-----------------------------f- WILHELM GUSTLOFF - ASESINADO POR UN JUDÍO EN SUIZA. ~ DOCTRINA NACIONALSOCIALISTA

Difusión y estudio del Nacionalsocialismo. Formación doctrinaria de los simpatizantes.

lunes, 8 de mayo de 2017

WILHELM GUSTLOFF - ASESINADO POR UN JUDÍO EN SUIZA.


Wilhelm Gustloff (30 de enero de 1895 – 4 de febrero de 1936), fue un miembro y líder del Partido Nacional Socialista Alemán de los Trabajadores (NSDAP), en su rama suiza. En realidad, fue él quien fundó la rama del partido en Suiza, exactamente en 1932 en la ciudad de Davos. Para ello contó con alemanes que vivían es ese país y algunos suizos de habla germana.

Gustloff trabajaba como meteorólogo para el gobierno suizo cuando ingresó en el partido nacionalsocialista (año 1929). Desde un principio tuvo un enorme interés en distribuir el famoso libro antisemita titulado Los Protocolos de los Sabios de Sion, hasta el punto que la comunidad judía asentada en Suiza demandó al distribuidor del libro, que era el propio partido nacionalsocialista.

Fue asesinado por un judío de origen croata llamado David Frankfurter (1909-1982).

Éste, que estudiaba medicina en Alemania, tuvo que exiliarse en 1934 a Berna (Suiza) para continuar sus estudios debido a la política de los nacionalsocialistas en Alemania. Sin embargo, también allí surgió el nacionalsocialistasmo de mano de Wilhelm Gustloff.

Entonces David Frankfurter se convirtío en agente anti-nacionalsocialista vigilando los movimientos de Wilhelm Gustloff, en particular, los hechos que llevaron a la publicación en Suiza de Los Protocolos de los Sabios de Sion. En 1936, se dirigió desde Berna al domicilio de Wilhelm Gustloff localizado en la ciudad de Davos. Una vez allí, llamó a la puerta siendo recibido por la esposa de aquél, la cual le invitó a pasar al salón en espera del marido que estaba ocupado al teléfono. Una vez Wilhelm Gustloff terminó e hizo pasar a su despacho al joven, recibió cinco disparos en la cabeza, cuello y pecho. Tras los gritos de la esposa, Frankfurter huyó al piso contiguo, pidiendo utilizar el teléfono para llamar a la policía y confesar su delito. Acto seguido se trasladó a la comisaria de policía para entregarse y contar lo sucedido. Dejó bien claro que su motivo no era personal, sino por ser judío.
Cortejo funebre de W. Gustloff atravesando las calles de la ciudad de Schwerin (Macklemburg)
El asesinato del Gustloff resonó a través de toda Europa. El régimen nacionalsocialista le concedió un funeral de Estado en su lugar de nacimiento (Schwerin, en la provincia de Mecklemburgo, actual Estado Federado de Mecklemburgo-Pomerania Occidental) estando presentes Adolf Hitler, Joseph Goebbels, Hermann Göring, Heinrich Himmler, Martin Bormann y Joachim von Ribbentrop. Miles de miembros de las Juventudes Hitlerianas se alinearon en la ruta del funeral.

El tren que transportó sus restos mortales desde Davos hasta Schwerin hizo múltiples paradas en varias estaciones (Stuttgart, Wurzburgo, Érfurt, Halle, Magdeburgo y Wittenberg) para rendirle homenaje.

Su esposa recibió más tarde una pensión mensual como “pago de honor” de 400 Reichsmark.
El judío asesino David Frankfurter en la Corte Suiza.
En un principio, el asesinato de Wilhelm Gustloff no tuvo represalias inmediatas, Hitler no quería un boicot internacional los Juegos Olímpicos de Berlín de ese mismo año (1936). Sin embargo, se le consideró un mártir y héroe de la causa nacionalsocialista, y su asesinato se unió al de otro nacionalsocialista (Ernst vom Rath), Esta serie de asesinatos de nacionalsocialistas en el extranjero, donde los homicidas conseguían impunidad, llevó dos años más tarde al Pogrom de Kristallnacht en noviembre de 1938 contra los judíos residentes en Alemania, , sus propiedades y sinagogas ubicadas en los territorios del Reich, en un acto de justicia por la indignación popular ante estos crímenes.


Apareció una fundación, llamada Wilhelm Gustloff-Stiftung, tras su muerte. Una fábrica de armamento, llamada Berlin Suhler Waffen und Fahrzeugwerke, fue rebautizada en 1939 con el nombre de Wilhelm Gustloff Werke.

Sin embargo, su nombre ha pasado a la historia por todo esto y además porque un transatlántico alemán, el MV Wilhelm Gustloff, fue rebautizado con este nombre en su honor tras su muerte. Su hundimiento por los soviéticos, en una situación que se explica en otro artículo de nuestro blog (leer AQUÍ), constituyó sin duda un crimen de guerra que provocó la mayor cantidad de víctimas mortales que ha tenido hasta la fecha de hoy (al menos, 5 veces más muertes que el famoso Titanic, aproximadamente unas 9000).
El barco de línea alemán Wilhelm Gustloff
Actualmente, David Frankfurter, que murío en Israel 46 años después del asesinato, es considerado un héroe tanto en Suiza como en Israel.


4 comentarios :

  1. Vaya cobarde miserable,le asesina en su propia casa y para colmo en Suiza le consideran un heroe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué se puede esperar de un judío? ¿Un acto heroico? Que alguien nombre solamente uno.

      Eliminar
    2. Son los antivalores hechos carne.ACGS,conoces la historia de Daniel Burros?

      Eliminar
    3. No Blas, no la conozco. :-)

      Eliminar