-----------------------------f- 4 DE MAYO 1912 – NACIMIENTO DE WILFRED VON OVEN ~ DOCTRINA NACIONALSOCIALISTA

Difusión y estudio del Nacionalsocialismo. Formación doctrinaria de los simpatizantes.

jueves, 4 de mayo de 2017

4 DE MAYO 1912 – NACIMIENTO DE WILFRED VON OVEN


UN NACIONALSOCIALISTA HASTA LA MUERTE.

La fecha de hoy 4 de mayo: Este día nació el asistente de prensa del  Dr. Joseph Goebbels, Wilfred von Oven quien, después de la guerra continuó la lucha por el nacionalsocialismo.

Wilfred von Oven nació el 4 de mayo de 1912 en Bolivia, siendo por supuesto, hijo de padres alemanes. Su padre era un hombre de negocios y su madre maestra. Su progenitor murió en la Primera Guerra Mundial en la Batalla de Ypres y  la familia debió retornar a Alemania. Allí vivieron en la pobreza, debido a que el gobierno boliviano les incautó los bienes que tenían en ese país.

Wilfred von Oven creció en un ambiente próximo a las ideas nacionalistas, ya que dos de sus tíos –Georg von Oven y Ernst von Oven– fueron miembros de distintos Freikorps. Sin embargo él sólo militó en los boys-scouts durante su adolescencia.

En 1928 se trasladó a Berlín, donde ese año escuchó hablar por primera vez a Adolf Hitler. Se acercó al Nacionalsocialismo y en 1930 se convirtió en miembro del NSDAP y se unió a la SA. Abandonó el partido en 1932 después de desilusionarse debido a los conflictos internos de la SA durante la revuelta de Stennes. En su lugar, comenzó a tomar más interés por el periodismo y durante algunos años trabajó como editor.

Von Oven estudió periodismo en la Reichspresseschule de Dahlem –un suburbio de Berlín–, de donde se graduó en 1936 con medalla de honor. Después de haber trabajado en la editorial Scherl, von Oven se unió en 1937 a la Legión Cóndor que combatió en la Guerra Civil Española, desempeñándose como corresponsal de guerra. Al concluir la contienda bélica, Hitler lo condecoraría con la Spanienkreuz por sus destacadas labores en el campo de las comunicaciones y la inteligencia.

Durante la Segunda Guerra Mundial, continuó como corresponsal de guerra en Polonia, Francia, los Balcanes y la Unión Soviética. Alcanzó el grado de teniente en una división blindada y fue galardonado con la Cruz de Hierro de primer grado y la Insignia de Batalla de Tanques luego de luchar en el Dniéper en 1941.

El 9 de junio de 1943  el Dr. Joseph Goebbels lo designó como su ayudante personal trabajando juntos hasta el final de la guerra. Ambos se llevaban muy bien y llegó a tener una rutina de trabajo de 06 hasta las 22 horas, estando permanentemente junto al Dr. Goebbels y haciéndose muy amigo de su familia.

El 22 de abril de 1945 fue la última vez que von Oven vio a Goebbels con vida. El Ministro se trasladó al Führerbunker y von Oven se desplazó hacia el norte de Alemania, en donde permaneció viviendo casi clandestinamente en ciudades como Rendsburg, Kiel y Hamburgo hasta 1951, acosado por los cazadores de nazis.

En la primavera de 1951 von Oven conoció a Carlos Schultz, un alemán nacido en la Argentina que lo asistió para que pudiese movilizarse hasta Génova. Desde allí partió con destino a la Argentina.

En Buenos Aires von Oven no era un desconocido, pues la Editorial Durero había publicado en 1949 su libro “Mit Goebbels bis zum Ende”, el cual relataba sus memorias como secretario del Ministro.

En Argentina, comenzó una nueva vida, pero todavía como periodista mientras trabajaba como intérprete, traductor, etc. Bajo su nombre real fue escritor para varios de los principales periódicos alemanes en la década de 1950..

Durante su estancia en Argentina, von Oven trabajó como colaborador de las revistas “Der Weg” y “Freie Presse”, y luego como editor de la publicación “Deutschen Kommentare am Río de la Plata”. Más tarde, entre 1967 y 1977, von Oven dirigiría la revista “La Plata Ruf”, la cual fue clausurada por el gobierno argentino de la época gracias a las presiones ejercidas por la Embajada de Alemania Occidental. También colaboró como corresponsal de diversos medios gráficos alemanes, incluyendo a la prestigiosa revista “Der Spiegel” y al diario conservador “Frankfurter Allgemeine Zeitung”. Además, dado que era políglota, trabajó como traductor, creando versiones en alemán de textos de Jacques de Mahieu, Léon Degrelle, David Hoggan y Anthony Lentin.

Durante toda su vida mantuvo su compromiso con el Nacionalsocialismo y de acuerdo con el gobierno argentino fue una "figura clave" en el movimiento nacional de posguerra, tanto en Argentina como en Europa. Por encima de todo, escribió libros vinculados a sus experiencias durante el Tercer Reich, donde defendió la política, así como las personas que la conducían. Escribió diez libros durante su estancia en Argentina, incluyendo "Mit ruhig festem Schritt. Aus der Geschichte der SA" y "Ein 'nazi' en la Argentina ". La mayoría de ellos están escritos en alemán, pero el libro sobre la SA fues traducido en Inglés bajo el título "Stormtroopers de Hitler: Una historia de la SA".

Su primer libro fue, como se ha señalado “Mit Goebbels bis zum Ende” (Con Goebbels hasta el final) que se publicó en la editorial argentina Durero en 1951. Relata sus experiencia con el Dr. Goebbels y hace énfasis en el respeto que por el sentía, describiéndolo  brillante y muy inteligente.

Incluso se negó a distanciarse de Adolf Hitler. En una entrevista con Reuters en 1998 expresó respecto a su primera reunión con Hitler, junto con Goebbels, en la Guarida del Lobo en 1943:
“Me tomó la mano y Goebbels le dijo quién era yo. Hitler me miró y nada más. Pero fue impresionante. No lo puedo explicar. Hoy en día se dice tantas cosas malas sobre Hitler, pero nunca he experimentado nada igual. Lo admiro. Esa es la posición que ocupa y ocupará en mi mente y en mi corazón hasta el día en que muera”.
En el año 2002 se mantuvo igualmente firme en su posición cuando se encontraba en una entrevista con el diario británico “The Mail on Sunday “dijo:
"Ah, el Führer, sí ... era un gran hombre."

Nunca fue privado de la nacionalidad alemana e hizo frecuentes viajes a Alemania y otras partes de Europa, donde estableció contactos y dictó conferencias. Sin embargo se mantuvo siempre fiel a sus convicciones políticas. En su casa de Buenos Aires, explicó en una entrevista con Reuters que durante su trabajo como ayudante de prensa con Goebbels, “ni una sola vez escuchó hablar del holocausto”. En la misma entrevista, explicó el absurdo de que estaba impedido de hablar sobre el tema, pues si lo hacía corría el riesgo de ser condenado a varios años de prisión:
“Tampoco voy a mencionar esto ahora porque soy un ciudadano alemán y la legislación alemana prohíbe y penaliza la negación o incredulidad del Holocausto con una pena mínima de tres años y medio  de prisión”.
Pese a ello fue acusado en Argentina por haber afirmado que no existían en el Tercer Reich cámaras de gas y que el mito de los seis millones de judíos muertos es una mentira nacida de la propaganda de guerra. Fue absuelto porque "la negación del Holocausto" no era un delito en la Argentina.

Wilfred von Oven pasó su vejez en ese país. En su escritorio se encontraba un retrato del Dr. Joseph Goebbels.

Wilfred von Oven brindó varias entrevistas y participó en documentales donde  contó en detalle cómo se produjo el intento de golpe en Berlín después la traición del 20 de julio y donde tuvo la oportunidad de describir a Magda Goebbels como "un ejemplo de esposa alemana" y a la Alemania Nacionalsocialista como "un paraíso".

Wilfred von Oven murió el 13 de junio de 2008 en Buenos Aires. El nunca se rindió, e instó a las organizaciones nacionalsocialistas actuales a continuar la lucha. Le maldecían por los periódicos como "el ídolo de una nueva generación de enemigos," y una persona que era "un nazi no arrepentido"

Fue fiel a sus ideales, incluso hasta la muerte.






NUESTRO AGRADECIMIENTO A LOS CAMARADAS DE VIDEO EDITORA "EL WALHALLA SRL".



1 comentario :

  1. Hace poco escuche la entrevista a este valiente,al cual no conocia,fue muy amena.

    ResponderEliminar