-----------------------------f- LAS NACIONES Y LA CUESTIÓN JUDÍA ~ DOCTRINA NACIONALSOCIALISTA

Difusión y estudio del Nacionalsocialismo. Formación doctrinaria de los simpatizantes.

viernes, 23 de junio de 2017

LAS NACIONES Y LA CUESTIÓN JUDÍA



Este es un capítulo de la edición de 1940 de “Politische Fibel” de Hansjörg Männel, que fue una colección de resúmenes para ayudar a los responsables de enseñar las doctrinas del NSDAP a los nuevos miembros. Traducción propia.

Un pueblo (nación) es una comunidad de seres humanos con el mismo origen, lengua, cultura, historia y patria, y la misma voluntad política. El pueblo es una comunidad de sangre y destino. La ascendencia compartida es la característica más importante. Los alemanes, todos estamos relacionados entre nosotros.

El lenguaje es el signo más evidente de la nacionalidad. Se reconoce al descendiente de un pueblo por su lenguaje. También puede suceder sin embargo que un pueblo adopta una lengua extranjera. El pueblo judío, por ejemplo, habla el idioma de la nación anfitriona respectiva.

Toda cultura verdadera está ligada al pueblo. El arte siempre está arraigado en el pueblo. Nunca es "internacional". Esto no descarta la posibilidad de que ciertas obras maestras adquieran importancia supranacional. Por otro lado hay pueblos que no son capaces de ningún logro cultural.

Cada pueblo tiene su propia historia. Quizás ningún pueblo tiene un pasado tan grande y orgulloso como el nuestro. En el tortuoso curso de la historia alemana el pueblo alemán fue de hecho desgarrado una y otra vez en estados separados, pero, debido a la poderosa e histórica acción de nuestro Líder, ahora tendrá un único destino compartido.

Cada pueblo tiene una región de asentamiento especial, una patria. Es una de las mayores tareas de cada nación, ajustar su espacio vital para que se adapte a su población. Alemania fue durante siglos un "pueblo sin espacio", mientras que otros pueblos europeos gobernaban grandes imperios del mundo. Debido a que el espacio de vida alemán era demasiado pequeño, cientos de miles de los mejores alemanes emigraron a tierras extranjeras, con el resultado de que fueron perdidos en su mayor parte para la comunidad nacional. Por lo tanto, exigimos el espacio vital que corresponde a los logros del pueblo alemán sobre esta tierra. Ningún pueblo tiene un derecho mayor a las colonias que el pueblo alemán.

Una característica importante es la voluntad política común. La conciencia de pertenecer juntos o sea, la conciencia nacional, la cual es de importancia decisiva para un pueblo. Un pueblo se convierte en una nación cuando está animado por una voluntad política unitaria y se unifica en un estado duradero. Fue a través de la Revolución Nacionalsocialista que los alemanes se convirtieron por primera vez en una nación. Adolf Hitler ha dado al pueblo alemán una singular voluntad política. Ha hecho de él una verdadera nación. Mientras que el concepto de "pueblo" en la historia alemana a menudo expresaba algo despreciable ("gente común"), el nacionalsocialismo ha elevado al pueblo al valor central y más importante.

El pueblo se articula orgánicamente en tribus, clanes y familias.

La familia es la célula germinal del pueblo. Es, el más pequeño y más natural vínculo de sangre, uno de los fundamentos más importantes de toda nuestra vida. Cada ser humano es influenciado decisivamente en la casa de sus padres. El judío sabe muy bien que sólo puede destruir a los pueblos entre los que vive si destruye a la familia. Por otro lado la solidez de nuestro pueblo sólo es posible a través de una nutrición orientada de la familia.

Mientras que uno entiende por "familia" sólo los parientes más cercanos, uno llama al círculo más amplio de la relación de sangre el clan. En la prehistoria germánica el clan jugó un papel importante. De nuevo adquirirá mayor importancia en el Estado Étnico.

Las unidades hereditarias más grandes dentro de un pueblo son las tribus. Se definen a través del mismo dialecto, a través de las mismas costumbres y usos, y a través de una patria común. En Alemania se conocen, por ejemplo, las tribus de Baja Sajonia, Franconia, Suabia, Baviera, Sajonia, Silesia, etc. Por grandes que sean las diferencias entre las tribus alemanas particulares, la comunalidad que las une a todas es mayor. Las tribus son sólo partes del pueblo, una comunidad de destino.

El pueblo y la raza no son lo mismo. "Pueblo" es un concepto político y cultural. "Raza" es un concepto de biología y ciencias naturales. El pueblo es un vínculo del destino. La raza, por contraste, no es una comunidad política sino la eterna primavera de la cual el pueblo deriva su fuerza.

El pueblo es la única comunidad política. Todo lo que hacemos debe ser para el beneficio del pueblo alemán. Luchamos y nos sacrificamos por nuestro pueblo alemán.

"Al apartar al judío, lucho por la obra del Señor". Adolf Hitler:

Los judíos son un pueblo, no una raza. A menudo son retratados como una raza con el fin de enfatizar su distinción. Son un pueblo completamente ajeno a nosotros los alemanes, con una composición racial completamente diferente. Los principales componentes raciales de los judíos son las razas armenoides y semitas. En el curso de su historia se han mezclado con casi todas las otras razas del mundo.

Los nacionalsocialistas somos antisemitas, es decir, adversarios de los judíos. No nos oponemos a los judíos como religión. Un judío bautizado sigue siendo racional y etnicamente judío.  Somos adversarios de los judíos por las siguientes razones:

1. La judería es un pueblo extranjero. El judío es de descendencia completamente diferente, de sangre extraña. Él tiene una voluntad política totalmente diferente. Un judío es siempre en primer lugar sólo un judío, y quizá también -cuando le sea beneficioso- "alemán", "inglés", "francés", etcétera. El judaísmo se considera el "pueblo escogido" y se esfuerza por poder mundial.

2. El judío es un parásito, una esponja. Siempre corrompe a la gente en la que habita. Los judíos deliberadamente destruyen los requisitos básicos de la gente que los acoge. La judería es el "fermento de la descomposición" (Mommsen), es decir, la fuerza de la destrucción. El judío sabe muy bien camuflarse y adaptarse ("asimilar") al pueblo en el que habita. Envenena sistemáticamente a todas las personas sanas. Porque en una gente malsana el judío esponja prospera mejor.

Los judíos eran la mayoría de los mercaderes de esclavos y los especuladores de la guerra y la inflación. Los judíos eran los principales "líderes" de los partidos marxistas y liberales. El judío dividió sistemáticamente al pueblo alemán para poder gobernar. Corrompió el arte, socavó todas las fuerzas morales y heroicas de nuestro pueblo. Toda la vida pública se hizo cada vez más judaizada. Este pueblo alienígena se abre camino en todas las posiciones importantes. Casi toda la prensa, y por lo tanto la opinión pública, estaba controlada por los judíos. Por encima de todo el poder económico del judío se intensificaba cada vez más. Él no prevaleció debido a su mayor capacidad, sino como consecuencia de su descaro, brutalidad y falta de conciencia. El judío gobernaba al pueblo alemán.

Contra esto, el nacionalsocialismo organiza la defensa unificada de la nación alemana.

Adolf Hitler ha roto la influencia judía en Alemania. Por otra parte, la judería mundial agita ahora al mundo contra el  Reich nacionalsocialista, que odia, para ser destruido en una segunda guerra mundial. Pero esta guerra, por el contrario, terminará con el poder del mundo judío. A través de la campaña victoriosa de los 18 días en Polonia y Galicia, la provincia central de los judíos de hoy, esta peste mundial ya ha sido golpeada hasta el núcleo. Además, el Führer eliminará a los judíos en toda Europa [a través de la expulsión de Europa], y con ello frustrará todos los planes judíos para el gobierno mundial*.
___________________________

* N. del T.: Este último párrafo refleja las circunstancias de 1940 y está totalmente ausente de la edición original de 1934. Es una elaboración de una declaración del discurso de Hitler del 30 de enero de 1939, que dijo que si "las finanzas internacionales judíos dentro de Europa y en el extranjero lograran fomentar otra guerra mundial, el resultado sería la destrucción (Vernichtung) de la raza judía en Europa”. La justificación dada en este párrafo es que sacar a los judíos de Europa los aleja de los centros de poder del mundo.


0 comentarios :

Publicar un comentario