-----------------------------f- LIBERALISMO CONTRA SOCIALISMO. ~ DOCTRINA NACIONALSOCIALISTA

Difusión y estudio del Nacionalsocialismo. Formación doctrinaria de los simpatizantes.

martes, 20 de junio de 2017

LIBERALISMO CONTRA SOCIALISMO.



Este es un capítulo de la edición de 1940 de “Politische Fibel” de Hansjörg Männel, que fue una colección de resúmenes para ayudar a los responsables de enseñar las doctrinas del NSDAP a los nuevos miembros. Traducción propia.
El liberalismo y el socialismo son las dos cosmovisiones opuestas en cuanto a la relación entre el ser humano individual y la comunidad (el pueblo).


Este capítulo será un desafío para los lectores de “derecha”, que generalmente tienen una aversión profundamente arraigada a la palabra socialismo, pero debe ser aún más gratificante para aquellos que pueden pensar más allá de eso.

El nacionalsocialismo en la práctica no era el socialismo en el mismo sentido que el marxismo-leninismo. El Estado no se apropiaba de las empresas. El socialismo del Tercer Reich, por lo tanto, no encaja en la actual definición de libro de texto del socialismo. El Estado, sin embargo, reguló la economía según lo necesario para el beneficio de la sociedad en su conjunto y llevó a cabo extensos programas sociales.


El "Liberalismo" aquí discutido es principalmente el liberalismo del siglo XIX, la ideología del libre mercado, de la cual, explica Maennel, el marxismo ha evolucionado. El nacionalsocialismo, como un verdadero socialismo basado en la gente, se opone tanto al liberalismo como al marxismo judío bastardo.

EL LIBERALISMO.

El liberalismo es la cosmovisión de que el individuo encarna el valor más importante, no la comunidad (el pueblo), que es simplemente una suma de individuos. (Liberalismo, del latín liber = libre.) El liberalismo también se llama "individualismo".
El liberalismo exige la libertad del individuo contra la colectividad. El ser humano individual debe "desarrollarse" tan libremente como sea posible. Las barreras legales persisten sólo cuando el pueblo entero está en riesgo. "Todo el mundo es su propio vecino". El liberalismo tiene sus raíces en el materialismo y el egoísmo. Favorece la auto búsqueda, no la auto disciplina. El interés propio viene antes que el interés común.  Por lo tanto, el ser humano liberal piensa siempre sobre la economía. "La economía es destino" (como sentenció el judío y ministro de la posguerra, Rathenau). En la economía todos deberían ser lo más libres posible, es decir, desarrollarse sin restricciones. El Estado está obligado a no intervenir en la economía. Debe desempeñar un papel subordinado ("estado vigilante nocturno").  El beneficio está en el primer plano, no el servicio. El éxito monetario se convierte en decisivo para la evaluación de los seres humanos. Por lo tanto, el liberalismo siempre tiene como consecuencia la lucha de clases. –
Uno exige un "camino claro para el más capaz, pero no es el capaz y decente que prevalece, sino el brutal y consciente. El liberalismo llevó necesariamente al capitalismo, a la explotación de lo productivo. ¡El judío triunfaba! Por lo tanto, esta doctrina perniciosa también ha sido defendida especialmente por el judío. El liberalismo siempre fue una herramienta del "pueblo elegido". El judío goteó deliberadamente el veneno liberal en todos los pueblos a quienes quería gobernar y explotar. Especialmente alineados con los judíos han sido los ingleses, que fundaron el liberalismo y lo desarrollaron. Las manifestaciones más devastadoras del liberalismo se llaman – inspirado en el nombre de la ciudad industrial inglesa - "Manchesterismo". En Inglaterra, el liberalismo finalmente llevó a la plutocracia, es decir, el dominio desenfrenado de unos pocos hombres ricos sobre una cuarta parte de la tierra.
En la Revolución Francesa de 1789 prevaleció el Liberalismo (Libertad, Igualdad, Fraternidad). A partir de este momento influyó en todo el mundo, todo el siglo XIX. En Alemania se combinó con el despertar de la nacionalidad de las Guerras de Liberación de 1813 en el "Liberalismo Nacional" burgués. Pero cada vez se hacía más evidente el efecto corruptor del liberalismo. Con coherencia lógica proclamó el amor libre, exigió la abolición del matrimonio y la religión, la abolición de la pena de muerte, protegiendo los arreglos y las regulaciones. La nación se volvió cada vez más incapaz de concentrar toda su fuerza en una sola dirección. El individualismo llevó a la faccionalización en innumerables partidos políticos. El liberalismo permite que cada opinión cuente. Aboga por la "objetividad" que en última instancia conduce a la indecisión y a la falta de convicción. –
Todos los vínculos con la comunidad popular se disuelven gradualmente. El pueblo es considerado simplemente como un accidente, la suma externa de los individuos. El liberal no sabe qué hacer con el concepto de "pueblo". Piensa sólo económicamente, no nacionalistamente. Aparte del individuo, reconoce sólo el concepto difuso de "humanidad". La consecuencia de este punto de vista es, pues, la Idea Internacional. El marxismo también es hijo del liberalismo.
La última consecuencia lógica del Liberalismo es la anarquía (griego = falta de gobierno), es decir, la actualización de los principios: "Todo el mundo puede hacer y no hacer lo que quiera", y "Lo que quieras está permitido". El estado es "abolido". El resultado es finalmente una guerra de todos contra todos, la licencia, el caos, la destrucción, el bolchevismo. De este destino nuestro Líder ha rescatado al pueblo alemán. Los nacionalsocialistas abogamos, en contra y de esta doctrina perniciosa.
EL SOCIALISMO.
El socialismo es el punto de vista de que la comunidad (el pueblo) encarna el valor más importante. El individuo es un miembro del pueblo y tiene que apoyar a su pueblo. (Socialismo, del latín sociare = combinar, unir.)
"No hay libertad para pecar a expensas de la posteridad y, por tanto, de la raza".
- Adolf Hitler
El socialismo exige libertad para el pueblo. - Por lo tanto, el socialista piensa siempre sobre el pueblo, no sobre la economía.
Miembros de la liga de las muchachas (BDM) en Dresden para una recaudación de fondos del alivio del invierno (WHW) bajo lema "Una nación se ayuda!".
El pensamiento puramente económico desgarra a la gente en muchos grupos de interés; El pensamiento puramente político une a la nación. El nacionalsocialismo, por tanto, exige la precedencia de la política sobre la economía. La economía debe servir a la gente y al Estado, no al revés.
El principio socialista más importante dice: el bien común antes que el bien privado. Ciertamente hay un merecido beneficio privado, pero esto siempre debe estar subordinado al bienestar de todo el pueblo. Si todo el mundo se preocupa sólo por sí mismo, entonces la gente va a la ruina, y cada individuo junto con él. Pero si cada uno se dedica a la comunidad, entonces el pueblo prospera y junto con él cada individuo también prospera como miembro del pueblo.
El liberal sólo piensa en el "yo"; El socialista, piensa en el "nosotros". La libertad más desenfrenada del liberalismo conduce a la falta de libertad de la nación y, por tanto, a la falta de libertad de cada individuo. La auto-subordinación voluntaria de cada pueblo-camarada conduce a la libertad de la nación y por tanto también a la libertad de cada individuo. Frene al interés del pueblo, todo interés privado carece de sentido.
"Tan grande como te crees a ti mismo, frente al todo eres insignificante, pero como la parte más pequeña del todo, tú eres importante. "  
- Friedrich Rueckert
Cuanto más lucha cada uno para su pueblo, mayor es como persona. La personalidad vinculada al pueblo es algo completamente diferente del atomizado "individuum" del liberalismo. El verdadero socialismo es siempre al mismo tiempo un orden de rango; siempre está vinculado al liderazgo (Führertum). El término "socialdemocracia" (o socialismo democrático) es, pues, una mentira, una contradicción en si misma.
La concepción liberal democrática funciona de la siguiente forma: cada uno de los seres humanos mutuamente iguales tiene, como "individuum", el derecho a la libertad, a la falta de obligación. 
La concepción socialista aristocrática, por otro lado, afirma: los seres humanos son desiguales y sujetos a la sangre. El valor de cada uno es proporcional a su logro para el pueblo. (Por ejemplo, comparar: el liberal democrático ve al pueblo como una pila de ladrillos, muchos ladrillos de igual tamaño se entrelazan entre sí, el nacionalsocialista ve a la gente como una casa, toda la casa tiene, como tal, un valor más alto que todo. Una sola piedra, cada una de las piedras de diferentes tamaños de construcción tiene su importancia en la casa, pero sólo como parte de la casa).
"Quien ama a su pueblo lo demuestra especialmente a través del sacrificio que está dispuesto a hacer por él".
- Adolf Hitler
El socialismo está dispuesto a sacrificarse por el pueblo. La lucha del movimiento nacionalsocialista, especialmente la SA, fue un gran sacrificio único para la nación. El mayor sacrificio es renunciar a la propia vida. Un Storm-Regiment (Regimiento de la SA) entero de compañeros SA ha hecho este gran sacrificio, a la cabeza el Sturmführer Horst Wessel. Todos ellos "marchan en espíritu en nuestras filas"[1]. Son para nosotros un silencioso recordatorio, un legado santo, una seria obligación de mostrarnos dignos de ellos. Honramos a nuestros camaradas caídos. 
El Liberal no puede comprender esto. El judío comunista Toller[2] dijo:
"No hay un ideal más estúpido que el de un héroe".
 Este judío no puede comprender el hecho de que uno rinde la vida por su pueblo, porque por supuesto un muerto ya no puede disfrutar de la vida. Los socialistas nacionales dicen, por contraste, que es indiferente si el individuo muere tarde o temprano, pero que no es indiferente si el individuo vive y muere de manera honorable o deshonrosa. Lo que importa no es la vida de un individuo, lo verdaderamente importante es la vida del pueblo alemán! "¡Alemania debe vivir aun si debemos morir!" El socialismo está así siempre ligado a la idea heroica.
Todas las personas productivas pertenecen a la comunidad del pueblo alemán. Fue el crimen de la burguesía liberal excluir al trabajador manual de la Comunidad Popular. En consecuencia, surgió la "Cuestión Laboral".
El socialismo es la demanda de la aceptación del trabajador manual en la nación. El obrero manual fue esclavizado y despreciado. Debe ser respetado y tener iguales derechos. Estaba excluido de los beneficios de la economía. Debe volver a tener "su debida" parte justa de la producción económica. Ha sido desarraigado, pero ahora está unido a su patria. Si el obrero vuelve a poseer una pieza de Alemania, pronto se dedicará a Alemania. (Ejemplo: la Liberación Campesina del Barón vom Stein y el Movimiento de Liberación de 1813.)
"Los intelectuales nacionales alemanes se susurraban en secreto unos a otros la sospecha de que fundamentalmente sólo éramos una variedad de marxismo, quizá incluso marxistas o socialistas [marxistas] simplemente disfrazados. Pues, hasta el día de hoy, estas cabezas no han comprendido la diferencia entre el socialismo y el marxismo". 
- Adolf Hitler
"El socialismo no es un derecho. No es un regalo, sino una obligación”.  
- Joseph Goebbels
Sólo el nacionalsocialismo representa el verdadero socialismo. El marxismo y el patriotismo burgués eran los enemigos mortales de todo verdadero socialismo. El marxismo y el socialismo no son lo mismo. El marxismo es una traición al socialismo. El judío Karl Marx, al servicio del judaísmo, falsificó el socialismo.
El nacionalsocialismo también se opone a la retórica de bienestar social de la burguesía liberal.
"Social" (en este sentido) es el intento, motivado por la piedad o el miedo, de resolver la Cuestión Laboral a través de la limosna. Pero la clase obrera nunca puede ser integrada en la Comunidad Popular por medio de dones, servicios de bienestar y caridad. Esta integración no puede suceder a través de un favor desde arriba, sino sólo a través de una demanda justificada desde abajo. ¡No somos "sociales", sino socialistas! Los servicios sociales no son suficientes. El requisito previo para la solución de la Cuestión Laboral es un cambio de opinión en todo el pueblo. El programa alemán de ayuda de invierno (Winterhilfswerk) no es una dádiva para los necesitados. Más bien es un poderoso sacrificio por parte de toda la nación para los más pobres, que también son en su mayor parte los más leales servidores de Alemania.
El obrero alemán ha ganado su derecho a través de la Revolución Nacional-Socialista. ¡La patria del socialismo es el Gran Reich Alemán de Adolf Hitler!




[1] Hace referencia a la última línea de la primera estrofa del himno de la SA.
[2] Jefe del Partido Comunista Alemán.

0 comentarios :

Publicar un comentario