-----------------------------f- LOS MÚSICOS DE LAS SS. ~ DOCTRINA NACIONALSOCIALISTA

Difusión y estudio del Nacionalsocialismo. Formación doctrinaria de los simpatizantes.

jueves, 10 de agosto de 2017

LOS MÚSICOS DE LAS SS.



Desde los primeros días del Tercer Reich, la Allgemeine-SS y la  SS-Verfügungstruppe había comenzado a formar su propia élite de cuerpo musical, estableciendo así la tradición de que las SS lideraran el camino en todo lo artístico y político y  reclutaron exitosamente músicos civiles de primera categoría completamente entrenados para unirse a sus filas y establecerse en los años anteriores a la guerra como primera banda militar de Alemania. Como tal realizó importantes y celebradas actuaciones en todas las ocasiones militares y ceremoniales más relevantes en Berlín, incluyendo el Concierto de Sportspalast el 30 de enero de 1934 para celebrar el primer aniversario del ascenso espectacular de Adolf Hitler al poder.

Sin embargo, con la creación de las Waffen-SS y el aumento repentino en el número de nuevos Musikkorps Waffen-SS, el SS-Musikinspektion estaba determinado a asegurar un suministro constante de jóvenes músicos altamente entrenados dentro de sus propias filas y bajo requerimientos  muy fuertes para su educación musical formal, buscando entonces crear una nueva generación de Waffen-SS Musikführer.

Por lo tanto, una Musikschule der Waffen-SS fue construida por el SS-Junkerschule en Braunschweig bajo la dirección del SS-Hauptsturmführer Edgar Siedentopf y admitió su primera incorporación de 60 alumnos el 1 de julio de 1940. Mantenido y financiado por el Reichsführung-SS Heinrich Himmler y la ciudad de Braunschweig, la escuela reclutó a sus profesores de música de la Academia Estatal de Música de la ciudad, mientras que la disciplina y la enseñanza de la escuela fueron proporcionadas y supervisadas por SS-NCOs en la comisión de servicio de los Musikkorps de la división Waffen-SS Germania.


La escuela se jactaba de  poseer una impresionante variedad de instrumentos de bronce y percusión, además de unos cuarenta pianos verticales y su estructura consistía en un gran edificio que contenía una gran sala de ensayo, varias salas de práctica, una oficina administrativa y un taller de sastrería y zapatería. Además, había una pensión que contenía los dormitorios de los estudiantes, un comedor y una cocina. Alrededor de la escuela había tres cabañas de enseñanza, otra sala de ensayo más pequeña, un gimnasio y varias salas insonorizadas para la práctica individual de los estudiantes.

Los alumnos jóvenes que poseían una formación musical previa y aprobarann el estricto examen médico podían entrar en la escuela después de su decimocuarto cumpleaños por un período de cuatro años y luego firmaban  un contrato de doce años como músico dentro de los Musikkorps de las Waffen SS.. Sus padres daban el permiso claro y previo y entonces los que eran capaces contribuían con veinticinco Reichsmarks mensuales para  su alojamiento, ropa y educación.
El nivel de aptitud musical del estudiante se determinaba a través de un examen de ingreso y todos los estudiantes exitosos eran asesorados en la selección de un instrumento principal (metal), y un instrumento secundario, (cuerdas). El progreso continuo de los estudiantes era evaluado durante todo el año y en la escuela, los alumnos usaban uniformes de estilo similar al uniforme estándar gris de combate de la Waffen-SS. Pero en su parche de cuello negro había una lira bordada, las charreteras contenían el monograma M.S. y el manguito llevado en el brazo inferior derecho de la túnica llevaba la leyenda “Musikschule Braunschweig” en plata y  en negro. Para ayudar a distinguir aún más a los jóvenes estudiantes de la fila general de Waffen-SS, el joven músico aprendiz usaba el brazalete estándar y la hebilla del cinturón plateado de la Hitler Jugend.

Estudiantes de la Escuela de Músicos con su uniforme habitual.

En 1942 la SS-Musikschule se separó de la SS-Junkerschule para convertirse en una unidad totalmente independiente y en 1944 el número de estudiantes había aumentado desde el inicial de 60 a 220. El SS-Haupsturmführer Eberhardt asumió el mando de la escuela con el objetivo de que la SS-Musikinspektion proporcionara a las Waffen-SS sólo los músicos más finos disponibles. La Musikschule Braunschweig también se aseguró de que los estudiantes de alto rendimiento pudieran ser seleccionados como futuros directores musicales con el rango de oficial de SS.

El programa de estudio de la escuela era el siguiente:
  • Instrucción en un instrumento principal, como un trombón.
  • Instrucción en un instrumento secundario, como un violonchelo.
  • Entrenamiento de piano obligatorio.
  • Instrucción en teoría musical, armonía, historia, construcción y operación de instrumentos, etc.
  • Formación en música orquestal y de cámara.
  • Ejercicios musicales básicos (hasta el segundo año en la escuela).
  • Instrucción general en alemán, matemáticas, geografía e historia.
  • Educación física y deportes.

La aptitud y el progreso de los estudiantes era probado y monitoreado durante todo el año. Los métodos de entrenamiento en la escuela resultaron muy exitosos y se desarrolaban durante el término de un año, los estudiantes daban conciertos públicos que gozaron de alta popularidad tanto para los participantes como para los espectadores.

En 1942 la escuela cortó sus conexiones logísticas con la SS-Junkerschule "Braunschweig" y se convirtió en totalmente independiente. En 1944 el número de estudiantes había crecido a 220 y el Hstuf. Eberhardt había sucedido a Edgar Siedentopf (que había sido ascendido a Stubaf. y transferido a otro lugar) en la comandancia de la escuela. Durante el mismo año la ciudad de Braunschweig se convirtió cada vez más en el blanco de ataques aéreos enemigos de carácter francamente terrorista, lo que puso en peligro la Escuela de Música, sus jóvenes alumnos y, por supuesto, su inventario con muchos valiosos instrumentos. Por ello  la Inspección Musical de las Waffen-SS bajo Stubaf. Leander Hauck (más tarde KIA), decidió trasladar la escuela a la seguridad de la pequeña ciudad de Bad Saarow en Brandenburgo.

En enero de 1945, Bad Sarrow se puso en peligro por el avance del Ejército Rojo y la Escuela de Música de las Waffen-SS tuvo que ser disuelta. Los alumnos fueron enviados a casa en los casos que era  posible, y los miembros del personal fueron asignados a la 32ª División de Granaderos de SS, recientemente creada el 30 de enero, donde fueron utilizados en la formación del destacamento de reconocimiento divisional.

Junto con músicos adecuados que ya servían como Musikkorps dentro de las Waffen-SS, estudiantes seleccionados de Braunschweig fueron recomendados por sus instructores para la formación y enviados a Berlín para realizar los exámenes de aptitud e ingreso para el curso de Musikführer. Los candidatos seleccionados eran adjuntados al personal de Banda, donde la formación se llevaba a cabo a través de una gama de temas musicales.

El énfasis en el entrenamiento de líder de  música estaba obviamente dirigido a la conducción. Como tal estos futuros Waffen-SS Musikführer recibieron un entrenamiento de liderazgo musical mucho más realista y dinámico que cualquier otra escuela de música militar dentro del Reich. El curso de SS-Musikführer terminaba con un examen final y después de un pase los estudiantes exitosos eran promovidos al grado SS-Standarten-Oberjunker, con la expectativa de que eventualmente llegarían a ser directores musicales de sus propios Musikkorps y un rango de SS-Untersturmbannführer.
Musikmeister Gustav Weissenborn vestido de civil

Vale la pena señalar que los dos únicos SS-Musikmeister que no fueron entrenados oficialmente fueron el Musikmeister Hermann Müller-John y su número dos Gustav Weissenborn, ambos de los Musikkorps der SS-Leibstandarte Adolf Hitler, ilustrando perfectamente el carácter de élite y de imagen exclusiva que la División de Guardaespaldas SS disfrutaba a los ojos de Adolf Hitler y de su Comandante Sepp Dietrich.

Al término de su entrenamiento militar básico, los músicos Waffen-SS eran asignados inmediatamente a los SS-Musikkorps que tenían vacantes, mientras que algunos recién calificados podían ser enviados a la Wermacht.

Los músicos militares a menudo se vieron obligados a sufrir la "indignidad" de ser asignados a otros deberes militares mientras esperaban su paso a tiempo completo a una banda de regimiento o de cuerpo, a pesar del flujo regular de músicos en la Wehrmacht y la Waffen-SS a través de entrenamiento militar básico. El Alto Mando alemán emitió estrictas normas sobre el tamaño de la banda militar de una unidad y los nuevos músicos sólo se transferirían a una banda cuando había una vacante genuina.


Musikkorps SS - LAH
Una excepción a esta regla fue el SS-Leibstandarte 'Adolf Hitler', cuya banda de elite fue muy favorecida por el oficial al mando Sepp Dietrich que creía firmemente que un buen Musikkorps era muy beneficioso para el regimiento. Por lo tanto, cuando el Musikmeister de SS-LAH Hermann Müller-John realizaba un pedido de otros dos clarinetistas o un oboísta adicional, Dietrich le respondía con una sonrisa triste, "¿no tienes ya suficiente...?", y le autorizaba las transferencias solicitadas. Fue de esta manera que el SS-LAH Musikkorps creció de un original de 48 músicos a 75 y de ahí hasta 120 músicos.

Una vez que los nuevos reclutas musicales habían pasado por un entrenamiento militar básico y se habían unido a un Musikkorps, no se esperaba que realizaran otros deberes militares fuera de su esfera creativa durante tiempo de paz y podrían concentrarse completamente en avanzar en su carrera militar-musical en la Waffen-SS y Wehrmacht.

La única excepción a esta orden fue su entrenamiento anual de cuatro semanas, como soldados de servicio, de regreso a una compañía de entrenamiento para "recuperar" sus habilidades militares adquiridas durante el entrenamiento básico y para refrescarse en lo que sería su papel secundario de guerra como médicos, conductores y mensajeros en motocicletas. Una vez asignados a un Wehrmacht o Waffen-SS musikkorps, los instrumentos de un músico eran proporcionados por la unidad o banda de regimiento. La única excepción es el 12º SS-Hitlerjugend que, debido a su formación tardía en 1944, carecía de instrumentos y los músicos debieron llevar los propios.

El día típico de un músico militar en los cuarteles consistía generalmente en ensayos completos de los Musikkorps cada mañana seguido de la práctica individual y la actuación en la tarde, con muchos pequeños conciertos públicos que se organizaban para entretener a la buena gente de la ciudad donde se alojaba la guarnición y su regiones periféricas. Las mañanas normalmente comenzaban con la práctica de marchar para toda la banda, ya sea practicando nuevos movimientos o perfeccionando los viejos y ensayando el repertorio de marchas militares, ya sea en el campo de desfile o en los campos detrás de los cuarteles. Entonces era el momento de sentarse y trabajar en piezas de concierto específicas y actuaciones incluyendo aperturas y valses que se realizarían en importantes conciertos públicos.

Las tardes ofrecían la oportunidad a los músicos individuales de encerrarse en cualquier lugar tranquilo que pudieran encontrar (el ático, la caldera o el trastero) y trabajar sin molestias en su propio instrumento específico, antes de reunirse con la banda y viajar al concierto de la noche. Este entretenimiento nocturno podría tener lugar en el ayuntamiento local o en el gran salón de la cervecería local o como un concierto al aire libre en el coreto en el parque de la ciudad o tal vez como una actuación más elaborada en el teatro local o sala de conciertos. La banda de baile de la SS-Leibstandarte-SS 'Adolf Hitler' que se distinguía por sus chaquetas blancas, era particularmente bien recibida donde quiera que fuera.


Para el músico de  carrera militar, el domingo era siempre el día más importante de la semana de trabajo, y a menudo se les exigía realizar conciertos a gran escala organizados para la población civil alemana durante la mayor parte de las semanas. Éstos eran frecuentemente en la ayuda de Deutsches Rotes Kreuz, o para entretener a los trabajadores en las fábricas locales durante tiempo de paz. Durante los años de guerra eran más propensos a actuar en apoyo de Winterhilfswerk o visitar hospitales militares para entretener a soldados enfermos y heridos enviados de regreso desde el frente... demostrando así la máxima del Dr. Joseph Goebbels de que la música militar era una herramienta vital en la Guerra de Propaganda del Reich!



0 comentarios :

Publicar un comentario