-----------------------------f- ¿ES EL NACIONALSOCIALISMO UNA IDEOLOGÍA EXCLUSIVA PARA ALEMANES U OTROS PUEBLOS PUEDEN ADOPTARLA? ~ DOCTRINA NACIONALSOCIALISTA

Difusión y estudio del Nacionalsocialismo. Formación doctrinaria de los simpatizantes.

lunes, 4 de septiembre de 2017

¿ES EL NACIONALSOCIALISMO UNA IDEOLOGÍA EXCLUSIVA PARA ALEMANES U OTROS PUEBLOS PUEDEN ADOPTARLA?


Sir Oswald Mosley y su Unión Británica de Fascistas, partido al que definió como "nacionalsocialista".
Una de las críticas siempre mal intencionadas que se hacen a los militantes nacionalsocialistas no alemanes consiste en argumentar que las ideas nacionalsocialistas no tienen aplicación fuera de Alemania. La prueba de esa sentencia se basa en la conocida frase pronunciada por Adolf Hitler: 
“El nacionalsocialismo no es para la exportación”.
Lo primero que debe llamar nuestra atención es el hecho de que las mismas personas que viven tratando de loco delirante a Adolf Hitler, cuando les es conveniente, recurren a sus dichos interpretándolos como mandatos inviolables. Se pretende entonces que no puede haber otra interpretación del nacionalsocialismo que aquella se resulte de copiar punto por punto lo expresado por Adolf Hitler.

Muchos de nosotros, creemos que es así. Que el Nacionalsocialismo debe ser llevado adelante dentro de un respecto irrestricto a las palabras del Führer. Pero obviamente, esto es parte de nuestra coherencia, al considerar a Adolf Hitler el hombre más grande  de la historia humana.

Cuando estos críticos siempre mal avenidos nos lanzan estas frases, lo hacen sacándolas de su contexto, del ámbito, situaciones y circunstancias en que fueron expresadas. Por algo son “maestros de la mentira”.

Nosotros vamos a examinar en las próximas líneas el significado de esta afirmación de acuerdo al contexto en que fueron pronunciadas.

Hay que hacer una precisión al respecto. Por la época histórica en que esta discusión se dio, la posibilidad de “exportación” del nacionalsocialismo se refería al resto de países europeos y a países blancos fuera de Europa como podía ser Estados Unidos o algunos países americanos con mayoría de población de origen europeo.

No debemos olvidar que los países de Asia y África vivían bajo el colonialismo de otras potencias, fundamentalmente Inglaterra, pero también Francia, Bélgica, Italia, etc.

El Nacionalsocialismo es una ideología estrictamente racial, creada por hombres blancos y para pueblos blancos. ¿Pueden otros pueblos tomar aspectos particulares del nacionalsocialismo en temas económicos, sociales, políticos? Evidentemente sí. Intentos como el primer peronismo en Argentina, el gobierno de Marcos Pérez Jimenez en Venezuela, Khadafi en Libia o el Partido Baas en varios países árabes, son ejemplo de intentos de instaurar un socialismo nacional. Pero el nacionalsocialismo no es tal sin la concepción racial y la defensa del futuro de nuestros pueblos blancos. Otros pueblos no blancos podrán tomar ejemplo del nacionalsocialismo, pero esta ideología será tal y solo tal en forma completa, referida a los pueblos blancos y al aseguramiento de su supervivencia.

Aclarado estos puntos, la pregunta de la posibilidad de exportación del nacionalsocialismo queda bien definida en cuanto a su alcance.

Ya en 1934 y 1935, el Dr. Joseph Goebbels declaró que el nacionalsocialismo no era para la exportación, como parte de un intento de mantener relaciones positivas con gobiernos extranjeros, incluido el de Estados Unidos, preocupados por la influencia de la Alemania Nacionalsocialista en la emigración alemana en ese país. El Dr. Goebbels fue el primero que expresó:
"El nacional-socialismo no es para la exportación".
Pero esa expresión fue en realidad una declaración de la diplomacia para evitar el conflicto con los gobiernos extranjeros.

En 1942, cuando el propio Hitler hizo esencialmente la misma declaración en el contexto de una conversación privada, dio un motivo adicional detrás de la posición que habría sido inconveniente de declarar públicamente:
“Me opongo firmemente a cualquier intento de exportar el nacionalsocialismo. Si otros países están decididos a preservar sus sistemas democráticos y, por tanto, a precipitarse a su ruina, tanto mejor para nosotros. Y más aún, porque durante este mismo período, gracias al nacionalsocialismo, nos transformaremos lenta pero seguramente en la más sólida comunidad popular que es posible imaginar”. (“Conversaciones de sobremesa con Adolf Hitler”, anotación correspondiente al 20 de mayo de 1942).
Hitler no decía que otras naciones no pudieran aplicar el nacionalsocialismo: por el contrario, se suponía que los Estados europeos vecinos, habiendo adoptado el nacionalsocialismo, se volverían fuertes. Hitler estaba diciendo que simplemente no era del interés de Alemania animar a las naciones que eventualmente podrían entrar en conflicto con ella a adoptar el nacionalsocialismo.

Al mismo tiempo, sin embargo, Hitler no dijo que Alemania debía intentar sofocar el desarrollo del nacionalsocialismo en ninguna parte, sino que Alemania no debía esforzarse para lograr tal desarrollo. Que las otras naciones mantengan su sistema liberal si eso es lo que quieren.

Hitler no había sido enteramente consistente en la aplicación de este principio.  Cuando se trataba de una nación que se estaba volviendo fuerte y nacionalista o alineándose con los enemigos de Alemania, como en el caso de España en los años treinta, Hitler proporcionó la asistencia necesaria para que las fuerzas ideológicamente afines prevalecieran.
  
Además, durante unos años Hitler subvencionó a Sir Oswald Mosley, que a partir de 1938 se refería a su credo político como nacionalsocialismo. En ese momento Hitler esperaba evitar el conflicto e incluso tener relaciones futuras armoniosas con Gran Bretaña como se describe en "Mein Kampf", con Gran Bretaña gobernando los mares y reteniendo su imperio mientras dejaba la hegemonía en el continente europeo a Alemania. Cuando estalló la guerra, un plan para que Mosley  transmitiera a Gran Bretaña desde un transmisor en suelo alemán tuvo que ser desechado.

En última instancia, intentar o no exportar el nacionalsocialismo parece haber sido determinado en cada caso basado en si parecía probable que ayude o perjudique a la seguridad de Alemania.

Las declaraciones de Adolf Hitler y Joseph Goebbels sobre el nacionalsocialismo como una ideología no apta para la exportación, no significaban que otras naciones no pudieran aplicar el nacionalsocialismo, sino que Alemania no intentaría hacer  al mundo nacionalsocialista  como intentaba lograr  la Unión Soviética respecto al comunismo.






0 comentarios :

Publicar un comentario