-----------------------------f- SALUD PÚBLICA Y ESTERILIZACIÓN EUGENÉSICA FORZADA EN EL TERCER REICH. ~ DOCTRINA NACIONALSOCIALISTA

Difusión y estudio del Nacionalsocialismo. Formación doctrinaria de los simpatizantes.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

SALUD PÚBLICA Y ESTERILIZACIÓN EUGENÉSICA FORZADA EN EL TERCER REICH.

SI NO PUEDES ESCUCHAR EL AUDIO POR LA CENSURA EN YOUTUBE

Por ACGS.

Rudolf Hess describió con total acierto al Nacionalsocialimo como “ciencia racial aplicada”. La importancia que le dio el Nacionalsocialismo a la visión biológica de la realidad, tuvo como manifestación política, no solamente las leyes raciales, sino el fortalecimiento de la salud pública dentro del territorio del Reich.

La experiencia de una salud pública desarrollada en Alemania no era nueva ni fue por tanto una innovación del Nacionalsocialismo. El primero que instauró un sistema de atención sanitaria de corte público y socializada, fue Otto Von Bismarck en e año 1883.

El militarismo alemán prusiano se intere´s fuertemente en la creación de un sistema de salud pública. Lo que podemos llamar medicina socializada era algo que guardaba mucha coherencia con el socialismo que estaba fuertemente enraizado en las estructuras militares prusianas. Ya Gustave Le Bon, en su “Psicología del socialismo”, señala que en el ejército se desarrolla una concepción socialista de la vida, que lleva a quienes sirven en el mismo, a acostumbrarse a un estilo de carácter socialista.

Bismarck creo un sistema de seguro de salud obligatorio, que serviría como modelo para otros países. Su interés no era solamente humanitario o social, sino que el Canciller de Hierro buscaba quietarle bandera a los marxistas. De ahí que en muchos aspectos Otto Von Bismarck fuera un precursor de lo que hoy consideramos “estado de bienestar”.

Así que cuando Adolf Hitler y el NSDAP accedieron al gobierno del Estado alemán, ya existían decenas de años de experiencia en medicina socializada y seguros obligatorios de salud.

Por otro lado, no debe sorprendernos que un estado racial socialice la medicina, ya que tal estado está fuertemente relacionado con la constitución hereditaria y la calidad de su gente. El Tercer Reich tenía  interés en qué tipo de persona se casa y cuántos hijos tiene. Se buscaba la procreación sin mezclas raciales y sin defectos hereditarios, considerando que la sociedad se ve afectada por estos factores.

El Nacionalsocialismo era como sabemos anti marxista y por tanto, su visión de la socialización de la atención médica,  no tiene nada que ver con las soluciones que comunistas, socialistas o socialdemócratas puedan pretender. Ello llevó a que la salud pública en la Alemania Nacionalsocialista debiera superar objeciones que tenían que ver con factores de estrica naturaleza sanitaria.

La dirigencia nacionalsocialista tenía claro que una asistencia sanitaria generalizada ayuda a la supervivencia de aquellos biológicamente incapaces, ya que éstos tendrían la mayor necesidad de asistencia sanitaria, mientras que las personas sanas tendrían relativamente poca necesidad de ella.

Alfred Ploetz, fue uno de los más importantes eugenistas de fines del siglo XIX y principios del siglo XX. En el año 1895 escribío un libro de referencia sobre el tema: “La competencia de nuestra raza y la preservación de los débiles”. Cuarenta y dos años despúes, este médico socialdemócrata se afilió al NSDAP y formuló algunas objeciones a la asistencia sanitaria. Este es un extracto.
A primera vista se podría suponer que las condiciones para la prosperidad de una raza eran las mismas que las condiciones para la prosperidad de cada miembro de la misma, que el cuidado de la salud de la raza y la atención sanitaria habitual del individuo eran uno y lo mismo. Este no es el caso sin embargo, sin algo más, y hay excelentes investigadores que incluso quieren reconocer un profundo conflicto entre la salud moderna y el bienestar racial. [...]
En realidad, la demanda de la mayoría de los darwinianos implica que la lucha por la existencia debe mantenerse dentro de la sociedad humana ....
Basta con las palabras de Darwin: 
"Como cualquier otra bestia, el hombre sin duda ha alcanzado su actual estado exaltado a través de una lucha por la supervivencia como consecuencia de su rápida multiplicación, y si va a progresar aún más, es de temer que debe permanecer sujeto a una lucha severa ..".  
En todo caso, se deduce de las observaciones de estos hombres, que la idea de que el bienestar de nuestra raza se lograría mejor mediante la mejora de las condiciones de vida de todos los individuos no es universalmente aceptada.
De ahí surge la necesidad de equilibrar el concepto de atención sanitaria en el sentido habitual, la higiene individual, con otro concepto, el de la higiene de una colectividad humana. Así se podría hablar de la higiene de una nación, de una raza en sentido estricto, o de toda la raza humana.
Ploetz indica que los antiguos alemanes paganos practicaban una especie de higiene racial:
La idea del refinamiento racial estaba, al menos en parte, en la base de la costumbre de los antiguos alemanes, para permitir que el padre matara a recién nacidos débiles, feos o desagradables.
Ploetz culpa al cristianismo y a la democracia por marginar la higiene racial, pero considera que en la élite intelectual de la Alemania de finales del siglo XIX, cuyo pensamiento no está gobernado por el cristianismo, la idea ha vuelto:
El cristianismo y la democracia moderna con su doctrina y sus exigencias de igualdad han disminuido tanto el sentido de la raza en las masas que el conflicto entre las demandas socialistas humanitarias y el bienestar racial ya no penetra en su conciencia. En las masas, digo.
En el pequeño círculo de líderes e investigadores, con el advenimiento de Darwin y el avance político de la socialdemocracia, el interés racial se volvió muy vital, y los golpes de espada de grandes y pequeños caballeros de la mente sonaron alegremente a través del aire de primavera De la ciencia moderna.
Como socialista informado por el darwinismo, Ploetz defiende que el estado ayude al individuo, pero al mismo tiempo que el estado debe equilibrar esto con la higiene racial.

Ploetz aboga por medidas no sólo para prevenir el deterioro racial, sino para mejorar la raza:
La escalada de nuestros talentos del cerebro es la condición más necesaria que sabemos para una mejora de nuestras condiciones de felicidad.
Lejos de ser Alemania Nacionalsocialista la pionera en leyes eugenésicas, estas  comenzaron en los Estados Unidos, tan temprano como en 1896, cuando Connecticut promulgó una ley que prohíbía el matrimonio de cualquier persona que sea "epiléptica, imbécil o débil".

Puesto que la prohibición del matrimonio no impedía que los "imbéciles o débiles" se reprodujeran, el siguiente paso lógico debía ser la esterilización forzada de personas cuya reproducción era indeseable. En 1907 el estado americano de Indiana se convirtió en el primer estado en tener una ley de esterilización eugenésica.

Aunque 30 estados adoptaron leyes de esterilización eugenésica, la implementación real de la esterilización eugenésica en los Estados Unidos fue limitada debido a demandas judiciales.

En cuanto al Tercer Reich, uno podría pensar, de acuerdo a la propaganda de los vencedores en la Derrota Mundial, que la esterilización eugenésica podría aplicarse a gran escala. Sin embargo, la realidad es que este tipo de actos médicos se realizaban siguiend un proceso estricto que aseguraba la justificación de las medidas de esterilización Un testigo calificado sobre esto fue Lothrop Stoddard quien visitó Alemania en 1940 e informó sobre lo que vio.

De Lothrop Stoddard, en su libro “En la oscuridad”:
Como los nazis lo vieron, tenían una doble tarea: aumentar el tamaño y la calidad de la población. Incentivos indiscriminados a las familias grandes resultarían en mayor medida en más criminales y moros. Así que unieron sus estímulos a los ciudadanos con una restricción drástica en los elementos defectuosos. Esa acera era la Ley de Esterilización.
El objeto del estatuto se enuncia en su título oficial: “Ley para la Prevención de las enfermedades hereditarias”. Los motivos para la esterilización se enumeran específicamente. Son: (1) Deficiencia mental congénita; (2) Esquizofrenia, o personalidad dividida; (3) locura maníaco-depresiva; (4) Epilepsia hereditaria; (5) Corea heredada (de Huntington); (6) Ceguera heredada; (7) Sordera hereditaria; (8) Cualquier defecto físico grave que haya sido heredado; (9) Alcoholismo crónico, cuando se ha determinado científicamente que es un síntoma de anormalidad psicológica.
Debe entenderse que todos estos defectos y enfermedades han demostrado ser hereditarios por científicos de todo el mundo. Se estimó que al menos 400.000 personas en Alemania eran conocidas por ser sujetos de esterilización. Pero la ley prohíbe específicamente la esterilización para cualquier causa no hereditaria. Incluso las personas con enfermedades mentales, los criminales habituales y los alcohólicos comunes no pueden esterilizarse [si no se demuestra que son hereditarios].
Cada caso de esterilización debe ser probado más allá de una duda razonable ante los tribunales de distrito especiales, y las apelaciones de su veredicto se puede tomar, primero a un tribunal regional de apelaciones y, en última instancia, el Tribunal Superior de Apelación de Berlín.
Tales son las disposiciones de la Ley de Esterilización. Se han formulado tantas acusaciones fuera de Alemania que se están utilizando para esterilizar a personas políticamente indeseables, que particularmente se me dio la bienvenida a la oportunidad de estudiar de primera mano los procedimientos de la Corte Superior.
[...]
La Suprema Corte Eugénica de Alemania se encuentra en un edificio impresionante en Charlottenburg, uno de los suburbios occidentales de Berlín. Llegué justo cuando la corte se abría. En el banquillo se sentaba un juez regular en gorro y bata. A su derecha estaba el célebre psicopatólogo, el profesor Zutt, un sabio típico con ojos azules suaves y una barba de Vandyke. A la izquierda del juez había un joven de ojos agudos que era un especialista en psicología criminal y al lado del cual estuve sentado durante los procedimientos. Los tres me explicaron cortésmente los puntos a intervalos frecuentes.
Dado que éste era el tribunal de última instancia, todas las cuestiones se planteaban en apelación de los tribunales inferiores y, por lo tanto, tendían a ser los casos de "cabecera".
Lo que más me impresionó fue el cuidado meticuloso con que estos casos ya habían sido considerados por los tribunales inferiores. El expediente de cada caso era voluminoso, con una historia de vida completa del sujeto, informes de especialistas y clínicas, y también investigaciones exhaustivas sobre la historia familiar del sujeto. Al llegar a su decisión, el Tribunal Superior no sólo consultó los autos del caso, sino que también examinó personalmente a los propios sujetos vivos.
El primer caso que vi parecía un excelente candidato para la esterilización. Era un hombre de unos treinta y tantos años, de apariencia bastante parecida a un simio: frente encogida, nariz achatada con narices flácidas, labios gruesos y pesada mandíbula prognática. No vicioso, pero bruto y bastante aburrido. Su historia de vida fue ligeramente antisocial: varias convicciones por robos menores y otra por una relación homosexual con otro niño cuando era un muchacho. En la edad temprana se había casado con una judía por la que tenía tres hijos, ninguno de los cuales había aparecido demasiado bien. [...] Ahora estaba tratando de casarse con una mujer que ya había sido esterilizada como un idiota. La ley prohíbe a un individuo no esterilizado casarse con una persona esterilizada; Así que él estaba más que dispuesto a ser también esterilizado. La corte inferior recomendó la esterilización.
Los tres miembros de la Corte Suprema interrogaron al hombre detenidamente. Las preguntas daban a conocer el hecho de que él dirigía una ruta de entrega de periódicos en los suburbios, que era capaz de dirigir este simple negocio satisfactoriamente y que respondía a las preguntas de la Corte con un grado de inteligencia razonable. La Corte concluyó que la esterilización no había sido probada como obligatoria y devolvió el caso para una investigación más profunda.
El Caso Dos era obviamente un desequilibrado mental, aunque no era un caso de asilo. Bateando un bastón como un buen caballero, entró en la corte con un "aire", que iba incongruentemente con sus ropas suaves y elegantes y el maltrecho sombrero de fieltro escondido debajo del brazo izquierdo. No había duda de que debía ser esterilizado. Los tribunales inferiores habían decidido que era esquizofrénico o maníaco-depresivo, y ambos defectos estaban bajo la ley. Pero cuál de los dos tenía que estar claramente determinado antes de que la operación pudiera realizarse legalmente.... La Corte se inclinó a considerarlo maníaco-depresivo, pero también detectó síntomas esquizofrénicos. Como no estaban absolutamente seguros, el caso fue remitido para la investigación clínica adicional.
El caso Tres era una niña de dieciocho años. Una sordomuda que se dio a entender a través de un intérprete. Evidentemente no era débil de mente, pero tenía un pobre historial familiar. Los padres, que también aparecieron, eran muy poco atractivos. Su caso había llegado por primera vez ante el tribunal inferior hace dos años. A continuación, decidió contra la esterilización debido a que no se observó sordera hereditaria en el registro familiar. Recientemente había recomendado la esterilización porque varios factores hereditarios desafortunados en la familia habían sido divulgados por la investigación adicional. El Tribunal Superior ordenó que la niña fuera enviada a una clínica para observación. También ordenó más investigación en el registro familiar.
El caso Cuatro era una niña de diecisiete años. La cuestión era la debilidad mental. Ciertamente se veía débilmente molesta mientras se sentaba debajo del banco, encorvada en una silla, con rasgos aburridos y ojos sin brillo. Dejó a una huérfana a una edad temprana, había tenido una educación al azar. El expediente demostró que ella había sido siempre tímida, atrasada, e incapaz de continuar con la educación normal.
[...]
Los miembros de la Corte Suprema examinaron con cuidado y paciencia a esta pobre muchacha. Ella no tenía conocimiento ni interés ni siquiera en los acontecimientos más elementales de la actualidad. Por ejemplo, apenas sabía que había una guerra en curso. Pero la psicóloga descubrió que era capaz de hacer cambios en las facturas de los pequeños clientes en su restaurante y que podía cumplir otros deberes de su humilde trabajo. Por lo tanto, la Corte finalmente concluyó que, a pesar de su apariencia más despreocupante y su mente simple, infantil, ella no era un imbécil en el sentido de la ley y por lo tanto no debe esterilizarse.
Hubo otros casos ese día, todos conducidos en la misma manera meticulosa y metódica. Vine convencido de que la ley se estaba administrando con estricto respeto a sus disposiciones y que, en todo caso, los juicios eran casi demasiado conservadores. En la evidencia de esa visita, por lo menos, la ley de la esterilización está eliminando las cepas peores en la acción germánica de una manera científica y humanitaria verdadera.
Esto es extraído del libro de Lothrop Stoddard “Into the Darkness” (1940). En esta obra, Stoddard discute las medidas por las que los nacionalsocialistas han logrado aumentar dramáticamente la tasa de natalidad de Alemania.

En un estado como Alemania antes de 1945, sin grandes minorías raciales no asimiladas e inasequibles, por supuesto, se instauró por un lado un sistema de seguro de salud universal, pero también se introdujeron medidas eugenésicas, incluida la esterilización compulsiva,  para asegurar que la calidad hereditaria de la nación no se deteriorara como consecuencia de la mayor protección sanitaria.

Programas de esterilización, control matrimonial desde el punto de vista sanitario y racial, programas como Lebensborn, concienciación de la población para formar familias numerosas, lucha contra el tabaquismo y el cáncer de pulmón, etc., fueron aspectos diferentes de la visión biológica que caracterizó y caracteriza al Nacionalsocialismo como cosmovisión.

4 comentarios :

  1. Gran articulo y muy bien resumido. Yo discutiendo con familiares y algun conocido que otro, siempre me reprochan "Los nazis querian una raza perfecta, exterminaba a los retrasados mentales, y todas esa bobadas que los Juden les has inoculado por su medios de comunicaSION, en sus inocentes conciencias durantes tantas decadas" mi madre por ejemplo, no simpatiza con nuestra cosmovision de vida, pero ultimamente la enseño videos del sufrimiento de la poblacion alemana a manos de los bombardeos terroristas de los que hoy se hacen llamar 'Democratas', y bueno se empieza a cuestionar y no culpabilizar de ser el malisimo de la historia a nuestro Fuhrer. Ahora ya se limita a decir, "En esa guerra todos hicieron maldades" por eso debemos seguir intentando convencer a la poblacion, que todo este sistema que vivimos es solo un Matrix que nos lleva al caos y confrontacion frontal contra todo tipo de obstaculos inimaginables, que ni en la novela de George Orwell '1984' nunca lo hubiese imaginado.
    Sieg Heil AGCS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus comentarios.
      Uno de los objetivos de nuestro blog, es contribuir a derrotar la "leyenda negra" que rige sobre el NS. En el caso de la eugenesia, una práctica que consideramos personalmente como indispensable para nuestros pueblos, no fueron ni mucho menos los "nazis", quienes la instauraron en toda su magnitud. Estados Unidos, Gran Bretaña y Noruega, se llevan las palmas al respecto. Y en el campo de la esterilización forzada, estos países la mantuvieron hasta varios años despúes de culminada la Segunda Guerra Mundial.
      Sieg Heil!!!!

      Eliminar
    2. Me he convertido en un asiduo lector y fiel de vuestro blog. No hace falta que me deis las gracias por mis comentarios, solo quiero aportar un poco de mis conocimientos. Se me había olvidado decir en mi primera intervención, que la gente desconoce es que los nacional socialistas estaban bastantes avanzados en medicina aparte de otros sectores. Y que el Doctor Josef Mengele no es ese Ángel de la Muerte como los medios judaicos le han retratado! sino que hacia investigaciones para analizar muchas enfermedades contagiosas y/o cronicas, como el sífilis, apoplejias, etc. Lo que pasa que sus avances médicos, se lo achacaron como crímenes de lesa humanidad en Núremberg, porque lo experimento en pacientes que eran prisioneros en los campos de concentración. Pero como tu dices, a pesar de que los 'Nazis' pudieron hacer cosas desagradables bajo su régimen. Las democracias no pueden dar lecciones de moral y civismo que digamos! y solo hay que estudiar la historia de evolución política y social de esos países llamados 'Liberales y Marxistas'.
      Saludos!

      Eliminar