-----------------------------f- LA ADMINISTRACIÓN TRUMP AUMENTARÁ EL NÚMERO DE CIVILES ASESINADOS POR ATAQUES DE DRONES. ~ DOCTRINA NACIONALSOCIALISTA

Difusión y estudio del Nacionalsocialismo. Formación doctrinaria de los simpatizantes.

domingo, 25 de junio de 2017

LA ADMINISTRACIÓN TRUMP AUMENTARÁ EL NÚMERO DE CIVILES ASESINADOS POR ATAQUES DE DRONES.


El programa de aviones no tripulados de los Estados Unidos, sin lugar a dudas no ha sido un instrumento de precisión para acabar con los terroristas.  Por el contrario, su uso ha vuelto a echar por tierra cualquier limitación basada en lo que llaman “derecho humanitario”  y “derecho de guerra”.  Su puesta en práctica no es otra cosa que la implementación de “asesinatos preventivos”, totalmente alejados del debido proceso y de las normas jurídicas que las plutocracias occidentales dicen defender.

La administración Obama, de acuerdo al análisis que el grupo independiente “Airwars” lleva a cabo, realizó un mínimo de diez veces más acciones con drones que su antecesor George Bush. Ello llevó a un aumento geométrico de la muerte de civiles no combatientes. Ahora con el cambio de partido, las cosas parecen que no cambiarán mucho. En realidad todo hace suponer que el número de víctimas está destinado a aumentar trágicamente.

Parece que toda pretensión de proteger vidas inocentes está a punto de ser archivada y el asesinato se volverá inexplicablemente peor en la presente administración, que según se informa, busca eliminar una cláusula contenida en la Guía de Política Presidencial conocida como "casi certidumbre". R. Mahanty, asesor principal para el programa CIVIC’s U.S., explica:
“En 2013, el presidente Obama, que aumentó drásticamente el número de ataques con aviones no tripulados durante su mandato, pronunció un discurso en el que delineó los contornos de la nueva Guía Presidencial de Política, o PPG, haciendo este principio muy claro. En lo sucesivo, la decisión de atacar y matar a personas fuera de "zonas de hostilidades activas" requeriría una "casi certidumbre" de ninguna víctima civil, y la fuerza letal sólo se usaría cuando la captura no fuera factible. En esencia, el uso de la fuerza en estas circunstancias limitadas se aproximaría más a un paradigma de aplicación de la ley, en lugar de tiempo de guerra”. (Fuente: Defence One).
Como Mahanty señala más adelante en su artículo, esta guía en sí misma es fundamentalmente insatisfactoria para cualquiera que valore los derechos humanos, el debido proceso y las normas internacionales de compromiso, pero al menos reconoce que las bajas civiles son profundamente inaceptables y deben ser evitadas como principio de la política exterior.

Hay pruebas que sugieren que la nueva administración ya ha rechazado en la práctica la cláusula de "casi certidumbre", ya que las muertes de civiles han aumentado por órdenes de magnitud desde que Trump asumió el poder. Aquí están los números de Airwars.org que apenas hacen justicia a las vidas humanas que representan estas estadísticas:


Tomen nota de la categoría "Civiles Mínimos Estimados Matados por Coalición". A pesar de esa calificación, el CENTCOM de los Estados Unidos ha reportado sólo una décima parte de ese número, demostrando el pleno conocimiento de cómo estas muertes serán percibidas por el ser humano decente.

Y aquí podemos apreciar las cifras objetivas durante el período de trancisión de Obama a Trump:

Incluso si se apoya el concepto de matar o ser asesinado, el aflojamiento de una política ya ridículamente floja de bombardeo con aviones no tripulados será adoptada también por el creciente número de naciones que están desarrollando programas de aviones no tripulados en medio de una carrera armamentista mundial de supremacía militar. Por otra parte, cualquier sentimiento que los Estados Unidos alguna vez tuvieron como nación pacífica obligada a luchar tras el 11 de septiembre ya no es una posición defendible.

Como el mercado de los aviones no tripulados se duplicará para 2024, y como la letalidad de los aviones no tripulados está siendo diseñada para aumentar, parece que las personas inocentes son una consideración distante en comparación con las necesidades hambrientas del superestado militar.

Esto no nos puede extrañar. En realidad es lo que viene sucediendo desde mediados de la Segunda Guerra Mundial. Las consideraciones son las mismas y sólo varía la tecnología empleada.
La ciudad de Dresde luego de tres días de bombardeos terroristas.
Los Aliados, en ese gran conflicto planetario, no dudaron en bombardear a mansalva a millares de civiles refugiados en sus ciudades. Pero no fue sólo eso. Realizaron innovaciones técnicas para que esos bombardeos fueran lo más letales posibles. Buscaron crear tormentas de fuego y derretir el asfalto de las ciudades.
Hiroshima luego del ataque atómico.
Nagasaki, segunda ciudad atacada con una bomba atómica.
El punto culminante en ese conflicto, fue sin duda el uso del arma atómica en dos ciudades japonesas, pero lo que poca gente sabe, es que el bombardeo de Dresden causó más víctimas que Hiroshima y Nagasaki juntas.

Terminado el conflicto, le tocó sufrir las consecuencias de estas acciones a Corea del Norte, que fue “llevada a la edad de piedra” en textuales palabras de Douglas Mc Arthur.
Mutaciones producidas en niños vietnamitas por el uso del "agente naranja".
Luego en Vietnam los EEUU no solo realizaron bombardeos llamados eufemísticamente “estratégicos” sino que desarrollaron agentes químicos letales ya no para la población de ese momento, sino contra las generaciones futuras, como lo fue el llamado “agente naranja”.

Luego del 11 de Septiembre, la política contraria a toda consideración humanitaria en la guerra, ha llegado a extremos diabólicos gracias a la sofisticación tecnológica de nuestra era.  Y todo indica que esta terrible situación no hará más que aumentar.
En pocas palabra: el concepto de guerra de exterminio judío, que tan claro se puede apreciar en la Torá.

0 comentarios :

Publicar un comentario