suplicatorio y a favor de José Antonio, a Indalecio Prieto, Margarita Nelken, Juan Negrín, Ramón González Peña, Julián Besteiro, Luis Araquistain, Manuel Azaña, Alvarez del Vayo... La flor y nata de la izquierda. Entre los pocos diputados de derechas que quisieron librar a José Antonio de las garras de sus crueles perseguidores, estuvieron Ramiro de Maeztu, el tradicionalista Lamamié de Clairac, José Calvo Sotelo, Ramón Serrano Suñer, Pedro Sáinz Rodríguez...

Así que como podéis ver, la reacción derechista tuvo mucho que ver con las circunstancias que llevaron a José Antonio a la Cárcel Modelo de Madrid y luego a su destino final en la prisión de Alicante.

Nuestro homenaje a José Antonio Primo de Rivera, pasa entonces por recordar las causas iniciales de su encarcelamiento.

Cerramos el mismo con tres frases del gran caudillo español justamente sobre las derechas que tanto despreciaba:
«Las derechas, como tales, no pueden llevar a cabo ninguna obra nacional, porque se obstinan en oponerse a toda reforma económica, y con singular empeño a la Reforma agraria. No habrá nación mientras la mayor parte del pueblo viva encharcada en la miseria y en la ignorancia, y las derechas, por propio interés, favorecen la continuación de este estado de cosas».
Nota: Instrucciones a todas las jefaturas territoriales, provinciales y de las JONS, 21 de febrero de 1936. 
«Las derechas, sí, invocan a la Patria, invocan a las tradiciones; pero son insolidarias con el hambre del pueblo, insolidarias con la tristeza de esos campesinos que aquí, en Andalucía, y en Extremadura y en León, siguen viviendo como se vivía hace 500 años, siguen viviendo como desde la creación del mundo viven algunas bestias. Y esto no puede ser así».
Y la más premonitoria de todas:
“Prefiero morir de un tiro en la frente de un izquierdista, que por la puñalada a traición de las derechas”.
No pretendemos con esto exculpar o minimizar la responsabilidad del Frente Popular y las fuerzas marxistas por el martirologio de José Antonio, pero así como el Nacionalsocialismo tuvo sus mártires tanto producidos "por el frente rojo" como "por la reacción", en la muerte del Líder de Falange Española de las JONS no son menos culpables quienes lo pusieron en la Cárcel Modelo de Madrid, donde lo sorprendió el Alzamiento Nacional.
. 

En el siguiente video hay un testimonio de Ramón Serrano Suñer sobre la relación de José Antonio con los diputados de derecha. Evoca emocionado las palabras proféticas de Jose Antonio: "...estos, que debieran ayudarme, no me ayuda hoy ninguno.Pero son los que mañana se aprovecharán de mi sacrificio"

Luego Serrano Suñer afirma: "...es triste decirlo, casi todos los diputados de aquél partido de derechas votaron a favor del suplicatorio, esto es que las Cortes concedieran la autorización para procesar a José Antonio Primo de Rivera". .


Este artículo fue publicado originalmente el 20 de Noviembre de 2018


RUDOLF HESS, EL HOMBRE QUE SABÍA DEMASIADO



Una revisión.
Por Thomas Dunskus
Publicado originalmente: 2004-02-01

Más de medio siglo atrás, en mayo del 1941, durante un conflicto que pronto se ensanchaba en la Segunda Guerra Mundial, en un momento cuando la mayoría de la gente ahora viva aún no había nacido, un hombre voló sin escolta de Augsburgo en Alemania a las tierras altas de Escocia en un avión bimotor Messerschmitt 110 desarmado que pilotó él mismo. El avión había sido preparado especialmente para esta misión con la instalación de tanques auxiliares debajo de las alas y varias otras modificaciones. Esperaba ser recibido en su destino por un número de políticos británicos de muy alto rango preparados, pensó, para discutir un posible acuerdo de paz entre Gran Bretaña y Alemania. Cuando descubrió que no se habían hecho preparativos para su aterrizaje, saltó de su avión y pronto fue hecho prisionero.

El nombre del hombre era Rudolf Hess. Fue diputado de Hitler en el partido y luego en la fila, después de Göring, para la cancillería en el gobierno alemán. Desde el momento en que aterrizó en suelo escocés hasta su muerte por estrangulación en la prisión de Spandau, 46 años más tarde, nunca más sería un hombre libre. Cuando su misión fracasó, el lado alemán lo declaró loco, mientras que Gran Bretaña nunca pudo decidir si era un prisionero de guerra o simplemente un hombre mentalmente enfermo que debería haber sido devuelto a su país de origen bajo los términos del Convenio de Ginebra.

En el momento de su audaz vuelo, los nacionalsocialistas habían instituido varias leyes antijudías, habían instigado o al menos tolerado un progrom y seguían una política agresiva y expansionista, pero con cierta retrospectiva, uno se pregunta por qué a este hombre el Tribunal Aliado Militar de Nüremberg tuvo que callarlo por el resto de su vida, mientras que otras figuras entre los asociados cercanos de Hitler que, en años posteriores, desempeñaron un papel mucho más activo, fueron liberadas de la cárcel después de varios años. Durante los últimos veinticinco años de su vida, fue el único prisionero en Spandau, custodiado por un destacamento de las cuatro potencias aliadas en rotación. A su familia se le permitían visitas mensuales, pero las conversaciones eran supervisadas y estrictamente limitadas a asuntos personales. Se hicieron varios esfuerzos infructuosos para liberarlo por motivos humanitarios, pero todos fracasaron. Su muerte está envuelta en un misterio, la versión oficial es que se ahorcó por medio de un cable eléctrico, pero una autopsia reveló que la causa de la muerte pudo haber sido un estrangulamiento.

En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en el tema de un libro ocasional, pero desde su muerte ha habido una profusión de títulos relacionados con el hombre, su vuelo, su misión y su final. Es como si su espíritu se negara a descansar y continuara persiguiendo a sus captores, ya que la mayoría de los autores son británicos: Peter Padfield, Peter Allen, Hugh Thomas, Martin Allen y Lynn Picknett, para nombrar sólo unos pocos.

Dejando de lado algunas teorías posiblemente inverosímiles, las cuentas más recientes exponen una serie de puntos tales como

ü Hess fue uno de los hombres más sanos, con más experiencia internacional, mejor informados y menos dogmáticos en el gobierno del Tercer Reich.
ü Su influencia en la política del Partido fue guiada por altos estándares morales.
ü A pesar de las negaciones oficiales, viajó a Gran Bretaña con el pleno conocimiento y apoyo de Hitler.
ü Hubo un importante partido de paz británico en 1941, que incluía a la mayoría de la aristocracia y la Familia Real.
ü Su destino estaba estrechamente relacionado con el del duque de Kent, hermano del rey británico.
ü Winston Churchill usó a Hess y al partido de la paz con engaño para alentar a Hitler a emprender la guerra contra la Unión Soviética.

Obviamente, los diversos autores se concentran en diferentes aspectos de este tema y tienen opiniones un tanto divergentes sobre la importancia de los puntos en cuestión. El libro más reciente de Martin Allen, “The Hitler-Hess Deception”, es fuerte cuando se trata de los eventos que precedieron la huida de Hess. En cierto modo, es una secuela de su libro a “La agenda oculta”, los esfuerzos alemanes para cortejar al duque de Windsor y el acuerdo que pudo haber sido alcanzado entre el duque y Hitler a principios de 1940. Algunas de las personalidades involucradas aparecen, de hecho, en ambas obras.

El principal problema que Martin Allen y algunos de los otros autores explican es que el vuelo de Hess no fue en absoluto un vuelo realizado por un loco momentáneo, sino que fue la culminación de una serie de vuelos de Hess para reunirse con el Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de los Británicos en Misión Especial en España, Sir Samuel Hoare. Para Allen, esta fue una operación encubierta organizada por la organización SOE de Churchill con el objetivo de que Hitler emprendiera una guerra contra la Unión Soviética y aliviar así la presión sobre Gran Bretaña. Allen no profundiza en la cuestión de si realmente existió en Gran Bretaña un partido de la paz, posiblemente bajo el liderazgo del duque de Hamilton. Para él, lo importante es que, independientemente de si lo hizo o no, los alemanes fueron obligados a creer en su existencia y su capacidad para derrocar a Churchill y, por lo tanto, fueron alentados a atacar a la Unión Soviética.

Una vez que Hitler fue lanzado contra Stalin, Hess se convirtió en prescindible, pero como sabía acerca de las propuestas iniciales de Gran Bretaña, no pudo ser liberado, ni se pudo permitir que quedaran rastros reveladores de la operación. Esto se logró, en opinión de Allen, mediante la incautación inmediata de todos los documentos pertinentes aún disponibles en la Alemania ocupada, y posiblemente incluso mediante la eliminación de testigos importantes como el profesor Karl Haushofer, quien, junto con su hijo Albrecht, había desempeñado un papel importante en la parte alemana en las negociaciones con el "partido de la paz".

El libro “Doble Estándar”, escrito por Lynn Picknett, nos presenta un análisis más detallado de la situación política en Gran Bretaña en tiempos de guerra. Afirma firmemente la existencia de partido de la paz, con, con a su cabeza, el duque de Hamilton y a Hess como un aviador consumado. Estos autores dejan abierta la pregunta de si este partido estaba participando deliberadamente en las maquinaciones de Churchill, si fue presionado a cooperar por el Gabinete de Guerra que había comenzado a internar a los opositores políticos, o si sus propios movimientos de paz simplemente estaban siendo utilizados por el Primer Ministro como cebo para los alemanes. Los autores subrayan firmemente la participación de la nobleza británica, incluida la Familia Real, en los movimientos para poner fin a la guerra con Alemania.

“Doble Estandar” trata en gran detalle los diferentes lugares donde Hess fue detenido y las circunstancias de sus traslados y las condiciones de detención. El libro describe un intento que involucró al duque de Kent y apuntó a llevar a Hess en avión fuera del país, tal vez a Suecia, en el curso del cual todos a bordo, excepto un hombre, encontraron su muerte. Este tipo de teoría se relaciona con las ideas de otros autores que afirman que Hess murió o fue asesinado en algún momento durante la guerra y fue reemplazado por un doble que estaba adecuadamente condicionado para este rol desagradable. Sin embargo, como se mencionó anteriormente, esta línea de pensamiento no suena realmente convincente, incluso si las circunstancias del accidente del avión del Duque de Kent, de hecho, siguen siendo misteriosas hasta el momento.

El consenso general de la mayoría de los autores es que, de una forma u otra, el gobierno de Churchill logró animar a los alemanes a atacar a la URSS, luego esperó el giro que tomaría la situación y eventualmente unió fuerzas con la Unión Soviética una vez que el ejército alemán no hubo tenido éxito en derrocar a su enemigo en un primer ataque. La pregunta se plantea aquí y allá en estos libros sobre hasta qué punto Londres informó a Moscú sobre el inminente ataque. Si bien no hay pruebas documentales, la presencia de los 'Cinco de Cambridge' en puestos cruciales en la administración británica hace que sea muy probable que Stalin haya tenido conocimiento de lo que estaba ocurriendo entre Berlín y Londres, incluso si fuera posible que no haya sido alimentado con información por los canales oficiales.

La pregunta, que está surgiendo detrás de las muchas páginas dedicadas a este tema, es por qué Churchill fue tan firme en su actitud negativa hacia Alemania, si estaba al tanto de las posibles consecuencias horribles de sus decisiones y en qué medida condonó el escenario que estaba evocando. “Doble Estandar” especula que Hess pudo haber ido tan lejos como para proponer a Gran Bretaña un cambio en el gobierno alemán, y que Hess se convirtiría en Canciller y Hitler sería trasladado al puesto más ceremonial de Presidente del Reich. Esto no es poco convincente, ya que si Alemania en Münich aún creyó que Gran Bretaña no se volvería activa en el continente, la situación fue diferente en 1940/41 y puede haber llevado al gobierno del Reich a ser más flexible.

Lo que asusta de la operación británica es la aparente falta de escrúpulos, con la que el gobierno de Churchill se enfrentó entre sí a dos dictaduras. El resultado de este duelo no fue en absoluto seguro; lo cierto era, sin embargo, que la independencia de los países de Europa oriental estaba condenada. Esta consideración también invalida el argumento de que Gran Bretaña no podría posiblemente hacer las paces con el Reich, porque Londres, después de todo, había ido a la guerra para preservar la integridad de Polonia. Estas son cuestiones de moralidad política y, de alguna manera, parece que la creciente preocupación de los autores británicos por este punto de inflexión de la Segunda Guerra Mundial, refleja la inquietud que sienten con respecto a las decisiones catastróficas más importantes al final, tomadas por un puñado de personas en Whitehall.

Una pista a la pregunta de por qué Churchill actuó de esta manera tal vez se pueda encontrar en los documentos reproducidos en la edición alemana del libro de Martin Allen (“Churchill Friedensfalle”), que solo fueron citados en el original en inglés. En septiembre de 1940, Sir Robert Vansittart, Asesor Diplomático Principal de la Oficina de Relaciones Exteriores, escribió una carta a Lord Halifax, Secretario de Estado, sobre el tema de las propuestas de paz hechas al Sr. Mallet, el embajador británico en Suecia, por el Dr. Weissauer, abogado personal de Hitler:

Espero que usted le dé instrucciones al Sr. Mallet de que no tiene ninguna posibilidad de conocer al Dr. Weissauer. El futuro de la civilización está en juego. Ahora es una cuestión de nosotros o ellos y el Reich alemán o este país tienen que caer, y no solo caer bajo, sino muy bajo. Creo que será el Reich alemán. Esto es muy diferente de decir que Alemania tiene caer; pero el Reich alemán y la idea del Reich han sido la maldición del mundo durante 75 años, y si no lo detenemos esta vez, nunca lo haremos, y ellos nos detendrán a nosotros. El enemigo es el Reich alemán y no solo el nazismo, y aquellos que aún no han aprendido esta lección no han aprendido nada y nos dejarían entrar en la sexta guerra, incluso si sobreviviéramos a la quinta. [...] Ya ha pasado toda posibilidad de compromiso y debe ser una lucha hasta el final, y hasta un final real. [... ] (énfasis en el original.)
Esta carta es una ilustración muy instructiva del estado de ánimo del pequeño grupo de personas que gobernaron Gran Bretaña en la década de 1940. Demuestra que la lucha contra Hitler fue incidental, era solo una parte de una batalla más grande dirigida a eliminar a Alemania como un poder político para preservar el Imperio Británico. Referencias de Vansittart a la "quinta guerra" - que indudablemente entendió Halifax - plantea la pregunta de las otros cuatro. Obviamente, la Primera Guerra Mundial fue uno de ellos, pero los otros tres que Gran Bretaña supuestamente había luchado contra el Reich desde la década de 1860 son algo misteriosos, ya que nunca hubo, durante ese tiempo, ninguna hostilidad declarada entre los dos países. Uno solo puede suponer que para Vansittart las guerras que Prusia luchó contra otros países en 1864, 1866 y 1870 o conflictos como la Guerra Boer, la crisis de Agadir o el proyecto ferroviario de Bagdad fueron, en esencia, guerras en las que Gran Bretaña se enfrentó al Reich alemán. A lo largo del siglo XIX, tales consideraciones arrojan interesantes luces laterales sobre las actividades británicas tras bambalinas de la política europea.

Por lo tanto, en un vano esfuerzo por contener la marea de la historia y salvar el Imperio, Churchill y los hombres a su alrededor perdieron no solo lo que intentaban preservar, sino que lograron arruinar una buena parte de Europa al mismo tiempo. Los autores de “Doble Estándar” dedican varias páginas a una discusión sobre las tragedias en todos los lados, que podrían haberse evitado si la misión de Hess hubiera sido un éxito. Con una maravillosa actitud irónica, también consideran, de lado a lado, el tipo de Europa que, en 1941, habría resultado de una paz razonable con Alemania y la estructura política que vemos emerger hoy en la misma área geográfica. Se encuentra poco para elegir entre los dos.

Mientras que Martin Allen claramente arroja a Hess bajo una luz simpática, los autores de “Doble Estándar” van un paso más allá. Como tantos capitanes, lo llevan al centro del escenario y parecen decir que, si lo hubieran puesto, se habría mostrado muy noble. En este sentido, importa poco si su lugar de descanso final es en Wunsiedel, al lado de sus padres, o en tierra escocesa, al lado de los pobres individuos que pueden haberse estrellado con él en Eagles Rock.

El libro final sobre este tema aún está por escribirse, pero ciertos documentos, y posiblemente cruciales, no se publicarán hasta 2017, y otros se han transferido de los archivos oficiales a los archivos de la Familia Real, que no están sujetos a las normas de tenencia normales. Sin embargo, la literatura existente contiene información en espera de ser explotada aún más, por lo que podemos esperar que se arroje más luz sobre estos eventos, que han dado forma tan decisiva al mundo en el que vivimos hoy.


martes, 19 de noviembre de 2019

LA BELLEZA Y ARMONÍA DE LAS AUTOBAHN DEL III REICH.


El sistema Reichsautobahn fue el comienzo de las autopistas alemanas bajo el Tercer Reich . Hubo planes previos para las autopistas de acceso controlado en Alemania bajo la República de Weimar, y se habían construido dos, pero el trabajo aún no había comenzado en las autopistas de larga distancia. Después de planes previamente opuestos para una red de carreteras, el gobierno nacionalsocialista los abrazaron después de llegar al poder. Fueron denominados "caminos de Adolf Hitler" (en alemán: die Straßen Adolf Hitlers) y presentado como una importante contribución a la reducción del desempleo. Otras razones para el proyecto incluyeron: permitir a los alemanes explorar y apreciar su país y hubo un fuerte elemento estético en la ejecución del proyecto bajo el Tercer Reich. Las aplicaciones militares fueron las causas esgrimidas por la oposición política al NSDAP y por los gobiernos hostiles del extranjero. Hoy los historiadores son unánimes en decir que estas aplicaciones militares si existieron tuvieron una incidencia mínima en la elaboración y ejecución de la idea. El gobierno presentó estas obras como un monumento permanente al Tercer Reich, a menudo comparado con las pirámides, así como la promoción general del automovilismo como modernización.

Diseño del proyecto Drackensteiner Hang: para negociar el terreno escarpado con un mínimo de perturbación, las dos direcciones se enrutaron en diferentes lados de la montaña.

Hitler realizó la primera limpieza ceremonial de la tierra el 23 de septiembre de 1933 en Frankfurt, y el trabajo comenzó de forma oficial simultáneamente en varios sitios a lo largo del Reich en la primavera siguiente. El primer tramo finalizado, entre Frankfurt y Darmstadt, se inauguró el 19 de mayo de 1935 y los primeros 1.000 km se completaron el 23 de septiembre de 1936. Después de la anexión de Austria, la red planificada se amplió para incluir el Ostmark  y el 7 de abril de 1938, cerca de Salzburgo, se llevó a cabo una segunda ceremonia de inauguración del primer Reichsautobahn en un territorio anteriormente austriaco. Cuando cesó el trabajo en 1941 debido a la Segunda Guerra Mundial, se habían completado 3.819,7 km (2,373.5 mi).

En este artículo nos ceñiremos a los aspectos estéticos del proyecto de autobahn nacionalsocialista, dejando para otros, temas como el empleo de mano de obra, o la generalización del uso del automóvil.

Vista de la autopista con dos Volkswagen: foto de enero de 1943.

Un propósito para el proyecto que cada vez más surgió fue unificar Alemania, permitiendo a los alemanes explorarla y apreciar su belleza, incluyendo los nuevos territorios que se habían agregado al Reich. Albert Speer declaró que las autopistas eran uniformes en su diseño para expresar la unidad del Reich. En 1933, Todt contrató a Alwin Seifert, un arquitecto paisajista, como su adjunto en el proyecto Reichsautobahn y le dio el título de Reichslandschaftsanwalt (Supervisor del reich de protección del paisaje). Seifert pidió a arquitectos, planificadores rurales, expertos en sociología vegetal y ecólogos que contribuyeran al esfuerzo y se hicieron mapas de la vegetación nativa con la intención de preservarla y proporcionar una experiencia "genuina" del paisaje.  Se designó un Landschaftsanwalt (abogado del paisaje) en cada distrito de construcción para asegurar un daño mínimo, y en 1935 Hitler detuvo temporalmente el trabajo en la autopista Berlín - Münich cerca de Bayreuth debido al daño al paisaje.

Paisaje de la autopista: amplias curvas, vegetación retenida cerca de la carretera.

Mitigar el daño al medio ambiente era una preocupación constante,  como parte de la creación de una experiencia auténtica del paisaje, que consistía en desenrollarse como una película desde la perspectiva del conductor. La franja mediana era, por lo tanto, relativamente estrecha; los árboles se conservaban cerca de la carretera y, a veces, por ejemplo, en el bosque de robles cerca de Dessau, en la mediana. De hecho, la experiencia del conductor sobre el bosque, con un origen en el  simbolismo del romanticismo alemán, se maximizó que el conductor permaneciera encerrado entre los árboles el mayor tiempo posible. El Reichsautobahn apuntaba a una vista natural, y a veces, la autopista fue presentada por Todt y otros, como una mejora del paisaje natural. Todt se negó a evitar el Siebengebirge, un área protegida de conservación, argumentando no solo que el área debe abrirse para visitas sino que consideró que la carretera la haría más hermosa. Los paisajistas del Reichsautobahn habían realizado análisis pioneros de los ecosistemas locales que los llevaron a plantar intensivamente para reconstruir lo que determinaron que hubiera estado presente naturalmente en el sitio.

Puente sobre el Saale entre Hirschberg, Turingia y Rudolphstein, Alta Franconia , con plataforma de observación visible en primer plano.

Toda la publicidad fue prohibida en el Reichsautobahn. En lugar de carteles publicitarios, se colocaron tablones de anuncios para alertar a los conductores sobre temas de conducción. El Reichsautobahn y su subsidiaria de poseedores conservaron todos los derechos comerciales en una franja que se extiende 500 metros en cualquier dirección desde la carretera. 

Estación de llenado temprana de Reichsautobahn, en el triángulo formado por las rampas de salida y acceso, con tablón de anuncios en la mediana para informar a los conductores de los mensajes telefónicos.

La gasolina fue comprada a granel y vendida por el Reichsautobahn, de modo que no había nombres de marca en las estaciones de servicio, y los asistentes de la estación eran capacitados en una escuela especial en Michendorf en la carretera de circunvalación de Berlín para que pudieran tomar experiencia correcta en el trabajo en autopistas. Las Straßenmeistereien (estaciones de gobierno vial) a intervalos de aproximadamente 50 a 100 km mantenían la carretera y ayudaban a los automovilistas en problemas. Por lo general, se ubicaban cerca de los asentamientos, donde proporcionaban empleos a entre 15 y 20 personas. Las primeras estaciones de servicio estaban ubicadas en el triángulo formado por los carriles de salida y acceso, y eran de diseño simple y moderno, la mayoría de ellas construidas con unos pocos diseños estandarizados. El arquitecto Bauhaus Ludwig Mies van der Rohe diseñó dos. A partir de 1936–37, se reubicaron al lado de la carretera donde había más espacio, y se desarrollaron desde estaciones de servicio puramente utilitarias hasta paradas de descanso con alojamiento nocturno destinado a ser atractivo para el conductor.  
Modelo de puerta de enlace de la autopista diseñado por Albert Speer para la frontera austriaca cerca de Salzburgo (1936).

Todas estas construcciones fueron  diseñados para reflejar la arquitectura local, para protegerse contra el peligro de que la autopista actúe como una influencia homogeneizadora. Así, por ejemplo, la parada de descanso de Chiemsee tomó la forma de un chalet alpino. El resultado ha sido descrito como "una especie de völkisch Disney World".  Seifert llegó a escribir en 1941 que las paradas de descanso debían reflejar sus ubicaciones "no solo en el material y la forma, sino también en sus interiores, sus vajillas, sus decoraciones... hasta el control y la música". Sin embargo, el estilo alpino tendió a predominar. 












ARTÍCULOS RELACIONADOS.




domingo, 17 de noviembre de 2019

17 DE NOVIEMBRE – 1928 - ANIVERSARIO DE LA MUERTE DEL SA HANS KÜTEMEYER.



En la fecha de hoy 17 de noviembre pero del año 1928, unos veinte comunistas mataron brutalmente a Hans Kütemeyer, miembro de la SA. Dos de los perpetradores recibieron sentencias de cárcel de dos y cuatro meses.

Hans Georg Kütemeyer, es hoy en día un mártir relativamente desconocido, que  fue brutalmente asesinado por comunistas el 17 de noviembre de 1928 en Berlín. Tenía 33 años de edad.



Hans Kütemeyer. A la izquierda, el río en el que Kütemeyer fue brutalmente golpeado hasta la muerte por una veintena de comunistas.

Como introducción breve recordamos que después de la excarcelación de Hitler, aún llevó unos años reformar y reorganizar el NSDAP en Alemania! Para mediados de 1923 existían cotos de población votante que estaban realmente protegidos por la socialdemocracia y los comunistas. Esto era especialmente así en los barrios obreros considerados como propiedad exclusiva de los marxistas, con el uso de la violencia en caso necesario, creyéndose los únicos con derecho de hablar a la clase obrera. Naturalmente, por filosofía y principios, el NSDAP esperaba recabar grandes apoyos en este sector social, y esto sólo podía hacerse a través de la propaganda y la dfusión en masa de su ideario, mediante mítines, reuniones públicas, panfletos, gacetillas y periódicos. Es decir, labor directa a pie de calle Era evidente que antes o después, fuerzas tan opuestas en una situación social limite, buscando apoyo en los mismos barrios llegarían a situaciones de violencia, palizas, tiroteos y muertes. La historia de Hans Kütemeyer es precisamente una muestra de esta época.

Joseph Goebbels presentaba a Kütemeyer como un ejemplo de “soldado desconocido”, dedicado e idealista. Goebbels debió luchar como Gauleiter de Berlín luego del asesinato de Hans Kütemeyer, contra el intento de profanar su memoria. La prensa judía de la época divulgaba noticias falsas, o sea, mentiras, diciendo por ejemplo que el SA se había suicidado.

Goebbels realizó una campaña desde el periódico Der Angriff para neutralizar la feroz ofensiva judía.

No cabe la menor duda de que Kütemeyer fue brutalmente golpeado hasta la muerte y los delincuentes comunistas recibieron sentencias ridículamente bajas en 1929, donde dos de ellos fueron sentenciados a dos y cuatro meses de reclusión. Goebbels observó que "tres judíos eran sus jueces".

En el funeral, miles de nacionalsocialistas asistieron con carteles con el mensaje: "¡Marxistas! ¿Por qué mataste al trabajador Kütemeyer?”


Goebbels habló en el funeral:

Un día vino a nuestra oficina y preguntó si podía colaborar en algo. Dijo que no tenía empleo, que vivía con su mujer modestamente del subsidio de desempleo y que prestaría gustosamente sus servicios al Partido. Era callado y tímido. Se sienta en el lugar que se le indica y apenas habla de su servicio voluntario. Después de cuatro meses había puesto nuevamente en orden, con afanosa laboriosidad, el fichero completamente revuelto a causa de la prohibición y la persecución. 
A la mañana es el primero en llegar, y a la noche, el último en irse. El saludo al llegar y al irse es casi lo único que dice durante el día. Si por casualidad paso por su sección, se levanta de un salto de su asiento, se cuadra y me estrecha la mano, nervioso como un niño. 
Durante la guerra sirvió en el frente como valiente soldado. Después se hizo comerciante, pero la inflación le quitó pan y trabajo. Trabajó en una granja, pero perdió su empleo por sus convicciones políticas. Volvió a la ciudad y se integró al ejército de los tres millones de alemanes en paro. La tarde antes de la asamblea de Hitler va con camaradas a pegar carteles. Hasta el amanecer está en las calles. Muerto de cansancio vuelve a casa. Su mujer, solícita, lo hace dormir tres horas; después estará de nuevo dispuesto para el servicio.  
Hoy el corazón le late a estallar. El rostro pálido, demacrado, enrojece repentinamente cuando piensa que a la noche va a ver y a oír por primera vez a su Führer. A las cinco se presenta para el servicio de caja en el Sportpalast. Cuando se despide en la oficina pregunta proféticamente a un camarada: ¿Quién será el próximo a quien enterraremos?  
Cuando a eso de las seis y media llego al Sportpalast para un breve control, lo veo trabajar en la ventanilla. No puedo recordar haberlo visto reir antes alguna vez. Ahora ríe. Todo el rostro está radiante por una inmensa alegría. Cuando me alejo, me grita algo que no entiendo en el barullo. 
 A las 8.15 le dice el administrador de la caja: "Kütemeyer, usted aún no ha oído a Hitler, haga pronto las cuentas y luego en marcha a la sala". Hace las cuentas. Exacto hasta el último pfennig: 420,40 marcos. Ahora el recibo, y luego adiós. Se aprieta en la última fila, porque todo, todo, está abrumadoramente lleno. Ahí está, entre la puerta y el gozne, viviendo el júbilo atronador cuando Hitler entra en la sala, escuchando con el corazón palpitante el evangelio de la joven Alemania. Al término se levanta con otros dieciséis mil y canta con lágrimas en los ojos: "Alemania, Alemania sobre todo, y en la desgracia más que nunca". 
 ¿Quién podría censurarlo si vuelve de mala gana a la realidad de su vida diaria? Durante dos horas está sentado con los camaradas en alegres y excitados debates. Luego mujer, que se había ido enseguida al terminar la asamblea. 
 En una esquina lo ataca la chusma. Él se defiende. Con superioridad veinte contra uno, se lo echa por tierra. Su cara resulta aplastada en el acto, como un sangriento Ecce-Homo; el hueso nasal roto, los ojos inyectados en sangre, los labios desgarrados. Consigue escapar vacilante hacia la tranquila orilla del río. Allí espera escapar en la oscuridad de la jauría sanguinaria, o quizás también encontrar a alguno de sus camaradas que, como él, están siempre perseguidos, de a uno, en las calles solitarias. 
 Un taxi se acerca a través de la lluvia. Está lleno de sanguinaria escoria roja. El conductor ríe con sorna y acelera. 
 Allí está recostado sobre la baranda un hombre, con la cara aplastada en una masa sangrienta. "¡A él! ¡A por ese perro!" 
 Algunos golpes con barras de hierro en la cabeza lo dejan inconsciente. "¡Agarradlo! ¡Tiradlo sobre la baranda al canalla, adentro del canal! ¿Está ya muerto o se está muriendo ahora?" 
 Se oyen gritos de auxilio, mientras el taxi se aleja a toda velocidad. En las frías, frías, aguas se hunde un alemán. Es sólo un trabajador. ¿Qué vale eso? Uno de los tres millones. 
 A las seis de la mañana se rescata el cadáver. En su bolsillo se encuentra un carnet de afiliado y panfletos de propaganda del Partido. Nada más. Ni dinero, ni puñal, ni pistola. Sólo un papel con el nombre de Hitler escrito. El empleado del Partido que fue a identificarlo a la morgue apenas lo reconoce de tan magullado que está su rostro. 
 A las cuatro de la noche se despierta su mujer. Le parece oír gritar a su marido "¡Mamá, Mamá!". Esa fue la hora en que murió. 
 "¡Suicidio! ¡Accidente! ¡Borracho! ¡Ahogado!" balbucea la journaille. 
 La policía habla desatinadamente de un lamentable paso en falso en la orilla. Un hombre herido de muerte ha tropezado a través de una baranda de un metro de altura. A la cabeza de la policía está un hombre de la raza judía. El muerto es sólo un trabajador alemán. 
 ¡Las gorras fuera y las banderas bajas en señal duelo! ¡Pero sólo un instante! Después ajustad las correas y comenzad la venganza contra los aniquiladores de nuestro pueblo. ¡A trabajar, camaradas, a trabajar!  
También este muerto tiene derecho a exigirnos eso.

Este artículo se publicó originalmente el 17 de noviembre de 2018


LA MUJER EN LA NUEVA ALEMANIA.


El nacionalsocialismo revolucionó el papel de la mujer en la sociedad y en la política.  Goebbels dio este discurso el 18 de marzo de 1933, solo seis semanas después de que Hitler tomara el poder. La ocasión fue la inauguración de una exposición femenina en Berlín. Explica claramente qué pretende hacer el nacionalsocialismo para cambiar el papel de la mujer en la sociedad.

Fuente: "Deutsches Frauentum", Signale der neuen Zeit. 25 ausgewählte Reden von Dr. Joseph Goebbels (Munich: Zentralverlag der NSDAP., 1934), págs. 118-126.

La mujer en la nueva Alemania.

por Joseph Goebbels

Mujeres alemanas, hombres alemanes!

Es un feliz accidente que mi primer discurso desde que me hice cargo del Ministerio de Iluminación Pública y Propaganda sea para las mujeres alemanas. Aunque estoy de acuerdo con Treitschke en que los hombres hacen historia, no olvido que las mujeres crían a los varones para convertirse en hombres. Ustedes saben que el movimiento nacionalsocialista es el único partido que mantiene a las mujeres fuera de la política diaria. Esto suscita amargas críticas y hostilidad, todo ello muy injustificado. Hemos mantenido a las mujeres fuera de las intrigas parlamentarias y democráticas de los últimos catorce años en Alemania, no porque no las respetemos, sino porque las respetamos demasiado. No vemos a la mujer como inferior, sino que tiene una misión diferente, un valor diferente, que el del hombre. Por lo tanto, creímos que la mujer alemana, más que ninguna otra en el mundo, es una mujer en el mejor sentido de la palabra.

La mujer siempre ha sido no solo la compañera sexual del hombre, sino también su compañera de trabajo. Hace mucho tiempo, ella hizo trabajos pesados ​​con el hombre en el campo. Ella se mudó con él a las ciudades, entrando a las oficinas y fábricas, haciendo su parte del trabajo para el que era más adecuada. Lo hizo con todas sus habilidades, su lealtad, su desinteresada devoción, su disposición al sacrificio.

La mujer en la vida pública de hoy no es diferente a las mujeres del pasado. Nadie que entienda la era moderna tendría la loca idea de sacar a las mujeres de la vida pública, del trabajo, de la profesión y de ganar el pan. Pero también hay que decir que aquellas cosas que pertenecen al hombre deben seguir siendo suyas. Eso incluye la política y el ejército. Eso no es menospreciar a las mujeres, solo un reconocimiento de cómo puede usar mejor sus talentos y habilidades.

Mirando hacia atrás en los últimos años del declive de Alemania, llegamos a la aterradora conclusión de que cuanto menos alemanes estaban dispuestos a actuar como hombres en la vida pública, más mujeres sucumbían a la tentación de cumplir el papel del hombre. La feminización de los hombres siempre conduce a la masculinización de las mujeres. En una época en la que se ha olvidado toda gran idea de virtud, de firmeza, de dureza y determinación no debe sorprendernos de que el hombre vaya perdiendo gradualmente su papel principal en la vida, la política y el gobierno en beneficio la mujer.

Puede ser impopular decir esto a una audiencia de mujeres, pero hay que decirlo, porque es cierto y porque ayudará a aclarar nuestra actitud hacia las mujeres.

La era moderna, con todas sus vastas transformaciones revolucionarias en el gobierno, la política, la economía y las relaciones sociales, no ha dejado intactas a las mujeres ni su papel en la vida pública. Las cosas que creíamos imposibles hace varios años o décadas son ahora una realidad cotidiana. Algunas cosas buenas, nobles y encomiables han sucedido. Pero también cosas que son despreciables y humillantes. Estas transformaciones revolucionarias han tomado en gran medida de las mujeres sus tareas propias. Sus ojos estaban puestos en direcciones que no eran apropiadas para ellos. El resultado fue una visión pública distorsionada de la feminidad alemana que no tenía nada que ver con los ideales anteriores.

Es necesario un cambio fundamental. A riesgo de sonar reaccionario y obsoleto, permítanme decir esto claramente: el primer lugar, el mejor y el más adecuado lugar para las mujeres es en la familia, y su deber más glorioso es dar hijos a su pueblo y nación, niños que puedan continuarnos en la línea de generaciones y que garanticen la inmortalidad de la nación. La mujer es la maestra de la juventud y, por lo tanto, la constructora de la fundación del futuro. Si la familia es la fuente de fortaleza de la nación, la mujer es su núcleo y centro. El mejor lugar para que la mujer sirva a su pueblo es en su matrimonio, en la familia, en la maternidad. Esta es su misión más alta. Eso no significa que las mujeres que tienen empleo o que no tienen hijos no tengan ningún papel en la maternidad del pueblo alemán. Usan su fuerza, sus habilidades, su sentido de responsabilidad para con la nación, de otras maneras. Sin embargo, estamos convencidos de que la primera tarea de una nación socialmente reformada debe ser dar nuevamente a la mujer la posibilidad de cumplir su verdadera tarea, su misión en la familia y como madre.

El gobierno revolucionario nacional es todo menos reaccionario. No quiere detener el ritmo de nuestra era de rápido movimiento. No tiene intención de quedarse atrás de los tiempos. Quiere ser el abanderado y pionero del futuro. Conocemos las exigencias de la era moderna. Pero eso no nos impide ver que cada edad tiene sus raíces en la maternidad, que no hay nada de mayor importancia que la madre viva de una familia que da hijos a su pueblo.

Las mujeres alemanas se han transformado en los últimos años. Están empezando a ver que no son más felices como resultado de recibir más derechos y menos deberes. Ahora se dan cuenta de que el derecho a ser elegida para un cargo público a expensas del derecho a la vida, la maternidad y su pan de cada día no es un buen oficio.

Una característica de la era moderna es una tasa de natalidad que disminuye rápidamente en nuestras grandes ciudades. En 1900 nacieron dos millones de bebés en Alemania. Ahora el número ha bajado a un millón. Este drástico descenso es más evidente en la capital de la nación. En los últimos catorce años, la tasa de natalidad de Berlín se ha convertido en la más baja de todas las ciudades europeas. Para 1955, sin emigración, tendrá solo unos tres millones de habitantes. El gobierno está decidido a detener este declive de la familia y el empobrecimiento resultante de nuestra sangre. Debe haber un cambio fundamental. La actitud liberal hacia la familia y el niño es responsable del rápido declive de Alemania. Hoy debemos comenzar a preocuparnos por el envejecimiento de la población. En 1900 había siete niños por cada anciano, Hoy son solo las cuatro. Si las tendencias actuales continúan, para 1988 la proporción será de 1: 1. Estas estadísticas lo dicen todo. Son la mejor prueba de que si Alemania continúa en su camino actual, terminará en un abismo con una velocidad impresionante. Casi podemos determinar la década en que Alemania colapsa debido a la despoblación.

No estamos dispuestos a apartarnos y observar el colapso de nuestra vida nacional y la destrucción de la sangre que hemos heredado. El gobierno nacional revolucionario tiene el deber de reconstruir la nación sobre sus cimientos originales, de transformar la vida y el trabajo de la mujer para que una vez más sirva mejor al bien nacional. Pretende eliminar las desigualdades sociales para que, una vez más, la vida de nuestra gente y el futuro de nuestra gente y la inmortalidad de nuestra sangre estén asegurados.

Acojo con satisfacción esta exposición, cuyo objetivo es explicar y enseñar, y reducir o eliminar el daño al individuo y al pueblo en general. Esto sirve a la nación y la ilustración popular, y apoyarla es uno de los deberes más felices del nuevo gobierno.

Quizás esta exposición titulada "La mujer" representará un punto de inflexión. Si el objetivo de la exposición es dar una impresión de las mujeres en la sociedad contemporánea, lo hace en un momento en que la sociedad alemana está experimentando los mayores cambios en generaciones. Soy consciente de lo difícil que es esto. Conozco los obstáculos que se tuvieron que superar para dar a esta exposición un tema claro y una estructura firme. Debe mostrar el significado de la mujer para la familia, la gente y toda la nación. Las exhibiciones darán una impresión de la vida real de las mujeres de hoy y brindarán el conocimiento necesario para resolver las opiniones conflictivas de hoy, que no fueron principalmente el resultado del movimiento contemporáneo de mujeres.

Pero eso no es todo. El objetivo principal de la exposición "La mujer" no es solo mostrar cómo son las cosas, sino hacer propuestas de mejora. Su objetivo es mostrar nuevas formas y nuevas oportunidades. Ejemplos claros y a menudo drásticos darán a miles de mujeres alemanas razones para pensar y considerar. Nos complace especialmente a los hombres en el nuevo gobierno que se preste especial atención a las familias con muchos hijos, ya que queremos rescatar a la nación de la decadencia. La importancia de la familia no puede ser sobreestimada, especialmente en familias sin padres que dependen completamente de la madre. En estas familias, la mujer tiene la responsabilidad exclusiva de los niños, y ella debe darse cuenta de la responsabilidad que tiene hacia su pueblo y su nación.

No creemos que el pueblo alemán esté destinado fatídicamente a declinar. Tenemos una confianza ciega en que Alemania todavía tiene una gran misión en el mundo. Tenemos fe en que no estamos al final de nuestra historia, sino que está comenzando un período nuevo, grande y honorable de nuestra historia. Esta fe nos da la fuerza para trabajar y no para desesperar. Nos permitió hacer grandes sacrificios en los últimos catorce años. Le dio a millones de mujeres alemanas la fortaleza para esperar en Alemania y su futuro, y para permitir que sus hijos se unan al despertar de la nación. Esta fe fue con las mujeres valientes que perdieron a sus esposos y ganadores de pan en la guerra, con las que dieron a sus hijos en la batalla para renovar a su gente. Esta fe nos mantuvo de pie durante la necesidad y la desesperación de los últimos catorce años. Y esta fe hoy nos llena de nuevas esperanzas de que Alemania vuelva a encontrar su lugar en el sol.

Nada lo hace más difícil y más decidido que la lucha. Nada da más coraje que enfrentar la resistencia. Durante los años en que Alemania parecía estar destinada a declinar, se desarrolló un nuevo tipo de condición de mujer bajo la apariencia confusa de la civilización moderna. Es duro, decidido, valiente, dispuesto a sacrificarse. Durante los cuatro años de la gran guerra y los catorce años del colapso alemán que siguieron, las mujeres y madres alemanas demostraron ser dignas compañeras de sus hombres. Han soportado toda la amargura, toda la privación y el peligro, y no fallaron cuando fueron golpeadas por la desgracia, la preocupación y los problemas. Mientras una nación tenga una mujer tan orgullosa y noble, no puede perecer. Estas mujeres son la base de nuestra raza, de su sangre y de su futuro.

Este es el comienzo de una nueva feminidad alemana. Si la nación nuevamente tiene madres que eligen con orgullo y libremente la maternidad, no puede perecer. Si la mujer está sana, la gente estará sana. ¡Ay de la nación que descuida a sus mujeres y madres!. Se condena a sí misma.

Esperamos que el concepto de la mujer alemana gane nuevamente el honor y el respeto del mundo entero. La alemana entonces se enorgullecerá de su tierra y de su gente, al pensar alemán y sentirse alemán. El honor de su nación y su raza será lo más importante para ella. Sólo una nación que no olvide su honor podrá garantizar su pan de cada día.

La mujer alemana nunca debería olvidar eso.

Declaro abierta esta exposición. Puede revelar todos los errores anteriores y mostrar el camino hacia el futuro.

Entonces el mundo nos respetará una vez más, y podremos afirmar las palabras de Walther von der Vogelweide, quien dijo esto sobre la mujer alemana en su famoso poema:

El que busca
Virtud y amor propio,
Debería venir a nuestra tierra.
Hay mucha alegría.
Por mucho tiempo puede vivir allí.