-----------------------------f- DOCTRINA NACIONALSOCIALISTA

Difusión y estudio del Nacionalsocialismo. Formación doctrinaria de los simpatizantes.

jueves, 13 de diciembre de 2018

LA POLICÍA ALLANÓ EL CAPÍTULO ALEMAN DE LA RED "BLOOD AND HONOUR".

ALEMANIA OCUPADA - Cuatro sospechosos fueron arrestados durante una serie de redadas contra el capítulo alemán del grupo White National Socialist conocido como Blood & Honor, según informó la fiscalía y la policía pertenecientes a la autoridad de ocuapación judía del ex Estado Alemán..

Se llevaron a cabo quince redadas en cinco estados sobre la base de una investigación criminal contra 14 presuntos miembros del grupo, que ha sido  prohibido por la ocupación judía  desde el año 2000.

El grupo está acusado de "importar y distribuir música y mercancías de extrema derecha", dijeron la oficina del fiscal de Munich y la fuerza policial de Baja Baviera.

Blood & Honor es una red nacionalsocialista de promoción musical y un grupo político fundado en Gran Bretaña a finales de los años ochenta. El grupo organiza conciertos nacionalistas blancos y distribuye una revista.



¿PORQUÉ EL GOBIERNO DEL III REICH PROHIBÍO A CIUDADANOS ALEMANES RECIBIR EL PREMIO NOBEL DE LA PAZ?


Los medios de prensa judíos cada tanto sacan a relucir este tema, pretendiendo así demostrar que Adolf Hitler era un belicista fanático. SE trata de una maniobra similar a la que se hace con la figura de Jesse Owens en las Olimpíadas de Berlín.

La realidad es muy diferente de como la pintan los judíos. Por algo son los maestros de la mentira.
Carl von Ossietzky fue detenido y puesto en el campo de KZ porque representaba una amenaza para el estado alemán.
En el año 1927 un periodista llamado Carl von Ossietzky público en la revista Die Weltbühne  de la cual era director, una serie de artículos denunciando que Alemania se estaba rearmando de forma secreta, en contravención de lo dispuesto por el Tratado de Versalles.

Die Weltbühne  era una revista donde escribían varios periodistas judíos y era además de tendencia comunista. Nombres como los de  Lion Feucthwagner , Kurt Tucholsky y Carl Zuckmayer, tomaban turnos para atacar el militarismo alemán, incluso en aquellos momentos en que Alemania se encontraba totalmente desarmada e inerme frente a los ejércitos u las potencias rivales.

Es verdad que la necesidad de asegurar su autodefensa llevó a las Fuerzas Armadas de la República de Weimar a fabricar equipos militares en secreto. Cuando el Ministerio de Transporte comenzó a construir una fuerza aérea, esto fue revelado por Ossietzky en la revista bajo su dirección.
La revista en que escribía Ossietzky y en la cual delató el intento alemán de reconstruir su fuerza aérea. Una revista comunista y una auténtica cueva de judíos.
En 1931, Ossietzky fue acusado de alta traición  y espionaje en la llamada Weltbühne Prozess, siendo condenado a cumplir  18 meses de prisión por robo de secretos militares. Después de unos meses, sin embargo, recibió una amnistía y fue puesto en libertad.

En 1936, Ossietzky recibió el Premio Nobel de la Paz. Luego fue encarcelado después del incendio del Reichstag , un atentado cometido por comunistas. Pasó tres años en distintos campos de concentración, donde enfermó de tuberculosis.

En el año 1934 fue propuesto para el Premio Nobel de la Paz, el cual le fue otorgado en el año 1935, pero efectivamente entregado en el año 1936. El lobby judío a través de Albert Einstein y Thomas Mann realizaron la movida para que esta distinción le fuera otorgada al periodista traidor. Pero hubo muchos, especialmente en Noruega donde se otorgó el premio, que se oponía a que el traidor condenado Ossietzky obtuviera el premio de la paz.

Varios políticos de alto rango en Noruega, entre ellos el secretario de Estado Halvdan Koht y el líder del Partido de Izquierda Johan Ludwig Mowinckel , votaron a favor de la opinión de distanciarse del Comité del Nobel.

Varios periódicos lo percibieron como una manifestación anti alemana y, entre otras cosas, Aftenposten escribió que se utilizaba para tropezar despectivamente con otras naciones:
"El pueblo noruego no ha tenido nada que ver con esta situación. El premio de la paz se ha utilizado como un desafío y un ataque contra  el pensamiento diferente".

El autor y ganador del premio literario Knut Hamsun (arriba en la foto) fue uno de los muchos que protestaron contra la ceremonia de entrega de premios.

Un comité de mantenimiento de la paz no oficial decidió el 23 de noviembre de 1936 otorgar el Premio Nobel  a Carl von Ossietzky. La familia Nobel protestó contra la decisión y el rey Haakon abandonó la ceremonia, lo que nunca había sucedido y no volvió a suceder después.

El gobierno alemán designó esta decisión como "vergonzosa" y Joseph Goebbels envió el siguiente mensaje: "El otorgamiento del Premio Nobel de la Paz a un traidor notorio es un acto tan grosero e insultante hacia a la nueva Alemania que tendrá una respuesta igualmente clara". La respuesta fue que Hitler prohibió a todos los alemanes recibir cualquier premio Nobel en el futuro. En cambio, Hitler fundó el Premio Deutscher Nationalpreis für Kunst und Wissenschaft de 1937 como reemplazo del Premio Nobel en Alemania.
El 30 de enero de 1937, Adolf Hitler finalmente instauró el Premio Nacional Alemán de Arte y Ciencia:
"Para evitar eventos vergonzosos como los ya sucedidos, hoy siento las bases del Premio Nacional Alemán de Arte y Ciencia. Este premio nacional se distribuirá anualmente a tres alemanes que lo merezcan por un monto de 100,000 Reichsmarks cada uno. Por lo tanto, la aceptación del Premio Nobel está prohibida en el futuro para todos los alemanes".
Entrega del Premio Nacional de Arte y Ciencia de Alemania en operahus de Nuremberg en 1938.
El Premio Nacional de Alemania fue otorgado a un total de nueve personas. En 1937 el anuncio del premio tuvo lugar el 7 de septiembre de 1937, la entrega de los premios tuvo lugar el 30 de enero de 1938 por Adolf Hitler en la Cancillería del Reich. Los primeros cinco ganadores fueron:
  • El arquitecto Paul Ludwig Troost (a título póstumo),
  • Reichsleiter Alfred Rosenberg ,
  • El explorador polar asiático y meridional Wilhelm Filchner ,
  • Los cirujanos August Bier y Ferdinand Sauerbruch (premio compartido).

En 1938 el anuncio del premio tuvo lugar el 6 de septiembre de 1938, la entrega el 30 de enero de 1939 por Adolf Hitler en la Cancillería del Reich. Los ganadores de este segundo año fueron:
  • El Inspector General para las Carreteras Alemanas y Jefe de la Organización de Organización Militar Todt Fritz Todt ,
  • El fabricante de automóviles Ferdinand Porsche ,
  • Los diseñadores de aeronaves Willy Messerschmitt y Ernst Heinkel (premio compartido).





miércoles, 12 de diciembre de 2018

EL JUDÍO COMO PARÁSITO MUNDIAL

“El judío gana con la mentira y muere con la verdad”.
Adolf Hitler
La lucha contra el poder judío del Nacionalsocialismo, lógicamente  se intensificó a medida que avanzaba la guerra. Esta es una traducción parcial de un folleto publicado originalmente por el NSDAP en 1943, destinado al programa de educación interna. Fue reeditado por la Wehrmacht para su distribución entre los soldados en 1944, bajo el título: “El judío como parásito mundial: Directrices del Alto Mando de la Wehrmacht”; Número 7 1944, y fue editado por el NS-Staff del Wehrmacht. 
La fuente: GG Otto, Der Jude y Weltparasit (Munich: Eher Verlag, 1943). Fue emitido por la oficina de Alfred Rosenberg.  Se han omitido algunos capítulos por considerarlos suficientemente debatidos o desactualizados por investigaciones posteriores.

Introducción

En esta guerra por la existencia misma del pueblo alemán, debemos recordarnos diariamente que los judíos desataron esta guerra contra nosotros. No importa si el judío se oculta a sí mismo como bolchevique o plutócrata, masón o usa alguna otra forma de ocultamiento, o incluso aparece sin ninguna máscara: siempre permanece igual. Él es el que tanto agitó e influyó espiritualmente en los pueblos que se oponen hoy a nosotros, de modo que se han convertido en herramientas más o menos sin fin de la judería internacional.

Las formas en que el Judio ha traído grandes pueblos y estados en contra de nosotros ya ha sido puesto de manifiesto en dos folletos anteriores, “Batalla en el Este” y “Europa y América”. Estos demostraron el caso para esos dos estados. Ambas son, por lo tanto, las introducciones a este folleto, “El judío como parásito mundial”. Al comienzo del sexto año de guerra, no podemos permitirnos descuidar la cuestión judía de ninguna manera. En primer lugar, siempre debemos combatir los remanentes de la educación pasada, la visión general en la que los judíos son vistos solo como una denominación religiosa. En cambio, la mezcla racial que es la judería debe ser enfatizada. Las creencias religiosas de los judíos son completamente irrelevantes. En cambio, debemos centrarnos únicamente en la sangre, en el fundamento racial.

Desde el principio de su existencia, el Partido Nacional Socialista Alemán de los Trabajadores siempre ha tratado de educar al pueblo alemán sobre estos hechos. Ya en 1922, el Führer dijo:

"También fuimos nosotros quienes, por primera vez, hicimos grandes esfuerzos para explicar a la gente el peligro que se nos había presentado y que millones de personas no reconocían, aunque amenazaba con arruinarlo todo: el peligro de los judíos".
En su libro Mein Kampf (pág. 335), dijo:

"A largo plazo, puede preservar su existencia en otros pueblos solo si logra persuadirlos de que no son un pueblo sino una 'comunidad religiosa', aunque sea una peculiar''.

La primera y más grande mentira, de que los judíos no son una cuestión racial, sino una religión, conduce inevitablemente a más mentiras. Otra mentira se refiere al lenguaje del judío. No es una manera para que él exprese sus pensamientos, sino un medio para ocultarlos. Aunque puede hablar alemán, francés o algún otro idioma, piensa de una manera judía. Puede escupir poesía alemana, pero sigue siendo miembro de su raza. Heinrich Heine es el mejor ejemplo.

La importancia de una actividad educativa tan amplia, que se llevó a cabo incluso antes del NSDAP por algunos alemanes decentes, se puede ver mejor en la historia reciente de nuestro pueblo. Las generaciones pasadas vieron incluso la mención de la Cuestión Judía como descortés. Intencionalmente se ignoraban todas estas preguntas, incluso si el judío individual generalmente era percibido instintivamente como un cuerpo extraño.

¿Por qué los alemanes, y casi solo nosotros, luchamos con tanta energía contra la judería? ¿Por qué en el curso de la historia alemana siempre ha habido momentos en que el elemento alemán se vuelve contra los judíos? Alfred Rosenberg, en su libro “El camino del judío a lo largo de la historia”, responde:

“Probablemente no haya una nación en Europa en la que la naturaleza interna de la gente sea tan profunda y tan influyente como en el pueblo alemán. En sus profundidades, por lo tanto, es el opuesto espiritual de los judíos...".
A pesar de eso, el poder de los judíos y sus partidarios creció tanto en el pueblo alemán que llevó al colapso en 1918. La causa principal de esto fue el gran aumento de la población de nuestro pueblo, combinado con las crecientes tendencias liberales, lo que condujo a que cada vez más alemanes perciben erróneamente el hecho del problema racial y se vuelven indiferentes ante el peligro judío.

La visión del mundo nacionalsocialista en los últimos años ha abierto los ojos de la mayor parte de nuestra gente a este problema. El pueblo alemán ha reconocido que el judío se ha infiltrado como un parásito no solo en nuestro pueblo, sino en todos los pueblos de la tierra, y que está intentando corromper las características raciales originales de los pueblos para destruirlos racialmente y como estados, para de esa forma gobernar sobre ellos.
No obstante, es falso si un alemán u otro concluyen que, como el judío ha sido eliminado de la política alemana, la influencia judía también ha sido eliminada por completo de nuestro pensamiento y conducta. Incluso a veces se escucha la visión superficial de que las cosas son iguales en otros pueblos del mundo, ya que han seguido nuestro ejemplo. Eso es cierto sólo en unos pocos casos. En cambio, debemos recordar que, según estadísticas confiables, hay alrededor de 16 millones de judíos religiosos en el mundo, 10 millones de los cuales viven solo en Europa, casi tres quintas partes del total. Otros 4,5 millones viven en América, 800,000 en Asia, 530,000 en África, 25,000 en Australia. Estas cifras demuestran que el peligro judío es particularmente grande en Europa. También está claro por qué el crecimiento dramático de los judíos en Estados Unidos es un peligro tan grande para nosotros.

A pesar de que se siente tan seguro, al menos por el momento, el judío está pensando mucho sobre por qué los pueblos despiertos de Europa se están defendiendo contra él. Nada revela su incertidumbre sobre el camino que dictan sus leyes a la denominación mundial que lo que a menudo leemos en las obras de autores judíos.

Es en parte esta incertidumbre la que impulsa a los judíos a perseguir su objetivo de dominar el mundo de manera más rápida y consistente. Incluso Goethe escribió:

"El judío no nos perdonará".

Podemos estar seguros de que esto es más cierto hoy que nunca antes. En el libro de los judíos Zangwill y Roth titulado “Ahora y para siempre”, una conversación revela lo que el parásito mundial judío ve como su objetivo final, la dominación mundial [el libro al que se hace referencia es “Ahora y para siempre: una conversación con el Sr. Israel Zangwill sobre el judío y el futuro” (Nueva York: RM McBride, 1925)]. Con toda la pasión propia de su raza, el libro cuenta la historia de un judío en busca de venganza. Deambula de país en país, reuniendo sus fuerzas, al frente de las cuales arruina a Europa con sádico horror y ansia de destrucción, esta Europa que no se inclinará ante el judío, sino que se interpondrá en su camino hacia la dominación mundial.

Nosotros los nacionalsocialistas creemos en el Führer cuando dice que al final de la batalla, desatada sobre nosotros como su adversario más fuerte por el parásito mundial judío, la raza judía en Europa será destruida. Hasta que ocurra esta destrucción, siempre debemos recordar que el judío es nuestro enemigo absoluto que no se reducirá ante nada. Él conoce un solo objetivo: nuestra completa destrucción.

Parte I

LA NATURALEZA DEL PARÁSITO.

1. ¿Qué es un parásito?

Esta sección describe los males de los parásitos en la naturaleza.

2. El judío es el parásito de la humanidad.

Las llamadas clases educadas se burlaron y despreciaron al NSDAP cuando comenzó su lucha, particularmente cuando el Führer dijo repetidamente que el judío era un parásito. Rechazaron la afirmación del Führer de que toda la humanidad decente sufre hoy bajo el parasitismo judío. En el mejor de los casos, se reían de tales "fanáticos". Por supuesto, uno a menudo había tenido experiencias amargas con las prácticas comerciales de judíos individuales, pero la gente no se daba cuenta de que los judíos se ocultaban a sí mismos como una comunidad religiosa. Sus propios sentimientos religiosos les impedían llegar a una conclusión lógica. No querían reconocer la verdadera naturaleza de esta llamada comunidad religiosa.

Si el Führer dijo que:
"Un hombre que cree que puede llegar a un acuerdo satisfactorio con parásitos es como el árbol que cree que se beneficiará al concluir un acuerdo con un níspero",
…algunos lo encontraron incómodo. Ya había demasiadas conexiones con los judíos, uno ya no podía liberarse. La gente m que el judío siguiera su camino, como dijo el Führer en la misma conexión:
"Sigue su camino, metiéndose furtivamente en cada pueblo para vaciarlos, usando mentiras y calumnias, envenenando e interrumpiendo, intensificando la batalla hasta que el sangriento El exterminio de su odiado enemigo".
Hoy, por lo tanto, todavía es necesario revelar al judío como parásito del mundo, hacerlo visible, entenderlo correctamente.

Por lo tanto declaramos:

El judío es el parásito de la humanidad. Puede ser un parásito para una persona individual, un parásito social para pueblos enteros y el parásito mundial de la humanidad.

Para comprender su naturaleza completa, debemos investigar su existencia, lo que significa examinar su carácter, sus puntos de vista sobre los valores de la vida, su afirmación de dominio mundial y su capacidad para asimilarse.

Parte II

LA NATURALEZA DEL INDIVIDUO JUDÍO.

II a. LOS ORÍGENES RACIALES DE LOS JUDÍOS.

3. La judería, una contra-raza.

Si estudiamos a fondo la naturaleza racial del judío, concluimos que la judería no es una raza en el sentido ordinario de la palabra. En cambio, como escribió Houston Steward Chamberlain, debe verse como una contra-raza, aunque el término "contra-raza" no se puede entender en un sentido biológico. Desde un punto de vista biológico, la judería es una mezcla estable y pura de razas extremas y basura racial. El concepto de "contra-raza" significa principalmente el efecto destructivo y perturbador de los judíos dentro de las razas naturales. La marca distintiva de los judíos dentro de las razas humanas tiene que ver, por un lado, con la composición racial de los judíos, que han estado dispersos durante milenios, y, por otro lado, en su terca adhesión al materialismo más grosero, basado en sus así llamadas leyes religiosas.

La judería es el resultado de la mezcla de todas las razas posibles. Es el mayor desorden racial de la historia. Esta mezcla racial es tan peligrosa para todos los pueblos porque incluye elementos de todas las razas. Las malas características de estas razas se han transmitido durante muchas generaciones a través de la judería en forma cada vez más fuerte. A partir de esta mezcla racial artificial, desarraigada y materialista, se ha desarrollado una contra-raza parasitaria entre los pueblos.

El núcleo de la judería es la unión de elementos desarraigados, rechazados, asociales, enfermos y degenerados de las diversas razas, predominantemente de orígenes de Oriente Medio y Oriental. Uno debe recordar que en la antigüedad, los leprosos fueron expulsados ​​de su comunidad racial, al igual que los elementos criminales asociales.

4. Elementos sociales agregados constantemente a la mezcla racial judía

Como resultado de su distribución parasitaria entre los pueblos durante miles de años, los judíos se abrieron camino en casi todas las razas en la tierra. Como parásito social, infectó a las clases más bajas, a los esclavos, a los proletarios, a la mafia, etc. Tenían la menor resistencia al parasitismo racial judío. Estas clases, que en gran parte habían perdido sus instintos contra los extranjeros raciales, permitieron que la sangre judía se infiltrara.

Ya en el Antiguo Testamento, leemos en Éxodo 12:38 acerca de la salida de Egipto de los Hijos de Israel:

"Muchos otros de la multitud se fueron con ellos".
Debido a que estas clases más bajas se inclinaron fuertemente a la criminalidad y al comportamiento antisocial y a la revolución política, la mezcla racial judía incorporó las características negativas de estas razas y las incrementó a lo largo de las generaciones al mezclarse con la sangre de los elementos más bajos de otras razas, pasándolos en mayor grado de generación en generación. Así, la contra-raza judía se movió cada vez más hacia el lado negativo. La mezcla racial judía artificial se mantuvo unida por la fuerza de las leyes religiosas materialistas que se centraban en la vida de este lado de la tumba. Prometió a sus partidarios la prosperidad en la tierra y el señorío sobre todos los demás pueblos y naciones. Esta mezcla racial judía se mantuvo estrictamente separada de la influencia de dioses extranjeros.

Durante varios cientos de años de cautiverio en Babilonia, la mezcla racial judía se fortaleció con la endogamia. La inclusión de elementos extraños, a partir de este momento, fue casi inexistente. Por primera vez en la historia, un tipo bien definido y distinto surgió en la forma de la contra-raza judía.

Esta contra-raza judía incorporó en gran medida las malas características de casi todas las razas que había heredado a lo largo de los siglos por un proceso de selección negativa. La mezcolanza racial judío tiene principalmente los rasgos de las razas de Cercano y Medio Oriente, pero también influencias de las razas orientales más lejanas, occidental y nórdica. Los rasgos mongoles y negros están presentes con frecuencia.

5. Los grupos principales en la mezcla racial judía.

Esta sección describe la supuesta historia racial de los judíos.

6. Los Ashkenazi y los Shepardim

Discute estos dos grupos judíos.

7. Los gentiles se convierten en la comunidad religiosa judía.

Aparte de estos grupos que pertenecen a los judíos, hay varios grupos gentiles que se llaman a sí mismos judíos porque se unieron a la fe judía, pero no tienen nada que ver con los judíos desde un punto de vista racial. Tales grupos escindidos que se han unido a la fe judía incluyen judíos yeminitas en Arabia que se convirtieron al judaísmo alrededor del año 450 dC, Falashas en Abisnnia, los judíos del Cáucaso en el mar Caspio, tribus georgianas de origen racial iraní que luego se casaron con mongoles del área del Volga y probablemente fueron convertidos al judaísmo por judíos de Persia, los judíos negros de Bombay (hindustanis presumiblemente convertidos por judíos españoles), judíos chinos en la provincia de Hunan, los marambu negros a lo largo de la costa de Loango que siguen a los rituales judíos y los jázaros.

Estos grupos se unieron a los judíos a través del proselitismo religioso, que significa conversión religiosa, pero no pertenecen a las tribus extranjeras que forman parte de la mezcla racial judía. Aunque pertenecen a la comunidad religiosa judía, no son parte de la comunidad judía en sentido estricto.

8. Judería y endogamia.

Esta breve descripción de los orígenes raciales judíos demuestra la singularidad del origen y el desarrollo de la judería, que es precisamente lo opuesto al origen y desarrollo de todas las demás razas. Como hemos visto, otras razas crecieron orgánicamente a partir de situaciones particulares a lo largo de una historia de base étnica, a través de un proceso de contacto y lucha en el comercio y la guerra con otros pueblos. A diferencia de otros pueblos, no intentó elevar a sus miembros a un nivel superior a través de la industria y el trabajo.

La judería no es una raza ni siquiera una raza mixta. Es una mezcla confusa de razas, mezclas raciales y fragmentos raciales, mantenidos artificialmente por sus rabinos. Actúa como una especie de contra-raza, que solo puede destruir, nunca construir. La judería es el producto de la endogamia de elementos asociales, criminales, enfermos, degenerados y rechazados de todas las razas posibles en el mundo antiguo. La judería no es una raza ni un pueblo ni una religión en nuestro sentido de esas palabras. No posee patria, pero lleva una vida desarraigada y parasitaria a expensas de los pueblos anfitriones. Su patria actual es en gran parte los barrios criminales de las grandes ciudades del mundo, su dios es el dinero, su política es la revolución y la destrucción de los tesoros culturales de la humanidad.

IIb. CARACTERÍSTICAS FÍSICAS.

9. La apariencia exterior debe ocultar realidad

[La sección comienza señalando que aunque muchos judíos pueden identificarse por rasgos externos, otros aprendieron con el tiempo a esconderse para integrarse en la sociedad de la que formaban parte].

La gran masa de judíos, sin embargo, fue incapaz de superar sus apariencias físicas. Eso quedó claro para todos los alemanes que querían ver cómo observaba a los judíos después de 1933 desde un punto de vista con formación política. Esto fue particularmente claro para aquellos que pudieron observar los campos de concentración o de trabajo.

En comparación con nosotros, ¡qué diferencia de conducta y comportamiento! Un alemán que debe pasar mucho tiempo en un campamento, tal vez como un prisionero de guerra, incluso en las condiciones más primitivas, se comportará como un miembro de la familia de pueblos germánicos. Mantendrá su dignidad y apariencia personal. En particular, no perderá su sentido de la necesidad de limpieza, tanto física como espiritual.

10. Presiones agravantes

Es exactamente lo contrario con el judío. Mientras él, con la ayuda de las mentiras, se esfuerza por lograr la plena igualdad con su gente de acogida, intentando, se esfuerza al máximo para resistir sus propios impulsos, a fin de poder comportarse como se espera. Pero en el preciso momento en que estas presiones, por cualquier razón, desaparecen, se hunde de nuevo en la inmundicia, incluso si durante décadas ha sido un judío cultivado. De una manera que no podemos entender, él deja de cuidar su cuerpo y aspecto. Después de unos pocos días, y seguramente después de unas semanas, revela una vez más el aspecto original de su raza: el pequeño judío sucio y encorvado. Solo había sido una fachada. Incluso si durante décadas, no había podido cambiar su verdadera naturaleza, ni había querido hacerlo. Nunca ha tenido un judío honestamente, algún interés real en aprender de sus anfitriones. Después de todo, está firmemente convencido de que algún día será el señor de su pueblo anfitrión, y que luego podrá imponerle su ley, también en el ámbito físico.

11. No le gusta el trabajo físico

Una de las características particulares de la judería es una aversión al trabajo físico. Su sola apariencia física no los predestinó para el trabajo físico. Pero como resultado de generaciones de endogamia y de su mezcla racial, el judío hizo de eludir el esfuerzo físico su objetivo. Prefiere comerciar, dejar el trabajo a los demás. Sus doctrinas del Talmud lo ayudaron. En Alemania, casi nunca vimos a un judío entre mineros, granjeros, albañiles y trabajadores de la tierra, u otras profesiones que involucraban trabajo pesado. Cuando un judío trabajaba, había algún tipo de "gran negocio" involucrado. Entonces él podría trabajar durante bastante tiempo. El factor decisivo, sin embargo, es que el judío no tiene una relación ética con el trabajo, como lo hacemos nosotros. Para él, el trabajo es una de las varias posibilidades de explotación. Él no crea valor, sino que su objetivo es acumular dinero.

II c. MANIFESTACIONES ESPIRITUALES

12. El conflicto entre el genio alemán y el demonio judío.

Los alemanes tenemos el viejo concepto de una persona "animosa" (hochgemut). Imaginamos que una persona tenga las mejores fortalezas de carácter y voluntad, guiada por altos ideales y haciendo todo lo que sirva para el bien del conjunto. Alfred Rosemberg escribe sobre los judíos en “El mito del siglo XX” :

“Cada vez que la fuerza del creciente espíritu nórdico comienza a debilitarse, el Ahasvero atado a la tierra chupa los músculos cansados; cuando aparece una herida en el cuerpo de una nación, el demonio judío encuentra el lugar para la enfermedad y como parásito se beneficia de los momentos débiles de los grandes del mundo. Él no desea alcanzar la dominación a través del heroísmo de la batalla, sino hacer que el mundo "nutra" ( zinsbar machen) a los parásitos fantásticamente fuertes. No busca pelear, sino infiltrar, no adelantar valores sino explotar la decadencia, esa es la ley que sigue y nunca puede escapar de ella mientras viva".
El alma racial aria no tiene ningún punto de contacto con la interioridad judía.

Estamos en medio de este gran conflicto, quizás final, entre dos mundos. Quizás sin querer, un medio judío (Oskar Schmitz en “Der Jude”, 1926, número especial) discutió el conflicto entre el genio alemán y el demonio judío. Escribió:

“El demonio maligno de los judíos... es el fariseismo. Él es tanto el portador de la esperanza para un Mesías, como el guardián que asegura que no venga ningún Mesías... Esa es la forma específica y muy peligrosa de negación judía del mundo. El fariseo niega activamente el mundo, trabaja para asegurarse de que nada tome forma y, por lo tanto, es impulsado por una fuerza demoníaca. Esta aparente negación es también una forma particularmente fuerte de afirmar el mundo, pero con características negativas. El budista se alegraría si el mundo a su alrededor desapareciera, el fariseo festejaría si nada a su alrededor cobrara forma de vida, porque entonces su función de negación de la vida ya no existiría. Ellos (los fariseos) son el espíritu que siempre niega, oculto por una afirmación extática de un objetivo utópico que nunca se puede realizar: la venida del Mesías. Tendrían que colgarse como Judas si él realmente viniera, ya que son completamente incapaces de afirmación".

13. El judío corrompe los productos intelectuales de sus pueblos anfitriones

Nada tiene que ser añadido a esas palabras. Sin embargo, debemos observar otras manifestaciones espirituales de la judería.

A lo largo de los siglos, los judíos han memorizado y transmitido las doctrinas talmúdicas. En las discusiones religiosas, han trabajado sobre los pros y los contras de sus leyes, en busca de lagunas que puedan usarse para eludirlas, o formas de seguirlas particularmente cómodas. A lo largo del tiempo, los judíos han desarrollado una flexibilidad mental que a menudo impresiona al observador ingenuo. Nuestros antepasados ​​en particular a menudo no podían defenderse contra las influencias del espíritu judío. Los judíos parecían ser capaces no solo de comprender todos y cada uno de los movimientos intelectuales de pensamiento de los alemanes y otros pueblos del mundo, sino también de utilizarlos con maestría. El alemán, por ejemplo, podía tener una idea: era el judío el que le daba forma. Un gran alemán u otro pensador en el mundo podía descubrir una idea brillante: el judío se convirtió hábilmente en su defensor. Nadie vio cuánto trabajaba el judío para seguir los procesos de pensamiento de los pueblos europeos. Cuando se notó, la gente que no era política se asombró de lo hábilmente que los judíos podían explicar los asuntos intelectuales profundos con tanta claridad.

Hoy debemos reconocer que el judío no estaba interesado en competir con las grandes ideas y personalidades de nuestro mundo intelectual, sino que para él esas labores intelectuales no eran más que una herramienta política que podía usar como una palanca de destrucción espiritual en los pueblos, pues tenía la intención de gobernar. Spinoza es un ejemplo clásico. Utilizó el pensamiento de Decartes y Giordano Brumo de una manera que le cambió completamente su sentido original. Los judíos líderes han hecho lo mismo con el pensamiento de otros grandes europeos; pretendían ser los verdaderos defensores de estas ideas y, sin embargo, eran grandes mentirosos. Recuerda cómo Karl Marx falsificó la concepción alemana del socialismo como un orden natural de vida, basado profundamente en la sangre alemana, y se convirtió en el fantasma de la dictadura del proletariado.

14. Los judíos “más grandes” son los más corruptos.

Las personas se han dejado cegar por los intelectuales judíos, y lo hacen incluso hoy. ¡Cuánto se dijo en Alemania sobre las habilidades de los abogados judíos! Solo necesitamos recordar al "gran defensor, el Dr. Alsberg". ¡Qué elogio hubo para el "gran" filósofo Einstein, "el Newton de nuestros días", para los "grandes" médicos Freud y Hirschfeld! ¡Cuántos elogios intentaron amontonar para los muchos profesores universitarios judíos, para todo el llamado "mundo intelectual"! Una mirada a la influencia de los judíos en la literatura alemana ofrece la oportunidad de ver cómo el elogiado intelectualismo judío no era más que la expresión más amarga y dolorosa del espíritu destructivo judío en su pueblo anfitrión, incluso cuando uno mira a escritores menos conocidos como Maximilian Harden, Arthur Schnitzler o Emil Ludwig.

15. La falta de un concepto de honor.

En este sentido, hay que notar la sorprendente falta de un concepto de honor en el ámbito intelectual. Alfred Rosenberg ( “El Mito…”, pp. 686-687) escribe:

“El hecho de que carecen de un verdadero concepto de honor se muestra en las leyes religiosas que a menudo incluso ordenan el engaño. Esto se establece de manera asombrosa en el Talmud y en el Schulchan Aruch. Schopenhauer, el buscador brutal de la verdad, los llamó los "grandes maestros de la mentira". Kant dijo: "una nación de mercaderes y tramposos".
Rosenberg argumenta convincentemente que la judería no muestra gran parte de lo que es para nosotros la vida normal. No se puede hablar de moralidad en el sentido europeo. Aparte de las auto-alabanzas permanentemente presentes: "Así como el cordero, los judíos son perfectamente santos". (Schir hasch-schirum suta 6, 6)

El Talmud tiene una gran cantidad de doctrinas que nos permiten entender qué piensa el judío de los gentiles:

El judío es tu compañero, el gentil no es un compañero. (Talmud Sanhedrin 72b, Tosafot).
Mientras el judío haga la voluntad de Yahwe, su trabajo será hecho por manos de otros. (Talmud Terakot 35b)
Se permite incitar a los pecadores (gentiles) de este mundo a la guerra. (Talmud Berakot 7b, Megilla 6b)
¡Mata a los mejores gentiles! (Talmud Aboda zara 26b, Tosafot)
Las pertenencias de los gentiles son como el desierto, y el primero que las atrapa puede guardarlas. (Talmud Baba batra 54b)
No hay honor entre los gentiles. (Talhud Sanhedrin 74b)
Estas pocas citas proporcionan alguna indicación de su llamada moralidad, pero hay muchos ejemplos más convincentes. Referimos al lector a los libros de Alfred Rosenberg y el Dr. Johann Pohl.

Podemos concluir esta sección con una cita del Führer, tomada de su discurso del 12 de abril de 1922 titulado "Los 'Agitadores de la Verdad". Expresó claramente la naturaleza de los judíos:
"El bolchevismo mundial judío es un cuerpo absolutamente extraño en la comunidad de las naciones europeas cultas. No hace la menor contribución a nuestra economía o cultura, sino que solo propaga la confusión. No hace una sola contribución positiva en el escenario internacional de la vida en Europa o en el mundo, sino que solo presenta gráficos propagandísticos de estadísticas mentirosas y carteles de agitación”.
II d. LA LEY DE LA JUDERÍA.

16: El Talmud

17: Schulchan Aruch

18. La ley religiosa judía y la preservación de la sangre judía

Parte III

LOS JUDÍOS ENTRE LOS PUEBLOS.

19. Las primeras migraciones judías

20. Primera aparición judía en Alemania.

21. Los judíos destruyen el mundo cultural greco-romano.

22. Los judíos ganan privilegios en tierras germánicas

23. Nuevas rutas comerciales ayudan a la difusión de la judería

24. Expulsiones judías

25. El judío entra en Inglaterra

26. ¿Tienen los judíos una patria?

¿Es realmente cierto, se puede preguntar, que los judíos no tienen una patria real? El breve resumen de la dispersión judía no responde por sí solo a esta pregunta crítica. Citamos el libro de Ferdinand Fried “El ascenso de los judíos” para la respuesta:

“No están arraigados en ninguna tierra, sino que proliferan en todas partes, actuando como bacterias parásitas destructivas en cada huésped. Este poder destructivo se volvió verdaderamente poderoso solo cuando el comercio engañoso se combinó con una religión adecuada para él. La naturaleza de la fe judía, vista desde esta perspectiva, es que sus adeptos no necesitan patria, ni patria, sino que están contentos con "Jerusalén" ("allá en la luz"). Eso corresponde a su desarraigo. Su ley (la Torá) es el vínculo espiritual que mantiene unidos a todos aquellos que están relacionados racial y religiosamente, incluso si están dispersos por todo el mundo. Esta fuerza interna de fe favorece a los parientes raciales y genera una dureza amarga y un odio apasionado contra todo lo extranjero (los pueblos anfitriones extranjeros, los Goy). Están dispersos por todo el mundo, pero se mantienen unidos por el comando ético para socavar a los extranjeros detestados".

27. El gueto

28. La migración de los judíos a través de los mares.

29. Palestina como Estado judío.

30. La República Judía Soviética en Birobidschan

Parte IV

EL PARÁSITO MUNDIAL JUDÍO EN EL TORRENTE SANGUÍNEO Y LOS ÓRGANOS DE LOS PUEBLOS.

31. El veneno que se arrastra

32. La economía: campo de batalla y dominio de la judería.

33. Los judíos logran la emancipación.

34. El judío emancipado como destructor de la vida étnica.

35. La judería al frente del movimiento obrero.

36. El Manifiesto Comunista: Declaración de Guerra de los Judíos en el Mundo.

37. "Todo lo alemán es como un emético para mí"

38. La Bourgeoise falla

39. La sangre judía entra en las familias alemanas

40. La masonería como órgano de la judería.

41. La dictadura de la prensa judía.

42. La judería y las fiestas.

43. Los judíos influyen en la cultura.

44. “Los grandes días” de los judíos durante la declinación de Alemania

45. El papel de los judíos entre otros pueblos

Parte V: Ideas sobre la dominación mundial judía

46. ​​Luchar por la dominación mundial es un deber religioso para el judío

47. La dominación mundial judía significaría tiranía y esclavitud

La dominación mundial judía no sería de ninguna manera el dominio mundial de iguales o la solución a las tensiones sociales, sino que, siguiendo la doctrina de la ley judía, toda la humanidad gentil sería explotada, tiranizada, esclavizada y devuelta a la miseria más oscura de Maneras que hoy difícilmente podemos imaginar. El destino de Rusia proporciona al menos algunos ejemplos. Por lo tanto, no es casual que los judíos tengan su mayor esperanza en Rusia con sus masas humanas y su riqueza territorial, viéndolo como el trampolín para alcanzar sus objetivos.

Desde el “Midrash Talpiot”, publicado en Varsovia en 1875, podemos ver cómo los judíos prevén a los gentiles gobernantes:

"Dios creó a los gentiles en forma humana, aunque son lo mismo que los animales... Sin embargo, él los creó con el único propósito de servir a los judíos día y noche en un trabajo interminable. No se está convirtiendo para que los judíos sean servidos por animales en forma de animales, sino por animales en forma humana (pág. 255)".
Según el tratado de Talmud Berakot 54b:

"Las pertenencias de los gentiles son el desierto, y puede ser tomado por el primero que las atrape".
Según el tratado del Talmud Berakot 35b:

"Mientras los judíos sigan la voluntad de Yahwe, otros harán su trabajo por ellos ".
Y finalmente, el tratado Aboda zara 26b Tosafot dice:

"Matar a los mejores gentiles es la forma más segura de lograr la dominación mundial".
48. Los Protocolos de los Ancianos de Sión.

Aquí debemos mencionar “Los Protocolos de los Ancianos de Sión”, el plan conspirativo de los judíos del mundo, que se puede ver como el plan general de los judíos para la dominación mundial. Muestra a los judíos cómo infiltrarse en el torrente sanguíneo y en los órganos de los pueblos gentiles. Revela cómo los estados gentiles deben ser socavados para que estén completamente sujetos al parásito judío.

A través del control de las finanzas y la prensa, incitando a los trabajadores, promoviendo el conflicto de clase, destruyendo los derechos de los propietarios, incitando la guerra y el conflicto entre los pueblos, luchando contra la religión, eliminando la inteligencia gentil, los gobiernos gentiles y el mundo gentil, será reemplazado por la dominación mundial judía, por un reinado de terror.

Aquí hay varios ejemplos de este plan judío:

"Por lo tanto, no debemos detenernos en el soborno, el engaño y la traición cuando deben servir para alcanzar nuestro fin".
"[El imperio judío] debe instituir un reino de terror..."
"Gracias a la prensa, tenemos oro en nuestras manos, a pesar de que hemos tenido que extraerlo de los océanos de sangre y lágrimas".
"Convertiremos a los países en campos de batalla de insurrecciones".
"Estas turbas se apresurarán a derramar la sangre de aquellos a quienes, en la sencillez de su ignorancia, han envidiado desde sus cunas, y cuyas propiedades podrán saquear".
"Para controlar la opinión pública, debemos sembrar la duda y la discordia".
"En el lugar de los gobernantes de hoy, estableceremos un espectro que se llamará la administración de super-gobierno".
"Destruiremos la importancia de la familia y su valor educativo".
"Sabremos cómo evitar que personas altamente dotadas se levanten de entre los gentiles".
“Dios nos ha concedido a nosotros, Su Pueblo Elegido, el don de la dispersión, y en esto que aparece en todos los ojos para ser nuestra debilidad, ha surgido nuestra fuerza, que ahora nos ha llevado al umbral de la soberanía sobre todo el mundo. Ahora no queda mucho más por construir sobre los cimientos que hemos establecido".

Estos protocolos obviamente deben ser vistos como un documento secreto judío. Fue una gran catástrofe política para el mundo judío cuando los Protocolos se dieron a conocer a los pueblos gentiles. Los judíos utilizaron todos los medios posibles de engaño y falsedad para argumentar que no eran genuinos. Ese fue un intento inútil. Cualquiera que vea los eventos mundiales podría percibir  que los judíos seguían estrictamente las directrices de los Protocolos. Todo el cuerpo de la literatura judía proporciona las innumerables piedras de mosaico de las que provienen los Protocolos y que proporcionan pruebas abundantes de la autenticidad de esta conspiración del mundo judío.

El viento del espíritu del Talmud sopla hacia nosotros desde los Protocolos. Escuchamos el Zohar, encontramos pasajes sucios del Antiguo Testamento de la historia judía, en una forma algo diferente. En su fundación, los Protocolos son el producto del pensamiento judío a través de los siglos. Tomaron forma una vez que los judíos del mundo se sintieron lo suficientemente fuertes como para organizarse políticamente. Aproximadamente al mismo tiempo se fundó la "Alianza Israélite Universelle", la primera organización judía mundial y, a principios de la década de 1860, apareció Mordejai (Karl Marx), el apóstol de la lucha de clases. Unos años más tarde, todo el mundo civilizado miró a la Comuna de París.

El fundador de la "Alliance Israélite Universelle" fue el judío IA Crémieux, un ministro del gobierno francés que fue amigo de Karl Marx y del primer ministro Gambetta. También fue Gran Maestro del Gran Oriente de Francia.

El autor francés Maurice Joly (probablemente de origen judío) pertenece a este grupo. Maurice Joly escribió un breve folleto que a primera vista parecía estar dirigido contra el entonces gobierno francés. En realidad, contenía una parte significativa de los Protocolos, y muy probablemente era comprensible solo para los iniciados entre los judíos. Herzl, fundador de la organización mundial sionista, trabajó con el mismo material en su novela “The Old New Land”. No hay duda de que tal pensamiento se desarrolló, incluso si se expresa claramente solo en un pequeño círculo de judíos y también de masones.

Es obvio que Maurice Joly se inspiró en sus principales amigos revolucionarios judíos. Después de que el centro de la comunidad judía internacional se mudó a Londres, el primer Congreso Mundial Sionista se reunió en Basilea en 1897. A partir de este momento, la comunidad judía se hizo más fuerte y más organizada, un desarrollo que tuvo que atraer la atención del mundo gentil. Cada vez más de las demandas políticas más insolentes de los judíos aparecían en la literatura judía, y la locura judía y la arrogancia judía se hacían cada vez más obvias. Ciertos de la victoria sobre los gentiles, a veces incautamente hablaban abiertamente.

49. Los judíos carecen de habilidades creativas

50. La “Alianza Israélite Universelle”

51. La dominación mundial judía sería el fin del mundo

Parte VI.

La batalla nacionalsocialista contra el parásito mundial judío

51. “En la lucha contra los judíos, hago la obra del Señor”.

Apéndice
 
El folleto concluye con un apéndice de treinta y dos citas antisemitas. La mayoría son de Hitler, pero algunos son de Rosenberg, Luther, Goethe y otros.