-----------------------------f- TORTURA Y TERROR TALMÚDICOS. ~ DOCTRINA NACIONALSOCIALISTA

Difusión y estudio del Nacionalsocialismo. Formación doctrinaria de los simpatizantes.

jueves, 15 de junio de 2017

TORTURA Y TERROR TALMÚDICOS.



La horripilante tortura, la destripación  y el desmembramiento de cautivos  no fueron actos aislados de salvajismo durante la guerra. Métodos de sacrificio inhumano de millones de gentiles en la Europa ocupada bolchevique se basaban en enseñanzas talmúdicas para maximizar el terror y la tortura.

Los asesinatos cometidos por los bolcheviques y sus sádicos  cómplices gentiles se llevaron a cabo de acuerdo con principios que son actos ineludibles de asesinato ritual talmúdico. Tales salvajadas son ceremonias de sacrificio ocultistas. Estas enseñanzas estipulan que los asesinatos deben ser llevados a cabo:
"…induciendo la cantidad máxima de dolor y sufrimiento en las víctimas. Durante el inconcebible sufrimiento la víctima genera inmensas cantidades de energía, que es consumida por los poderes del mal, que existen en niveles más sutiles de existencia".
Para comprender adecuadamente los niveles de depravación satánica practicados por los judíos una vez que alcanzan el dominio sobre los gentiles se aconseja referirse a las enseñanzas del Talmud. La naturaleza estas prácticas no tiene igual fuera del concepto de las enseñanzas de su dios. Los ejemplos de monstruosas depravaciones rituales son históricamente únicos en la Rusia ocupada bolchevique.

En ella, los jefes judíos de la temida Cheka usaron barcazas para ahogar en masa a los oficiales del ejército imperial ruso. El judÍo chekista Mikhail Kedrov (Zederbaum), inusualmente cruel, ahogó a 1.092 oficiales rusos en el Mar Blanco en la primavera de 1920. En Crimea, los judíos observaron y aplaudieron las espantosas muertes de miles de cautivos en los muelles de Sebastopol. Los republicanos respaldados por Stalin durante la Guerra Civil de España utilizaron los mismos métodos. Los buques cargados de prisioneros nacionalistas atrapados en sus bodegas fueron hundidos a satisfacción de sus captores republicanos. Hoy, sus hermanos, desde un punto seguro en las colinas que dominan la Palestina ocupada, aplauden la incineración de los pueblos palestinos por parte de las fuerzas aéreas israelíes.
Arriba: Joseph Unschlicht, Roza Zemlyachka (Rozalia Zalkind) Bela Kuhn (Aaron Kohn) los líderes del terror rojo en Crimea, Rusia del sur.
Abajo: Pavel Kin (Jefe de Cheka en Jarkov), Chekist Mikhail Kedrov (Zederbaum), Stephan Saenko El Chekist más sangriento y brutal en Jarkov)

Lenin y sus cómplices no arrestaron a nadie. Dondequiera que los soviéticos ocupaban, martirizaban a los más activos de la sociedad, los pensadores independientes. Vladimir Lenin dio órdenes de matar al mayor número posible de estudiantes en varias ciudades. Los Chekistas arrestaron a todos los jóvenes que llevaban un gorro escolar. Estos estudiantes fueron liquidados porque Lenin creía que los intelectuales rusos venideros serían una amenaza para el régimen soviético. (Vladimir Soloukhin, "A la luz del día", Moscú, 1992, página 40). El vacío resultante en las comunidades de la intelectualidad fue llenado por los judíos. Muchos estudiantes, por ejemplo en Yaroslavl, aprendieron rápidamente y ocultaron sus gorras escolares. Después, Chekistas detuvirton a todos los jóvenes sospechosos y buscaban en su cabello la marca de la gorra de la escuela. Si se veía la depresión en su pelo, el joven era asesinado en el acto.

El autor Vladimir Soloukhin reveló que los Chekistas estaban especialmente interesados en chicos atractivos y chicas bonitas. Estos fueron los primeros en ser asesinados. Se creía que habría más intelectuales entre personas atractivas. Por lo tanto, jóvenes de buena presencia fueron asesinados como un peligro para la sociedad. El terror fue coordinado por el funcionario judío Chekista Joseph Unschlicht. El judío se considera elevado en una escala proporcional al grado de sufrimiento previo al asesinato infligido a la víctima. Esta escala define niveles de prioridad como por ejemplo sacerdotes, oficiales del ejército, intelectuales y niños.

Los destripamientos antes de la muerte eran comunmente realizados.

¿Cómo fueron los asesinatos? Los Chekistas judíos favorecieron el asesinato con diversos métodos de tortura. En su documental “The Russia We Lost”, el director Stanislav Govorukhin contó cómo el sacerdocio en Kherson fue crucificado. El arzobispo Andronnikov de Perm fue torturado antes de morir. Tenía los ojos en alto, sus orejas y nariz fueron cortadas. En Járkov, el sacerdote Dmitri fue desnudado Cuando trató de hacer la señal de la cruz, un Chekista le cortó la mano derecha. No es una coincidencia que en la Europa ocupada y derrotada de 1944 se alentaran abiertamente los mismos métodos de asesinato ritual sádico antes de la muerte.

Varias fuentes hablan de cómo los chekistas de Jarkov colocaron a sus víctimas en fila. Luego, después de clavar sus manos en una mesa, sus torturadores le cortaron las muñecas con un cuchillo. Se echó agua hirviendo sobre la piel, que se despegó. Esto se llamaba "sacar el guante". La ocupación soviética de los Estados bálticos es otra vez prueba de los métodos orquestados de la tortura talmúdica practicada antes de la muerte. El refugiado lituano Zite Kaulius escribió en "The Advocate", Newark, abril de 1964:
“Los alemanes eran ángeles comparados con los comunistas. Los cristianos perseguidos salieron de su escondite. Mi padre que había sido arrestado fue liberado por los alemanes. Llegó a casa con las manos crudas. Los comunistas lo torturaron hundiendo las manos en agua hirviendo hasta que su piel se desprendió como guantes”.
Escena del patio en Jarkov. El cadáver de I. Ponomarenko. La mano derecha ha sido cortada y tiene cortes profundos del pecho. En el fondo se pueden ver otros dos cadáveres.
Jarkov. Los cadáveres de rehenes mujeres torturadas. Las víctimas estaban vivas cuando sus pechos fueron cortados y brasas ardientes habían sido empujadas hacia dentro de  sus vaginas.
En otros lugares, la cabeza de la víctima fue colocada sobre un yunque y aplastada lentamente con un martillo de vapor. Aquellos que debían someterse al mismo castigo al día siguiente se vieron obligados a observar. Los ojos de los dignatarios de la iglesia fueron sacados, sus lenguas fueron cortadas y fueron enterrados vivos. Había chekistas que solían cortar el estómago de sus víctimas, tras lo cual sacaban una porción del intestino delgado y lo clavaban en un poste telegráfico y, con un látigo, obligaron a la desafortunada víctima a correr círculos alrededor del poste hasta que el intestino entero había sido desenredado y la víctima moría. El obispo de Voronezh fue hervido vivo en una olla grande, después de lo cual los monjes, con revólveres dirigidos a sus cabezas, se vieron obligados a beber el agua del suplicio, transformada en una macabra sopa.

Un cadáver decapitado con una pierna cortada fue descubierto en el patio de la KGB en Kherson. El cuerpo había sido quemado.
El cadáver de Ilya Sidorenko, dueña de una tienda de moda en la ciudad de Sumy. Las costillas y los brazos de la víctima antes de la muerte habían sido rotos y los genitales aplastados y mutilados.

Otros Chekistas aplastaron las cabezas de sus víctimas con prensas, o los perforaron con herramientas dentales. La parte superior del cráneo fue aserrada y el más cercano en la línea se vio obligado a comer el cerebro, tras lo cual el procedimiento se repetiría hasta el final de la línea. Los chequistas a menudo arrestaban a familias enteras y torturaban a los niños ante los ojos de sus padres, y las esposas ante sus maridos.

La realidad ineludible ~ no importa cuánto podamos temblar e ignorar ~ es que el judío, donde quiera que toma el control y a lo largo de los siglos, mata en formas que están totalmente de acuerdo con las enseñanzas talmúdicas. 


0 comentarios :

Publicar un comentario