-----------------------------f- LA POLÍTICA MONETARIA NACIONALSOCIALISTA Y EL SISTEMA FINANCIERO ACTUAL. ~ DOCTRINA NACIONALSOCIALISTA

Difusión y estudio del Nacionalsocialismo. Formación doctrinaria de los simpatizantes.

lunes, 19 de junio de 2017

LA POLÍTICA MONETARIA NACIONALSOCIALISTA Y EL SISTEMA FINANCIERO ACTUAL.



Adolf Hitler comenzó su programa nacional de crédito mediante la elaboración de un plan de obras públicas. Los proyectos destinados a financiamiento incluían el control de inundaciones, la reparación de edificios públicos y residencias privadas y la construcción de nuevos edificios, caminos, puentes, canales e instalaciones portuarias. El costo proyectado de los diversos programas se fijó en mil millones de unidades de la moneda nacional.

A continuación se emitieron mil millones de letras de cambio no inflacionarias, denominadas Certificados del Tesoro del Trabajo. Millones de personas se pusieron a trabajar en estos proyectos, y los trabajadores fueron pagados con los Certificados del Tesoro. Este dinero emitido por el gobierno no estaba respaldado por oro o divisas extranjeras pero   estaba   respaldado por algo de valor real. Era esencialmente un recibo de mano de obra y materiales entregados por el gobierno. Hitler dijo, "Por cada marco que se emitió se requiere el equivalente de un valor del mismo en  trabajo hecho o bienes producidos". Los trabajadores pasaron los certificados en la compra de otros bienes y servicios, creando más puestos de trabajo para más personas.

Además la propaganda del Estado se transformó para honrar el trabajo, y especialmente el trabajo para el beneficio del país o Reich y el pueblo o Volk. En los primeros años, se celebraron en Alemania rallyes masivos para ese fin. El mensaje de estos comicios, no podía ser más claro. El trabajo ya no sería un concepto divisor sino unificador. No es de extrañar que este pensamiento sea suprimido en el mundo del revés, antinatural de hoy.

En dos años, el problema del desempleo había sido resuelto y el país estaba en pie. Tenía una moneda sólida, estable, sin deuda y sin inflación, en un momento en que millones de personas en los Estados Unidos y otros países occidentales seguían sin trabajo y vivían de la caridad del Estado. Alemania incluso logró restaurar el comercio exterior, aunque se le negó el crédito y se enfrentó con un boicot económico en el extranjero.

Lo hizo utilizando un sistema de trueque: el equipo y los productos se intercambiaban directamente con otros países, evadiendo a los bancos internacionales. Este sistema de intercambio directo se produjo sin deuda y sin déficit comercial. El experimento económico de Alemania, pero dejó algunos monumentos duraderos a su éxito, incluyendo las Autobahn famosas, las primeras autopistas del mundo.

Hjalmar Schacht, que era entonces jefe del banco central alemán, es citado como autor de una frase ingeniosa que resume la versión alemana del milagro . Un banquero estadounidense le habría comentado:
"Dr. Schacht, debería venir a Estados Unidos. Tenemos mucho dinero y eso es una banca real. Schacht respondió: -Deberías venir a Berlín. No tenemos dinero. Eso es   realmente una   Banca".

Como resultado de la recuperación económica y moral, Hitler era muy popular entre el pueblo alemán. Stephen Zarlenga sugiere en su obra “La ciencia perdida del dinero”,   que esto fue porque salvó temporalmente a Alemania de la teoría económica inglesa, la teoría de que el dinero debe ser prestado contra las reservas de oro de un cartel de la banca privada en lugar de ser emitido por el gobierno .  

Según el investigador canadiense Dr. Henry Makow, esto pudo haber sido una razón principal por la que Hitler tuvo que ser detenido: había esquivado a los banqueros internacionales y había creado su propio dinero. Makow cita el interrogatorio de CG Rakovsky en 1938, uno de los fundadores del bolchevismo soviético y un íntimo de Trotsky, quien fue juzgado en los juicios de exhibición en la URSS bajo Stalin. Según Rakovsky:
[Hitler] se hizo cargo del privilegio de fabricar dinero y no sólo dinero físico, sino también financiero. Él tomó la maquinaria intacta de la falsificación y la puso a trabajar para el beneficio del estado. . . . ¿Eres capaz de imaginar lo que habría venido? . . Si hubiera infectado una serie de otros estados. . . . Si puedes, imagina sus funciones contrarrevolucionarias”.
El economista Henry CK Liu escribe sobre la notable transformación de Alemania:
“Los nazis llegaron al poder en Alemania en 1933, en un momento en que su economía estaba en colapso total, con obligaciones ruinosas de reparación de guerra y cero perspectivas de inversión extranjera o crédito. Sin embargo, a través de una política monetaria independiente de crédito soberano y un programa de obras públicas de pleno empleo, el Tercer Reich pudo convertir a una Alemania en bancarrota, despojada de las colonias de ultramar que podría explotar, en la economía más fuerte de Europa dentro de cuatro años”.
En   su libro “”Miles de millones para los banqueros, deudas para el pueblo   (1984), Sheldon Emry comentó:
“Alemania emitió dinero libre de deudas y sin intereses desde 1935 y en adelante, lo que explica su sorprendente salida de la depresión y su conversión en una potencia mundial en 5 años. Alemania financió todo su gobierno y operaciones de guerra de 1935 a 1945 sin oro y sin deuda, y llevó a todo el mundo capitalista y comunista a destruir el poder alemán sobre Europa y volver a Europa bajo el talón de los banqueros. Esta historia del dinero ni siquiera aparece en los libros de texto de las escuelas públicas (gubernamentales) de hoy”.
Luego de derrotada Alemania y con ella todas las naciones que desde ese momento buscaran su soberanía política, independencia económica y justica social, la dominación a través del dinero se llevó adelante con la firma del pacto de Bretton Wood. En ese momento surgió el Fondo Monetario Internacional, la moneda norteamericana se convirtió en el sustituto del oro en las transacciones mercantiles y se inició la creación de distintas organizaciones de crédito y “bancos de fomento” que escondían la intención de someter a todo el orbe a un brutal endeudamiento. Este endeudamiento trajo como consecuencia la pérdida de la soberanía financiera primero, económica luego y finalmente política de los países.

En las Universidades se bloqueó todo tipo de enseñanza económica nacionalista, expurgándose los programas de estudio e incluso las bibliotecas, de la extensa doctrina hasta ese momento existente. Nuestros economistas de hoy, sencillamente son incapaces de pensar una política monetaria que no esté atada a la deuda internacional y a la inexistencia de la soberanía económico-financiera del Estado.

Esta estructura ha sido la columna económica donde se ha apoyado la creación del “mundo global” de hoy. Así como el mito del holocausto es el basamento de la columna político – cultural del sistema, la “teoría” financiera internacional lo es desde el no menos importante aspecto económico.

Ningún programa nacionalista podrá llegar a buen puerto si no plantea como uno de sus ejes principales el quebrantamiento de la servidumbre respecto al interés del capital financiero y la recuperación de la soberanía económica por las naciones. Casi cien años después, volvemos a las teorías económicas de Gottfried Feder, que tienen una actualidad y una vigencia mundial mayor aún que en la época en que fueron escritas.


0 comentarios :

Publicar un comentario