-----------------------------f- POLÍTICA ECONÓMICA ALEMANA EN EL TERCER REICH. ~ DOCTRINA NACIONALSOCIALISTA

Difusión y estudio del Nacionalsocialismo. Formación doctrinaria de los simpatizantes.

viernes, 30 de junio de 2017

POLÍTICA ECONÓMICA ALEMANA EN EL TERCER REICH.



De Wilhelm Bauer

PRESENTACIÓN.

Esta visión general de la política económica de Alemania del Tercer Reich durante los primeros seis años de gobierno nacionalsocialista de Adolf Hitler fue escrito por el Dr. Wilhelm Bauer, economista del Instituto Alemán de Investigación de Negocios (Institut für Konjunkturforschung) en Berlín. Se basa en una conferencia que dio el 11 de agosto de 1938, a un grupo de profesores visitantes estadounidenses en el Amerika-Institut de Berlín. Wilhelm Bauer (1904-1974) fue más tarde uno de los economistas más destacados de Alemania. Por ejemplo, fue durante seis años presidente del influyente Consejo de la República Federal alemana de expertos en economía (Sachverständigenrat).

Fuente: “Política económica alemana”, por Wilhelm Bauer. Publicado por la Oficina TerraMare, Berlín, 1939.

……………………….

LA POLÍTICA ECONÓMICA ALEMANA.

Lo siguiente se basa en una conferencia que di el 11 de agosto de 1938 ante el Amerika-Institut de Berlín, ante un grupo de profesores norteamericanos encabezados por el Profesor Dr. Bruner del Colegio de Profesores de la Universidad de Columbia en Nueva York. Proporciona un breve esbozo sistemático de las diversas medidas de política económica emprendidas por el Gobierno alemán en los últimos años para regular la producción y el consumo de conformidad con los objetivos de la política económica alemana. Para más información remito a los lectores de este artículo a los Informes Semanales del Instituto Alemán de Investigación Empresarial (Institut für Konjunkturforschung, Berlín-Charlottenburg 2, Fasamenstr.6).

Estado y negocios.

La base de toda intervención gubernamental en los negocios en Alemania se encuentra en la concepción nacionalsocialista de la relación entre las empresas y el Estado. Según la teoría alemana, el negocio está subordinado al Estado.  Antiguamente, se creía que el destino del Estado y de la nación estaba en los negocios, pues se decía que el negocio era tan importante y tan poderoso que controlaba el Estado y determinaba las políticas del Estado.

En el Estado nacionalsocialista, la relación entre los negocios y el Estado es justamente lo contrario. Hoy en día, la política del Estado o del Estado controla o regula el negocio.

Debo destacar que en los ojos nacionalsocialistas el Estado no incorpora en sí mismo un valor absoluto como es el caso[1], por ejemplo, de una monarquía absoluta. El valor supremo es la nación que llamamos en la Volksgemeinschaft alemana, la comunidad de la nación. El Estado es sólo la forma de organización y la manifestación de la voluntad del pueblo.

Esto significa que el Estado no está preocupado por las condiciones económicas, siempre y cuando no estén en conflicto con el bienestar de la nación. Se ha mantenido el principio de iniciativa privada. Sin embargo, cuando parece necesario adaptar el negocio al bienestar de la nación, el Estado no dudará en intervenir y dirigir los negocios hacia los canales deseados. En Alemania, contrariamente a la creencia habitual, no tenemos una "economía planificada", sino una economía "dirigida" si puedo usar tal expresión.

Los objetivos.

Los objetivos de la presente regulación de la producción se pueden resumir en pocas palabras.

En primer lugar, la obtención de suministros de materias primas para la industria. Todas las medidas que sirven a este objetivo se incluyen en el Plan Cuatrienal cuyo objetivo es hacer que Alemania sea lo más independiente posible de las importaciones mediante el aumento de la producción nacional.

En segundo lugar, un aumento de la producción agrícola nacional con el objetivo de hacer que Alemania, en la medida de lo posible, sea autosuficiente en el sector de los productos alimenticios.

Alemania tiene sólo unas pocas materias primas y siempre se ha enfrentado a la necesidad de importar la mayor parte de sus necesidades de materias primas. Pero como ustedes saben, las importaciones sólo pueden ser pagadas con los ingresos de exportación u otros elementos de crédito en la balanza de pagos como el transporte marítimo, los seguros o los ingresos de las inversiones de capital en el extranjero. Como resultado de la guerra, Alemania ya no es un acreedor sino un país deudor. En otras palabras, ella estaba agobiada por un tremendo endeudamiento y tenía a su disposición no grandes ingresos de las inversiones en el extranjero, mientras que sus otros ingresos del extranjero es hoy menos de lo que era antes de la guerra. Por consiguiente, Alemania debe limitar sus importaciones en la medida de sus exportaciones, con la consecuencia de que las importaciones de materias primas y de productos alimenticios de Alemania dependen de la cantidad de bienes que otros países pueden y están dispuestos a tomar de ella en pago[2].

Regulación indirecta y directa de la producción.

El gobierno alemán no sigue una teoría definida para establecer los métodos por los cuales se debe llevar a cabo la intervención en el campo de la producción. Este es uno de los rasgos más característicos de la política económica nacionalsocialista. En la lucha contra el desempleo, el gobierno no siguió una teoría como la teoría de las obras públicas directas o la teoría de la estimulación de la iniciativa privada, pero siguió ambas teorías imparcialmente de acuerdo a lo que parecía mejor en ese momento. Lo mismo ocurre con la regulación de la producción[3].

Las distintas medidas pueden clasificarse como:
1. indirectas y
2. directas.

El Estado adopta medidas indirectas cuando interviene no en la producción y las inversiones de capital, sino en las condiciones que las regulan.

Existen cuatro grupos especiales de medidas indirectas:

1. Regulación de impuestos, especialmente reducción de impuestos.

Por ejemplo, con el fin de reactivar la producción de automóviles, que estaba en un nivel extremadamente bajo, y estimular así la motorización en Alemania, que se había quedado muy por detrás del nivel de motorización en otros países, ya en 1933 el Gobierno abolió el impuesto sobre  nuevos coches de pasajeros, extendiendo más tarde esto a todos los automóviles. Esto hizo a los automóviles mucho más baratos y aumentó las ventas de la industria. En los últimos cinco años, estas medidas junto con la recuperación económica han traído consigo un gran avance en las ventas de automóviles y una gran mejora en la motorización alemana. En 1932, sólo 19 de cada 1.000 personas en Alemania tenían automóviles comparados con 41 en Francia y 37 en Gran Bretaña; Hoy, sin embargo, la cifra para Alemania es de 35 en cada 1.000, en comparación con alrededor de 51 por mil en Francia y Gran Bretaña.

Otro ejemplo de regulación de la producción mediante reducciones de impuestos fue la exención de los bienes de capital a corto plazo del impuesto sobre la renta. Después de 1933, el valor de estas mercancías podría deducirse del ingreso tributable del individuo y de los beneficios imponibles de una empresa. Esto estimuló la compra de tales bienes y fue un medio para aumentar la baja actividad de la industria de bienes de capital. La elasticidad de la política económica nacionalsocialista puede verse en el hecho de que esta medida fue derogada tan pronto como la industria de bienes de capital estaba totalmente empleada.

2. El segundo medio de regulación indirecta de la producción es la política de precios. Esto puede tener lugar de dos maneras: por una reducción de costes y por un aumento o garantía de precios de venta. Estos métodos han sido utilizados principalmente en el campo de la agricultura, donde la producción reacciona rápidamente a los cambios de precios. Un ejemplo de esta reducción puede verse en los precios de fertilizantes artificiales, maquinaria agrícola e implementos agrícolas. Por otro lado, al aumentar los precios agrícolas, se ha podido incrementar considerablemente la superficie dedicada a la cebada de invierno, la producción de plantas de fibra y frutos de aceite y el número de ovejas.

3. Esta política de precios está estrechamente relacionada con la política arancelaria, cuya utilización es necesaria cuando los productos nacionales compiten con productos extranjeros. Esto es particularmente importante en el caso de los productos agrícolas, cuyos precios son considerablemente más bajos en el mercado mundial que en Alemania. Se han creado juntas especiales para compensar estas diferencias de precios, y están facultadas para regular las importaciones.

4. El último método de regulación indirecta de la producción es la prohibición de nuevas emisiones privadas en el mercado de capitales[4]. Dado que las nuevas emisiones sólo se permiten para fines especiales, todas las ramas del comercio y la industria que están aisladas del mercado de capitales están limitadas por lo tanto en sus posibilidades de inversión de capital. Sólo pueden extender sus plantas, etc., en la medida en que sus propios fondos lo permitan. Así, en 1933, se creó un consejo especial bajo el control del Reichsbank, al que se debe hacer una solicitud antes de que se emitan nuevas emisiones. El permiso sólo se concede para las emisiones privadas en el caso de empresas que cumplen los fines del Plan Cuatrienal, donde además no existe otra posibilidad de financiar su trabajo.

Política de inversión de capital.

Entre el gran número de métodos que influyen directamente en la producción, debo mencionar primero las órdenes gubernamentales que predominan en algunas ramas económicas.

Aparte de esto, una buena parte de la regulación directa de la producción por el Gobierno consiste en la regulación de la actividad de inversión de capital.

Por lo tanto, la regulación de la actividad de inversión de capital realmente significa una dirección planificada de la inversión de capital. Esto resultó especialmente necesario cuando se comenzó a trabajar en el Plan Cuatrienal. En cierto sentido, las inversiones de capital se escalaron según la urgencia. El Plan de Cuatro Años, el rearme y las exportaciones son los más importantes.

A este respecto, se han introducido varias medidas. Pueden clasificarse de la siguiente manera:

- Existen prohibiciones de inversión de capital, cuyo objetivo es evitar que las industrias cuya capacidad es suficiente para cubrir la demanda, amplíen sus instalaciones. Esto evita el uso innecesario del capital limitado y el material disponible y evita la sobreproducción y las consiguientes perturbaciones del mercado. Tenemos tales prohibiciones de inversión de capital, por ejemplo, en la industria del papel, en la industria del vidrio, en parte de la industria textil y en parte de la industria química.

- En segundo lugar, la regulación de las inversiones de capital y la producción por beneficios y garantías de ventas otorgadas por el gobierno. Ya he subrayado que el nacionalsocialismo se adhiere al principio de la iniciativa privada. Sin embargo, esto no impide al Estado, si parece necesario, liberar a la empresa privada del riesgo que corre en la realización de ciertos proyectos. Estas ganancias y garantías de ventas otorgadas por el Estado son especialmente importantes en la producción de fibras cortadas, alcohol motor y caucho sintético. Las empresas dedicadas a dicha producción en Alemania son empresas privadas; sus beneficios, sin embargo, han sido garantizados por el Estado en cierta medida, ya que sus productos son de gran importancia para la política económica del Estado[5].

En algunos campos, el propio Estado ha entrado en producción y ha hecho inversiones de capital. El principio de que las empresas se dejan en la medida de lo posible a la iniciativa privada no significa que el Estado no pueda ejercer una actividad económica en determinados ámbitos de producción y en determinadas condiciones específicas. Este es el caso, por ejemplo, en el campo de la producción de mineral de hierro.

Después de la pérdida de territorio en la guerra, sólo una pequeña parte de las necesidades de mineral de hierro de Alemania podría ser cubierto por la producción nacional. Habida cuenta de los costes fijos y de los precios vigentes y de los métodos habituales de explotación, sólo una parte de los depósitos de mineral de hierro de Alemania podría explotarse con beneficios. Debe eliminarse la dependencia de las importaciones en el caso de un campo tan importante como el mineral de hierro. Pero las condiciones y problemas en este tipo de producción eran tan peculiares y tan extensas que el Estado asumió correctamente la iniciativa misma. El Gobierno, fundó una empresa, el “Hermann Goering Reichswerke”, cuyo negocio es la minería de los minerales de hierro de bajo contenido que abundan en Alemania.

Subvenciones.

Uno de los métodos más antiguos y conocidos de intervención del Estado, tanto aquí como en el extranjero, es la concesión de subvenciones por parte del Estado. Fuera de Alemania, especialmente en los Estados Unidos, las subvenciones son bien conocidas, sobre todo en la industria naviera. Aquí también la empresa privada no está en condiciones de operar una rama económica en la forma que el Estado considere deseable. Lo mismo ocurre en Alemania para algunas esferas de producción. Por ejemplo, ciertos proyectos de construcción, como la construcción de viviendas para trabajadores agrícolas o la construcción de asentamientos para trabajadores industriales, se llevan a cabo directamente con la ayuda de contribuciones del Estado o indirectamente con la ayuda de préstamos otorgados por el Estado, en términos extremadamente favorables. Además, la producción de metales no ferrosos ha sido apoyada por subvenciones estatales durante muchos años[6].

Regulación del consumo de materias primas.

El tercer grupo de medidas de regulación de la producción gubernamental se refiere al consumo de materias primas. Casi toda la industria alemana está sujeta al sistema de cuotas de materias primas. La esencia de la fijación de cuotas radica en el control de las importaciones, que se introdujo en 1934 como parte del Nuevo Plan para el comercio exterior alemán. El control está a cargo de 27 placas de control, una de las cuales se ha establecido para cada rama de la industria. Las fábricas que utilizan materias primas importadas sólo pueden comprar un cierto volumen de materias primas en el extranjero. Normalmente, la base de la fijación de cuotas es el consumo de un determinado mes. Pero también se tiene en cuenta la importancia de las órdenes que la empresa tiene que llenar, las órdenes de exportación reciben una consideración especial[7].

Aparte de este sistema de regulación de las importaciones existe una serie de decretos relativos al uso de materias primas. Por ejemplo, como resultado de la escasez de lana y algodón, se ha decretado que toda la lana y tela de algodón fabricada en Alemania para el mercado nacional debe contener un cierto porcentaje de fibras cortadas. Algunos productos, como por ejemplo las manijas de las puertas, ya no pueden ser de latón. En edificios residenciales privados solo se puede usar una cierta cantidad de hierro de construcción. Este sistema de regulación ha sido cuidadosamente elaborado y no es demasiado estrictamente burocrático en su aplicación. En muchos casos, las materias primas usuales deben ser sustituidas por nuevas materias primas sintéticas que se pueden producir sin ninguna importación. El uso de estas nuevas materias primas sintéticas no significa una disminución de la calidad del producto acabado. Por el contrario, la escasez de materias primas conduce a nuevas invenciones y mejoras e incluso provoca como en el caso del buna (goma sintética) un progreso técnico que de otro modo no habría ocurrido.

Regulación de la oferta de mano de obra.

Cuando en los últimos años el desempleo desapareció en Alemania y se convirtió en una escasez de mano de obra cada vez mayor, era imposible para el gobierno ver esto pasivamente, ya que de lo contrario se corría el peligro de que algunas ramas industriales se vieran obligadas a restringir su producción . Así, el gobierno tuvo que regular la oferta de mano de obra y la distribución del trabajo entre las diversas ramas. Las reservas laborales de hoy en Alemania pueden garantizarse mediante el empleo de mano de obra femenina adicional, la jubilación posterior y el empleo de trabajadores independientes superfluos como asalariados en la industria. Pero estas reservas son relativamente pequeñas para que surja la cuestión de cómo aumentar la eficiencia de la mano de obra.

Pero el problema no es el de emplear más gente, sino el empleo de personas en las industrias donde más se necesitan. Por lo tanto, era necesario tener cuidado de que en ciertas industrias no hubiese disminución de la oferta de mano de obra. Recientemente se aprobó una ley que hace depender cualquier cambio en el empleo de la aprobación de la oficina de trabajo. Esta ley se aplica a las siguientes ramas e industrias: agricultura, silvicultura, minería (excepto la minería del carbón), industria química, industria de la construcción, industria de materiales de construcción, industria del hierro y del metal. Con esto el gobierno alemán espera que en estas importantes ramas se cubrirán las necesidades especialmente urgentes del Estado[8].

Aumento de la producción.

Si usted me preguntara qué logro se ha lalcanzado en la esfera de la regulación de la producción, no podría hacer mejor que darle algunas cifras que le mostrarán el alcance del aumento de la producción en Alemania. La producción industrial total en Alemania es hoy un 144% mayor que en 1932. Incluso el año pico de 1929 fue excedido ya en 1936, mientras que hoy cerca de 30% más bienes industriales se producen que en 1929. La producción de bienes de capital ha aumentado mucho más fuertemente que la producción de bienes de consumo, siendo ahora cuatro veces mayor que en 1932 y más de una vez y media tan grande como en 1929.

El progreso en el campo de la producción de materias primas nacionales ha sido aún mayor. La producción de mineral de hierro ha aumentado de un promedio de 843.000  toneladas métricas para los primeros 3 meses de 1938 a 1.226.000 toneladas métricas en los primeros tres meses de 1939. Esto significa un aumento del 45%. Además, ha habido un gran progreso en la producción nacional de petróleo. En 1938, la producción de fibras cortadas ha alcanzado 155.000 toneladas métricas, en comparación con 5.400 toneladas métricas en 1933 y 102.000 toneladas métricas en 1937.

Política de consumo.

También influyen en el consumo diversas medidas de regulación de la producción, es decir, todas aquellas que afectan a la producción de bienes de consumo. Cuando, por ejemplo, en el interés de un suministro de pan suficiente se decreta que todo el pan debe contener una cierta cantidad de harina de maíz, esto es sentido por cada consumidor individual. (Por cierto, en vista de la buena cosecha, esta medida particular fue abolida el 1 de octubre de 1938.) Lo mismo sucede con los cambios en el campo textil y en otros campos donde los nuevos materiales sintéticos están ganando terreno.

La idea de "regulación del consumo" es, sin duda, algo completamente nuevo para ustedes. En los libros y manuales económicos no se encontrará nada sobre este tema. Por supuesto, el hecho es que, contrariamente a la creencia general, el hombre no puede consumir lo que desea, es algo tan viejo como las colinas. E incluso hoy en los sistemas económicos modernos el individuo está sujeto a muchas restricciones en su consumo.

En la Edad Media había disposiciones estrictas en cuanto a la ropa usada por las varias clases. Los países mercantiles, es decir, los países de los siglos XVII y XVIII, restringieron el consumo por razones económicas, principalmente para estimular la industria del hogar y reducir las importaciones. Y si consideras tu propia posición no encontrarás ninguna o sólo unas pocas restricciones en tu consumo como resultado de la acción del Estado (¡recuerdas por supuesto los días de prohibición[9]!), Pero probablemente encontrarás grandes restricciones en el consumo como resultado de la costumbre, la moda, el hábito, el punto de vista social y, por último pero no menos importante, la producción industrial.

Como puede ver, la plena libertad de consumo es un asunto bastante dudoso. Una vez que se hayan dado cuenta de esto, ya no les parecerá absurdo cuando hablo de la regulación del consumo por el gobierno. En los estados autoritarios, una dirección de consumo forma parte de la reivindicación totalitaria del Estado, que subordina al individuo a las necesidades superiores de la nación.

El objetivo de la política de consumo en Alemania es aumentar el consumo y así elevar el nivel de vida de toda la nación, especialmente la de la clase trabajadora, para ajustar el consumo a la producción y regular el consumo a lo largo de las líneas nacionalsocialistas. Los objetivos de la regulación del consumo son en parte de naturaleza política y en parte determinados por la situación económica.

Es mucho más difícil regular el consumo que regular cualquier otra cosa en la economía. Para cada medida de la política de consumo afecta a la unidad más grande, toda la población. Un decreto relativo a la industria productora de mineral de hierro afecta sólo a unos pocos cientos de empresas. Sin embargo, un llamamiento al consumidor afecta a 19 o 20 millones de hogares con 75 millones de personas. Este hecho por sí solo hace que los métodos especiales sean necesarios para la regulación del consumo.

He insinuado  estos métodos al hablarles sobre el suministro de pan y la producción textil. De naturaleza similar se encuentran ciertas limitaciones impuestas al comercio, por lo cual sólo se permite a cada cliente una cantidad fija, como por ejemplo en el caso de las grasas en meses cuando hay escasez.

El medio más importante de regular el consumo es la publicidad. Por supuesto, este método no garantiza un éxito tan seguro como las medidas legales. Pero tiene la gran ventaja de que da al consumidor la sensación de que está haciendo algo por su propia voluntad y que la única presión que se ejerce sobre él es la que ejerce su conciencia[10].

NUTRICIÓN.

Alemania se encuentra en la lamentable posición de que debe producir o importar aquellos alimentos cuyo consumo aumenta con un aumento de los ingresos, como las grasas, la mantequilla, los huevos, etc. Por lo tanto, el objetivo ha sido influir en el consumidor para que utilice en la medida de lo posible los productos alimenticios abundantes en Alemania y utilizar en menor medida aquellos que no son tan abundantes o que tienen que ser importados. Al mismo tiempo, existe la posibilidad de dirigir la nutrición de la mejor manera desde el punto de vista de la salud. Por ejemplo, todo lo posible se hizo para convencer a la gente de que para una gran parte de la población, por ejemplo, aquellos que no hacen duro trabajo físico, una dieta demasiado rica en grasas no es especialmente saludable. A lo largo de las mismas ideas, se ha logrado un gran éxito en el aumento del consumo de pescado. Hoy Alemania consume 26.9 libras por cabeza por año, en comparación con 18,7 libras. hace cinco años.

Un resumen de todo lo deseado en el campo de la regulación del consumo puede encontrarse en la lista de alimentos que ha elaborado el Instituto Alemán de Investigación Empresarial. El Instituto clasificó los alimentos en tres grupos, aquellos cuyo consumo debía ser aumentado, aquellos cuyo nivel de consumo debía mantenerse y aquellos cuyo consumo debía ser restringido.

Los productos alimenticios de que se trata son los siguientes:

Consumo a aumentar: patatas, azúcar, mermelada, leche desnatada, queso de suero, cebada, harina de avena, sagú, miel artificial, suero de mantequilla, queso Harz, queso Limburg, verduras cultivadas en Alemania, pescado, cordero y conejos.

Consumo a mantener: pan, pastelería, harina, fruta, lentejas, cerdo, huevos, leche, venado, arroz, guisantes, frutos secos, aves de corral, cacao, habas, miel.

Consumo restringido: carne de res, ternera, mantequilla, tocino, tocino, margarina, aceites de cocina, grasas, alforfón, mijo, verduras importadas, queso alto en grasa.

En Alemania no tenemos un suministro regular de todos los productos alimenticios durante todo el año, como lo tienen en Estados Unidos. Por lo tanto, el Instituto ha elaborado una lista de los productos alimenticios que se han de empujar especialmente en determinados meses. Como ejemplo citaré dos meses:
Enero: cerdo, ganso, pescado, repollo, hortalizas de raíz, conservas de frutas y hortalizas.
Septiembre: cordero, aves, setas, encurtidos, tomates, frijoles, ensaladas, espinacas, ciruelas, peras y manzanas.
Sin embargo, quisiera hacer hincapié en que estos no son los únicos bienes que se pueden consumir, pero el público debe ser educado para ajustar su dieta para conformarse más o menos con las fluctuaciones en el suministro de ciertos productos alimenticios. La publicidad para este fin no es llevada a cabo por el Instituto de Investigación Empresarial o por el Gobierno directo, sino por organizaciones como el Servicio de Alimentación del Reich (Reichsnährstand) y las empresas privadas.

Otra medida que cumple el mismo propósito es la Campaña Anti-Desperdicios. El propósito de esto se ve claramente en su nombre.

Consumo organizado.

Un campo especial en la regulación del consumo es la organización del consumo que es llevada a cabo por las grandes unidades políticas, especialmente el Frente del Trabajo Alemán. Aquí los objetivos políticos y sociales corresponden a objetivos económicos. Se está haciendo todo lo posible para influir en que el trabajador gaste sus ingresos tanto como sea posible en aquellas cosas que significan un aumento sustancial en su nivel de vida y lo menos posible para cosas que carguen negativamente la balanza de divisas alemana. A través de la organización es posible efectuar reducciones de precios, y estas reducciones de precios son para hacer posible que el trabajador haga las cosas que antes sólo las clases mejor situadas podían pagar.

El factor principal en el campo del consumo organizado es la organización Kraft durch Freude "Fuerza a través de la Alegría". Los siguientes ejemplos muestran lo que se ha hecho. Hasta 1937, 9 millones de ciudadanos alemanes habían viajado y excursionado. Los siguientes fueron tomados al azar de una lista de 350 viajes de vacaciones de Berlín que se han dispuesto para el período de mayo a septiembre de 1938:

Un viaje de dos semanas a Alta Baviera cuesta 60-50 RM, mientras que una estancia de ocho días en el Báltico cuesta sólo 31 RM, y un viaje de 16 días a Prusia Oriental, pero 41 RM. En la última temporada de teatro, 1937/1938, la "Fuerza a través de la Alegría" arregló 7.000 espectáculos teatrales. Para los trabajadores en las autopistas se realizaron unos 7.000 conciertos y entretenimientos. En los últimos cuatro años 34 millones de personas han participado en las noches de cultura y entretenimiento organizadas por la organización "Feierabend", que podría traducir al inglés como "The Evening Off". Siete millones han participado en exposiciones deportivas, gimnasia, juegos, etc En la isla de Rügen se está construyendo un gran balneario, que ofrecerá para 20.000 personas una oportunidad para la recreación y el descanso.

Los viajes marítimos llevan a los trabajadores alemanes a Portugal, Madeira, Noruega e Italia. A finales de 1937, más de 180.000 habían hecho tales viajes. Recientemente, el Frente del Trabajo Alemán lanzó sus propios barcos, el Wilhelm Gustloff y el Robert Ley, que fueron especialmente construidos y equipados para tales viajes marítimos. Se planea construir alrededor de 20 vapores para este propósito. El confort y las condiciones de vida en ese buque son poco diferentes de los de los grandes cruceros. Así como en el Wilhelm Gustloff y el Robert Ley, usted puede tener su baño diario en agua dulce, disfrutar de  agua caliente y fría en su cabina, beber agua helada, nadar en una piscina grande, jugar en la sala de deportes, disfrutar de todos los juegos de cubierta y bailar en la noche o asistir a algún entretenimiento.

Los viajes de tierra que se toman no son diferentes de los dispuestos por el norte de Alemania Lloyd o por la línea de Hamburgo-América. Sin embargo, las tres semanas sólo cuestan la suma de 158,37 RM, incluyendo el viaje de ferrocarril de Berlín a Génova y el viaje de ferrocarril de Hamburgo a Berlín. La regla habitual es que sólo estos trabajadores pueden tomar estos viajes cuyos ingresos no superan los 300 RM. por mes. La mayoría de los participantes, de hecho, ganan menos de 200 RM. mensual.

Todas estas posibilidades de consumo organizado, que cada año incluye a más personas, llevan a que el nivel de vida en Alemania no pueda ser determinado por los métodos habituales, y también conduce, me gustaría decir al final, al hecho de que el el nivel de vida en Alemania no puede compararse estadísticamente con el de otros países. Por lo tanto, al leer cualquier estadística sobre el nivel de vida en Alemania, ustedes mismos tendrán la impresión, después de oír sobre estos viajes, etc., de que estas cifras no dan la imagen correcta, ya que el nivel de vida en Alemania se ve afectado por una serie de cosas que no pueden ser mostradas por las estadísticas[11].



[1] Nota del Editor del blog: Es el mismo caso en el Estado marxista y en el Estado liberal intervencionista. El Estado pasa a ser un elemento de valor en sí mismo. Ello lleva al estatismo y a la anulación de la iniciativa privada. Nos han dicho siempre que existen dos posiciones en economía: o el Estado intervierne y es el estado comerciante, exportador o industrial, o el Estado prescinde de cualquier acción y queda todo en el ámbito de la actividad privada. El Nacionalsocialismo es un tercer camino económico, donde el Estado ya no es un interventor sino más bien el fiel de la balanza en situaciones donde el interés de la nación debe primar.

[2] Nota del Editor del Blog: Aquí vemos el sistema de comercio internacional Nacionalsocialista basado en el trueque. Como Alemania no tenía ni oro ni divisas (monedas extranjeras), decidió realizar sus importaciones basándose en un real intercambio comercial. O sea, se compraban determinadas mercaderías pero en lugar de pagarse con oro o divisas, se pagaba con mercaderías que producía Alemania, por ejemplo, exportación de tecnología industrial. De esta forma, no solamente se mantenía la balanza comercial equilibrada, sino que además, se podían saltar los medios de pago internacionales de carácter convencional, manejados por la judería internacional.

[3] Nota del Editor del Blog: Esta fue la gran pragmaticidad del gobierno alemán de la época. No tomó como en el caso del New Deal de Roosevelt en EEUU una sola teoría económica  - en ese caso la obra pública – sino que se abrió a todas las posibilidades.

[4] Nota del Editor del Blog: Esto fue una puñalada en el vientre del sistema judío del mercado de capitales. Terminó con todos los negociados. El Estado Alemán lograba de esta manera imponer su soberanía económica y monetaria. Se achica el negocio bursátil que hoy es una verdadera lotería donde se juega con la fuente de trabajo de millones de personas y con el sistema productivo de los países.

[5] Nota del Editor del Blog: Piense lo siguiente: ¿qué gobierno garantiza hoy un margen de beneficio a sus industrias? Absolutamente ninguno. Y la Organización Mundial del Comercio llega a prohibir este tipo de prácticas por considerarlas “contrarias al libre comercio” que en realidad es la “libre explotación” de los pueblos.

[6] Nota del Editor del Blog: La política de subvenciones estatales ha sido usada generalmente por los Estados democráticos, fundamentalmente en Hispanoamérica, como una forma de clientelismo político respecto a los sectores empresariales afines al gobierno de turno. Si las subvenciones producen materias con destino a la exportación, la Organización Mundial del Comercio puede aplicar sanciones al país que así lo hace, por considerarlo como una actividad contraria al “libre comercio”. El Nacionalsocialismo usó las subvenciones estatales con un criterio exclusivamente estratégico y enmarcado en la grave crisis social existente cuando se hizo cargo del gobierno.

[7] Nota del Editor del Blog: Esta medida no obedecía a un “nacionalismo económico” o a un “proteccionismo” en el sentido que hoy se entiende. Era la contracara del sistema de trueque en el comercio internacional. Así como a los países se les ofrecia comerciar mercaderías por mercaderías, se debía entonces en el mercado interno regular la cantidad de mercaderías a comprar afuera, tanto materias primas como mucho más bienes de consumo. Esto se debía tanto a la falta de capitales y oro por parte de Alemania, como  a la necesidad de mantener una balanza comercial equilibrada luego de la declaración del boicot internacional decretado por el Poder Judío Internacional en marzo de 1933.

[8]Nota del Editor del Blog: Ante la escacez de mano de obra, el Estado alemán optó por la regulación. En la actualidad se acepta que la mano de obra  nacional migre a trabajos mejor pagos y los empleos más baratos son llenados por inmigrantes. De esta forma se introduce sangre extraña en el cuerpo nacional, pero por sobre todo se mantienen los salarios bajos. La solución del Nacionalsocialismo, debe ser entendida en el marco del concepto que el mismo tenía del trabajo, donde se veía como digno CUALQUIER TRABAJO realizado con responsabilidad. Ese desplazamiento del criterio mercantilista y por lo tanto judaico del trabajo, llevó a que las regulaciones donde por ejemplo se impedía a un trabajador de la industria A pasar a la actividad B o se impedía a determina empresa de un sector contratar más trabajadores o despedir los que tenía, trajo como consecuencia el aumento de los salarios, sin necesidad de que fuera un factor inflacionario. Este articulo no trae las estadísticas de aumento real de los salarios en el períódo 1933 -1939 en Alemania, pero las mismas están en la web y pueden ser consultadas.

[9] Nota del Editor del Blog: El autor se refiere a la prohibición de venta y consumo de alcohol en Estados Unidos, conocida popularmente como “Ley Seca”.

[10] Nota del Editor del Blog: Nótese la diferencia entre el concepto de regulación del consumo nacionalsocialista comparado tanto con el liberalsimo como con el sistema económico marxista. En el primero el consumo no es tocado en absoluto. El consumidor es el rey. Ello lleva a que las personas gasten en bienes innecesarios o el gasto produzca desequilibrios económicos. En el segundo, aparece como una característica de ese sistema, siempre, la escacez de bienes. ¿Qué se hace? Se imponen tarjetas de racionamiento. Cada gobierno marxista ha creado en algún momento de su historia algún sistema de tarjetas de racionamiento. El nacionalsocialismo busca incentivar el consumo para aumentar el nivel de vida de la población. Lo que hace en lugar de restringirlo o dejarlo al libre mercado, es dirigirlo. ¿Cómo? A través de la publicidad y la educación al público consumidor.

[11] Nota del Editor del Blog: Con la perspectiva que dan los años transcurridos desde que Alemania iniciara la Revolución Nacionalsocialista, truncada por el poder judío internacional a través de una guerra universal contra ella, podemos entender el porqué las simples estadísticas (por demás favorables a la economía del III Reich) no alcanzan para explicar o para dar una visión completa de lo logrado en tan poco tiempo. Se trata de que la verdadera naturaleza del NS no es el ser una ideología política y mucho menos una nueva doctrina económica. Es una cosmovisión que tiene por sobre todo un fuerte contenido espiritual. Esa fuerza espiritual se materializó en lo político y en lo económico, creando un Estado poderoso y un pueblo feliz respectivamente. Las estadísiticas difícilmente pueden medir la felicidad de los pueblos. El propio nombre de la Organización Fuerza por la Alegría nos demuestra que esto es así. El NS aparece entonces totalmetne alejado tanto del liberaliemo político o económico, como de todas las manifestaciones marxistas. Es simplemente la doctrina del buen gobierno, totalmente incilinado a proteger al pueblo y a la nación.


4 comentarios :

  1. Es largo, pero merece mucho la pena. Tengo un blog en el cual he usado alguna vez el material de esta página. Si quieres que ponga que lo he sacado de aquí, dímelo. Un saludo ;-) https://elrinconnacionalista.wordpress.com

    ResponderEliminar
  2. Es largo, pero merece mucho la pena. Tengo un blog en el cual he usado alguna vez el material de esta página. Si quieres que ponga que lo he sacado de aquí, dímelo. Un saludo ;-) https://elrinconnacionalista.wordpress.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes usar el material cuando gustes. Te agradecemos si haces referencia a nuestro blog. Creemos que es la forma, si todos hacemos eso, de dar a conocer los distintos espacios de lucha. Saludos y gracias por visitarnos.

      Eliminar
  3. Camaradas me gustaría saber qué sistema manejaba el reich para las pensiones de los ex combatientes de la primera guerra, ancianos y mujeres viudas de la primera guerra mundial, acá nos domina el sistema AFP, y siento curiosidad qué sistema usaba el nacionalsocialismo alemán para repartir esos fondos a los pensionados, he investigado pero no llego a ningún resultado.

    Hail!!!! 14/88

    ResponderEliminar