-----------------------------f- LA POLÍTICA AGRARIA NACIONALSOCIALISTA - CORPORACIÓN DE ALIMENTOS DEL REICH - POR WALTHER DARRE ~ DOCTRINA NACIONALSOCIALISTA

Difusión y estudio del Nacionalsocialismo. Formación doctrinaria de los simpatizantes.

miércoles, 24 de mayo de 2017

LA POLÍTICA AGRARIA NACIONALSOCIALISTA - CORPORACIÓN DE ALIMENTOS DEL REICH - POR WALTHER DARRE


El Reichsnährstand  (RNST – en este artículo lo traducimos libremente como Corporación de Alimentos del Reich - C.A.R.) fue una organización de la agricultura y la política agrícola en el Reich alemán durante los años 1933 a 1945, estatuida como una corporación pública ( Institución administrativa independiente ) con sus propios estatutos y su propio presupuesto, con asiento en la ciudad agrícola de Goslar.

Su trabajo se centraba principalmente en la dirección de la producción, las ventas y los precios de los productos agrícolas, además de proteger los intereses sociales y culturales de sus miembros.

Se produjeron conflictos recurrentes entre esta organización y el Frente Alemán del Trabajo, que erosionaron a la primera en su auto gobierno. También hubieron roces con los Gauleiters. El estallido de la Segunda Guerra Mundial obligó a que el Ministerio de Agricultura interviniera activamente en su funcionamiento, en virtud de las circunstancias extraordinarias que ocurrían.

Ya fuere a través del auto gobierno, o bajo una dirección más dependiente del NSDAP o del Estado, lo cierto es que la RNST obtuvo éxitos sorprendentes en la organización de la economía agrícola alemana. Solamente a modo de ejemplo, entre 1933 y 1939, el empleo en la agricultura aumentó de 440.000 a 1,4 millones de trabajadores. El control de precios y de producción se mantuvo eficientemente, al punto de que hasta pocos meses antes del final de la guerra los mismos funcionaban aún de manera efectiva. La autosuficiencia de productos agrícolas fue elevada del sesenta y ocho por ciento en 1933 al ochenta y tres por ciento en 1939. La producción y los precios internos se mantuvieron estables y por encima de los precios internacionales, lo que mejoró la situación de consumidores y productores.

A continuación presentamos un escrito de R. Walther Darré en el que explica el funcionamiento, objetivos y logros alcanzados por esta organización.
Richard Walther Darré.

LA CORPORACIÓN DE ALIMENTOS DEL REICH.

Por Richard Walter Darré
Reich Ministro del Reich de Alimentación y Agricultura, Líder de los Granjeros del Reich. Reichsleiter del Partido Nacional Socialista.

Cuando el Partido Nacional Socialista subió al poder el 30 de enero de 1933, la agricultura alemana estaba al borde de la ruina. Entre 1924 (cuando la moneda se estabilizó) y 1932, los agricultores habían contraído unos 12000.000.000 de reichsmarks de nueva deuda. El área cubierta por las granjas vendidas en subasta durante ese período era aproximadamente igual a la de Turingia[1]. Los ingresos derivados de la venta de productos agrícolas disminuyeron de unos 10000.000.000 de reichsmarks en 1928-9 a 6400.000.000 de reichsmarks en 1932/3, cantidad insuficiente para recuperar el costo de producción. Por otro lado, los agricultores tenían que pagar tasas altas de impuestos e intereses y pesadas cargas sociales. Ya en 1930, el Partido Nacional Socialista dirigió la atención pública sobre el desesperado estado de la industria agropecuaria y pidió que la política agrícola del país prestara mayor atención a estas cuestiones, especialmente mediante la creación de nueva legislación sobre la propiedad agrícola, mediante la creación de un sistema corporativo de auto-administración. Estas demandas han quedado satisfechas bajo el régimen nacionalsocialista. Se han creado unas 700.000 granjas hereditarias y alrededor del cuarenta por ciento del suelo utilizado para fines agrícolas se ha liberado así de la interferencia arbitraria de especuladores profesionales en bienes raíces. La ley promulgada para este fin ha reforzado la conexión del agricultor con el suelo que ha cultivado y ha asegurado sus derechos de posesión. Además, se han reducido a un nivel razonable los gravámenes sobre los bienes agrícolas, en parte reduciendo los tipos de interés y facilitando el reembolso de las deudas y en parte concediendo una reducción de impuestos.


Emblema de la Reichsnähstand.
La Corporación de Alimentos del Reich fue establecido por la Ley del 13 de septiembre de 1933. Es la única organización en el país que abarca a todas las personas asociadas de algún modo con la agricultura o con la producción y distribución de alimentos humanos. Las organizaciones anteriormente existentes, cuyos objetos son similares, han sido incorporadas a la Corporación de Alimentos DEL Reich (C.A.R.) o han sido disueltas. Entre los que ahora se incorporan están las Cámaras de Agricultura, el Consejo de Agricultura, la Asociación Nacional de Agricultores, la Federación Agrícola Alemana, etc. El sistema altamente desarrollado de sociedades cooperativas también estuvo sujeto a la administración de la C.A.R..

Los miembros de la C.A.R. incluyen a todos los propietarios, arrendadores y arrendatarios de tierras agrícolas, junto con sus familias, empleados y trabajadores. El término "agricultura" comprende también la horticultura, la vinicultura y la pesca. La afiliación incluye además, como se ha dicho, todos aquellos relacionados con la producción y distribución de alimentos, por ejemplo, los productores de alimentos, molineros, panaderos, carniceros, distribuidores de provisiones, etc. La extensión de la membresía a tantos oficios era necesaria porque, sin ella, la organización del mercado no podría ser controlada en la medida que se considerara deseable en los intereses nacionales. Se han creado organizaciones para todos los mercados en cuestión, como cereales, ganado, productos lácteos, azúcar, patatas, huevos, cerveza, pescado, frutas, verduras, vino y otros. Cada una de estas organizaciones separadas de mercado está compuesta por todas las personas relacionadas con su comercio en particular. Así por ejemplo para los cereales se compone de todos los cultivadores, comerciantes de granos, asociaciones de granos, molinos, comerciantes y panaderos. Las organizaciones de mercado son parcialmente regionales y parcialmente nacionales, es decir, las establecidas para cada parte de Alemania (las regionales) están subordinadas a una competente para el país en su conjunto (la nacional). Así, por ejemplo, las veinte organizaciones regionales para el comercio de granos se combinan para formar la organización nacional para ese comercio, y así sucesivamente.

Los nacionalsocialistas han comprendido la importancia de los agricultores como clase y de la agricultura como industria. A pesar de la industrialización de Alemania, la agricultura todavía absorbe casi el treinta por ciento de todos los que trabajan en esa área. La mayor parte de la alimentación del país se produce por el cultivo intensivo del suelo, aunque hay grandes distritos en los que éste es de relativamente mala calidad. La promoción de la producción agrícola y alimentaria es, por lo tanto, uno de los objetivos más esenciales a los que debe apuntar la política agrícola alemana.

El alcance de esa política se extiende, en primer lugar, a los cultivadores del suelo, a sus familias y a sus hijos, a la preservación de las tradiciones y modos de pensar rurales y a las opiniones de los agricultores sobre el honor y los intereses de su vocación. La  C.A.R., por lo tanto, considera como su función especial establecer la armonía social entre los empleadores y los empleados, proporcionar al trabajador agrícola ambicioso y eficiente las facilidades para el progreso, fortalecer los lazos que le conectan con el suelo a la hora de crear nuevas granjas y nuevas casas. También se presta especial atención a la mejora de las condiciones de trabajo, al problema de la vivienda, etc. El sistema educativo se promueve mediante el establecimiento de escuelas vocacionales para agricultores y de otras maneras. El sentimiento de solidaridad entre los aldeanos es alentador, y también se pretende cultivar ese sentimiento a nivel nacional. El último objeto nombrado es el Congreso Nacional de Agricultores que se celebra en Goslar una vez al año a finales del otoño.

El segundo objetivo específico de la política agrícola del país se refiere a la granja como tal, especialmente a las medidas que pueden aumentar y mejorar la producción de una forma u otra (producción, ganadería, suministro de semillas de alto grado, mejoramiento del suelo, etc.). Estas importantes tareas pueden llevarse a cabo de la manera más conveniente mediante la estrecha colaboración de la Ena  con los departamentos gubernamentales competentes. Otros asuntos en cuestión son: el asesoramiento en materia agrícola, la instrucción profesional, el suministro de maquinaria y la celebración de espectáculos agrícolas. En este último aspecto se han logrado notables progresos en los últimos años y la exposición anual de la C.A.R. siempre ofrece excelentes oportunidades para estudiar el trabajo ya realizado.

Finalmente, la C.A.R. se encarga del control de los mercados de productos agrícolas. Ya se ha hecho referencia a las organizaciones establecidas a tal efecto, siendo la tarea especial de la C.A.R. asegurar su cooperación armoniosa y su conducta siguiendo unos principios uniformes.

La cooperación entre la C.A.R. y los departamentos del Gobierno es muy fuerte. Gracias a la valiosa labor realizada por los miembros del Servicio Nacional del Trabajo, se han abierto grandes zonas del país, a lo largo de las costas del Mar del Norte y en otros lugares. La C.A.R. también está relacionada con asuntos como la planificación regional del Reich, la provisión de tierras para fines públicos, la creación de reservas nacionales, planes de forestación, etc.


Inauguración de la exposición en la Theresienwiese en Munich. Adolf Hitler al frente, detrás Walther Darré y Heinrich Himmler.
La C.A.R. comprende veinte organizaciones regionales, divididas en unas quinientas organizaciones distritales, las cuales, a su vez, se subdividen en un gran número de grupos locales. El "líder" de la C.A.R. es R. Walther Darré, quien también es el Líder de los Agricultores del Reich. Cada organización regional está presidida por un Líder de Agricultores Regionales, cada organización de distrito por un Líder de Agricultores de Distrito y cada organización local por un Líder de Agricultores Locales.

Los órganos administrativos de la C.A.R. comprenden una central domiciliada en Berlín y veinte oficinas regionales domiciliadas en los diferentes distritos regionales. Cada oficina administrativa está dividida en tres departamentos, uno para cada una de las tres funciones especiales de la C.A.R. ya descriptas (es decir, el elemento humano, el elemento vocacional y el control de los mercados). La C.A.R. no es un departamento del Gobierno, a pesar de que su Líder es al mismo tiempo el Ministro Nacional de Alimentación y Agricultura. El ideal de la autoadministración se realiza mediante el acuerdo en virtud del cual los "líderes" regionales y subregionales desempeñana honorariamente sus las funciones en la C.A.R..

Un interés particular - no sólo en Alemania, sino también en otros lugares – despierta el control de mercado establecido por la C.A.R., que es más consistente que cualquier sistema correspondiente introducido en otras partes del mundo. Los éxitos alcanzados demuestran que los principios fundamentales que subyacen al sistema alemán son sólidos. De acuerdo con los cálculos del Instituto para el Estudio del Ciclo de Negocio, los ingresos derivados de la venta de productos agrícolas aumentaron en valor de 6400.000.000 a 8800.000.000 de reichsmarks durante los tres años transcurridos desde la introducción del sistema de control, mientras que los precios pagados por los consumidores no experimentaron un aumento de ninguna manera comparable al beneficio obtenido por los productores.

Exposición de RNST en Munich: Los niños la visitan en la Theresienwiese en de mayo de 1937.
Las características especiales del sistema de control de mercado se han originado de los siguientes hechos:

Alemania no tiene ni el tamaño ni los recursos naturales de un país como Estados Unidos, ni posee un imperio en el extranjero, como lo tiene, por ejemplo, Gran Bretaña. Aunque se ha industrializado en gran medida, no ha abandonado su base agrícola. Su tierra no es demasiado rica, y tiene sin embargo que apoyar a una población de alrededor de trecientos sesenta habitantes ​​por milla cuadrada. Las diferencias regionales, especialmente entre los principales centros de producción y los de consumo de alimentos, son muy considerables. El número de pequeñas y medianas empresas agrícolas también es muy grande, lo que aumenta la dificultad de organizarlas. Por lo tanto, ni la política de mercado de los países de ultramar con su excedente de producción ni la de los países que confían en medidas para la protección del nivel de precios podrían ser adoptadas. Hubiera sido un error prestar asistencia unilateral al agricultor, dejando al mismo  tiempo desprotegida la posición del consumidor. El método que debía aplicarse era el de guiar y supervisar las importaciones y de regular la acumulación en los almacenes que contenían tales alimentos no producidos en el país. Además, debe tenerse en cuenta la estructura social especial de Alemania y esto sólo podría hacerse haciendo la organización del mercado muy completa.

La introducción de esa organización presentó algunas dificultades considerables. Los diversos mercados se encontraban en una situación cercana al caos. En casi todos ellos el carácter especulativo del comercio mayorista tendía a aumentar la falta de organización adecuada. La influencia incontrolada de los precios que rigen en los mercados mundiales redujo a un nivel ruinoso los que se obtuvieron en el país y produjo una producción no remuneradora. La inescrupulosa competencia entre los comerciantes llevó a la insolvencia generalizada, cuyas consecuencias fueron desastrosas para el agricultor. Los métodos comerciales desleales y un número excesivo de intermediarios ayudaron a agravar aún más la situación, en particular en las industrias "mejoradoras".
Placa de la Reichsnährstand en sus oficinas de Schleswig Holstein.

El primer paso hacia el restablecimiento de condiciones saludables fue la reorganización del mercado de la leche por parte del Comisionado Nacional para el Comercio de la Leche. La experiencia adquirida se utilizó posteriormente cuando se redactó el reglamento final. Huelga decir que, al hacerlo, se prestó la debida atención a las peculiaridades de los mercados locales y de los productos lácteos individuales. Se definieron las condiciones de entrega entre los agricultores, las lecherías y el comercio minorista. Se fijaron precios y márgenes de precios correspondientes al trabajo realizado por cada sección y a la capacidad de compra de los consumidores y se redujeron los márgenes excesivos. Las empresas no lucrativas se cerraron contra el pago de indemnizaciones y se fomentaron compromisos esencialmente necesarios para los intereses económicos del país. Se concedió especial importancia a la producción de bienes de alta calidad y a su normalización. La reciente muestra de la C.A.R. celebrad en Frankfort ha proporcionado pruebas convincentes del alto grado de eficiencia alcanzado por estos métodos. Los precios se han estabilizado, tanto para el agricultor como para el consumidor. Lo que se consideraba imposible hacía poco, se ha logrado: por ejemplo, el precio de la mantequilla ha permanecido inalterado durante dos años y medio, y la misma observación se aplica a la mayoría de los demás productos agrícolas. Se ha eliminado la interferencia de especuladores e intereses creados, especialmente en el comercio de granos. Los precios ya no caen en pedazos cuando la cosecha ha sido particularmente abundante. Ni la calidad ni la extensión de la producción de cada agricultor están sujetas a ningún control. Puede producir lo que quiera y como quiera. Las regulaciones del mercado le permitirán siempre vender a precios adecuados los productos para los que existe una demanda general. El número de intermediarios en el proceso de distribución se ha reducido a un mínimo. Durante la era económica anterior, la producción fue racionalizada. Hoy en día se ha hecho necesario organizar la distribución -y por lo tanto el suministro- de los bienes de acuerdo con los dictados del sentido común, sin restringir la producción de ninguna manera. Esto permite realizar enormes ahorros, que luego pueden ser utilizados en beneficio del productor o del consumidor. El aumento en el rendimiento de la producción agrícola se debe principalmente a estos ahorros.

Foto malhabida por "getty images" que pretende adjudicarse la propiedad de los saqueos de guerra.
Muestra al Ministro de Alimentos del Reich y Reichsbauernführer Richard Walter Darre (centro) dejando el Stadthalle in Goslar tras un discurso en el círculo del campesinado.
Los "dirigentes" de las asociaciones de mercado, asistidos por un comité representativo de los intereses económicos implicados, son responsables de la correcta aplicación de las normas del mercado que, después de todo, son meramente el resultado de consideraciones regidas por principios de sentido común. Están destinados a servir - y sirven - a los intereses nacionales, así como a los grupos económicos afectados, especialmente a los productores y consumidores. Los distribuidores están obligados a ser confiables, tener un conocimiento experto de su comercio, y ser financieramente sólidos. Estos diversos requisitos están garantizados por un sistema de licencias. El establecimiento de nuevas empresas y la ampliación de las ya existentes está supeditado al consentimiento de las asociaciones de mercado, para que los intereses de la nación en su conjunto puedan ser protegidos adecuadamente. De esta manera, se evitan las inversiones mal colocadas y se promueve la retribución de las empresas de vital importancia para el país. Se debe atribuir un valor considerable al sistema de "contribuciones compensatorias", cuyo origen se remonta a un tiempo no muy antiguo. Luego se hicieron deducciones de los precios de la leche usada para beber, y estos montos se utilizaron para aumentar los precios de la leche utilizada para fines de manufactura. El sistema ha demostrado ser eminentemente exitoso, ya que ahora es posible inducir a los productores de leche en distritos remotos a incrementar en gran medida el volumen de su producción gracias a los millones de reichsmarks desviados hacia ese fin. Cabe señalar que el dinero empleado para este fin no es aportado por el contribuyente, sino por la industria en cuestión. En algunos casos, el sistema se ha utilizado para la introducción de métodos que tienden a reducir la producción.

La aplicación de principios uniformes a todo el ámbito de la producción y del consumo alimentario ha proporcionado a la política agrícola del Gobierno Nacionalsocialista un grado de eficiencia hasta ahora considerado imposible. Esto es reconocido una y otra vez por los visitantes del extranjero que han hecho un punto para estudiar las condiciones in situ, independientemente de si han venido a investigar los principios subyacentes al sistema de control de mercado, la promoción de la eficiencia de la agricultura y la preservación de las tradiciones culturales o de organización vocacional. La discusión de los problemas agrícolas que enfrentan los países individuales, cuya solución se toma en todas partes, puede hacerse muy fructífera. Permite a los miembros de las diferentes naciones europeas darse cuenta de que todos ellos tienen que trabajar hombro a hombro en una tarea común y les hace ansiosos por contribuir con su propia participación en beneficio de todos.

Inauguración de la exposición en la Theresienwiese en Munich. Adolf Hitler al frente. Detrás Walther Darré y Heinrich Himmler.

Ministro de Alimentos del Reich undReichsbauernführer Richard Walter Darre (centro) dejando el Stadthalle inGoslar tras un discurso en el círculo campesinado 3000Vertretern y la gente del campo de los alrededores, que todos los canales alemanes.

Exposición de RNST en Munich: Los niños agrupan en la Theresienwiese en de mayo de 1937



[1] 16.171 km²


0 comentarios :

Publicar un comentario