-----------------------------f- DOCTRINA NACIONALSOCIALISTA

Difusión y estudio del Nacionalsocialismo. Formación doctrinaria de los simpatizantes.

miércoles, 11 de octubre de 2017

PURIFICAN EL MEMORIAL DEL HOLOCAUSTO JUDÍO EN MONTEVIDEO, CAPITAL DE LA REPÚBLICA ORIENTAL DEL URUGUAY

Así lucía hoy en la mañana el Memorial al "Holocuento" Judío.
En la madrugada de hoy, la ciudad de Montevideo, capital de la República Oriental del Uruguay, presenció sorprendida como el “Memorial del Holocausto del Pueblo Judío”, pasó de ser la expresión de la mentira más grande de todos los tiempos, a expresar la verdad histórica permanentemente ocultada.

Como parte de la campaña de falsificación histórica que el judaísmo lleva adelante en Occidente, aparece la construcción de “Memoriales” al falso holocausto del pueblo elegido. Decenas de estas obras de mal gusto y auto victimización están erigidas en distintas ciudades del mundo.

Uruguay, una colonia judía desde los años 30 del siglo pasado, donde la sobre representación de estos individuos en la vida económica, cultural, social y política de ese país es abrumadora, no podía quedar atrás.
El actual Presidente de la República Oriental del Uruguay, Dr. Tabaré Ramón Vázquez Rosas. Un filo judío servil a los intereses de los maestros de la mentira.

En 1992 el hoy Presidente de la República, Dr. Tabaré Vázquez Rosas, ocupaba el cargo de Intendente de la capital del país, Montevideo. Fue en esa oportunidad que llamó a un concurso para la construcción de la mencionada obra. La relación del Dr. Vázquez con el lobby judío es de vieja data. Comenzó quizás con su relación sentimental con una judía bastante mayor que él cuando era un joven médico.[1] Las malas lenguas dicen que esta relación le fue muy beneficiosa económica y profesionalmente. Luego continuó con la realización de cursos de especialización en Israel. Desde siempre el Dr. Tabaré Vázquez ha sido un ferviente defensor del etno estado sionista.

El memorial fue construido rápidamente e inaugurado en 1994. Desde esa época, esta construcción, un muro de 120 metros de largo, estropea el hermoso paisaje de la costanera montevideana, con todo el significado negativo que la muralla tiene en sí misma, evocando los muros construidos en sus fronteras por el Etno Estado de Israel.
A la izquierda el ex - Ministro de Educación y Cultura del Uruguay, Cr. Samuel Lichtensztejn bajo la presidencia del Dr. Julio María Sanguinetti.
A la derecha el ex Presidente de la República, Dr. Julio M. Sanguinetti, ferviente defensor del judaísmo y el sionismo. La foto corresponde a su presencia y disertación en  un acto sionista.
Desde 1995 hasta 1998, el cargo de Ministro de Educación y Cultura del Uruguay lo ocupó el judío sionista y cripto comunista Samuel Lichtensztejn. Ni corto ni perezoso, este judío usó su posición ministerial para incluir a esta horrenda obra, evocadora de una falsedad histórica, en la prestigiosa lista de Monumentos Históricos Nacionales. No conforme con eso, seleccionó la obra para representar a Uruguay en la Bienal Mundial de Arquitectura 1995. También fue expuesta en la Bienal de Chile y en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. En 1998 fue seleccionada entre las mejores obras latinoamericanas, por la Fundación Mies Van der Rohe de Barcelona. Conclusión: si quieres reconocimiento en el Uruguay dedícate a hacer obras que alaben y glorifiquen al pueblo elegido.

Cabe anotar que la capital del Estado uruguayo cuenta con un acervo de monumentos públicos de altísimo número y calidad, realizado por escultores de fama mundial como José Belloni, Juan Manuel Ferrari, José Luis Zorrilla de San Martín, Antonio Pena, Severino Pose, Edmundo Prati, etc.; cuyas obras son por calidad e historia mil veces más dignos que el muro de la mentira, para representar al Uruguay en el exterior. Pero estos autores glorificaron hechos históricos nacionales, o valores como la libertad, la soberanía y el coraje. Nunca rindieron culto a la mentira judía.

En la madrugada del día de hoy 11 de octubre, manos anónimas – única forma de luchar contra el poder judío en el Uruguay sin sufrir persecución y cárcel– escribieron graffitis  en los muros de la farsa, exponiendo la verdad sobre el mito del Holocausto. Estas personas con su acción han logrado invertir la situación y poner al servicio de la verdad, las paredes que hasta ayer estaban eran herramienta del proceso de falsificación de la historia.
Cabe destacar un hecho sintomático. Estamos acostumbrados a auto atentados de los propios judíos para fortalecer su cohesión grupal y victimizarse frente a los ingenuos goyim. En este caso estamos seguros de que no se trata de un caso tal. Primero porque no hay una sola esvástica en las inscripciones. Sabemos que los judíos tienen una fijación con ese símbolo y siempre lo usan en sus auto atentados. Segundo, porque en vez de escribir insultos y amenazas, que es lo que ellos hacen, se expresan argumentos y datos. Tercero y fundamental, porque la prensa uruguaya, toda pro judía, no se ha hecho eco debidamente de lo sucedido.

Un camarada uruguayo ha enviado a nuestro blog las fotos que publicamos. Como expresamos más arriba, nos informa que la prensa ha corrido un manto de silencio sobre el hecho, seguramente para evitar hacer publicidad con las fotos, del mensaje que las inscripciones expresan. Posiblemente este hecho sea utilizado para llevar adelante el proyecto de ley presentado por el Diputado del Partido Colorado Walter Verri, para penalizar la negación del Holocuento [2].  Este lacayo del judaísmo poco después de presentar el malhadado proyecto, recibió una merecida golpiza al concurrir a un restaurante en la ciudad donde reside. Si bien la misma no tuvo nada que ver con su vocación de lametraste de los judíos, igualmente nos gratificamos por la pateadura que le dieron a él y a su hijo [3] .


Desde estas páginas expresamos nuestro apoyo a la acción de verdadera purificación realizada en el  "Memorial",  y esperamos que sus autores, plenos de rebeldía y de coraje civico realicen pronto más acciones no violentas, pero esclarecedoras de la verdad. El Uruguay es el país más blanco de América del Sur y no merece ser gobernado y pervertido por la mafia judía que hoy lo esclaviza.

11 DE OCTUBRE – 1899 – COMIENZA LA SEGUNDA GUERRA ANGLO BÓER.

Combatientes bóers de la caballería.
La fecha de hoy es 11 de octubre. Este día en el año 1899 daba comienzo la Segunda Guerra de los Bóers, un conflicto entre el Reino Unido y los fundadores de las repúblicas independientes del Estado Libre de Orange y la República Sudafricana, en el nordeste de Sudáfrica.
Cecil Rhodes.
En 1890, Cecil Rhodes era el primer ministro de la Colonia del Cabo. Rodhes, era un importante defensor de la política expansionista del imperio británico. El objetivo del gobierno inglés era consolidar "una África inglesa desde el Cabo hasta el Cairo". Pero las dos pequeñas repúblicas origen bóer (el Transvaal y el Estado Libre de Orange) se interponían.

Al descubrirse diamantes y oro en territorio de Transvaal aumentó el interés en África del Sur. Pero los gobernadores de Transvaal se negaron a aprobar la instalación de corporaciones mineras. Comenzaron, entonces, las operaciones de los ingleses en busca del conflicto bélico.
La marcha del Comando de Johannesburg en octubre de 1900.
La tensión llegó a su clímax durante la llamada “incursión de Jamenson”. En diciembre de 1895. Leander Jameson y sus policías incursionaron en Transvaal, e intentaron provocar un levantamiento de trabajadores ingleses expatriados (Uitlanders). El presidente de Transvaal derrotó fácilmente a los invasores, sin que éstos cumplieran su objetivo.

Pero a partir de esto, la tensión entre bóers y uitlanders aumentó. Ambos estados bóers renovaron una alianza defensiva y presentaron un ultimátum a los ingleses de Colonia del Cabo. Los británicos lo rechazaron y la "Guerra de los Bóers" estalló el 11 de octubre de 1899.

La guerra, que duró hasta el 31 de mayo de 1902, comenzó con el intento de la Corona británica de unir las dos repúblicas, ricas en yacimientos de diamantes, oro y hierro. Los bóeres, quienes ocupaban la región desde 1830, lucharon por preservar su independencia. Los británicos veían en ese nacionalismo un peligro a la dominación del Reino Unido en el sur de África.
A la izquierda, fuerzas bóers en campaña, mientras aún resistían a las fuerzas inglesas. A la derecha el drama de la derrota: un niño blanco bóer en los campos de concentración ingleses.
La guerra se puede dividir en cuatro fases principales. Al principio, la supremacía es de los bóeres, que comienzan la guerra. Invaden la colonia del Cabo, además de sitiar ciudades importantes y anexionar territorios británicos. Pero, en 1902, se desarrolla la contraofensiva inglesa. La superioridad británica en hombres y armamentos derrotó a los bóeres.

Las tropas inglesas devastaron y quemaron todo tipo de propiedades durante la guerra. Los bóeres capturados (hombres, mujeres y niños) fueron desplazados a campos de concentración, donde murieron cerca de 20.000 personas. Las noticias sobre el tratamiento inhumano dado por los británicos a los prisioneros intensificaron la imagen negativa de Reino Unido ante la comunidad internacional. Unos 116.572 hombres, mujeres y niños bóeres fueron desplazados a campos de concentración, más unos 120 000 africanos negros. Debido a las duras condiciones de los campos, aproximadamente el 25 % de los bóeres (27 927 bóeres, de los cuales 22 074 eran niños menores de 16 años) y el 12 % de los africanos presos murieron (14.155, aunque algunos lo elevan hasta los 20.000). Muchos de aquellos prisioneros bóers junto a sus familias, fueron deportados a lugares tan distantes del conflicto como el caribe, la India e incluso América del Sur. 
Uno de los campos de concentración ingleses, destinados a la limpieza étnica, recluyendo a civiles y combatientes con sus familias.
Con la Paz de Vereeniging, firmada en 31 de mayo de 1902. Con el Tratado de Vereeniging los bóers debieron aceptar el dominio británico, aunque con la posibilidad de lograr el auto gobierno más adelante. en 1910, Inglaterra creó la Unión de Sudáfrica, que incluía la Colonia del Cabo, el Estado Libre de Orange, el Transvaal y Natal. La Unión de Sudáfrica recibió una "semi independencia", siguiendo el modelo del Dominio del Canadá.

Familia de bóers en uno de los campos de concentración.
El pueblo bóer o afrikáner (también llamados bóers, afrikaanders, afrikaaners, burghers, Boervolk u holandeses del Cabo) son un grupo étnico blanco de origen principalmente holandés y germano, que entre 1830 y 1850 emigraron desde territorios africanos controlados por los británicos hacia tierras despobladas de Sudáfrica y Namibia. Su cultura se distingue por profesar la religión calvinista y poseer su propia lengua, el afrikáans, que es una variación criolla del holandés.


A la izquierda una familia bóer en Pietermaritzburg. A la derecha un grupo deportado a Bermudas.
EEl destierro tomó distintos caminos. En el mapa se mencionan los lugares a los cuales fueron desterradas las familias de los boers, después de abandonar los campos de concentración
Los bóers tendieron a evitar zonas densamente pobladas por kaffires, bosquimanos y hotentotes, estableciéndose en lugares abandonados y despoblados debido a la limpieza étnica denominada Mfecane, llevada a cabo por el rey tribal zulú Shaka durante la invasión zulú contra otras tribus de la región, principalmente los joisán. Con su esfuerzo y habilidad para los negocios, y a pesar de estar sometidos a infinidad de peligros, los bóers establecieron prósperas granjas en tierras deshabitadas. En la actualidad, los descendientes de este pueblo están desamparados por los gobiernos locales y a menudo son asesinados y sus tierras usurpadas en el contexto del genocidio bóer.



martes, 10 de octubre de 2017

10 DE OCTUBRE - 1946 - LA ÚLTIMA CARTA DE HERMANN GÖRING



El 10 de octubre de 1946, Herman Göring escribió su última carta, dirigida al ex Primer Ministro británico Winston Churchill. Unas horas después de escribir esta carta, Göring, heroico piloto en la Gran Guerra y sucesor de Adolf Hitler, acabó con su vida, quitándoles a los aliados el placer de ejecutarlo en la horca.
Sr. Churchill: 
Usted hoy tendrá la satisfacción de sobrevivir a mí y mis compañeros de infortunio. No dudo en felicitarlo por este triunfo personal y la finura con la que lo ha logrado. Ha llegado muy lejos a fin de asegurar este éxito, para usted y Gran Bretaña. Si yo lo creyera a usted tan ingenuo como para considerar este éxito algo más que un espectáculo, en detrimento de el Gran Imperio Alemán, un show para el pueblo y sus aliados bolcheviques- judíos que fueron dirigidos por usted hacia la guerra, entonces lo declarado por mi durante la última hora de vida sería visto a los ojos de la posteridad como algo inmerecido.
Mi orgullo como alemán y como uno de los principales dirigentes responsables me prohíbe desperdiciar una sola palabra en una disputa de tanta importancia histórica y sobre la desgraciada bajeza de los métodos utilizados por los vencedores respecto a cómo han sido esos procedimientos hacia mi persona.
Sin embargo, como es la obvia y anunciada intención de los administradores de la ley de lanzar a el pueblo alemán al abismo de la ilegalidad y robarles de una vez y por siempre la posibilidad de defenderse a sí mismos quitando de en medio a los hombres responsables del estado nacionalsocialista, tendré que agregar unas cuantas palabras a la sentencia ya premeditada por usted y sus aliados.
Yo dirijo a usted estas observaciones, ya que es uno de los más informados sobre las verdaderas y ocultas razones de esta guerra y las posibilidades de haberla evitado, al menos de una manera tolerable al futuro europeo, y aún negó su testimonio y su juramento a su propio Tribunal Superior de Justicia. 
Por lo tanto, no voy a fallar, mientras que todavía hay tiempo, de llamarle frente al tribunal de la historia y dirigir mis palabras hacia usted, porque sé que ese mismo tribunal un día le expondrá como el hombre que con ambición, inteligencia y energía, ha arrojado el destino de las naciones europeas a los pies de potencias extranjeras.
En usted identifico ante la historia al hombre que tuvo la habilidad de derribar a Adolf Hitler y sus logros políticos, el hombre que, sin embargo, no tuvo la habilidad de elevar un escudo de protección contra la invasión de Europa por los asiáticos.
Fue ambición suya la de justificar el Tratado de Versalles con respecto a Alemania. Se demostrara fatal para usted haberlo conseguido. Usted personificó la endurecida obstinación de su antigua aristocracia, y también personificó la terquedad de su vejez, oponiéndose al último y gigantesco esfuerzo del rejuvenecido poder germano para decidir el destino de Europa en las estepas de Asia con el fin de salvaguardar ese futuro europeo. Mucho tiempo después de que mi responsabilidad haya encontrado su juez imparcial, se le cargara a su historial que el pasado sangriento de esta guerra -SGM- no habrá sido el último que tuvo que ser combatido en el continente para posibilitar la misma existencia de sus naciones.
Tendrá que responder por el hecho de que la sangrienta guerra de ayer será seguida por una aún mayor y que las naciones europeas no serán gobernadas en el Volga, pero en los Pirineos.
Es mi más ferviente deseo de que usted pueda vivir por lo menos para ver el día en que el mundo, y las naciones occidentales, en particular, se den cuenta de la amarga verdad de que era usted y su amigo Roosevelt quienes vendieron el futuro al bolchevismo a cambio de un barato triunfo personal sobre una Alemania nacionalista. Ese día puede llegar antes de lo que le gustaría, y que a pesar de su avanzada edad, será lo suficientemente vigoroso para ver un rojo amanecer sobre las Islas Británicas.
Estoy convencido de que le llevará todos los terrores inimaginables de los que escapó esta vez gracias a la buena suerte de la guerra, o bien a través del rechazo de la manera que Alemania condujo la guerra y a una completa degeneración de los métodos para combatir a gente de una misma raza. Mi conocimiento sobre el tipo y la cantidad de armas y proyectos de nosotros, que - gracias a su ayuda militar al Ejército Rojo - han caído en manos de ellos, me permite formar esta suposición.
No cabe duda de que - según acostumbra - pronto escribirá buenas memorias y lo hará cada vez mejor pues ya no hay nadie que le impida poner o quitar lo que usted guste.
Usted cree que es muy inteligente presentar esta verdad histórica a la astucia de un puñado de ambiciosos jóvenes abogados a fin de que la transformen en un rápido tratado dialéctico, a pesar de saber cómo británico y hombre de leyes que con esto la existencia de problemas entre los pueblos no se pueden resolver y juzgar, ni en el pasado ni en el futuro.
Tengo una muy bien fundada opinión de su poder y la astucia de su inteligencia como para creer que usted daba crédito a la propaganda vulgar con la que motivo a la guerra contra nosotros y con la que ha glorificado la victoria en un fantástico show.
Yo digo aquí y enfatizo como uno de los más altos militares, dirigentes políticos y económicos de el Gran Imperio alemán lo siguiente: Esta guerra no pudo ser evitada, porque la política de Gran Bretaña - bajo la influencia de su persona y aliados - persistieron constantemente para impedir los intereses vitales y desarrollo natural del pueblo alemán- llenos de una ambición senil para afianzar la hegemonía británica - prefirieron la Segunda Guerra Mundial a un entendimiento, ya que de nuestro lado intentamos una y otra vez conseguir algo beneficioso para las más importantes naciones de Europa.
Declaro una vez más y de la manera más enfática que la culpabilidad del pueblo alemán en esta guerra - en la que se vieron involucrados por usted - sólo consiste en tratar de poner fin a la eterna dificultad de su existencia como nación, que usted astutamente ha instigado.
Sería inútil ir con usted a cualquier controversia sobre las causas, las condiciones de retención y los motivos que llevaron en el transcurso de la guerra a las complicaciones políticas y militares y que sus abogados supieron tan bien como usarlas de una manera tendenciosa cargando los costos a él régimen nacionalsocialista. Las devastadas regiones de la cultura europea y sus tesoros robados aún hoy dan testimonio del amargo desdén y subestimación de ustedes hacia lo que grandes gentes en el pasado fueron capaces de hacer sacrificios para su existencia. El día de mañana van a declarar que por solo una fuerza avasalladora de ustedes se les pudo quitar sus derechos y llego su subyugación. El día después de mañana, los rusos serán testigos de la traición, que entregó Europa a los rojos asiáticos.
La Alemania que han conquistado se tomara venganza a través de su caída. Usted no ha producido ni una mejor política ni mostrado más valor que nosotros. Usted no ha ganado la victoria debido a mejores cualidades o la superioridad de su fuerza o estrategia, sólo lo consiguió después de seis años con el predominio de sus aliados. No crea que su victoria es todo eso que se le ha dicho al mundo. Usted y su mano pronto cosecharan los frutos de su arte político. Lo que usted como un cínico experimentado no nos reconocerá - es que nuestra lucha en el Este fue un acto urgente de legítima defensa, y no sólo para Alemania sino para toda Europa, y que los alemanes peleando esta guerra, que constantemente usted ha condenado, estaba justificados. Su aliado y amigo de hoy, Stalin, pronto se mostrara a usted y al Imperio Británico como lo que es.
Entonces usted va a experimentar lo que significa luchar contra este enemigo, y usted aprenderá que la necesidad no conoce ley, que no podrá luchar exitosamente contra Stalin usando tratados ni con el peso de Gran Bretaña y sus enanos europeos.
Usted ha declarado al pueblo alemán que la principal preocupación es la restauración de su modo de vida democrático. Pero no ha dicho una sola palabra sobre regresarle sus cimientos vitales y que se les ha negado a ellos estos últimos 25 años. Su nombre está escrito en todos los documentos esenciales de esta época de falta de comprensión hacia Alemania y celos hacia ella. Su nombre también aparecerá en donde se escriba el resultado con el que se ha impugnado a Alemania en lugar de la existencia de Europa.
Mi creencia en la vitalidad de mi pueblo no puede ser sacudida. Ellos serán más fuertes y vivirán más tiempo que usted. Sin embargo, me tranquiliza saber que indefensos en sus manos, ellos también pertenecen ya a las victimas desafortunadas que gracias a la victoria aliada no se dirigen a un futuro de trabajo progresivo que los lleve a lograr una meta común con inteligencia. Pero más bien se dirigen a la más grande catástrofe de su historia compartida.
No quiero discutir sobre ultrajes, que le atribuyen con razón o sin ella a nosotros y que no estamos de acuerdo ni coinciden con la comprensión del pueblo Alemania. deseo hablar de las atrocidades que han cometido ustedes y sus aliados a millones de alemanes, porque sé que usted ha hecho de este pretexto a todo el pueblo alemán el objeto de una indignación colectiva de una proporción nunca conocida en la historia. Aunque no hubiera razón de utilizar este pretexto, también sé que usted no habría actuado de forma diferente con respecto a su tratamiento de Alemania, ya que desde 1914 no se han conformado con nada menos que la destrucción del imperio alemán. Este, su objetivo histórico le niega el derecho de erigirse en un juez sobre las evitables e inevitables consecuencias causadas por sus incansables intenciones y que fueron siempre bienvenidas por usted como prueba posterior para la justificación de sus acciones.
Hoy en día me lamento y arrepiento de mi error y el de mi gobierno nacionalsocialista, el error fatal de creer en su discernimiento como estadista. Lamento haber confiado en que usted reconocería la necesidad político mundial de aceptar a una Alemania floreciente y pacífica para la existencia de una Inglaterra también floreciente. Lamento que nuestros medios no han sido suficientes para convencerle aun en el último momento que la liquidación de Alemania podría ser también el comienzo de la liquidación de Gran Bretaña. Empezamos a actuar - cada uno según su propia ley, yo en consonancia con una nueva, para la cual Europa está ya muy vieja - ustedes aferrándose a la vieja ley y para la cual Europa ya no es lo suficientemente importante.
Voy a saber cómo enfocar mi fin en la absoluta convicción de un nacional-socialista alemán y considerando todo lo demás, haber sido un mejor europeo que usted. Dejo el juicio de todo esto a la posteridad con una mentalidad relajada. Espero sinceramente que usted permanezca en este mundo por un largo tiempo y tanto como el destino le pueda conceder - como lo ha hecho conmigo - cuando usted se niega en dejar a la posteridad una verdad.

Herman Göring.




lunes, 9 de octubre de 2017

"HORST WESSEL - HÉROE DEL TERCER REICH Y MÁRTIR". PRIMERA PARTE. Por Nils-Eric Hennix.

Con motivo del 110 aniversario del nacimiento de Horst Wessel, Doctrina Nacionalsocialista publica por primera vez en español el ensayo de Nils-Eric Hennix "Horst Wessel - Héroe del Tercer Reich y Mártir".

Esta será la primera de varias entregas  en que se divide la publicación. 
El autor sueco Nils – Eric Hennix empezó trabajando a 13 años y ha sido leñador, minero, marinero, trabajador de fábricas, decorador, etc. editor, director de educación en el consejo, director de la publicación, CIO de la ciudad de Malmö y ahora está retirado. Hennix comenzó su actividad política en el Partido de la Asamblea Moderada en Borlänge en la década de 1980, pero llegó a abandonarlos debido a su política de inmigración liberal. Después de ser líder del partido para los demócratas nacionales y hoy se encuentra integrado al Frente de Resistencia Nórdica Actúa como escritor y orador en varias organizaciones y medios nacionales. 
Ha publicado siete libros sobre temas de historia, estética y filosofía política. El libro “Horst Wessel -  Héroe del tercer Reich y mártir” fue escrito por Hennix como un libro de inspiración para los nacionalistas de hoy.

"HORST WESSEL - HÉROE DEL TERCER REICH Y MÁRTIR".  
PRIMERA PARTE.
Por Nils-Eric Hennix.

Amanecer marrón en Berlín.

En 1926 Berlín era una ciudad roja. Los comunistas gobernaban las calles y los encuentros políticos con agresión y violencia. Adolf Hitler había logrado un gran éxito en Münich y otras ciudades alemanas, pero en la capital de Berlín, los partidos marxistas habían recibido el 52% de los votos en las elecciones municipales. Los nacionalsocialistas recibieron tan sólo 137 votos insignificantes.

Hitler sabía que quien gobernaba Berlín también gobernaba Alemania. En esta posición, contrató al Doctor en Investigación de 29 años Joseph Goebbels como líder del NSDAP en Berlín. Unos meses antes, Horst Wessel, de 19 años, se había unido a los Nationalsocialistas y a las Tropas de Asalto (SA) de Berlín.

En cuatro años, este joven se convirtió en el modelo, héroe y mártir de los nacionalsocialistas. Contribuyó tanto antes como después de su muerte a que los nacionalsocialistas ganaran la batalla por Berlín.
La SA desafía a los comunistas en Berlín.
El clima político era duro en Berlín. Se realizaban peleas callejeras permanentes entre comunistas y socialistas nacionalsocialistas. Durante los enfrentamientos se utilizaban puños, tubos de hierro, cuchillos y revólveres.

Los nacionalsocialistas eran minoritarios. Apenas había dos de ellos entre cientos de comunistas. Pero estaban decididos a cambar la situación. Cuando los jóvenes de SA aparecián en las calles fueron atacados y maltratados por el Frente Rojo Los marxistas también los buscaba en sus hogares para hacerles daño o matarlos. El 26 de septiembre, Harry Anderssen, de 40 años, fue asesinado por un comunista en el distrito de Kreuzberg. El año anterior lo fue Werner Doelle y en 1924 Willi Dreyer. Cientos de nacionalsocialistas habían sido hospitalizados hasta ese momento después de graves abusos.

Con Goebbels como líder del NSDAP de Berlín, la organización y la estrategia del partido cambiaron. Adolf Hitler le había dado las manos libres, y ya un mes después de su llegada a Berlín, Goebbels formó tres regimientos SA. El trabajo del partido y las reuniones se militarizaron y la disciplina se profundizó. El trabajo voluntario y no remunerado del partido ahora era considerado servicio serio. Todo consumo de alcohol y tabaco está prohibido durante las horas de trabajo.

Un gran problema para Goebbels fue que la prensa diaria de Berlín no escribiría sobre las conversaciones, manifestaciones y marchas llevadas a cabo por los nacionalsocialistas. El periódico dominante Berliner Tageblatt lleva 55 años trabajando para proteger los intereses judíos en Alemania. Goebbels acusó a todos los periódicos burgueses de ser "Judenpresse".

En Berlín vivían 360.000 judíos, constituyendo un tercio de la población judía de Alemania. Profesiones como abogados, periodistas, jueces, fiscales y puestos de dirección en el arte y la cultura eran dominados por los berlineses judíos. Todos los bancos excepto uno eran propiedad de judíos. El subjefe de la policía judía Bernhard Weiss era enemigo jurado del NSDAP y poseía una fuerza efectiva de 14.000 agentes de policía que no dudaban en utilizar porras en enfrentamientos con la SA. A pesar de esta resistencia compacta del sistema en Berlín, Joseph Goebbels se había comprometido a mostra a los berlineses  la existencia del Partido Obrero Alemán Nacionalsocialista.

El 25 de enero de 1927, Goebbels celebró un discurso en el distrito de Spandau. Cerca de 200 comunistas vinieron a la reunión para perturbar su discurso. La confrontación con los socialistas nacionales se hizo sangrienta y "die Judenpresse" no podía ignorar el suceso. La experiencia ha provocado que Goebbels albergara enfrentamientos violentos con los comunistas.

Pocos días después de la batalla en Spandau, se celebró una reunión de dos días  "por lalibertad" en Cottbus. Para dar el refuerzo del departamento local de NSDAP, Goebbels llegó a la ciudad con cinco camiones llenos de hombres SA. Entre otros estaba presente Horst Wessel y sus jóvenes del Sturm 2 Bötzow. La marcha a través de Cottbus fue sin ningún incidente. En Kaiser-Wilhelm Platz, el Dr. Goebbels esperó. Los hombres de SA se unieron en la plaza y saludaron a sus líderes. A pesar del frío, mucha gente se había reunido para escuchar a Goebbels. Entre ellos una cantidad considerable de comunistas cuya intención era crear problemas a los nacionalsocialistas. Los agentes de policía también estaban presentes para intervenir si era necesario.

Goebbels apenas comenzó su discurso hasta que los comunistas gritaron e insultaron Entonces estalló un golpe violento. Los hombres SA atacaron a los comunistas y lucharon frenéticamente con ellos. Los policías atacaron a los nacionalsocialistas con bastones y armas de fuego. A pesar de la dura oposición de los comunistas y policías, las SA atacaron una y otra vez, aunque estaban en inferioridad numérica. Cuando terminó la batalla, cuatro oficiales de policía y dos hombres de SA habían resultado gravemente heridos. La batalla fue, sin embargo, en vano. Ninguna palabra se mencionó sobre la actividad de Cottbus en la "prensa judía" de Berlín.

Continuará.


9 DE OCTUBRE - 1909 - A 110 AÑOS DEL NACIMIENTO DE HORST WESSEL.


Horst Ludwig Wessel nació el 9 de septiembre de 1907 en Bielefeld, una ciudad en el corazón del "Teutoburguer Wald" (Bosque Teutónico), en la región de Westfalia. Sus padres eran un pastor protestante y su madre una ama de casa. Más tarde en 1913 su familia se trasladó a Berlín, donde su padre empezó a desempeñar su ocupación como pastor en la parroquia protestante de San Nicolás.

Arriba a la izquierda: Horst Wessel bebé, la ciudad de su nacimiento a la derecha y debajo foto de la familia Wessel.
Entretanto, estalló la I Guerra Mundial y el padre, como capellán de campo, sirvió al lado del Mariscal Hindenburg, de quien se haría amigo personal. Durante este tiempo, ya se empieza a ver al joven Horst a la cabeza de sus camaradas en la escuela y en la calle, donde asistía a la amenazante Revolución Bolchevique de Berlín en 1919 de Rosa Luxemburg y Karl Liebknecht.
Horst Wessel adolescente.
Nada más llegar a Berlín, Wessel empezó a frecuentar un gimnasio que existía cerca de su casa. Aquí fue donde entró en contacto con los movimientos juveniles de la República de Weimar. Pero no fue hasta 1922 cuando ingresa en los grupos patrióticos alemanes, exactamente en la Orden de Bismarck, Ortsgruppe 21 "Kronprinzessin". Al poco de entrar conoció al camorrista Wilhem Kube que más tarde fundaría el partido del pueblo alemán.


A principios de 1924 se encuentra en la liga del Capitán Hermann Ehrhardts Wiking, encuadrado como escolta para los mítines de la organización. Participó en el Putsch de Kapp, dentro de la brigada de marina de Ehrhardt, Hakendreuz am Stahlhelm (cruz gamada y casco de acero). Debido al carácter terrorista de esta asociación, el primer ministro Matthias Erzberger prohibió la banda. Esto hizo que Wessel en julio de 1924 entrará en contacto con los Wiking de Ehrhardst, la cual era una banda de carácter nacional, cuyo único fin era la defensa de Alemania.
Militante en la Orden de Bismarck.
El 12 de febrero de 1925, Horst Wessel rompe definitivamente con la orden de Bismarck y se enrola con los Wiking. Este hecho hizo que no se matriculara ese semestre en la carrera de derecho. Un mes más tarde, la orden fue prohibida en Prusia, porque al Capitán Ehrhardst se le relacionó con un conato de Putsch que estuvo a punto de degenerar en una guerra civil.

Horst Wessel miembro de la SA.
Wessel se había convertido en un activista juvenil de cierta fama entre los ambientes nacionalistas y aprovechando una vieja amistad se pone en contacto con el incipiente partido nacional socialista, a través de Heinz Hauenstein que pertenecía al Freikorpführer y pionero en el norte de Alemania del NSDAP, estos se encontraban opuestos al Gauleiter Schmiedicke y al Comandante de las SA Daluege, por lo que Wessel se encuentra en un ambiente de mucha lucha política. Por estos tiempos los anarquistas de Berlín se encontraban muy activos. Esto precipitó la entrada de Horst en el Sturmabteilung nº 1 de las SA de Berlín.
Horst Wessel y los jóvenes militantes por la Nueva Alemania. Tropas de Asalto de Adolf Hitler, fervientes de patriotismo.
El 1 de noviembre de 1926 accedió al cargo de Gauleiter, Joseph Goebbels, emprendiendo la reorganización de todo el partido en Berlín. Wessel no estaba seguro de la capacidad de su nuevo Gauleiters, por lo que en un principio se apartó de él. En diciembre de ese mismo año y tras dos intentos fue recibido por Goebbels en calidad de miembro del partido.


Orador y combatiente, a veces volvía a casa en estado lamentable, para gran horror de su madre, que entretanto se había quedado viuda. Esto obligó a Horst a alejarse del "Berlín Rojo", donde ya por aquellos tiempos, empezaba a tener muchos enemigos políticos. En el semestre de invierno de 1927 /1928 marchó a Viena para continuar sus estudios en esta ciudad. Allí aprovechó para estructurar las secciones de la Bundes Deutscher Arbeiterjugend, que más tarde se convertiría en la HJ (Hitlerjugend) austríaca.


De vuelta de Viena, Horst Wessel, aparece por la sede de la SA en la Alexanderplatz, encuadrándose en el Strum 1, estandarte 4. A partir de este momento tiene un extraordinario fervor político, que se refleja en su campaña propagandística, recorriendo buena parte de Alemania, dando a conocer las ideas del nacionalismo. Asiste a todos los Congresos del Partido y se le ve tanto en Munich, como en Nüremberg o Braunschweig, donde desfila a la cabeza de su Sección... El propio Goebbels dará nota sobre la ejemplarizante campaña del joven Wessel. Incluso en un informe remitido a Hitler en abril de 1929, sobre el desarrollo y movimientos del partido en Berlín, se hizo una mención a las actividades llevadas a cabo por Wessel.
Marchando por el Berlín rojo.
No se puede poner en duda que la figura de Wessel y la de Goebbels, son las más importantes en el desarrollo del NSDAP en la capital alemana.


Desde el 1 de mayo de 1929 obtiene el cargo de jefe de tropa en el berlinés barrio de Friedrichschain, y pasa al Sturm 5, que lo desarrollaría completamente y el cual se convertiría en uno de los más activos de todo Berlín.
Un día que se dirigía a la Universidad, cerca del Alexander Platz, conoce a una chica llamada Erna Jaenicke. Se enamoran y deciden vivir juntos en contra de la voluntad de la madre de Horst, que como represalia hacia su hijo decide no pagarle más sus estudios en la universidad. En vista de esto, Horst abandona su casa y se traslada a la Großen Frankfurter Straße nº 62. A partir de este momento realiza todo tipo de trabajos, entre otros, obrero de la construcción y taxista, para poder vivir y pagar su casa, ocupándose además de las actividades de la SA y del partido.


Con ocasión de una excursión a las montañas, su joven hermano Werner Wessel, muere accidentalmente durante una tempestad de nieve. Horst vuelve a Berlín moralmente destrozado. Tras el enterramiento de su hermano en el panteón familiar y marcado duramente por esta nueva prueba, cae enfermo y debe permanecer en cama durante un tiempo. Sus camaradas del Sturm 5, Bruno, Richard y Albert van a visitarle asiduamente para levantarle la moral.


Trágico desenlace.


La portera de su inmueble, Frau Salm, viuda de un comunista, queriendo desembarazarse de este personaje que le caía mal, organiza un embrollo con el pretexto de un alquiler impagado y convoca a un grupo de comunistas de Berlín, del "Frente Rojo de Combate", para intimidarle. Horst, desde este momento vive en un estado de ansiedad, se siente amenazado por los comunistas, aunque no toma ninguna medida para protegerse.
Albert Höher (alias "Alí"). El asesino de Horst Wessel.
El 14 de enero de 1930, un grupo dirigido por Albert Höher, conocido como Ali y Else Cohn hicieron acto de presencia en el estudio de Horst Wessel, en el que vivía con su compañera Erna Järnicke. Esta abrió sin dudar la puerta. Horst se encontraba sentado y escucho que alguien preguntaba por él, a continuación se acercaron a él y sin mediar palabras recibió varios disparos de revolver, alojándose uno de ellos en la mandíbula. Rápidamente intervienen sus camaradas, que han sido alertados por Erna y le llevan al Hospital de la Friedrichshain. Siendo ingresado a las 11:30 horas.
Habitación del hospital donde agonizó y falleció Horst Wessel.
Siguiendo el relato de la enfermera Helena Richter y del Doctor Braum, Director del hospital, sabemos que se presentó con una gran hemorragia en la boca y con una fiebre altísima, debido a la cantidad de sangre que había perdido. Horst no podía hablar, debido a que tenía la lengua hinchada, pero cuando estuvo consciente se comunicaba escribiendo en un trozo de papel. El 17 de enero, la hinchazón remitió y Horst pudo empezar a hablar. Wessel, raramente se quejaba del dolor, solía hablar de sus ideales y recordaba continuamente todos los detalles de su atentado. A pesar de su estado, creía que pronto seria dado de alta y continuamente recordaba que tenía que ir a Munich para algún asunto relacionado con el partido. El mismo Dr. Goebbels viene a verle varias veces, con el que Horst ahora mantiene una muy buena relación, así como el Príncipe August Wilhelm de Prusia, miembro de la SA.


A partir del 11 de febrero tuvo un empeoramiento general y comenzó de nuevo la fiebre, aunque el día 13 se le pudo extraer todos los fragmentos de la bala que aún tenía incrustados en el maxilar, por lo que le dio esperanza a los médicos de una posible recuperación. Pero a partir del miércoles 20, Horst empezó a tener convulsiones, los doctores creían que había un envenenamiento de la sangre. A pesar de todos los esfuerzos el sábado 22, su estado era preocupante, se le tuvo que poner oxígeno y la fiebre hizo que empezara a delirar. Al mediodía vinieron dos camaradas suyos a verle, en un momento en que dejo de delirar levanto el brazo y los saludo. Todo el día estuvo su madre, su hermana y el Stumführer Friedler al lado suyo. Durante todo un mes, Horst luchó entre la vida y la muerte, para fallecer finalmente de septicemia el domingo 23 de febrero de 1930 a las 6'30 de la mañana.


Hasta el 26 de febrero mantuvo la esquela luctual "Der Angriff" (el periódico de Goebbels) y el 1 de marzo se publicó que sería enterrado en el antiguo cementerio de St. Nikolai y St. Marien Gemeinde, que se encontraba al sudeste de Berlín.


Escenas del sepelio de Horst Wessel.
Lugar de ubicación de la tumba de Horst Wessel.
El proceso que tuvo lugar contra los asesinos bajo el régimen de la República de Weimar, rebajó considerablemente las penas a los asesinos. El proceso se reabrió a la llegada del NSDAP al poder. Albert Höher y Else Cohn fueron juzgados de nuevo y sentenciados a muerte, siendo ejecutados.


LOS ORÍGENES JUDÍOS DEL ASESINO ERNESTO "CHE" GUEVARA.

Hay un hecho que es desconocido a los historiadores, políticos y la turbamulta de adoctrinados, ingenuos o simplemente estúpidos portadores de las camisetas con la iconografía de Ernesto “Che” Guevara y ello es la herencia judía del Che Guevara.
    
Algunos ven en él a un asesino fanático, que tomaba la vida de las personas en el nombre de ideas cuestionables y erróneas. Otros lo consideran un héroe glorioso, defensor del débil y oprimido, el personaje romántico de generaciones enteras de jóvenes.
 
¿Quién era él en realidad, este ardiente revolucionario americano, que alcanzó los picos de la autoridad en "la isla de la Libertad" y fue muerto en tierra extranjera, objeto de amor incondicional para sus amigos y de odio acérrimo por sus enemigos?
  
Cincuenta años después de la muerte de Ernesto Guevara, los materiales desclasificados de los archivos de los servicios de inteligencia de las superpotencias abrieron para nosotros el fondo verdadero de los acontecimientos improbables y trágicos, que marcaron la vida de este mito de la Revolución Cubana. Los nuevos documentos descubrieron con claridad penetrante el sino dramático del hombre que aprendió el secreto de su origen judío, y por ello dedicó los pocos años que le quedaron de vida, a la salvación de Eretz y B'naï Yisrael (la tierra y los hijos de Israel).

Probablemente, todo comenzó a finales de 1964. Posiblemente entonces la madre de Ernesto, detectando su muerte cercana (ella morirá en mayo de 1965) divulgó a su hijo la historia oculta de su vida.
  
La madre de Ernesto nació en 1908 en el seno de una familia religiosa de Buenos Aires de emigrantes judíos de Rusia. La llamaron Sonia en memoria de una tía muerta durante los pogromos en Rusia. Hasta la edad de dieciocho, Sonia Scheinermann creció en el gueto cerrado y congestionado de la ciudad, obteniendo la educación judía tradicional. Cuando alcanzo la edad de 18 años se alejó de su casa, su familia y la religión, cambiando su nombre judío a Celia De la Serna y un año más tarde se casó con el médico Ernesto Guevara Lynch, natural de la Argentina y católico de religión. Un año más tarde ella dio a luz a Ernesto. Ni el Che ni sus cuatro hermanos y hermanas sospecharon nunca de sus raíces judías.
  
Celia ocultó siempre su origen judío, sin hablar de él incluso a su marido. Sin embargo, no mucho antes de su muerte, ella confía su secreto a su hijo querido. El Che, sacudido por la revelación, sabía que, según la tradición judía, él es un judío, y que en el Viejo Mundo él tiene parientes cercanos por línea materna. Celia sabía por sus padres que su hermano Samuel, dieciocho años mayor que ella, había permanecido en Rusia. Como su hermana, él salió de la casa de sus padres, por razones sionistas, después de rechazar ir a la Argentina. Celia sólo sabía de él que después de partir de la casa de sus padres, él se fue al Cáucaso, y de allí marchó a Palestina.
  
Es posible conjeturar la confusión causada por las revelaciones de su madre en el alma del Che. Nunca antes se había interesado por los judíos o por Israel, así que él comienza a estudiar todo lo que puede encontrar sobre su gente. El estado judío, liberado del régimen colonial británico, que sabía protegerse contra los regímenes árabes ganó su simpatía en otra época, pero ahora él se siente que algo más fuerte que lo conecta con Israel.
  
El 19 de febrero 1965, Ernesto Guevara llega a Egipto. En la República Árabe Unida, (que entonces incluyó a Egipto y Siria), el Che permanecerá por una semana hasta el 24 de febrero. Y el 1 de marzo, él reaparece en el valle del Nilo, descansando en Egipto por casi dos semanas. ¿Pero dónde pasó Ernesto Guevara, Ministro cubano y presidente del Banco Nacional de Cuba, la semana entre el 24 de febrero y el 1 de marzo? La respuesta a esta pregunta se supo durante el año 2007, cuando algunos documentos de la CIA fueron desclasificados.
  
El 25 de febrero de 1965, Guevara sale de Egipto para Chipre, y de allí llega a Israel, pisando por primera vez la “tierra de sus antepasados”. Guevara llega en Israel de incógnito, en la tentativa casi vana de encontrar a la familia de su tío; y el milagro sucede: ¡él descubre que tiene un primo de su misma edad!
  
Sin embargo, el primo tampoco mantuvo el apellido familiar: Ernesto Che Guevara consigue ver en Tel Aviv a este primo, el comandante de la División de Entrenamiento de Combate Personal del Tzahal (Fuerzas de Defensa de Israel), recién promovido a Mayor General: Ariel Sharón (que años después llegará a ser el Primer Ministro de Israel).
      
El 14 de Marzo, el Comandante arriba a La Habana, y el 1 de Abril escribe sus cartas de despedida a sus padres, a sus hijos y a su otrora mejor amigo (Fidel), en la cual rechaza la ciudadanía cubana. En la primavera de 1965 el Che abandona Cuba, con rumbo desconocido.
  
La historia oficial asegura que el Che apareció en el Congo Belga (actual República Democrática del Congo), donde supuestamente entrena a los partisanos que combaten contra el gobierno. Sin embargo, la extremadamente fracasada campaña en el Congo es una prueba de que ésto sólo fue una fachada. En realidad, él no permaneció en África, sino que llegó inmediatamente a Jerusalén.
  
El primo Sharón presenta a Guevara con un amigo y contemporáneo -el rabino jaredí Eliyahu Yosef She'ar Yashuv Cohen-, quien ocupa en ese momento el cargo de Teniente de Alcalde de la capital por el Partido Nacional Religioso. Bajo la guía de She'ar Ishuv Cohen, Guevara empieza su tránsito por la tradición judía, estudiando la Torá en la Yeshivá Mercaz HaRav Kook, el mayor centro de estudios del movimiento sionista en Jerusalén.

Descarga el libro de Nicolás Márquez "El canalla. La verdadera historia del Che".