-----------------------------f- ALGUNAS DIFERENCIAS ENTRE EL NACIONALSOCIALISMO Y EL FASCISMO. ~ DOCTRINA NACIONALSOCIALISTA

Difusión y estudio del Nacionalsocialismo. Formación doctrinaria de los simpatizantes.

lunes, 10 de julio de 2017

ALGUNAS DIFERENCIAS ENTRE EL NACIONALSOCIALISMO Y EL FASCISMO.



Hay una pintura, del revolucionario francés Jaques-Louis David, que resume efectivamente la diferencia entre el fascismo y el nacionalsocialismo. Fue pintado en 1789 y se titula "Los lictores traen a Bruto los cuerpos de sus hijos".

Después de haber dirigido la batalla contra la monarquía, Lucius Brutus condenó a sus hijos a muerte por pelear en el lado del rey Tarquino. Este fue el comienzo de la Antigua República Romana. Brutus mostró que su lealtad era a la República Romana (el Estado), cuyo símbolo era el Fasces, más que a su propia familia. En contraste, los germanos siempre han puesto primero la raza, la sangre y el parentesco. Un germano hubiera preferido exiliarse, renunciar a su poder político, con sus hijos, que matarlos por el bien del Estado. Los germanos eran famosos por mantener la libertad, la sangre, la raza y el parentesco con carácter sagrado.

Un Fasces se refiere a un haz de varillas envueltas con un hacha. Es el símbolo adoptado por el fascismo, e implica que el pueblo está ligado al Estado, con el hacha representando la fuerza. La idea es que, al estar así ligado, el Estado se hace mucho más fuerte.

La ideología política del fascismo fue formulada por Benito Mussolini en Italia después de la Primera Guerra Mundial. Él fue influenciado grandemente por el imperio romano y la república. Mussolini fundó el movimiento fascista 1919, llamándolo "Fasci Di Combattimento",. La idea de la gavilla era ya popular entre los socialistas, a los que le gustaba la idea de la "unión inquebrantable". El propio Mussolini había sido inicialmente un socialista izquierdista en su ideología y era anti nacionalista, pero sus ideas debían sufrir un cambio dramático cuando fundó el movimiento fascista. Se volvió muy anticomunista y nacionalista.

En la República Romana y en el Imperio, la Ley tenía precedencia sobre el parentesco, y eso siempre ha sido una característica del fascismo. El mismo término "Rey" proviene de la idea de parentesco. En el nacionalsocialismo, como en el reinado tradicional, la cohesión tribal es primordial. En la democracia, se supone que el individuo es primordial y, cuando el estado viene primero, aparece el fascismo.

Es una característica del fascismo permitir que los extranjeros que demuestran lealtad al Estado se conviertan en ciudadanos. En la antigua Roma, a pesar de varias guerras que se libraban para impedir que esto sucediera, eventualmente se permitió a los extranjeros convertirse en romanos. Del mismo modo, los Estados fascistas en España (bajo Franco) y en Italia no se fundaron en la sangre, la raza y la cohesión tribal. Franco –pese a muchas cosas positivas que tuvo - desgraciadamente utilizó las tropas marroquíes musulmanas para violar a mujeres en ciudades blancas que él había identificado como simpatizantes del comunismo.

Desde que se permitió a los extranjeros convertirse en ciudadanos romanos, ha habido tribalismo racial débil en Italia. El sentimiento patriótico y la lealtad dinástica han existido sin dudas, pero el concepto de raza ha sufrido en Italia, y sólo existe verdaderamente como una nostalgia referida el período más temprano de Roma. La lealtad patriótica es para el Estado. Por lo tanto, el fascismo es ideal para las naciones italianas y del sur de Europa, para quienes la raza tiende a ser algo divisivo. Después de un período de eugenesia esta situación cambiaría.

El programa nacionalsocialista fue elaborado por Hitler en 1919, antes de que hubiera oído hablar de Mussolini, pero aún así consideró que los acontecimientos en Italia habían sido una influencia importante. La marcha de Mussolini sobre Roma en 1922 fue la inspiración de Hitler para los sucesos del 9 de noviembre de 1923. Mostraba lo que era posible lograr. Hitler, a su vez llegó a influir mucho en Mussolini, lo que le llevó a introducir la lealtad racial en el fascismo italiano hacia el final del mismo. Mientras que los dos líderes habían sido inicialmente hostiles entre sí, con Mussolini iniciando esta animosidad con sus discursos públicos denunciando a Hitler como un "bárbaro" e incluso como un "pederasta", finalmente se convirtieron en amigos íntimos. Hitler incluso organizó una misión de rescate cuando Mussolini terminó en prisión, después de que el Consejo Fascista había decidido que ya no deseaba que fuera líder.

De la introducción de Walther Hadding a Mein Kampf:
“El hegelianismo y el neo hegelianismo justificaban al Estado como un fin en sí mismo. El nacionalsocialismo no considera al Estado como un fin en sí mismo, aunque los ejemplos de Prusia y de Italia fascista  parecían grandes en ese momento, era tentador para la gente que no conocía bien al nacionalsocialismo verlo bajo esta luz (e incluso hoy no es raro que fuentes descuidadas califiquen erróneamente al nacionalsocialismo de "fascismo")”.
La doctrina de Mussolini sobre el fascismo:
"Por lo tanto, para el fascista, todo está en el Estado, y nada humano o espiritual existe, mucho menos tiene valor, fuera del Estado. En este sentido, el fascismo es totalitario, el Estado fascista, la síntesis y la unidad de todos los valores, interpreta, desarrolla y da fuerza a toda la vida del pueblo".
Alfred Rosenberg sobre la relación del nacionalsocialismo con el totalitarismo:
"El Estado es sólo un medio para un fin. Su fin y su propósito es preservar y promover una comunidad de seres humanos que están unidos tanto físicamente como espiritualmente".
Alfred Rosenberg:
"Por todos estos motivos, se recomienda que todos los nacionalsocialistas no hablen ya del estado total, sino de la totalidad (totalidad) de la cosmovisión nacionalsocialista, del NSDAP como cuerpo de esta cosmovisión y de la visión nacional, el Estado socialista como instrumento para la preservación del alma, el espíritu y la sangre del nacionalsocialismo como el poderoso fenómeno que se inició en el siglo XX".

La izquierda tiene especial interés en que el término "socialismo" sea de su exclusiva propiedad y despegarlo de las ideas del Tercer Reich, por lo que perpetúan el término "fascismo" para describir el nacionalsocialismo. Stalin inició esto llamando a los nacionalsocialistas "fascistas", mientras que, por extraño que parezca, el Occidente democrático estaba dispuesto a no confundir las dos ideologías, y los analistas políticos los mantuvieron conceptualmente separados. Al leer acerca de los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, solía ser fácil saber si el orador o escritor estaba inspirado en el comunismo. Si él o ella hablaba de los nacionalsocialistas como "fascistas", entonces el argumento o punto de vista probablemente se originó en los círculos comunistas.

La confusión también surge, para el público, porque tanto el nacionalsocialismo como el fascismo son regímenes autoritarios donde rige una fuerte verticalidad del mando.

Sin embargo el fascismo no pudo desprenderse de su origen liberal, al mantener órganos de gobierno que decidían en base a criterios cuantitativos de mayorías y minorías. Es más, la caída del Duce fue justamente fruto de la actuación de uno de esos órganos, el Gran Consejo Fascista. El nacionalsocialismo por el contrario impone el principio del jefe o “führerprinzip”, que va de la mano con la responsabilidad total del jefe en cuanto al ejercicio de su jefatura. Por eso en el Tercer Reich, un golpe de estado parlamentario como el que sucedió en la Italia fascista, era naturalmente imposible.

Fruto también de su origen liberal, el fascismo fue institucionalmente monárquico. Mantuvo los privilegios de nacimiento de la Casa de Saboya y de otras familias auto proclamadas nobles. El Nacionalsocialismo no reconoce privilegios familiares, ni honores que se mantienen por herencia. El honor es algo personal y se gana o se pierde en la vida de un solo individuo. Los privilegios de casta no son tenidos en cuenta, y la comunidad racial se basa justamente en la igualdad de base de sus miembros por pertenecer a una misma volksgemeinschaft.

Otra diferencia sustancial entre el fascismo y el nacionalsocialismo es el sistema de representación corporativa del primero, que también está infectado por el virus de las decisiones de acuerdo a mayorías y minorías. Las distintas asociaciones profesionales nacionalsocialistas estaban basadas en el principio del jefe. Unían a todos los implicados en una actividad productiva en “Cámaras” y estan estaban dirigidas por un jefe. Las decisiones se tomaban por el jefe y no por órganos colegiados de funcionamiento democrático.

Aún hoy dentro de los círculos fascistas, al excesivo protagonismo del líder se le llama despectivamente “ducismo”, lo que es impensable en las organizaciones nacionalsocialistas. El nacionalsocialismo entiende la organización como el jefe y su séquito. No hay lugar para divisiones o para votaciones democráticas. Eso queda para liberales, para marxistas y también para fascistas.

Seguiremos abundando sobre el tema.



1 comentario :

  1. No tiene opción a descarga directa en PDF , Saludos y un Fuerte Abrazo

    ResponderEliminar